Barras, barretinas, estrellas y esteladas

Página herida
Barras, barretinas, estrellas y esteladas

Para Santos González (1960-2021), in memoriam. Trabajador del suburbano de Madrid fallecido por una enfermedad derivada de su exposición laboral al amianto.

Donde no reina el olvido: “Abogados de Atocha, memoria viva”, 43 años después. https://www.youtube.com/watch?v=A2E6qz7ehRs&feature=youtu.be

27 de enero de 1939: Antonio Machado, en compañía de su madre y su hermano José, cruzaron la frontera francesa camino del exilio. El miércoles pasado, 27 de enero, se cumplieron 82 años. El poeta sobrevivió 26 días. Para nuestro recuerdo.

Una década de delirios de grandeza, de creer que somos el ombligo del mundo, de pensar que merecemos de himno un Barras y estrellas, cuando en realidad no vamos más allá de un provinciano Barretinas y estrellas.
Albert Soler (2021)

Cuatro notas previas (Incluyo al final un comentario del historiador José Luis Martín Ramos sobre las elecciones al Parlament de Cataluña del próximo 14 de febrero y una información sobre el manifiesto “Por un republicanismo solidario e inclusivo”):

1. De un examen, viernes 15 de enero (“Sistema polític espanyol”, Universitat de Barcelona). Selecciono y traduzco unas peguntas, las cursivas son mías: “3.2. ¿Qué propuestas de solución piensas pueden ser las más adecuadas para resolver el conflicto entre Cataluña y España? 5.1. Siempre que se pregunte de forma democrática y pacífica, ¿se puede preguntar sobre todos los temas? O, por el contrario, ¿debe ponerse límites a la voluntad de los ciudadanos? Justifícalo. 5.3. ¿Por qué el Gobierno no autoriza organizar un referéndum para que los ciudadanos de Cataluña puedan decidir sobre el futuro de Cataluña? Justifícalo.” Sin entrar en el lenguaje, los ‘ideologismos’ y los presupuestos de las preguntas, pensados y sentidos probablemente como ‘evidentes’ o ‘naturales’, ¿se imaginan el margen real de maniobra de los estudiantes en sus respuestas?
2. Josep Sort, el hasta ahora presidente de Reagrupament, 65 de la lista de JxCat por Barcelona en las elecciones del 14-F, dimitió el pasado lunes de todos sus cargos después de que se difundieran tuits suyos. JxCat, que no ignoraba de qué pie calzaba cuando le incluyó en la lista, ha anunciado su suspensión de militancia. ¡Los de JxCat no dejan pasar ni una! Una antología de sus proezas literarias (las cursivas son mías): «Colau no es nada más que una puta histérica española. De hecho, no merece ni este tuit» (tras la polémica, Sort publicó un tuit de respuesta: «De acuerdo, Ada Colau, retiro lo de puta. Ellas no tienen ninguna culpa. Ni tú ninguna importancia, aliada de Valls y la derecha española rancia y xenófoba«). «Haremos limpieza de españoles, ¡prometido!» (añadiendo una imagen de Rosa Maria Sardà).»Venga, españolazos, ñordos, salid a la calle, os hemos derrotado en la UB y os derrotaremos el 14-F, y asaltaremos el Colegio de Abogados, no os comeréis ni un kiko. Sufriréis, ¡prometido!«.»Al nazi Illa, que se refiere a vacunas para eliminar el independentismo, derrotémoslo, pero con ganas y de forma contundente. ¡Fuera nazis y fuera españoles de Catalunya!«. Sort se definía en su adiós como independentista y de izquierdas. Como han leído.
No es el único caso. Por supuesto. Otro candidato de JxCat, Albert Donaire, el 39 de la lista de Barcelona, ha tildado de “colonos” (yo soy uno de ellos) a los contrarios a la independencia de .Cat en centenares de tuits. También ha afirmado que ‘sospecha’ que el 17A fue un «atentado del Estado” y ha asociado delincuencia con la lengua castellana. Por su parte, Jordi Fàbrega, alcalde de La Seu (no ha dimitido), número 3 de la candidatura de Junts por Lérida (sigue siéndolo), ha asegurado que los españoles llevan la violencia en sus genes. También que en España “no hay futuro ni presente democrático”: “El 11 de septiembre, los catalanes pedimos pacíficamente poder votar. El 12 de octubre, los españoles sacan al Ejército a la calle para demostrar fuerza. Somos diferentes.”
Y no son tres bichos raros. Son ‘ideas’, ‘ocurrencias’, ‘expresiones’, ‘sentimientos’, ampliamente difundidos en las redes y ámbitos nacional-secesionistas. ¿Qué tienen que envidiar esos mensajes a los lanzados por VOX? ¿Solo VOX es extrema derecha? ¿No hay más grupos y grupúsculos en esa la casilla, muchos de ellos made in .Cat?
3. De la realidad-real en nuestro país: unas 790.000 personas han caído en 2020 en la pobreza severa (cuando se vive con el equivalente a 16 euros/día). En total hay 5,1 millones de ciudadanos en estas condiciones: el 10,8% de la población española. En cuanto a las personas que están en situación de pobreza (menos de 24 euros/día): un millón durante el pasado año, hasta sumar 10,9 millones. Los más afectados: los jóvenes, cuya desigualdad se ha incrementado 1,6 veces por encima de la media durante la pandemia. También las mujeres, sobrerrepresentadas en los sectores más afectados por la pandemia, sufren más precariedad. En el caso de las personas migrantes, la pobreza alcanzaría al 57%, frente al 22,9% del total de la población [1].
4. Recojo un comentario del científico y escritor Juan Fueyo (autor de Viral): “La pandemia ha puesto de manifiesto la paradoja del mal que representa la globalización. Nadie pudo predecir que apenas un virus aparece se esparce por todo el planeta. Aceptar y entender esa idea, en principio ilógica, es necesario para prevenir las siguientes pandemias. Que haya una gallina infectada por un virus en Tailandia es muy grave para los ciudadanos de Madrid por ejemplo. Esa es la globalización: en seis horas podemos viajar de Madrid a Nueva York, pero a esa misma velocidad se puede transmitir un virus mortal… El cambio climático y la deforestación provocan zonas más desiertas que hacen que los animales se acerquen a las ciudades, interactúen más con los humanos y generen enfermedades. Cada vez las personas están más expuestas a virus salvajes. Esa interacción no natural entre el hombre y el animal es un canal de comunicación extraordinario para el salto de nuevos virus. El cambio climático y la degradación de los suelos están favoreciendo este fenómeno. Individuos como Bolsonaro, que atacan directamente la selva, pueden ser los responsables de una próxima pandemia.”

