«Klaus Fuchs» de Javier Sampedro

El pasado 1 de agosto, Javier Sampedro publicó en El País una columna sobre Klaus Fuchs: https://elpais.com/elpais/2019/07/31/opinion/1564589115_113465.html

La abría con las siguientes palabras:
«El Antropoceno, la era geológica que los arqueólogos extraterrestres del futuro identificarán como signo de una civilización inteligente en la Tierra, empezó justo a las cinco y media de la madrugada del 16 de julio de 1945, hora local del desierto de la Jornada del Muerto, en Nuevo México. En ese instante trascendente estalló la primera bomba atómica, en una prueba llamada Trinity que, sólo tres semanas después, les iba a caer en la cabeza a los ciudadanos de Hiroshima y Nagasaki matando a 360.000 de ellos en un pestañeo. Seis semanas antes de la prueba Trinity, un físico llamado Klaus Fuchs filtró la información a Moscú. Así fue como Iósif Stalin se enteró de la primera bomba atómica un mes antes que el mismísimo presidente de Estados Unidos, el recién nombrado Harry Truman.» Continuar leyendo ««Klaus Fuchs» de Javier Sampedro»

«El prolongado ascendiente del petróleo en la política estadounidense hacia Oriente Medio» de Michael T.Klare

Una traducción de Sinfo Fernández para rebelión: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=258334. Muy recomendable. Continuar leyendo ««El prolongado ascendiente del petróleo en la política estadounidense hacia Oriente Medio» de Michael T.Klare»

Artículos de Silvia Arana y de Amy Goodman y Denis Moynihan

Están entre los destacados de rebelión del sábado 13 de julio. Valen la pena:

El primero, el de Silvia Arana, «François Houtart: Vida y pensamiento». Un hacedor del bien común de la humanidad. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=258227. La autora de la editora del libro.

El segundo, el de Amy Goodman y Denis Moynihan, «La selección de fútbol femenino estadounidense obtiene una plataforma global para sus batallas.» http://www.rebelion.org/noticia.php?id=258242.
Cierra con estas palabras de Megan Rapinoe: «Tenemos pelo rosa y pelo violeta; tenemos tatuajes y rastas. Tenemos mujeres blancas, negras y todo lo que está entre medio. Mujeres heterosexuales y lesbianas. Tenemos que ser mejores. Tenemos que amar más, odiar menos. Tenemos que escuchar más y hablar menos. Tenemos que saber que esto es responsabilidad de todos, de cada persona que está aquí, de cada persona que no se encuentra aquí, de cada persona que no quiere estar aquí, de cada persona que está de acuerdo y [de cada persona] que no está de acuerdo. Es nuestra responsabilidad hacer de este mundo un lugar mejor.» [la cursiva es mía]

Lucia Popp

Nadie ha cantado a Mozart como ella.  Tampoco el «Ombra mai fu».

Lucia Popp – Ruhe Sanft, Mein Holdes Leben (Mozart, Zaide) https://www.youtube.com/watch?v=jSQqbJPoSbw

LUCIA POPP – Laudate Dominum (Mozart).wmv https://www.youtube.com/watch?v=CFmERWFrTsA

Lucia Popp – Voi che sapete – Le Nozze di Figaro https://www.youtube.com/watch?v=NHAjOMp_2sg

Lucia Popp sings Mozart’s Exsultate Jubilate – part II of II – LIVE 1980 https://www.youtube.com/watch?v=J-PuyWhzKMw

Lucia Popp; «Porgi amor»; Le nozze di Figaro; Wolfgang Amadeus Mozart https://www.youtube.com/watch?v=3J_PsO9riko

