Desde otras coordenadas político-culturales (I)

[Crónicas sabatinas] ¡Más fraternidad, más solidaridad, más cercanía… y menos desconexiones!

Desde otras coordenadas político-culturales (I)

En recuerdo de aquellos trabajadores que conmovieron la España resistente, antifascista y socialista
Para Dilan Cruz, in memoriam, asesinado a los 18 años por la policía colombiana
Para Asunción Balaguer (1925-2019), in memoriam et ad honorem
Para las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, asesinadas por la dictadura de Trujillo el 25 de noviembre de 1960: nunca en ellas debe habitar nuestro olvido.


Los datos muestran que hay una clara correlación positiva entre el voto a partidos independentistas (ERC, CiU, PDeCAT y JxSí) y la pertenencia a grupos ocupacionales tales como “grandes empresarios/gerentes”, “clero”, “pequeños empresarios/granjeros” y “profesionales”, y una correlación negativa entre voto a tales partidos y pertenencia a grupos ocupacionales como “trabajadores de la producción” y “trabajadores de servicios”
. Es decir, que a nivel descriptivo se puede afirmar que las clases trabajadoras (producción y servicios) votan menos (por debajo de la media) a los partidos independentistas que los pequeños y grandes empresarios, granjeros, clero y profesionales. Estos datos pertenecen a los barómetros del CIS y hacen referencia al período abril 2004-septiembre 2019 (con una muestra de 25.995 casos). Algunos estudios que se han realizado también para comparar el voto y el nivel de renta de los barrios en Barcelona muestran que las clases populares no son mayoritariamente secesionistas. Todos estos datos cuestionan el argumento de que los catalanes son un solo pueblo, pues en Catalunya hay clases sociales que tienen una gran diversidad de intereses, frecuentemente en conflicto. Los datos muestran claramente que los de abajo no comparten las mismas posturas y los mismos intereses que los de arriba. Y el gran error de gran parte de las izquierdas es no darse cuenta de ello. Al estar imbuidas del debate nacional (que absorbe la atención de la clase política y de los medios) se alejan de sus bases electorales.
Vicenç Navarro (2019)

El federalismo como pacto del pueblo, no como contraoferta al independentismo. Por eso siempre he sido federalista, incluso cuando los independentistas se escondían. Los nacionalistas nunca han defendido el federalismo, no les interesa el pacto del pueblo sino la constitución política exclusiva de su comunidad.
Jose Luis Martín Ramos (2019)

La equiparación con la situación terrible del pueblo kurdo resulta de una frivolidad insultante. Si De Gregorio [Concita, periodista italiana] quería establecer comparaciones, que siempre son odiosas, hubiera podido hacerla mejor con Hong Kong donde, con una renta per cápita que dobla a la de China, los jóvenes ven amenazados su nivel de vida. Josep Costa, vicepresidente del Parlament y mano derecha de Carles Puigdemont, lo ha dicho sin tapujos: “Aquello que sucede en Hong Kong nos ilustra, por ejemplo, que las sociedades ricas también pueden rebelarse con todas las consecuencias”. Si Concita De Gregorio se hubiera fijado con detenimiento en los jóvenes que intentaban bloquear el Aeropuerto de Barcelona hubiese podido recordar los versos de Pier Paolo Pasolini, referidos a los manifestantes del 68 italiano, Avete facce di figli di papà.
Andreu Mayayo i Artal y Paola Lo Cascio (2019)

Resulta más que sorprendente que ERC advierta al Gobierno en funciones de que “todo lo que conduzca a soluciones penales aleja el acuerdo”, se entiende que para prestarle apoyo para su investidura. El “vicario” president y el vicepresident del Govern, Pere Aragonès, parecen no saber de qué hablan. Pues nunca en nuestro Estado democrático ha habido tantos dirigentes políticos bajo la lupa de los tribunales penales. En otras ocasiones, exigen para entablar un diálogo lo que llaman “desjudicializar el conflicto”. Ciertamente, parecen vivir en una nube. Porque la justicia penal es paralela al desarrollo del procés desde su inicio. Desde que Artur Mas y dos consejeras fueron condenados. La respuesta penal fue mucho más contundente cuando se incoó la causa en el Tribunal Supremo que concluyó el pasado 14 de octubre con la sentencia condenatoria que ya conocemos. Pero dichos procesos penales fueron solo el inicio del caudal de los que actualmente están en curso.
Carlos Jiménez Villarejo (2019)

A modo de preámbulo:

1. De aquellas barbaridades indocumentadas e hispanofóbicas a este huracán identitario irracionalista generalizado: Carme Forcadell, Sant Carles de la Ràpita, 2012, como presidenta de ANC:
Los procesos de independencia son siempre fruto de la injusticia, de la humillación y del menosprecio. Y España hace muchos años que nos menosprecia, desde la Edad Media, y lo continuará haciendo. ¿Qué clase de pueblo seríamos si en vez de la libertad prefiriéramos continuar siendo esclavos?

