Entrevista a Antonio Bernardo Reyes sobre «Todo sobre el amianto. Una guía visual».

Entrevista a Antonio Bernardo Reyes sobre Todo sobre el amianto. Una guía visual.
Según la OMS, 125 millones de personas están hoy expuestas al amianto en su lugar de trabajo, a lo que hay que sumar los millones que se exponen al amianto fuera del trabajo (exposición ambiental, doméstica)”

Antonio Bernardo Reyes (Cabo Verde, 1972) es Arquitecto técnico y Técnico en Riesgos Laborales, profesión que desempeña desde hace veinte años. Viene colaborando con Paco Báez y Paco Puche desde 2013, en textos relativos al amianto, sus efectos y consecuencias.
Centramos nuestra conversación en el libro que ha publicado con Paco Puche: Todo sobre el amianto. Una guía visual (Málaga, Ediciones del Genal, 2019)

¿Por qué habláis en el subtítulo de “Una guía visual”?
Ofrecemos al lector una especie de manual integral del amianto (de ahí el “todo”del título, porque pretende abordar la totalidad del problema), pero para tratar de enfocarlo de manera sencilla e intuitiva lo presentamos en imágenes, gráficos, fotos, cuadros etc., amén de unas referencias breves, meramente escritas, en cada capítulo o apartado principal.

Lo habéis escrito al alimón tú y Paco Puche. ¿Alguna cosa que quieras decir de tu compañero y amigo?
Que me siento honrado de poder considerarme su compañero y amigo. Paco es una forma de vida muy especial, con la resulta muy fácil cooperar, practicar la estrecha interacción y mutua dependencia, que decía su querida Margulis. Paco es un Don Quijote que planta batalla contra gigantes… incluidos aquéllos que pretenden pasar por pacíficos molinos.

Una hermosa dedicatoria abre el libro: “A todos los luchadores y luchadoras del amianto que han hecho posible este libro…”. Sigue y al final dais una serie de nombres de científicos y luchadores y añadís: “sin sus magisterios y ejemplos no hubiese sido posible este libro”. Te pregunto por una de las personas citadas, por Paco Báez. ¿Qué nos puede decir de este luchador incansable?
El libro está especialmente dedicado a las personas que han venido alumbrando el camino, y Paco Báez lo ha hecho, intensamente y de forma ininterrumpida, durante los últimos 40 años (alguno más, me dirá él); buena parte de ellos predicando en el más absoluto desierto. La dedicatoria es tan sólo un pequeño gesto, para lo que supone esa inmensa, impagable labor de Paco, dentro y fuera de España, en la lucha contra el amianto.