Nuestro tema de hoy.
La agudeza, ingenio, sabia ironía y excelente decir (sin cortarse ni un pelo) de Albert Soler (Diari de Girona) están fuera de discusión. Yo no sé en su caso pero sus columnas semanales son para mí como agua caída del cielo en tiempo y proporciones adecuadas. Una bocanada de aire fresco de maravillosa irreverencia. ¡Imprescindibles!
Península acaba de publicar otro libro suyo: Barretinas y estrellas. Un paseo por el esperpéntico circo del independentismo. La razón del título está en la cita inicial. Unos cincuenta artículos. Breves. Ninguno de más.
Este libro, nos advierte en “Agradecimientos”, “no hubiera sido posible sin la colaboración desinteresada del Vivales [magnífica ocurrencia del senyor Soler (que la terra li sigui lleu!), padre del autor], Presidentorra, Presidentmas y Jordi Pujol, en este último se hace extensivo el agradecimiento a toda su familia. Como presidentes que han sido, han llevado Cataluña a las más altas cotas de la miseria moral, cosa que ha contribuido notablemente a que este libro pudiera salir a la luz. No quisiera tampoco olvidar lo que nos reíamos gracias a ellos, ello merece un agradecimiento aparte”. También los “políticos presos, en tercer grado o no, tanto da, por sus lloros, sus frases épicas, sus libros ilegibles, en fin, por ser como son, por creerse Mandela cuando llegan a Dioni, merecen también un reconocimiento. De risas a su salud, tampoco nos faltan. Gracias de corazón”.
Hay protagonistas secundarios: “imprescindibles en todas comedida que se precie. Esos escritores, actores, periodistas y frikis de todo pelaje, que luchan diariamente para que no olvidemos ni por un momento el esperpento que fue el procés. Verlos tomarse en serio a sí mismos cuando no mueven más que a risa, es un estímulo constante.” Sin olvidar lo que no puede ni debe ser olvidado: “A la prensa afín al régimen, en especial a TV3, sin cuya colaboración, totalmente interesada, todos los antes mencionados se habrían perdido en el tiempo como cervezas en la lluvia”. Dejo constancia de ello; las fuentes son las fuentes.
Cuatro breves retratos. Para que les entre el apetito:
1. Sobre el Presidentmas: “Artur Mas se pasó la primavera del confinamiento en su residencia de Vilassar de Mar, no iba a ser un primo de los que se quedan en Barcelona. Ni siquiera le hizo falta empadronarse, con jurar que se trasladó ahí antes del estado de alarma y verse obligado a quedarse, problema solucionado. Da igual que los vecinos negaran su versión y le acusaran de infringir la ley, para un tipo que unos añis antes juró también que Cataluña independiente se convertiría en la Dinamarca del sur, que ninguna empresa se marcharía de Cataluña a causa del procés y que todos los países europeos estaban esperando con los brazos abiertos la república catalana. Una mentira más fue pan comido, ni siquiera titubeó” (p. 121).
2. Sobre el molt ex honorable: “Enviado por mi periódico a cubrir el acto final de la escuela de verano…, allí vi por primera vez a Jordi Xuclà, que era el presidente de las JNC, ni más ni menos que las juventudes pujolianas… Más que un miembro de la realeza, me dio la impresión de que Pujol era como el Papa. No, mucho más: Pujol era Dios, y se había aparecido a un grupo de chicos y chicas, que hasta ese instante probablemente creían que Jordi Pujol no existía, que era un invento de los mayores, que no podía haber personaje tan inconmensurable. Y que, si lo hubiera, jamás se dignaría a compartir unos momentos con ellos, pobres mortales. Al verle, uno estaba convencido de que Pujol consideraba su paso por el mundo como una especie de Segundo Advenimiento. No faltó más que alguien gritando: “Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra suya bastará para sanarme”…” (p. 132).