Continuar siendo eslavos” no es una errata que se me pueda atribuir.

2. Desde el punto de vista del sentir y pensar de un ciudadano/a de izquierda, no veo mejor “enmienda a la totalidad” de cualquier aventura, cosmovisión o proyecto secesionista que “Intemperie”. ¿De verdad que para alguien que se sienta (y sea) de izquierdas, y vaya en serio, lo que se nos cuenta en la película de Benito Zambrano no va con él, que es cosa de “otros”, de “españoles”, de gente lejana y extraña que tiene otros memes e incluso otro ADN?

3. De un discurso de 1922, en el Congreso de Nápoles: “Hemos creado un mito, y ese mito es una fe, una pasión. No hace falta que sea una realidad (…) ¡Nuestro mito es la nación, la grandeza de la nación! Y a este mito, a esta grandeza que queremos convertir en realidad palpable, lo subordinamos todo.” ¿Les suena la música, les suena la letra? ¿Autoría? B. M., el mismo que hizo encarcelar a Antonio Gramsci.

4. ¡Tiene su qué que Laura Borràs, una de las firmantes del Manifiesto del Grupo Koiné, el que insultaba a millones de trabajadores/as llegados a Cataluña en las décadas de los años sesenta y setenta tildándoles de colonizadores lingüísticos, una destacada representante del ala más neoliberal y fanatizada del nacional-secesionismo, tendencia PT (Puigdemont, Torra), hable de “golpe de estado tecnológico”! ¿De verdad que la señora Borràs es persona adecuada para manifestarse en contra de los golpes de estado?

5. Hasta el momento, uno de los mejores chistes del año: “OJO. Circula un archivo bajo el título “Lluís Llach canta L’Estaca! ¡No lo abráis…! Efectivamente es Lluís Llach cantando L’Estaca.” ¡Cómo han sido capaces de revisar y tergiversar (a la totalidad) el sentido de esta hermosa canción antifascista, empezando por el propio autor!

6. Una oportuna pregunta del compañero Martín Alonso:
Hoy [20 de noviembre] hace 19 años que Lluch fue asesinado. No sabemos si los partidarios del diálogo sin condiciones seguirán reclamándoselo póstumamente. Hoy todos son elogios, de Rufián a Puigdemont. Por eso es oportuno recordar que dos semanas después de su muerte, el pleno del Ayuntamiento de Berga revocó una moción municipal que había aprobado 16 años antes en la que se declaraba al ministro de Sanidad Ernest Lluch «infiel a Cataluña», como representante del gobierno que promovió el proceso judicial contra Banca Catalana (https://elpais.com/diario/2000/12/05/catalunya/975982045_850215.html)

No hay constancia por otra parte, añade Alonso, de que después de la confesión de Pujol de 2014 la Corporación haya revisado sus posiciones respecto a la distribución de responsabilidades en 1984. ¿Para qué?

Fin del preámbulo. Las cuatro citas de hoy enseñan; todas ellas, sin excepción. Las fotografías son homenajes a personas muy admiradas.

Casi la misma estructura que estas últimas semanas: 1. Notas previas. 2. Tema de hoy. 3. Sugerencias. Amplío el punto central la semana próxima y recupero las aportaciones de amigos y compañeros.

1
Notas previas

1. De la Barcelona real: Manuela Núñez, 71 años, vecina de la calle Obradors de Barcelona (al lado de Ramblas), ha vivido durante 12 años en un piso de 25 m², sin agua, sin lavabo, sin cocina. A 15 días de que entrara a vivir en un piso de emergencia del Ayuntamiento de Barcelona, el juzgado de primera instancia número 43 de la ciudad la desahució el pasado martes, 26 de noviembre. ¡A la calle, a la p. calle!

