Barbaries, desigualdades, ecosuicidio y resistencias. A sangre fría (enero)

Barbaries, desigualdades, ecosuicidio y resistencias. A sangre fría (enero)

Rosa Guevara Landa

La caída del Muro de Berlín en 1989 fue vista como la victoria incondicional de los derechos humanos. Pero la verdad es que la política internacional posterior reveló que, con la caída del bloque socialista, cayeron también los derechos humanos. Desde ese momento, el tipo de capitalismo global que se impuso desde la década de 1980 (el neoliberalismo y el capital financiero global) fue promoviendo una narrativa cada vez más restringida de derechos humanos. Comenzó por suscitar una lucha contra los derechos sociales y económicos. Y hoy, con la prioridad total de la libertad económica sobre todas las otras libertades, y con el ascenso de la extrema derecha, los propios derechos civiles y políticos, y con ellos la propia democracia liberal, son puestos en cuestión como obstáculos al crecimiento capitalista. Todo esto confirma la relación entre la concepción hegemónica de los derechos humanos y la guerra fría. Ante este escenario, se imponen dos conclusiones paradójicas e inquietantes, y un desafío exigente. La aparente victoria histórica de los derechos humanos está derivando en una degradación sin precedentes de las expectativas de vida digna de la mayoría de la población mundial. Los derechos humanos dejaron de ser una condicionalidad en las relaciones internacionales. Cuando mucho, en vez de sujetos de derechos humanos, los individuos y los pueblos se ven reducidos a la condición de objetos de discursos de derechos humanos.
Boaventura De Sousa Santos (2020)

Necesitamos construir comunidades en transición (toda clase de proyectos comunitarios en transition towns, municipios en transición y ecoaldeas), dentro de biorregiones resilientes, en un mundo industrial que ya está colapsando. Me atrevo en este punto a sugerir tres criterios para todas nuestras iniciativas de transformación social y cultural en el Siglo de la Gran Prueba: en qué medida cada una de estas iniciativas nos hace avanzar en las dimensiones siguientes: Uno, construcción de comunidad. Dos, superación del tribalismo.Y tres, metabolismo sustentable. Salta a la vista que no se trata de nada sencillo… Una elemental reflexión nos indica que 1 y 2 son dinámicas contrapuestas, mientras que 3 choca contra la dinámica autoexpansiva del capitalismo. Pero no vamos a desanimarnos casi antes de haber empezado, ¿verdad?
Jorge Riechmann (2019)

Fui lectora durante años de una columna que Miguel Riera y Salvador López Arnal publicaban mensualmente en la revista El Viejo Topo. La titularon “A sangre fría” (les robo el título). Se trataba de un conjunto de datos (no triviales) sobre diversas temáticas que resultaban de interés para lectoras (y lectores) de izquierdas. Pensarían tal vez (y ahora yo con ellos) que con números, los acontecimientos, las injusticias y sus dimensiones se entienden mejor. Además de hablar de explotación, opresión, militarismo, ecosuicidio o de violencia machista conviene ver su concreción. Una cifra ilustra en ocasiones tanto como cien artículos.
Esta es la finalidad central de la recopilación que intentaré confeccionar todos los meses.
Estructuro los textos en cuatro apartados: nuestros tres grandes jinetes del Apocalipsis (la barbarie político-armamentística y situaciones próximas, desigualdades+condición obrera+violencia machista, ecosucidio) y las necesarias y decisivas resistencias obreras y ciudadanas.
El Roto, nuestro filósofo-humorista por antonomasia, siempre ayuda.

I. Barbarie

1. Boletín de los Científicos Atómicos: el Reloj del Juicio Final se ha adelantado 20 segundos. El marcador simbólico del fin del mundo se encuentra a 100 segundos de la medianoche. «La humanidad continúa enfrentando dos peligros existenciales simultáneos: la guerra nuclear y el cambio climático, que se ven agravados por un multiplicador de amenazas, una guerra de información habilitada por la cibernética que socava la capacidad de respuesta de la sociedad». Los científicos atómicos lamentan que los líderes mundiales hayan socavado tratados importantes sobre el control de armas nucleares durante 2019 y creado «un ambiente propicio para una renovada carrera armamentista nuclear».

2. Complejo militar-industrial: Estados Unidos ha aprobado el mayor presupuesto militar de la historia: 738.000 millones de dólares (Wolfgang Streeck: “infame enormidad que será dolorosamente sustraída de la batalla contra el calentamiento global y los efectos de la austeridad neoliberal”)

3. Consecuencias de las sanciones económicas: no son menos dañinas que las bombas y los misiles: “Cuando se levantaron las sanciones de Estados Unidos por el contencioso nuclear, la economía iraní registró un crecimiento del 12% en 2016. Ahora, una vez restablecidas y endurecidas por Trump se ha desmoronado a un -10% en 2019. En un año su moneda ha perdido el 80% de su valor, la clase media se está encogiendo, la vital exportación de petróleo ha caído un 80%” (Rafael Poch de Feliu).

4. Industria del automóvil:

4.1. 1,25 millones de personas murieron en 2013 en el mundo a causa de siniestros automovilísticos (por su frecuencia, 9º lugar del mundo como causa de muerte a cualquier edad; primer lugar como causa de muerte entre personas de 15 a 24 años) + millones de casos de incapacidad permanente + la carga de enfermedad y muerte asociada con los vehículos a motor no relacionada con los siniestros de tráfico.

4.2. Ventas de turismos nuevos en 2016: 80 millones (China representa la cuarta parte del mercado mundial de automóviles).

4.3. La producción automovilística de los veintinueve países miembros de la OCDE genera un volumen de negocio anual de alrededor de un 1.286.000 millones de US$ (emplea a cerca de 5 millones de trabajadores).

5. Fake news presidencia USA: número de veces que el presidente Trump ha mentido o engañado desde que llegó a la Casa Blanca: 15.400

6. Violencia machista: número de mujeres asesinadas por violencia machista en el mes de enero en España: 7.

II. Desigualdades, situación obrera