3. Sobre Mariaàngela Vilallonga: “La ya ex consellera de Cultura, la amargamente -lo cual no es sorprendente, puesto que la queja permanente es la principal función de todo conseller, mucho más si es de Cultura- de que una serie que estrenó el pasado verano TV3, llamada Drama, tenía como principal drama que algunos de los protagonistas hablaban castellano, cosa nunca vista, es de suponer, entre los círculos que frecuenta la responsable de Cultura de la Generalitat. -En ocasiones veo TV3 y me parece estar viendo alguna cadena estatal- dijo, con esta curiosa manera de utilizar el adjetivo estatal que tienen los lacistas, que nada tiene que ver con la pertenencia al Estado, sino que incluye televisiones privadas, con tal de que utilicen el castellano. Por culpa de TV3, las pijas del governet descubrieron que en Cataluña hay gente que habla castellano, que no viste ropa de marca, que no tiene segunda residencia y que no vive a expensas de los presupuestos. El choque era comprensible, jamás lo habrían imaginado, es normal que la Vilallonga no saliera de su asombro. TV3 debería ser más prudente, y antes de emitir determinados programa, advertir que los contenidos que incluyen pueden herir la sensibilidad de los espectadoras más sensible” (pp. 170-171).
4. Sobre Mònica Terribas: “Lo cual tuvo como consecuencia que muchos catalanes, aunque muchos menos de la mayoría, creyeran efectivamente en lo que proclamaban los iluminados balconeros. ¿Cómo no creerlo, si los medios de comunicación y las plumas más prestigiosas del país así lo aseveraban? ¿Cómo dudar, si los que tenían la obligación de dudar por motivo de su profesión, no dudaban? ¿Cómo no salir a celebrar la independencia, si la periodista líder de la emisora radiofónica líder de Cataluña, Mònica Terribas, saludaba de buena mañana al grito de “Bon dia, ciutadans de la República catalana”? Terribas tuvo el cuajo, más de un año después, en una entrevista que le hizo Jordi Èvole en televisión, de defender su saludo matutino y mantener que hizo lo correcto. Cualquiera con un mínimo de vergüenza profesional hubiera preferido reconocer que iba cocida a tintorro de buena mañana, o drogada, o lo que fuera, cualquier excusa vergonzosa hubiera sido más digna. Ella, no. Ella aún hoy sostendrá que con su saludo hizo periodismo del bueno, y en lugar de encerrarse en un convento para retirarse del mundo, como correspondería a alguien con su valía profesional, corren rumores [SLA: desmentidos a día de hoy] sobre su entrada en política formando parte de una lista auspiciada por el Vivales desde Waterloo, que viene a ser lo mismo” (p. 139).
Y, por si faltara algo, verdades de sentido común crítico, actos de habla, como dirían Austin, Searle y Strawson, absolutamente revolucionarios en la .Cat actual. Las cursivas son mías: “Rodoreda, una de las plumas más grandes de toda la literatura española, incluyo por igual a hombres y mujeres” (p. 194). “Muere Marsé y lo que se destaca desde los medios oficiales [en Cataluña] es que escribía en castellano, al parecer lo de ser uno de los mejores escritores catalanes de la historia es anecdótico” (p. 195). Y la inferencia: “Galdós, Marsé… Un pueblo que valora el arte en función del origen del artista, o peor todavía, del idioma en que ha sido escrito un libro, es un pueblo destinado a la extinción. A extinguirse, además, de una manera muy curiosa: entrando poco a poco en su propio ombligo, hasta acabar desapareciendo”.
Y no exagera, no se le ‘ha ido la olla’, no va desencaminado Soler. Miren este ‘interesantísimo, profundísimo y educadísimo’ tuit de @Galligantes, donde manifiesta su opinión sobre qué es literatura catalana, a raíz del homenaje a Marsé y Zafón organizado por el ayuntamiento barcelonés:
Literatura catalana