2. De un diputado de los ‘comuns’ Lucas Ferro a propósito de la discusión del PSC sobre la “flexibilización” del modelo lingüístico escolar catalán:
La escuela pública catalana es una victoria del catalanismo popular. De quienes no querían dos países en uno. Ni escuelas de segunda. De quienes no querían que aprender catalán fuera privilegio de nadie. Renunciar a ello no vale el puñado de votos de un Ciudadanos moribundo.

¿De qué estará hablando Lucas Ferro? ¿Piensa realmente lo que escribe, se lo han contado o es una coletilla instantánea? ¿El modelo al que alude es un dogma-axioma indiscutible? ¿Qué tendrá que ver la aspiración a aprender catalán, sin privilegios para nadie, y a que las escuelas públicas tengan medios adecuados (que no los tienen), con la discusión de lo que significa cultural y políticamente la inmersión lingüística (que no se practica en centros privados de alta calidad pedagógica), la inmersión que consagra la LGE diseñada por Ernest Maragall y sus colaboradores nacionalistas? ¿Aspirar al bilingüismo y al respeto a las lenguas maternas y los derechos de niños y niñas es desear dos países en uno y ser un carca españolista? ¿Quién divide el país tratando como si fuera una lengua extranjera -o incluso menos por el desprecio implícito (o explícito) en ocasiones- la lengua materna de más de la mitad de los ciudadanos de Cataluña?

Para mejorar la información de Lucas Ferro:
Joaquim Coll, “Los socialistas y la escuela catalana”. El monolingüismo no fue el modelo del catalanismo de izquierdas, sino el resultado de la hegemonía nacionalista. https://elpais.com/elpais/2018/02/26/opinion/1519666242_871398.html.

Una moción de 1983 que conviene recordar… y leer:

El Parlamento acuerda:
Instar al Consejo ejecutivo a modificar el Decreto 270/1982, de manera que no se propicie la existencia de diversas redes escolares -catalana, castellana y mixta- sino que se oriente toda la red escolar a :
– Garantizar la primera enseñanza en la lengua habitual del niño [Nada que ver con la inmersión actual que obliga a todos los niños a aprender en catalán]
– Asegurar el uso progresivo de la lengua catalana en todas las escuelas
– Garantizar que no sean separados los niños en razón de su lengua.   10 de marzo de 1983.
Una de las firmantes, entonces diputada socialista, fue la reconocida pedagoga Marta Marta i Garriga.

3. De nuevo el 6-D: “El Govern no permitirá finalmente que los funcionarios puedan trabajar el 6 de diciembre, día de la Constitución, uno de los compromisos que había asumido el consejero de Políticas Digitales y Administración Pública, Jordi Puigneró. El departamento no ha conseguido la adhesión de la mayoría de sindicatos y lo volverá a intentar en 2020, según sostiuvo el conseller en una respuesta parlamentaria”. De nuevo arremeten contra una celebración, que, junto el 1º de Mayo y sin comparar, está entre lo mejor de nuestras (poquísimas) fiestas laicas.
Muchos nacional-secesionistas arremeten y echan pestes contra la Constitución de 1978 (que sin duda tiene aspectos criticables y modificables pero también los tiene positivos) sin haberla leído ni siquiera parcialmente. En cualquier caso, puestos a oponerse a las celebraciones del calendario nacional (para ellos, del “Estado español”): ¿por qué no centran sus energías “críticas” en una fiesta religiosa de las características del 8 de diciembre y la celebración del misterioso misterio de la Inmaculada Concepción?

4. Un diálogo (de 2017) que conviene tener en cuenta (¿De verdad que iban en broma, jugaban al póker o solo pretendían “presionar” al gobierno español?):

26/10/2017, 10:44, Víctor Terradellas (mensaje al entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, cuando la hipótesis más factible era que convocaría nuevas elecciones al Parlamento de Cataluña): “Lo siento. Ni nos has escuchado. Creo que no nos los merecíamos. Creo que todo iba adelante y que hubiéramos podido apurar hasta el último momento. Lástima.”
Puigdemont: “No tenía ya ningún margen y el escenario era devastador para Cataluña. Lo siento, sé qué no es fácil ni agradable de aceptar, pero no tenía ningún convencimiento de que saldríamos adelante.”
VT: “Nos habían garantizado declaración esta tarde, Gorbachov. Dinero por parte china. Te pedíamos apurar, a las cinco viene emisario de Putin. Estamos en la puerta del palacio. Nos debes recibir, nos has de recibir. Retrásalo y danos tiempo”.
CP: “Yo ahora tengo que hacer comparencia [recordemos: 13:30, luego 14:30, compareció finalmente pasadas las 17 horas, no convocó elecciones, anunció que el Parlament se reuniría al día siguiente. Cambio su posición. El tuit de Rufián: “155 monedas de plata”].
Conviene seguir más hazañas del tal Víctor Terradellas. Hay más informaciones sobre este personaje.

2
Desde otras coordenadas políticas

Un foro de profesores ha publicado una respuesta a la “Petición pública en favor de una negociación política sobre Cataluña” (puede verse A quién ayuda y desde qué comprensión de la situación está escrito el manifiesto: ‘Petición pública en favor de una negociación política sobre Cataluña?” http://www.rebelion.org/docs/262764.pdf). Abren así: “Leída la “Petición pública en favor de una negociación política sobre Cataluña”, los abajo firmantes, procedentes del mismo “mundo de la cultura y ámbito académico”, queremos expresar que…”. Y expresan lo siguiente:
Su primera consideración:
1) La Sentencia del Tribunal Supremo núm. 459/2019 no ha agravado ninguna situación política, sino que ha sancionado penalmente, con todas las garantías procesales, los actos sediciosos cometidos en septiembre y octubre de 2017. No se “judicializa un conflicto de naturaleza política”: se juzgan graves delitos que apuntan al núcleo de nuestro orden constitucional.
Podemos tener divergencias con puntos o razonamientos de la sentencia, o con las penas impuestas, pero, más allá de ello, ¿no se trató de eso, no se trató de enjuiciar actos contrarios al orden constitucional y estatutario? ¿No han tenido los encausados plenas garantías procesales?

La segunda observación:
Precisamos que, entre los 600 heridos de los que hablan nuestros colegas, hubo 288 agentes de los distintos cuerpos policiales. La peor parte se la llevó un Policía Nacional, a quien perforaron el casco de protección.

Convendría actualizar la información pero no parece errado lo que se señala. Salvo error por mi parte, no se ha vuelto a informar del estado del Policía Nacional ingresado con grave peligro para su vida.

El tercer punto:
Recordamos que para explicar el ‘golpe de estado posmoderno’ que estamos viviendo hay que remontarse mucho antes de 2010: la construcción nacional comenzó hace tres décadas (cf. El Programa 2000, filtrado en 1990); y siguió en 2006 con una desleal propuesta de reforma del Estatuto (que exigía, entre otros puntos declarados inconstitucionales en 2010, integrar el insolidario ‘principio de ordinalidad fiscal’). Pero si se han de buscar las causas de un proceso que ha despertado al independentismo (estaba por debajo del 15% de la población catalana en 2006), haríamos bien en mirar hacia la codicia (disparada tras la crisis) de las élites económicas catalanas y la huida hacia delante de unos políticos ahogados en su propia corrupción desde 2012. Se aceleró entonces ‘el proceso’ continuado de insurrección con la declaración de soberanía del Parlamento catalán en 2013 o el referéndum ilegal de independencia de 2014. Y así hasta llegar, en septiembre de 2017, al giro autoritario del poder nacionalista catalán, que decidió situarse por encima de las leyes vigentes, incluidas las garantías parlamentarias, estatutarias y constitucionales, para declarar unilateralmente la “desconexión” del resto del país y amenazar con “conflictos armados” y vías eslovenas si encontraban alguna resistencia.

En mi opinión, el programa de construcción nacional viene de mucho antes. No es nudo esencial.
Sobre las causas reales de la huida adelante habló Santi Vila hace años en la línea de los redactores.
La expresión ‘golpe de estado posmoderno’ ha sido usada por diferentes autores. Entre ellos, Pau Luque, en absoluto afectado de catalanofobia.
Que la corrupción de un sector amplio de los políticos institucionales catalanes y la ambición de poder y riqueza de sectores de las élites económicas catalanas han jugado su papel parece indudable. Thomas Piketty habla de ello en un breve apartado de Capital e ideología.
Incluso lo de las vías eslovenas, que puede parecer exagerado, no lo es si consultamos hemerotecas y echamos mano de nuestra buena memoria.
Sobre la reforma del Estatut a la que se hace referencia en el escrito, la reflexión de un amigo de ASEC/ASIC:
Si a estas alturas hay alguien que no haya entendido que la elaboración del nuevo estatuto, que no reforma, se concibió como una gigantesca provocación, vale más que se olvide de hacer análisis político. Ese estatuto incluía elementos claramente inconstitucionales y estaban allí para conseguir una sentencia adversa del TC. En lo que respecta al referéndum, debe recordarse que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español, por lo cual cualquier referéndum de naturaleza autonómica no tiene más que un valor consultivo. El único conflicto de competencias que se podía plantear, y de modo relativo, era que el estatuto había sido aprobado por las Cortes generales, en las que reside la representación de la soberanía nacional. Por supuesto que el nacionalismo no hizo el menor atisbo de optar por esa posibilidad porque siempre se se enclaustrado en la quimera de la Cat soberana.

El cuarto punto:
Décadas de consentida construcción nacional iliberal les granjearon apoyos de amplios sectores sociales, universidades incluidas. Primero fueron dirigidos por asociaciones –como Òmnium o la ANC– financiadas públicamente y cuyos dirigentes acabaron en escaños secesionistas: antes, durante y después del 1 de octubre llevaron a cabo ingentes ‘métodos de acción no violenta’, ideados por Gene Sharp para horadar la legitimación de cualquier sistema político, no necesariamente autoritario. Luego abanderaron la insurrección los CDR. Recientemente, al grito antidemocrático de ‘la calles serán siempre nuestras’, se han organizado como “Tsunami Democrátic”. (Tras un año investigando, por cierto, la Policía detuvo a un grupo que fabricaba explosivos: los acusan de terrorismo). Pero parece, según investigaciones policiales y un sumario judicial en curso, que CDR’s pacíficos y violentos se coordinan de forma encriptada mediante RRSS y operan bajo un mando político único: ahí asoman el Presidente Torra (“apretad”, les decía) o el ex Presidente Puigdemont (que, desde el “Consejo para la República”, pide que continúen los disturbios).

La disyunción última no es excluyente: o ambos a la vez.
La referencia a Gene Sharp es probablemente pertinente. Cuenten lo que cuenten, no son Luther King, Gandhi o Mandela sus referentes.
La denuncia es la excluyente y prepotente consigna “las calles serán siempre nuestras” es más que adeucada. La descripción de OC y ANC es correcta,

En resumen, añaden:
aquí no hay “conflicto” (comillas suyas); no del tipo al que aluden nuestros colegas. Hay un ataque de independentistas (41%) contra los catalanes que no lo son (49%). Además de un ataque reiterado, promovido por las instituciones catalanas, al ordenamiento jurídico español. Y no responde a ninguna agresión previa del Estado ni a ningún agravio cometido con los ciudadanos catalanes. Es más probable que se sientan agraviados en otras Comunidades Autónomas.

Los porcentajes, por supuesto, pueden variar. En mi opinión, el enunciado “Hay un ataque de independentistas contra los catalanes que no lo son” es mejorable.
La expresión ‘las instituciones catalanas’ hubiera tenido que matizarse con “algunas instituciones catalanes.”
Ninguna agresión previa del Estado no implica, desde luego, que determinadas formaciones políticas, e incluso instituciones públicas, hayan promovido, en tal o cual momento, la catalanofobia. Lo hizo el PP, por ejemplo, recogiendo firmas contra el Estatut (mentiras incluidas). Y sin olvidar, por supuesto, la otra cara de la moneda: la hispanofobia indocumentada que reina a sus anchas en una parte, no menor o sin importancia, del nacional-secesionismo.
Los ciudadanos catalanes, por lo demás, no somos un todo homogéneo. Una de las comunidades españolas más desiguales es la nuestra.

El quinto punto:
Sostenemos que es el nacionalismo catalán el que ha polarizado la convivencia entre catalanes hasta casi romperla. Según el Observatorio Cívico de la Violencia Política en Cataluña, se produjeron 189 incidentes sólo durante el primer semestre de 2019, de los cuales 173 fueron obra de separatistas, el 91,5%. Y no se recogen los actos de octubre.
No es conflicto sino hostigamiento, voluntad antidemocrática de acallar y ahuyentar a los adversarios políticos.
No parece que el porcentaje señalado esté alejado de lo que está sucediendo. En octubre y noviembre, como recordamos, fue peor.
La “voluntad antidemocrática de acallar y ahuyentar a los adversarios políticos” es arista a no olvidar en nudos del nacional-secesionismo, punto en el cual tampoco la izquierda hace hincapié. Baste ver lo que sucede en muchos municipios catalanes (los menos poblados) en las elecciones municipales. Miguel Muñiz ha escrito un excelente artículo sobre ello: “Incendios que dan miedo” http://www.mientrastanto.org/boletin-184/notas/indicios-que-dan-miedo- 
La polarización de la convivencia es, en términos generales, una afirmación razonable. No parece posible negarlo sin ceguera en los ojos.

La sexta consideración:
Sabemos por la sentencia que la violencia (que se considera probada, aunque no en el grado funcionalmente necesario para constituir típicamente un alzamiento violento) del 20 de septiembre pretendía “demostrar a toda la sociedad, en pleno y acreditado concierto con los responsables gubernamentales, que los Jueces y Magistrados que ejercían su función constitucional en Cataluña, habían perdido la capacidad para ejecutar sus resoluciones”. La estrategia, por la que “los acusados propiciaron un entramado jurídico paralelo al vigente y promovieron un referéndum carente de todas las garantías democráticas”, era manipular a “los ilusionados ciudadanos que creían que un resultado positivo del llamado referéndum de autodeterminación conduciría al ansiado horizonte de una república soberana”, pero “desconocían que el ‘derecho a decidir’ había mutado y se había convertido en un atípico ‘derecho a presionar’”.

Ese “derecho a presionar” prosiguen:
Pasa por ensuciar la imagen de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad (y, por extensión, del Estado), que tienen la delicada misión de hacer cumplir la ley contra gente, de todas las edades, dispuesta a impedir que rija dicha ley. La presión busca que otras potencias internacionales se posicionen ante una hipotética escalada de violencia, provocando una negociación entre un Estado democrático soberano y una de sus partes. Lo dejó claro Elisenda Paluzie, Presidenta de la ANC: la violencia “hace visible el conflicto”. Lograrían así cauces procedimentales ajenos a nuestra Constitución, allanando la vía secesionista. Universidades de Girona y Barcelona han cambiado incluso sus planes de estudio de forma irregular para eliminar a mitad de curso la evaluación continua y sustituirla por una evaluación final: alientan a los estudiantes a seguir cortando infraestructuras críticas para aumentar la presión.

La misión de los cuerpos y fuerzas de seguridad no es estrictamente la que se señala, hay más cosas en ese mundo.
Paluzie i Hernández, una de las mejores representantes del sector fanatizado del nacional-secesionismo, hizo esas declaraciones tras las acciones violentas de este octubre y noviembre en Barcelona. Sin inmutarse, como si fuera la cosa más natural del mundo.
Faltaría concretar qué universidades han cambiado las formas de evaluación (creo que no fueron todas las de Barcelona y Girona).
Dudo si lo buscado era tan sólo presionar al gobierno (como también se señala en la sentencia del TS). No es que el derecho a decidir mutara en derecho a presionar, sino que aquél adquiría por el momento esa forma. La construcción del muro-Estado era, ha sido y es aspiración central.

Sigo la semana próxima.

3

Sugerencias de la semana

1. Andreu Mayayo i Artal y Paola Lo Cascio, “Pep Guardiola no es un mileurista”. https://pasosalaizquierda.com/?p=5554. ¡No se lo pierdan! Una izquierda que habla con conocimiento de causa.

2. Liliana Ochoa, Tono Calleja y Alejandro Requeijo, “La Policía halla una carta inédita de Mas a Merkel en la que presenta a Cataluña como «socio de confianza de Alemania» El expresidente de la Generalitat pide en la misiva a la canciller un «encuentro confidencial» para explicar las «oportunidades» que la independencia de Cataluña generaría a la UE”. https://www.vozpopuli.com/espana/carta-artur-mas-merkel-cataluna-alemania_0_1303670418.html

3. Juan Francisco Martín Seco, “Nacionalismo, una epidemia” https://www.republica.com/contrapunto/2019/11/21/nacionalismo-una-epidemia/

4. Gregorio Morán, “El deterioro de la inteligencia.” https://www.vozpopuli.com/opinion/manifiesto-cataluna-proces-violencia-intelectuales_0_1302770825.html

5. El PSC se abre a «flexibilizar» la inmersión lingüística. https://www.elperiodico.com/es/politica/20191122/psc-abre-flexibilizar-inmersion-linguistica-7747130. También Alejandro Tercero, “Los expertos aplauden el cambio del PSC respecto a la inmersión”. https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/expertos-aplauden-cambio-psc-inmersion_294893_102.html. Un ejemplo anexo del despiste morrocotudo (¿incorregible?) de un sector de la izquierda: J. Ernesto Ayala-Dip, “¿Por qué inventar el conflicto?”, https://elpais.com/ccaa/2019/11/25/catalunya/1574684250_225402.html

