Ausencias

¿Por qué pensamos tanto en unas ausencias y tan poco (o mucho menos) en otras? ¿Porque queremos o quisimos más a las primeras y menos (o mucho menos) a las segundas? No es eso, no siempre es eso. Lo esencial de cada uno de nosotros se concreta en estas «preferencias» inconscientes.

En este mundo estamos

Firma esta nota (Papeles…, 146, 2019, pp. 55-56) el analista de relaciones internacionales Augusto Zamora:
«En este mundo estamos. Las guerras comerciales lanzadas por el gobierno Trump contra China y la guerra de sanciones contra Rusia, Irán, Venezuela o Siria son parte de una estrategia dirigida a debilitar sus economías y golpear -sobre todo en el caso de Rusia- su industria militar, con miras a un conflicto mayor que, en EEUU, sitúan en 2025. Pero en política -como en la vida- una cosa son los deseos y otras las realidades. No tiene EEUU ni la suma de EEUU y la UE, fuerza suficiente para detener el proceso en marcha. El siglo XXI marca el retorno de Asia y el fin de la hegemonía de Occidente. La única duda que hay es si ese tránsito se hace en paz o en guerra. Lo sabremos, aproximadamente, entre 2025 y 2030. En esos años, los arsenales de Rusia y China habrán superado en poder al de EEUU y la OTAN. Tiempo queda para evitar ese escenario si la gente en Europa se moviliza. Si no, pues, adiós Europa, adiós».
Más allá de la exactitud de las fechas y plazos, ¿anda muy desencaminado el profesor Zamora?

¿Fuck Spain?

La consellera de Agricultura (ERC) del gobierno de la Generalitat ha apadrinado recientemente una cerveza catalana que lleva como lema «Fuck Spain!», ¡Jódete España! ¿Se imaginan, nos imaginamos, a una ministra de Agricultura del gobierno español que apadrinase una cerveza que tuviera como lema «Fuck Catalonia»? ¿Qué diría el nacional-secesionismo de una iniciativa así? ¿Qué ha dicho de la iniciativa de su consellera?

«Greta Thunberg navega hacia Nueva York y hacia el Nobel de la Paz.»

Leo este artículo publicado en «Tiempo Argentino» (https://www.tiempoar.com.ar/nota/greta-thunberg-navega-hacia-nueva-york-y-hacia-el-nobel-de-la-paz) y rezo laicamente para que el sistema no devore a la joven Greta Thunberg y manipule sus buenas intenciones y sus sinceras preocupaciones.

La misma idea de promoverla para el Premio Nobel de la Paz no es, en mi opinión, una buena iniciativa. Nada tiene que ver ella con Kissinger o con Obama por ejemplo.