Lo que les decía: ¡no me negarán que el aperitivo-selección-de-citas que he preparado vale la pena! ¡No se pierdan la comilona! Les sentará de maravilla. Doy testimonio de ello. Buen provecho, bon profit amics.

Las recomendaciones de la semana:
1. Sobre Meridiana: https://www.youtube.com/watch?v=9jwYsWaAUvc
2. Joaquín Tornos Mas, “Aún hay jueces en Berlín… y en Catalunya”. https://www.lavanguardia.com/politica/20210122/6189573/aun-hay-jueces-berlin-catalunya.html
3. Rosa Cullell, “El camarote de los hermanos ‘indepes’” https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/illa-independentismo-elecciones-indepes_436506_102.html
4. Entrevista a Joan Botella, “Han intentado neutralizar a Illa”. http://www.asec-asic.org/2021/01/26/han-intentado-neutralizar-a-illa/
5. Antoni Bayona Rocamora, “Elecciones bajo sospecha” https://www.eldiario.es/catalunya/opinions/elecciones-sospecha_132_7155168.html

Las dos reflexiones del profesor e historiador José Luis Martín Ramos sobre las elecciones que les he anunciado antes:
I. Pues es verosímil [lo señalado por Joaquim Coll: “¿Por qué ERC quería votar el 30 de mayo?” https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/por-erc-queria-votar-30-mayo_437025_102.html]. Estoy algo desconcertado sobre la contradicción entre pandemia y elecciones. Me alarmó la celebración el 14 de febrero, me indignó que se pospusieran al 30 de mayo, sin argumentación y sin compromiso real. Y ahora no sé qué pensar sobre lo primero. Veo que la dinámica de la epidemia aporta constantemente novedades que dificulta, si no impide, una planificación segura e indiscutible. A pesar de la alta incidencia de estos días, que tiene que ver sobre todo con las secuelas de fiestas, no es descabellado que en los próximos quince días, hasta el 14 la ola entre en bajada coyuntural, para volver a remontar inmediatamente como consecuencia de la incidencia de la cepa británica, sin que el proceso de vacunación haya adelantado tanto: vacunar a nuestros mayores (¡ejem!) es un imperativo moral y de salud inmediata, pero eso retrasa el freno «por debajo» de la expansión de la pandemia entre los jóvenes y maduros recientes, el segmento de población que es por su movilidad y comportamiento el mayor propagador de la pandemia. Así que puede ser completamente iluso pensar en una fecha mejor en marzo o abril, que en febrero. El bloqueo político que supone no hacer las elecciones -sea cual sea su resultado, por ahora- es tan importante como la caída de la actividad económica.
El comportamiento increíble del ¿govern? de la Generalitat obliga a considerar que se necesita hacer el esfuerzo que se pueda para desalojarlo. NO es una cuestión meramente política, sino de gestión elemental. Después de que el TSJC les ha obligado a recuperar la cita del 14 de febrero no hacen más que poner palos a las ruedas. Alumbran la campaña de deslegitimación. No están haciendo una campaña de voto en seguridad sanitaria; no sabemos si están poniendo los medios suficientes, aparte de los EPI de los miembros de las mesas. Magnifican cualquier incidencia negativa o que puede ser negativa: en TV3 dieron una gran propaganda a una serie de quejas individuales sobre la participación en las mesas electorales, algunas de ellas absolutamente injustificables y otras irresolubles; pero era una manera también de deslegitimar ya no el 14F sino el mantenimiento del proceso electoral. Ahora salen con lo de permitir la movilidad entre municipios para asistir a mítines. ¿De qué están hablando? A mí no se me va a ocurrir irme a un mitin en Matadepera o en Tossa o en Tortosa. A los mítines locales solo acostumbran a asistir los de la localidad. Los únicos mítines en los que hay asistencia de personas «de fuera» son los mítines centrales. Que se considere el formato de esos mítines centrales para que sean, esta vez sí, «participativos», y punto. ¿Qué es eso de que no se puede prohibir la asistencia a mítines porque es un derecho de participación política? El ejercicio del derecho de participación política en las elecciones es el voto, no otra cosa; que no inventen. Y no se prohibe la asistencia a mitines, sino la movilidad intermunicipal. ¿Cuál será la siguiente que se inventarán?
No hace falta ser un epidemiólogo para suponer que en mayo habrá otra oleada. Ya os eché esas cuentas cuando empezamos a discutir del tema.
Hay que intentar echarlos, ya.

II. Creo que va a pasar mucho tiempo para que puedan producirse en condiciones adecuadas. Lo que se ha de exigir es que se pongan todas las condiciones posible de seguridad; pero una muestra de la irresponsabilidad del Govern es la desidia con la que está considerando la cuestión, al menos por lo que se hace público. La urgencia ya no es política, creo que va más allá. No es aceptable hacer cálculos electorales con la fecha, en ninguno de los sentidos; pero creo que a menos que se decida que este gobierno se mantiene hasta que en Cataluña se haya conseguido una inmunización general, hay que hacer las elecciones con el menor daño de salud e institucional posible. Y habrá daño. Lo de la abstención ha de ser la preocupación de todos; la primera medida contra la abstención es hacer públicas por parte del Govern de las medidas de seguridad para los votantes. No para los miembros de las mesas, para los votantes. Esa es el principal motivo de la campaña y la gestión institucional. Horario; ordenación de colas; sugerencia de turnos por edades; habilitación de los espacios adecuados; etc. etc No estar trabajando ya por esas medidas y por su publicidad, desde el Govern, es estar torpedeando la realización de las elecciones. Luego que los partidos hagan y digan lo que consideren. Pero el Govern no tiene ni opción, ni margen de elección.
Por si quisieran firmar y difundirlo entre sus amistades: “Por un republicanismo solidario e inclusivo” en change.org. http://chng.it/8Lx6k9yN.

Notas
1) Datos complementarios sobre la situación: según Oxfam, los ERTE han evitado que 710.000 personas más cayesen en la pobreza; destacan también el papel del IMV pero critican que solo llegó a 160.000 de los 850.000 hogares previstos. Por comunidades autónomas: Baleares es la más afectada por la crisis con un incremento del 19,6% de personas en pobreza relativa (las personas con unos ingresos un 60% inferiores a la mediana nacional). Ha sido también la comunidad con peor evolución del PIB: se recortará un 22% según las previsiones de Funcas. Le siguen Navarra (16,9% más de personas en pobreza relativa) y La Rioja (16,1%). En números absolutos, el mayor incremento de población en esta situación se ha dado en Andalucía, más de 270.000 nuevas personas; Madrid (123.000) y Cataluña (120.000). Por el contrario, en España, a 31 de diciembre de 2020, el número de superricos españoles ha aumentado de 24 a 26 y su riqueza lo ha hecho en 32.500 millones de dólares, unos 26.700 millones de euros al cambio actual.

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo, rebelión y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *