Dos nuevos artículos de Xulio Ríos y Rafael Poch de Feliu

Dos excelentes artículos que no debemos perdernos.

El primero del sinólogo Xulio Ríos: “La segunda sorpresa de Han Kuo-yu: ¿habrá tercera?” http://politica-china.org/areas/taiwan/la-segunda-sorpresa-de-han-kuo-yu-habra-tercera. Cierra así:
«A seis meses vista de las cruciales elecciones de enero, el resultado se antoja imprevisible. El debate nuclear de la campaña se centrará en el futuro de las relaciones con China continental. El nerviosismo se respira en los cuarteles generales de las dos principales formaciones. Y, probablemente, en Beijing. Y también en EEUU. Las tensiones en forma de denuncias sobre la influencia de los “medios rojos” y las interferencias a través de Internet presentando a Han como partícipe de una especie de “complot anti-taiwanés” en connivencia con el Partido Comunista van pavimentando una campaña que se anticipa agria y convulsa. EEUU también se ha aprestado a facilitar medios diversos para apuntalar la estrategia soberanista. En la contienda, no solo se dilucidará quien será el futuro presidente de Taiwán sino el rumbo de los acontecimientos en el Estrecho de Taiwán, el pivote que puede definir el derrotero de la hegemonía del siglo XXI. Y no necesariamente de modo pacífico. El mayor error puede radicar en subestimar la determinación de China continental para preservar un interés central como Taiwán, asociado no solo con la guerra civil sino con la humillación histórica que supuso el Tratado de Shimonoseki, que impuso su cesión a Japón en 1895.»

El segundo artículo es de Rafael Poch de Feliu, sobre los últimos nombramientos de la UE (julio de 2019): “La UE bajo la presidencia de Rosita” https://rafaelpoch.com/2019/07/17/la-ue-bajo-la-presidencia-de-rosita/. Cierra así:
“La nueva presidenta es también una ex ministra con sospecha de escándalos sobre corrupción y pagos desmesurados a “consejeros” en materia de modernización del ejército alemán, en la renovación del buque escuela de la marina Gorch Fock y otros. La prensa alemana, y detrás de ella la europea, no ha hecho cuestión de ello. Tengan la sustancia que tengan estos escándalos, la indulgencia que ha merecido von der Layen sería inimaginable si la candidata hubiera sido, italiana, francesa, o meridional en general.
¿Quién gana con su presidencia? Si hay algún ganador son los Estados Unidos “y con ellos sus ayudantes en Europa, es decir Macron, Merkel, los gobiernos de Polonia y las repúblicas bálticas, así como toda una serie de otros gobiernos de la UE”, dice Albrecht Müller, un socialdemócrata que fue consejero de Willy Brandt.
En resumen: La UE ha puesto en su presidencia a una partidaria acérrima de la militarización, abogada del complejo militar-industrial y decidida atlantista. En el BCE, una gestora que viene del FMI, más abogada que economista que irradia menos confianza que su antecesor, Draghi. Esta nueva dirección más floja, diluirá, seguramente, la buena noticia del relevo: la de Josep Borrel al frente de la política exterior. Borrell es uno de los raros políticos españoles con sentido de Estado y solvente en materia de relaciones internacionales. Demasiado bueno para nuestro PSOE, pero claramente limitado por el contexto: un club más fragmentado y debilitado que el de hace cinco años, que complicará, aun más, la formulación de una inexistente política exterior autónoma y unificada en materia de lo más urgente: Oriente Medio, belicismo, Rusia y China.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *