Fotografía (en blanco y negro) de final de curso en .Cat (II.1)

[Crónicas sabatinas] ¡Por nuestro apoyo mutuo, por nuestra fraternidad, por nuestra solidaridad!
Fotografía (en blanco y negro) de final de curso en .Cat (II.1)

Para Santiago Manuin Valera (1957-2020), protector de la Amazonia peruana. In memoriam.

Para Ennio Morricone (1928-2020), por su música, por su compromiso, por seguir siendo lo que era

Lo del coronavirus no es más que otra excusa contra nosotros. Aquí en Cataluña es donde peor nos tratan. En Jaén o en Huelva cuando trabajamos nos dan un lugar donde dormir. En Lleida muchas veces hasta tenemos que pagar cinco euros para que nos lleven y nos traigan de los campos. Claro que hay compañeros enfermos pero nosotros somos pobres, no nos da miedo ni morir ni la enfermedad, nos da miedo la miseria”.
Ser, 38 años, Senegal (nadie le ha contratado durante los dos meses que lleva durmiendo junto a la plaza de la Ereta)

Desde marzo lo estamos denunciando. No se puede mantener las distancias de seguridad cuando vives en la calle amontonado y las Administraciones no hacen nada”.
Oscar Landa, portavoz de la plataforma Som Veïns

Cada año vienen cerca de 30.000 personas y sabemos que muchas de ellas viven en condiciones de precariedad. La circulación del virus no se había detenido, así que era previsible que algo así sucediera si no se reforzaba la red de vigilancia y se adoptaban planes específicos”.
Sanitario de la zona del Segrià (no quiso dar su nombre)

Dos clamorosas irresponsabilidades ha cometido el Govern. Primera: Catalunya carece de dirección técnica contra la Covid. El cargo de secretario de la Agència de Salut Pública está vacante, a pesar de que la primera de las funciones que le corresponderían es “establecer las directrices y prioridades en salud pública (…) y coordinar y supervisar su implantación y ejecución”. En plena crisis del coronavirus, la Generalitat carece de liderazgo epidemiológico. ¿Por qué reclamaba el president las competencias de Sanidad?¿Para demostrar que somos un país de aficionados? El segundo fallo clamoroso es el de no tener en cuenta la presencia de los trabajadores temporeros de la fruta (problemática ya antigua a la que la Administración nunca ha sabido dar respuesta). El coronavirus no respeta fronteras y en pocos meses ha colonizado el mundo. ¿Acaso el Govern creía que, antes de infectar a los temporeros africanos, el SARS-CoV-2 les preguntaría si disponían de tarjeta sanitaria?
Antoni Puigverd (2020)

Estamos todos ocupados con la crisis aguda y, aunque ahora tenemos un poco de tiempo para prepararnos para estos brotes de la segunda ola, también necesitamos mirar a más largo plazo. Esto es evidente en lo que respecta al impacto económico y social, pero también para el impacto en la salud mental que ha tenido no solo la epidemia, sino también las medidas para contrarrestarla –confinamiento, niños que no van al colegio, etcétera– que podrían realmente exacerbar las desigualdades y las injusticias sociales. A menudo, las epidemias revelan las líneas divisorias de la sociedad y acentúan las desigualdades. Es algo que va mucho más allá de los aspectos biológicos y médicos, pero es lo que tenemos que planificar ahora.
Peter Piot (2020)

Fijar la atención en el personal sanitario ―oscureciendo al resto de personas que han tenido que estar día a día enfrentando sus miedos al contagio para cubrir una necesidad básica, y que en muchos casos no ha contado con ni con medios ni asesoramiento suficiente― es indicativo de cómo se construyen los valores sociales. La Generalitat de Catalunya, siempre tan clasista, ha decidido dar una “paga extra” al personal sanitario (para tapar sus múltiples déficits y carencias) y, consecuente con esta visión jerárquica, han establecido un baremo por categorías, excluyendo al personal de limpieza encuadrado en subcontratas. Honra al menos al personal sanitario que ha criticado el modelo, ha pedido una paga igual para todo el mundo y la inclusión de las limpiadoras, conscientes de que la emergencia sanitaria sólo ha sido posible enfrentarla con la cooperación de gente que realiza diferentes tareas.
Albert Recio Andreu (2020)