Lucia Popp, Ombra mai fu https://www.youtube.com/watch?v=qZ6udPPsMss

Un comentario del profesor y admirador de Lucia Popp, Miguel Candel:
Soprano coloratura es un tipo de soprano lírica que tiene especial habilidad para marcar la separación (staccato) entre las notas muy agudas, que otras sopranos suelen fusionar excesivamente, pues gastan todo su esfuerzo en llegar a darlas. Una de las arias de la reina de la noche exige dar varias veces el Fa sobreagudo o Fa 5 (el que se escribe fuera del pentagrama, una octava más alto que el Fa de la línea superior del pentagrama en clave de Sol). Cuando pueda, diré cuál es la versión de «La flauta mágica» a la que me refiero (creo que es de 1963, dirigida por Klemperer). Lamentablemente, Lucia Popp, de origen eslovaco y nacionalidad austríaca, que además de una bella voz tenía un bello rostro, murió prematuramente de cáncer en Múnich el año 1993 a los 54 años de edad (como María, mi compañera).”

«Otra víctima del independentismo: ICV» de Carlos Jiménez Villarejo

El ex fiscal anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, ha escrito un artículo sobre la reciente disolución de ICV:Otra víctima del independentismo: ICV”. https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/otra-victima-del-independentismo-icv_260529_102.html.

Abre con estas palabras:
«Hace muchos años, en 2013, ya denuncié el compromiso de Iniciativa per Catalunya con las fuerzas independentistas, bajo el gobierno de Mas, cuando suscribió el manifiesto del 23 de enero de ese año. Han pasado muchas etapas desde aquel gobierno y del impuesto por la CUP en enero de 2016, bajo la dirección de Puigdemont. Durante esos años, hasta las jornadas parlamentarias de septiembre de 2017, los dirigentes de ICV consintieron pasivamente las medidas ilegales y antidemocráticas que los gobiernos de Cataluña fueron adoptando para forzar la “desconexión”, y luego, ya la ruptura con el Estado democrático español y la Constitución de 1978. Paralelamente, ICV, cuya identidad iba diluyéndose, se coaligó con fuerzas políticas, como los comunes y Podemos, nacidos bajo el impulso del 15M, de menor consistencia ideológica, concurriendo con ellas a varios procesos electorales, con resultados, para sus candidatos, cada vez más limitados.»

Escribe luego un sentido homenaja al PSUC, del que CJV fue militante en tiempos de clandestinidad:
Muchos y muchas antiguos y recientes militantes del PSUC y de ICV nos vemos obligados a aceptar esa dramática realidad, pero sabemos y denunciamos que el proceso independentista es la causa esencial de ese hundimiento y ello genera una responsabilidad histórica.
Por ello, estamos obligados a recordar y hacer presente que, bajo la dictadura, dicho partido fue el que más sufrió la durísima represión franquista, asesinatos, penas de muerte, detenciones arbitrarias, torturas, largas penas de prisión y una implacable persecución, como, entre miles de ellos, la que sufrió Miguel Núñez. Todo ello, ante consejos de guerra que dictaban “monstruosas sentencias, por sus dimensiones antijurídicas y severísimas penas” (Justicia Democrática, 1971). Ante esta realidad, es necesario hacer presente la trascendencia que tuvo para el PSUC la militancia clandestina de jueces y fiscales, como el magistrado José Peré Raluy, ya fallecido, a quien López Raimundo dedicó unas palabras en el V Congreso para reconocer cómo el Partido había conseguido conquistar espacios de libertad al haber penetrado en el aparato de la Administración de Justicia.
Pero nuestra despedida debe hacer constar que la construcción de la actual sociedad catalana fue posible, en buena parte, gracias a la activa presencia del PSUC y al planteamiento, ya durante la dictadura, de una democracia como un sistema de garantías y libertades y de un régimen de bienestar e igualdad, sin opresiones ni exclusiones por causa alguna. Y, desde luego, su impulso y decisiva presencia, desde su fundación, en 1971, en la Assemblea de Catalunya. Cómo olvidar las palabras de Antoni Gutiérrez Díaz en la Festa de Treball de 1980: “La Cataluña de hoy es la Cataluña de todos y no dejaremos que nos la arrebaten aquellos que con nacionalismos extremos y provocadores quieren utilizar la bandera catalana para esconder sus intereses de clase… No debemos caer en la trampa de dejarla en manos de aquellos que la quieren para disimular que las tienen sucias” (toda la familia Pujol está encausada penalmente). Así se expresaba también Gregorio López Raimundo en Taula de Canvi en 1981: “La comprensión de la necesidad del partido de los comunistas para combatir la opresión, la miseria, la ignorancia y la desigualdad y construir una sociedad mejor, libre y fraternal”. Objetivos que, en una parte significativa, fueron incorporados a nuestra Constitución, gracias sin duda a las aportaciones del ponente del PSUC Jordi Solé Tura. Como también reivindicaba “la personalidad nacional de Cataluña”, promoviendo y favoreciendo la integración de los inmigrantes en el pueblo de Cataluña “sin dejar ni una rendija abierta (…) al enfrentamiento de unos y otros”. ¡Qué ejemplo para el doloroso proceso que hoy vivimos en Cataluña!
Como tampoco pueden ignorarse las actuaciones, en diversos ámbitos institucionales, de, entre otros muchos, dirigentes como Joan Saura, impulsor del primer Código Ético de la Policía, y de Joan Herrera, por su relevante labor en el Congreso de los Diputados por la Memoria de las víctimas del franquismo y en la lucha contra la corrupción. O, ya en el Parlament, la inmensa tarea desarrollada para la creación y desarrollo del Memorial Democràtic –expresada en dos leyes– por tan valiosas y entregadas personas como Miquel Caminal, ya fallecido, o María Jesús Bono.
No pueden cerrarse estas palabras sin mencionar la profunda preocupación que suscitaba en el PSUC-ICV la crisis progresiva, expresada en una profunda desigualdad, de la humanidad. Decía Gregorio: “(El partido) debe ponerse al servicio de la lucha para salvar a la humanidad del despeñadero a que la conduce el sistema capitalista dominante y la globalización liberal, por la construcción del ‘otro mundo posible’ sin guerras, hambre ni explotación”.

Sus palabras de cierre:
Las acuciantes necesidades expuestas y los esfuerzos necesarios para resolverlas siguen pendientes. Otra auténtica izquierda debe tomar el relevo.

«El científico rebelde» de Freeman Dyson

Ando ojeando estos días un libro de Freeman Dyson, El científico rebelde, publicado por Debolsillo en 2010 con traducción de Mercedes García Garmilla, que bien vale una relectura… O una lectura si es el caso. Recomendable, muy recomendable. Habla, entre otras muchos asuntos y autores, de grandes científicos: Joseph Rotblat, Richard Feynman, Desmond Bernal, etc.

Copio las palabras con las que este gran científico-filósofo finaliza su prólogo:
El científico que describió con más elocuencia el papel del rebelde en la ciencia fue el paleontólogo Loren Eiseley. Por desgracia, Eiseley no tiene ningún capítulo en este libro [El científico rebelde]… El más personal de todos sus libros es su autobiografía, All the Strange Hours. En ella Eiseley explicaba por qué era un rebelde, por qué era un poeta, por qué sentía menos afinidad con sus colegas académicos que con un prisionero huido de la cárcel durante una noche de invierno y perseguido hasta morir en la nieve. La imagen que tenía Eiseley de un preso desangrándose en la nieve, o la que tenía Day Lewis de los marineros españoles pudriéndose en una cárcel franquista, son imágenes de la condición humana que resultan tan válidas hoy día como lo fueron hace sesenta años.

Abre precisamente el libro con una dedicatoria a sus maestros -Eric y Cordelia James, una bella historia detrás- y con unos versos de Cecil Day Lewis, el padre del gran actor británico Daniel Day-Lewis: «Gran semblante, cuerpo frágil: has muerto. Pero habitas/ en la sombra y los destellos,/en todos los rasgos suaves de un paisaje campestre que/ albergó solícito tu escenario tragicómico;/ y en nosotros, pues fuiste afectuoso y tus ojos estaban/ llenos de vida.»