6. “Ernesto Ekaizer, Las elecciones fallidas de Carles Puigdemont” https://www.elperiodico.com/es/mas-periodico/20191124/las-elecciones-fallidas-de-carles-puigdemont-7744869. El comentario de un lector de rebelión:
Si es un relato exacto, desnuda de manera absoluta las miserias, la cobardía personal (el miedo a se acusado de traidor como factor principal) la incongruencia y el aventurerismo de esa pandilla

7. Miguel Riaño, “El explosivo libro de Javier Melero retrata la ‘guerra’ en el independentismo: «Parecéis el ejército de Stalin». El abogado de Joaquim Forn explica las miserias políticas y las guerras de egos antes y durante el juicio al procés. https://www.elindependiente.com/politica/2019/11/23/el-explosivo-libro-de-javier-melero-retrata-la-guerra-en-el-independentismo-pareceis-el-ejercito-de-stalin/. También Silvia Hinojosa, “Un boxeador en el Supremo El abogado Javier Melero detalla en un libro los entresijos del juicio del 1-O y su experiencia como defensor de Quim Forn https://www.lavanguardia.com/politica/20191124/471818562719/tribunal-supremo-juicio-1-o-proces-javier-melero-quim-forn-abogado.html. O este tercero: Silvia Hinojosa entrevista a Javier Melero: “Descalificar a la justicia española no podía traer nada bueno” https://www.lavanguardia.com/politica/20191127/471891747692/entrevista-javier-melero-juicio-proces-1o.html#yusp

8. Antonio Rodríguez, “Rajoy amenazó a Netanyahu con reconocer a Palestina si se entrometía en Cataluña”. Margallo revela en su último libro cómo fue su reunión en Jerusalén en abril de 2013 cuando el primer ministro israelí puso sobre la mesa la situación interna catalana https://www.vozpopuli.com/politica/rajoy-netanyahu-palestina-israel-margallo-libro_0_1302771017.html

9. Por si hubiera alguna duda sobre sus objetivos y exigencias: Pere Aragonès, “Las cuatro patas de la mesa de negociación.” https://www.lavanguardia.com/politica/20191124/471832637521/pere-aragones-erc-cuatro-patas-mesa-negociacion.html

10. Pere Ríos, “El PSC insiste en que se reconozca Cataluña como nación y en una España plurinacional”. El documento marco del congreso de los socialistas catalanes reclama un nuevo pacto para el catalán, la enseñanza y TV3. https://elpais.com/ccaa/2019/11/25/catalunya/1574683034_277813.html.

11. Andreu Missé, “Sindicalistas históricos rechazan la independencia de Cataluña”. https://elpais.com/ccaa/2019/11/24/catalunya/1574627687_205938.html

12. Otro ejemplo más de la incomprensible incomprensión de la izquierda: Carlos Barros, “España, movimientos de fondo” http://www.rebelion.org/noticia.php?id=262899

13. Sobre el vídeo de la campaña contra el machismo de Barcelona en Comú: https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/FmfcgxwGBwSfdhHzhDzxHfQVLKkTtgSJ?projector=1. La reflexión de Luis Caldeiro, miembro de ASIC/ASEC:
La gran pregunta es: ¿qué ocurriría si en el tercer video los machistas hablaran en catalán y el que les recriminara su actitud hablara en castellano? ¿Alguien se imagina el escándalo, el llanto y crujir de dientes? Es más (doblo mi apuesta): ¿Por qué será que no me imagino que se llegara a rodar nunca un video así?

De otro compañero de ASEC/ASIC:
El sábado pasado estuve en la Sesión de Cine y Tolerancia que cada año organiza la Asociación por la Tolerancia. Se proyecto la película “Tiro al corazón” y después hubo una tertulia con José Ángel Ruiz, autor de varios textos sobre las guerras de Yugoslavia. Salí con la idea de un “deja vu” de manual. Tanto la película como en la charla de J. A. Ruiz se dejó claro que pretendidas “banalidades” como la del vídeo con los machistas de lengua española que promueve Colau, fueron parte necesaria de la receta que configuro el magma de la confrontación y enorme violencia que allí se vivió.