Buenos días. Una recomendación, una no-lectura de verano, un ejemplo de filosofía a la altura de las circunstancias… y con buen sentido del humor: Miguel Candel, “El fantasma de la libertad”. https://www.cronicapopular.es/2020/07/el-fantasma-de-la-libertad/

¿Llegaremos a conocer bien las condiciones laborales, sanitarias, de vivienda, de higiene perosnal, de los trabajadores temporeros (la gran mayoría africanos) del Segrià? ¿Cuántas horas diarias de trabajo? ¿Cuánto por hora de duro trabajo? ¿Tres, cuatro euros? ¿Cuáles son las ganancias de los “contratistas”? ¿Qué medios tienen para su desplazamiento al trabajo? ¿Cuántos descansos? ¿Qué comidas? ¿Podrían mantener ustedes las mínimas condiciones de salubridad en sus condiciones de vida? ¿Nada podía hacerse? ¿Lo “inevitable” e impuso?
Josep Corbella lo ha dicho así, sin medias tintas:
Lo que ha pasado en el Segrià no ha sido un accidente. No es una fatalidad de las que pueden ocurrir aunque se hagan las cosas bien. Es un desastre que hubiera debido evitarse. Lo que había que hacer era perfectamente conocido… Para atajar estos brotes, no basta una atención primaria pensada para la población con residencia permanente, tarjeta sanitaria y un CAP de referencia. Hace falta una estrategia integral que vaya más allá del sistema sanitario. Hace falta ponerse en el lugar del temporero que cada día necesita su jornal para salir adelante y que sabe que, si da positivo en una PCR, le obligarán a aislarse. Para que lo haga, hay que garantizarle que recibirá igualmente un jornal o que se hará lo necesario para que no salga perdiendo.[la cursiva es mía]

El profesor, investigador y científico del CSIC Eduard Rodríguez Farré ha expresado su opinión (comunicación personal, 6 de julio) en los siguientes términos:
Por cierto, ahora ya tenemos un «caso control» de los nacionales de la Generalidad que dicen siempre que ellos lo hacen mejor que «el Estado» (pronunciar con tono enfático y cara de repulsión, como si ellos no fueran parte de la administración del Estado). Mientras el ciudadano Joaquín Torra insiste que habría tenido mucho menos muertos si ellos hubieran gestionado la pandemia, ahora que tienen todas las competencias vemos como son unos completos incompetentes con el tremendo brote de Lleida (más de 2.000 casos por 100.000 habitantes, id est, ¡más de un 2% de personas afectadas!); y seguramente, aparte de la incompetencia, tradicionalmente conocida de esta Generalitat, hay presente un alto grado de codicia, al contratar de cualquier manera trabajadores sin suministrar condiciones de trabajo y, especialmente, de alojamiento adecuado en situación de epidemia …

Remarquemos: incompetencia, algo grado de codicia, contratados de cualquier manera, necesidad de alojamientos adecuados en la situación de epidemia que seguimos viviendo, etc.

Una historia para no dormir:Los 50 nombres que firman con Puigdemont el manifiesto [“Junts, per Catalunya”] del nuevo partido.” (Marta Lasalas, https://www.elnacional.cat/es/politica/50-nombres-puigdemont-manifiesto-nuevo-partido_519333_102.html). ¡Menuda tropa! Y hablando de tropa nacional-secesionista: algo más sobre un general en reserva miembro de la “Gran Saga del país”: Ángeles Vázquez, “Hacienda acusa a Pujol junior de defraudar 16,6 millones de euros”. Los inspectores entregan en el juzgado el informe definitivo sobre el hijo del expresidente de la Generalitat. https://www.elperiodico.com/es/politica/20200707/informe-definitivo-pujol-ferrusola-agencia-tributaria-fraude-a-hacienda-8030843. La Agencia Tributaria sostiene que cinco ejercicios están prescritos penalmente. Quedan otros seis años.

[Sede central de la conselleria de Interior, Barcelona, Paseo de San Juan/Diputación. Propaganda política en estado puro]

Para aproximarnos a la “realidad real”: 1. Sanitarias anónimas y Eva Legido Quigley, SOS: Diario de tu médica de cabecera”.https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/FMfcgxwJWhzZsfVrSZhhsFQcjwBpFSfr?projector=1 (Castelldefels, Barcelona, 7 de julio). 2. Alfonso L. Congostrina, “No nos da miedo ni morir ni la covid-19, nos asusta la miseria” Muchos leridanos acuden a segundas residencias mientras cientos de temporeros malviven en las calles a la espera de trabajo. https://elpais.com/sociedad/2020-07-04/temporeros-en-lleida-no-nos-da-miedo-ni-morir-ni-la-covid-19-nos-asusta-la-miseria.html 3. Josep Catà Figuls, “La revuelta de la mina condenada”. Los trabajadores de la planta de extracción de potasa de Sallent critican el plan de la empresa tras la muerte de dos trabajadores. https://elpais.com/espana/catalunya/2020-07-05/la-revuelta-de-la-mina-condenada.html. 4. Antonio Baylos y otros, Nissan: mantener el empleo como principio.” https://www.lavanguardia.com/economia/20200707/482173116152/nissan-mantener-el-empleo-como-principio.html

La segunda fotografía en blanco y negro de final de curso en .Cat está ya dada: la situación de los trabajadores temporeros (¡no sólo este año!) en la nueva Ítaca, en la Dinamarca-Alemania-Suiza mediterránea de 2020.

La fotografía que tenía pensada antes de lo ocurrido podemos llamarla ley general de la gravitación-y-ubicación de y en .Cat. Puede formularse así, permite variantes y no es directamente proporcional a las masas ni inversamente proporcional a la distancia:

Si usted acepta el paradigma, la ideología, la visión global, las “aristas esenciales” (luego concreto estas aristas) del nacional-secesionismo y del procesismo, si usted se muestra partidario de los elementos básicos de esa axiomática político-histórico-cultural-nacional (indiscutida e insistentemente publicitada, calando sigilosa y profundamente en los memes de la comunidad), si usted no cuestiona el marco general lingüístico-conceptual nacionalista, entonces, en ese caso, aquí, en .Cat-, la gravedad es mucho, muchísimo más liviana y su ubicación social (la suya y las de sus próximos) puede-suele salir beneficiada. Vivir es más fácil moviéndose en estas coordenadas.
Puede incluso ‘liberarse’ (parcialmente, sin extremismos) y manifestar algunas disidencias menores. Puede soltarse el moño… pero sin pasarse.
Puede llevar dos o tres pendientes, incluso cuatro aritos y muchos tatuajes. Puede dárselas de progre, un progre de casa nostra.
Puede abandonar el traje y la corbata y llevar camisetas cañeras, con lemas críticos que hablen, por ejemplo, de la liberación de Palestina, a pesar del demostrado sionismo de muchos líderes del país.
Puede sostener con voz crítica y tronante (dependiendo de las circunstancias) que la sanidad y la educación merecen un mayor reconocimiento en el ‘nostre país, que nuestro país debe ser, ante todo, un país moderno y social.
Puede formular críticas educadas (suaves, muy suaves) sobre la gestión de las residencias de nuestros ancianos.
Puede señalar, si la situación lo requiere, que el neoliberalismo extremo de aquellos gobiernos de los mejores de don Mas fue un pelín excesivos.
Puede sugerir incluso que se impone volver al asunto de los 16.000 millones y apuntar que tal vez convenga modificar-actualizar la cantidad (sin modificación sustantiva).
Puede hablar, aunque no se lo crea del todo (¿quién se lo cree de hecho?), de la revolución de las sonrisas, del buen rollo, de una revolución que debe pensar, sobre todo, en los más desfavorecidos, en los más vulnerables, una revolución -dígalo con énfasis- que no va contra nadie, pura reafirmación de una identidad sagrada.
Puede criticar, separando siempre y de forma clara su grandísima obra de gobierno de la que todo el mundo debería hablar bien, el comportamiento cívico-fiscal (això no es fa, Jordi, això no es fa!) del que algunos consideraban y siguen considerando el más grande presidente de la Generalitat del siglo XX (y tal vez de todos los tiempos).