También este artículo de Joaquín Luna, “La chusma habla castellano.” https://www.lavanguardia.com/opinion/20191127/471901363933/la-chusma-habla-castellano.html

14. Marc Murtra, “¿Unionista? No, gracias” https://www.lavanguardia.com/opinion/20191127/471901355042/unionista-no-gracias.html

15. Màrius Carol, “La astucia que no engaña.” https://www.lavanguardia.com/opinion/20191127/471901124886/la-astucia-que-no-engana.html

16. SCC presenta sus 10 condiciones para el diálogo institucional y para recuperar la normalidad democrática en Cataluña. http://www.asec-asic.org/2019/11/27/scc-presenta-sus-10-condiciones-para-el-dialogo-institucional-y-para-recuperar-la-normalidad-democratica-en-cataluna/

17. Emma Riverola, “Mirando al Kremlin” https://www.elperiodico.com/es/opinion/20191122/proces-rusia-desestabilizacion-articulo-emma-riverola-7746916?utm_source=whatsapp&utm_medium=social&utm_campaign=btn-share. El comentario de Joaquín Miras:
Respecto del artículo sobre Rusia. Creo que Rusia sí ha tenido oídos en casa nostra para saber qué de qué. Como es lo lógico; la diplomacia tiene como primera tarea el espionaje. No creo que esta cosita que es el país nostre haya podido ser elemento de desestabilización utilizado por Rusia contra Europa -hay que ser tan megalómano como Puchi o Torra para creerse eso-, ni que desestabilizar Europa, o España, sea en absoluto la pretensión de Rusia Sí creo que estamos ante el primer y colosal gran zarpazo del contrarrelato español, elaborado por parte del estado y sus servicios frente a las igualmente fantasiosas y canallas mentiras de los procesistas (Espanya franquista, terrorisme d’Estat, violència de l’Estat y todo eso). Donde las dan las toman. Puchi, perro sarnoso enemigo de Occidente. Veremos más golazos en lo futuro, porque, una vez se pone, nada como un Estado a la hora de generar contrapropaganda.

18. Entrevista de Ignacio Escolar a Alberto Garzón: «Un gobierno de izquierdas con políticas sociales puede neutralizar a la extrema derecha» https://www.eldiario.es/politica/Alberto-Garzon-izquierdas-politicas-neutralizar_0_967304188.html. Una de las reflexiones del coordinador de IU:
Tenemos que entender que nuestro país es plurinacional. Y cuando digo esto lo que hago es constatar una realidad. Nuestro país no es ese que describen las derechas reaccionarias, que plantean que España tiene una esencia que al final cristaliza en un modelo autoritario, centralista, uniforme y homogéneo; un pensamiento que deriva del nacionalcatolicismo, de políticos como Primo de Rivera o de intelectuales como Cánovas del Castillo o Menéndez Pelayo. Esa versión de una España uniforme no se corresponde con la realidad. Nuestro país es diverso, plural y ha habido otras formas de entender a España. ¿Cómo somos capaces de conjugar esto y hacer una convivencia pacífica en el seno del Estado? Para nosotros, ese es el federalismo. Y eso implica ser capaz de hablar de muchas cosas que hoy en día no están recogidas en nuestra Constitución.

¿Por qué la izquierda española es incapaz de añadir algo tan sencillo y básico como lo siguiente: “Tampoco es de recibo, como ocurre y criticamos para el conjunto de España, una concepción de Cataluña como sociedad uniforme, homogénea, monolingüística y unidimensional, una mirada (que es más que una mirada) que no se corresponde en absoluta con la realidad, porque Cataluña es también diversa, plural, heterogénea, y han existido y existen muchas formas de entenderla y de entender su “encaje”, por decirlo mal y rápido, en el conjunto de España?
En cualquier caso, aquí hay una reflexión de Alberto Garzón que conviene subrayar y destacar https://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2019/11/27/lider-iu-irrita-bng-cargar-contra-nacionalismos-perifericos/00031574854812934116971.htm:
Pulso político entre los líderes de Izquierda Unida y el Bloque justo cuando se están tejiendo las alianzas para intentar formar gobierno. El coordinador general de IU, Alberto Garzón, fue quien hizo detonar la bomba al aprovechar la presentación de su nuevo libro, ¿Quién vota a la derecha? (Ed. Península) para cargar contra el conjunto de la izquierda por cometer «el error de romantizar los nacionalismo periféricos» bajo la sensación de que son emancipadores. «Yo no lo pienso», subraya Garzón en una entrevista concedida al diario digital El Español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *