Fotografía (en blanco y negro) de final de curso en .Cat (I.2)

[Crónicas sabatinas] ¡Por nuestro apoyo mutuo, por nuestra fraternidad, por nuestra cercanía! ¡Más que nunca!
Fotografía (en blanco y negro) de final de curso en .Cat (I.2)

II. De amigas y compañeros

1. Del profesor jubilado Paco Tauste (Barcelona, 30 de junio):
Hola Salvador,hay algo que me da vueltas en la cabeza y no puedo olvidar, y es que al sistema capitalista no le salen las cuentas debido a la pandemia. Pero persiste en ellos esa ortodoxia económica hasta convertir su agenda en un constructo utópico.
Cuando Engels habló de socialismo utópico jamás pudo pensar que ese deseo ilimitado de ganancia de la burguesía podría entrar de lleno en la esfera de la utopía. Pero esta utopía ultraliberal tiene unas características muy distintas de las viejas utopías del siglo XIX. Y es que ese final feliz que pronostican para sus intereses se ha de llevar a cabo a costa del trabajo, sufrimiento y miseria más acentuados de las clases subalternas. Algo de esto está en autores como el reverendo Malthus o el sociólogo Spencer en ese siglo, anticipándose a lo que ahora está pasando.
Si pasamos al terreno político de nuestro país, está claro que las propuestas independentistas se pueden considerar también utópicas, con todas las secuelas negativas que están comportando. Y para muestra un botón: tanto hablar de Perpinyà como muestra del bastión de la Catalunya Nord y ahí tenemos su alcaldía ocupada por el lepenismo más rancio.
Engels propuso como remedio de la utopía el camino de la ciencia. En nuestros días eso no implica que asumamos la tecnocracia como forma de gobernanza sino que hemos de cambiar nuestros objetivos en función de los pronósticos de los expertos dentro de una concepción muy elaborada de lo que hasta ahora se ha venido denominando política de la ciencia.
Hasta otra semana, un fuerte abrazo, Paco.

2. Del miembro de ASEC/ASIC Antonio-Francisco Ordóñez Rivero (Barcelona, 30.06.2020):

Buenos días,
En relación a lo que señala R., me parece obvio a estas alturas que el objetivo de los nacionalismos periféricos es la secesión de ESP. Lo único que los diferencia son los tiempos y las estrategias que vienen siguiendo.
Quizás a estas alturas debiéramos incidir, aún más si cabe, además de lo anterior en que las concesiones al nacionalismo periférico no suponen más que alimentar a la bestia y trasladar un problema más gordo al futuro.
El Estado (estoy hablando del Gobierno de España y de la oposición constitucionalista) debería saber llegar a un pacto que dejase como inamovibles una serie de puntos que resultan fundamentales para que nuestra nación cívica y política no deje de serlo: -ESP es la nación constitucional (sin perjuicio de reconocer, como ya hace nuestra Constitución actual, a GAL, CAT y PV como «nacionalidades» en el sentido de respetar sus lenguas, sus derechos civiles históricos, una cierta cultura derivada autóctona, etc. y su autoregulación), -el castellano (o español) es la lengua común de toda España y por lo tanto debe «convivir sin preferencias» con las lenguas cooficiales allí donde existan, -una serie de competencias deben serlo EXCLUSIVAMENTE del Estado por criterios de eficacia y eficiencia: hacienda, seguridad, justicia,.. como otras pueden serlo de las nacionalidades y regiones, pero, y aquí está el quid !!!, siempre que no entren en contradicción con las competencias superiores y exclusivas del Estado: por ejemplo, CAT puede tener la competencia exclusiva en cultura, siempre que ello no suponga una minoración o una exclusión de la cultura española en su seno (el Estado debe ser, por otra parte, garante de esto -como hasta ahora no lo ha sido-).
A ello debemos sumar que el «frente constitucionalista» debería estar unido sin fisuras en la defensa del Derecho vigente y más concretamente en la defensa de la doctrina legal del TS y de la jurisprudencia del TC. Así, por ejemplo, se pondrían en evidencia a aquellos que «groseramente» se oponen a ella: el derecho de opción lingüística corresponde a los ciudadanos no a las administraciones e igual ocurre con el derecho a la libertad de expresión. Ada Colau y Quim Torra, por ejemplo, manifiestan abiertamente lo contrario: la primera al señalar que la «lengua vehicular» del Ajuntament de Barcelona (y digo bien, porque Ayuntamiento de Barcelona NO es oficial -cosa que evidentemente es inconstitucional aunque no se haya declarado así-) es el catalán o el segundo al colgar una pancarta en el epacio público de todos con una consigna que fuera la que fuera es inconstitucional.
A partir de todo lo anterior, lo ideal sería una REFORMA CONSTITUCIONAL que revisara la Constitución para dar carta de naturaleza a un nuevo tiempo y orden: nombrar expresamente aquellas autonomías que deben considerarse nacionalidades, clarificar las competencias exclusivas evitando las concesiones que nuestra Constitución ahora permite, establecer los contrapesos que hagan imposibles las actitudes centrífugas, etc.
El problema es que para que pueda existir una reforma constitucional para que vayamos a una REPÚBLICA FEDERAL ESPAÑOLA, debemos sortear ciertos problemas actualmente irresolubles: -el sistema debe basarse en la «lealtad institucional», hoy por hoy inexistente, -la corona debe dar paso a una república por diversos motivos (no solo de equidad sino también históricos-temporales -el tiempo de la monarquía en ESP pienso está superado y solo está alargando su lenta agonía-), -el Estado debe configurar un Senado que profundice en las aportaciones de las partes (autonomías) a la configuración de la voluntad Estatal, etc.
CONCLUSIÓN: hoy por hoy no nos toca sino resistir en la trinchera, tener claro quienes son los adversarios y quienes los enemigos, tener claro que los ciudadanos de Cataluña solo vamos a paliar la situación mediante nuestra intervención directa en los asuntos públicos, que solo haciéndonos fuertes contra la desidia de los partidos políticos tradicionales por motivos contrarios al interés general podremos avanzar en la recuperación de una ciudadanía libre e igual sin supremacismos ni exclusiones.
Creo que es esto estamos todas y todos en ASEC/ASIC y en CRISOL.

Del 30 de junio:
Después de pensarlo y analizarlo, he destilado las siguientes conclusiones:
1) El Procés, tal y como lo conocemos, está concebido y dirigido de arriba a abajo.
2) No habría Procés sin la imputación de cuadros directivos del nacionalismo conservador CAT: familia Pujol, Millet, Mas, etc.
3) El Procés no tiene vuelta atrás (como bien dice Víctor Saura en una entrevista que cuelga en la web: «El independentismo ha quemado sus naves»).
4) Como consecuencia de lo anterior, entramos en una nueva fase del Procés que nadie sabe qué desenlace tendrá como siempre que se alienta a la bestia grupal (nacionalismo excluyente y supremacista).
5) El Procés se basa en mitos, leyendas, mentiras y tergiversaciones de los hechos; por lo que se configura como un populismo transversal.
Frente a lo anterior, el Procés solo puede revertirse si se revierte el statu quo actual en los ámbitos sensibles: medios de comunicación, enseñanza, mossos, ley electoral… y esto resulta, en la práctica, imposible sin la intervención del Gobierno de España con el consenso de las fuerzas constitucionalistas de las Cortes Generales.
¿Alguna objeción y/o matización?

3. De Jordi Cuevas Gemar, de Alternativa Ciudadana Progresista (Barcelona, 30 de junio):
Interesantísimo el debate, y acertado como siempre el compañero A. Especialmente importante es lo de no confundir fascismo con extrema derecha: VOX, Trump, Bolsonaro, Duterte, LePen, y los populistas de Europa del Centro-Este son extrema derecha, sin cortapisas, pero difícilmente se ajustan al patrón ideológico estricto del fascismo ni del neofascismo; oscilan más bien entre el nacionalpopulismo, el fundamentalismo religioso y el ultraneoliberalismo económico, en diferentes proporciones según los casos, con alguna vertiente proteccionista en algunos de ellos. El nazifascismo de los años veinte y treinta, y sus epígonos skinheads de los setenta y ochenta, hoy prácticamente no tienen ninguna representación en ningún sitio; lo más parecido serían, quizá, algunos de los grupúsculos internos de la CUP o de Bildu, que unen el feroz extremismo ultranacionalista con el más absoluto desprecio a las instituciones liberal-democráticas, aunque lo hagan bajo un disfraz «revolucionario»; tal como lo hacían los jonsianos de Hedilla o de Ledesma Ramos o los Camisas Pardas de Ernst Röhm en la época del fascismo clásico. Salud y República,

4. De una amiga sevillana (Dos Hermanas, 28 de junio):
¡Hola Salva!
Tu consulta requeriría algo de estudio por mi parte, reconozco que no he estado muy atento a los debates de estos meses sobre la ley trans. Desconozco completamente el contenido de esta ley. En todo caso ya en 2014 se aprobó la Ley 2/2014, de 8 de julio, integral para la no discriminación por motivos de identidad de género y reconocimiento de los derechos de las personas transexuales de Andalucía, a propuesta de IU. Es decir, la temática no es novedosa. ¿Hay algo nuevo en la actual Ley que rompa a tu juicio con lo que IU ha venido defendiendo hasta ahora? Pregunto desde la total ignorancia.
Respecto lo que me preguntas sobre el Partido feminista: en mi opinión, actualmente hay por ejemplo un debate muy interesante (y en ocasiones desgraciadamente violento) entre las posiciones de ciertos feminismos «clásicos», situados más o menos en la «tercera ola» con todos los matices del mundo (y calificadas como TERF por sus oponentes) y el mundo del feminismo queer y trans (a su vez criticado por las primeras como pseudofeminista o «caballo de Troya»). Las posiciones del feminismo tradicional español, como puedan ser Amelia Valcárcel o Celia Amorós me parecen encontrarse en la primera línea (con todos los matices del mundo y mi máximo respeto hacia ellas; ambas fueron profes mías en los Cursos de Doctorado y les tengo inmensa admiración). En el otro «lado del ring» hay trabajos de cierto interés como los de Lucas Platero y Mónica Cano (dos referentes tanto teóricos como en el activismo transfeminista), Beatriz Preciado, Rosa Mª Rodríguez Magda (que se sitúa en una vía media entre digamos, Lidia Falcón y Judith Butler o Beatriz Preciado, Jacqueline Gomes de Jesús o por supuesto la clásica Judy Butler con su libro Deshacer el género.
Quiero decir, que hay material para un debate riguroso sobre una cuestión que a mi juicio tiene mucha actualidad. Ahora bien, hacer algo de esta envergadura puede suponer tensiones, dado que es un debate que como digo es un poco violento. Lo que yo entiendo que es la idea central de la pelea viene a ser algo así como: las feministas llevamos toda la vida combatiendo el género y ahora venís los Queer y Trans a decirnos que queréis escoger un género en lugar de abolirlo. O sea, que desde la Beauvoir se viene diciendo que el género es una construcción social usada para subordinar a las mujeres bajo los hombres, y ahora llegan los trans a exigir una “identidad de género”. Y en el caso Queer con el agravante de que, de acuerdo a sus críticas, pretenderían abolir el propio concepto de «mujer» como motor central del feminismo e incluso de la existencia. Por su lado, desde el ámbito Trans se argumenta su propia existencia, y esto es incuestionable. Es cierto que el feminismo clásico no contempla la posibilidad de aspectos que, por minoritarios, no dejan de existir, como la intersexualidad. Este resumen que hago es una generalización muy muy burda.
Ahora sobre la expulsión del PFE: hace escasos meses el Partido Feminista de Lidia Falcón fue expulsado de Izquierda Unida por unos tuits tránsfobos que emitieron en su cuenta oficial de Partido. Yo vi los tuits y eran inaceptables: hablaban de “lobby gay” y negaban la condición de mujer a las trans. Ciertamente no había otro camino que una sanción grave (quizá nos propasamos pero no había más remedio).
Para que veas cómo está el patio de violento con este tema. Es un berenjenal interesante teóricamente, pero violento en la práctica.
No sé si con esto aporto alguna cosa sobre tu duda, siento no saber más.

Del 29 de junio:
Sí, a mí a priori me da un poco de vértigo también. Al fin y al cabo si se tratara simplemente de una fase en la vida del adolescente, efectivamente cabría la posibilidad de que el cambio fuera ya irreversible. En mi experiencia, sin embargo, el problema suele ser el contrario: las personas trans saben lo que quieren desde hace mucho pero acceden muy tarde al tratamiento. Claro que bien podría argüirse que la experiencia contraria no suele encontrarse precisamente por haberse regulado jurídicamente que no pudiera producirse.
Tendré que detenerme mejor sobre estas cuestiones.

Del 27 de junio:
Solo digo obviedades sin base rigurosa. Quizá pueda interesarte la asociación Chrisalys, de padres y madres de menores trans. A mí me ayudaron a visibilizar algunos problemas que nunca había percibido. Su web es: https://chrysallis.org.es/

[El proceso no se inició con la sentencia del Estatuto en 2010 (después, CiU y PP pactaron sin ningún problema en Madrid y Barcelona). La causa fue la imputación judicial por el caso de las ITV del príncipe heredero de la dinastía Pujol a la presidencia de la Generalitat. Con esto empezó todo]

4. Del profesor jubilado Angel Martínez Ciriano (Barcelona, 27 de junio):
Hace unos días expresé mi desconocimiento sobre la Ley Trans Estatal, que pretende aprobarse próximamente, y sobre todo el debate que está generando el texto que, entre otros derechos, recoge el reconocimiento del derecho a la libre autodeterminación de las personas trans. Hoy he de añadir a mi escaso conocimiento una enorme pereza mental para, por mí solo, llegar mucho más lejos. Y, probablemente, muchos de vosotros y vosotras me comprenderéis y aun empatizaréis conmigo por lo que cuento a continuación.
Así que, como nada de lo humano me es ajeno, me zambullo en el tema con la mejor de mis voluntades, y en mi primera incursión considero oportuno comenzar  por recopilar y conocer los conceptos manejados. Y es en el momento en que localizo una guía de conceptos recomendados por la FELGTB (que os incluyo aquí) cuando desfallezco y digo me aparto, no puedo más y aquí me quedo.
Sin embargo, no siéndome ajeno -como digo- nada de lo que está ocurriendo, no sabéis cómo agradecería que alguien de vosotros o vosotras me/nos proporcionara una explicación sencilla pero clara sobre los efectos prácticos de esta ley, algo así como un pequeño argumentario para la charla en la barra del vemú a la una o para la sobremesa con un cuñado sensato y nada pedante.
Por ejemplo (para aprender), y a partir del también ejemplo de la oveja (indiferente -supuestamente- que sea churra o merina) que puso Adrià (dejo enlace también para su mejor comprensión). Hoy, antes de la aprobación de la ley, ¿cuál es la realidad de Stavros Milos, pastor enamorado de su oveja? ¿Entra Stavros Milos en alguna categoría de las incluidas en la guía adjunta o habría que añadir una nueva categoría? Una vez aprobada la ley, ¿cómo cambia la realidad práctica y jurídica del señor Milos? ¿Tiene algún efecto en el resto de la sociedad además de ser reconocidos no sé exactamente qué derechos del señor Stavros Milos?
Dicho todo lo dicho, pido mis disculpas por si estoy incluyendo al pastor Stavros Milos en una categoría que no le corresponde. Afirmo que es consecuencia de mi ignorancia y de cierta dificultad para asimilar y aprehender toda esta diversidad, nunca de mi mala fe.
https://youtu.be/bWFkGyRX76E
Esta es una guía de conceptos —muchos de ellos aún no aceptados por la Real Academia Española (RAE), pero sí recomendados por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB)— para hablar sobre la diversidad:
Agénero: Persona sin género y que no se identifica con ninguno.

Asexual: Persona que no se siente atraída sexualmente por ningún otro sexo.

Bifobia: Aversión a la sexualidad o a las personas bisexuales, a quienes lo parecen o defienden.
Binarismo de género: Hace referencia a las formas tradicionales, llamadas también binarias, de énero: hombre y mujer.

Bisexual: Orientación sexual de quienes sienten atracción romántica, afectiva o sexual por más de un género sea el suyo propio o diferente.

Cisgénero: Persona cuyo género coincide con su sexo biológico asignado al nacer.
Cisheteropatriarcado: Referente a la organización social en la que solo prevalece el criterio del hombre y siempre que sea heterosexual y cisgénero.

Cisheteronormatividad: Conjunto de creencias e ideas asimiladas a lo heterosexual y cisgénero, cuyo arraigo produce un tipo de opresión sobre estos colectivos.

Demisexualidad: Persona que solo se siente atraída por aquellas personas con las que previamente ha establecido vínculos emocionales.

Disforia de género: Expresión médica que describe la discrepancia de una persona con el sexo/género asignado al nacer.

Drag king: Mujer que se viste y maquilla como hombre, con intenciones cómicas, satíricas o dramáticas para actuar en espectáculos.

Drag queen: Hombre que se viste y maquilla de mujer, con intenciones cómicas, satíricas o dramáticas para actuar en espectáculos.

Expresión de género: Representación física del género, que puede o no coincidir con la identidad de género.
Gay: Hombre que siente atracción sexual y afectiva por otros hombres.

Género: Conjunto de características de origen cultural relativas a patrones de comportamiento y de identidad sobre la base de las cuales se establece socialmente la distinción entre hombres y mujeres.

Género fluido: Persona que no se identifica con una única identidad de género, sino que va fluyendo entre ellas.
Género no binario o genderqueer: Término que engloba a todas aquellas identidades de género que van más allá de hombre o mujer; también llamada cisnormatividad.

Heterosexual: Persona que siente atracción sexual y afectiva por personas del otro sexo.

Homoparentalidad (homomaternidad-homopaternidad): Relación existente entre dos madres lesbianas o dos padres gais y sus hijos e hijas derivada de la relación jurídica que comporta la filiación.

Homosexual: Persona que se siente atraída por el mismo sexo.

Homofobia: Aversión a la homosexualidad o a las personas homosexuales, a quienes lo parecen o las defienden.

Identidad de género: Hace referencia a la percepción que un sujeto tiene sobre su propio género, sin tener en cuenta cuál es su sexo biológico.

Intersexual: Que presenta características físicas de ambos sexos, masculino y femenino.

Lesbiana: Mujer que siente atracción sexual y afectiva por otras mujeres.

Lesbofobia: Aversión al lesbianismo o a las mujeres lesbianas, a quienes lo parecen o las defienden.
LGTBIQ+: Siglas de los términos lesbiana, gay, trans, bisexual, intersexual y queer, a las que se añade el signo + para aludir al resto de diversidades sexuales y de género.

Orientación sexual: Se refiere a la atracción afectiva y sexual que las personas sentimos por otras personas. En virtud de la orientación podemos hablar de heterosexualidad, homosexualidad, bisexualidad, asexualidad, pansexualidad, demisexualidad…

Pangénero: Persona que se identifica con todos los géneros simultáneamente.

Pansexual: Persona que se siente atraída por todos los sexos y géneros.

Queer: Persona que no es heterosexual o cisgénero. Rechaza ser clasificada por sus prácticas sexuales o su género para no limitar su experiencia como persona.

Serofobia: Discriminación basada en el miedo irracional hacia las personas que tienen VIH.

Sexo de asignación: Sexo que se asigna a las personas al nacer por la mera observación de sus genitales y en virtud del cual se le presupone una identidad de género.

Transgénero: Persona cuyo género no coincide con su sexo biológico asignado al nacer, con independencia de que se someta a algún tratamiento.

Transexual: Persona que se ha sometido a un tratamiento hormonal o a una cirugía de reasimilación de sexo para obtener la apariencia física del sexo opuesto.

Transfobia: Aversión a las realidades trans o a las personas trans (transexuales, transgéneros, travestis), a quienes lo parecen o las defienden.

Travestido/a: Persona que disfruta adquiriendo de forma eventual la apariencia física del sexo opuesto.

Del 30 de junio:
Agradezco tus palabras, Miguel, y sobre todo me alegra que hayas captado el tono del texto.
La verdad es que intenté acercarme al tema movido por diversas razones (incluidas las lingüísticas), como lo hice en otros momentos sobre las cuestiones de sexismo lingüístico, género gramatical y sexo. Pero cuando me tropecé con esa lista, no sé qué me produjo más perplejidad, si la profundidad metafísica a la que aludes o el pensar que mi confinamiento no ha sido de tres meses, sino que yo debo de llevar años en un estado de confinamiento personal (idiotez, en su significado etimológico) que me ha impedido prestar atención a tanta diversidad que nos rodea. Ya ves, yo enredado, en mi idiotez, con el género gramatical, diferenciando entre charca y charco, pero que no ocurre lo mismo con idiota (no tenemos la palabra idioto), y por ahí fuera todo un festival de prefijos, sufijos e infijos adheridos a lexemas que revientan y trascienden géneros, números, casos, personas, tiempos, modos, aspectos y voces (también los y las gramaticales).
Si no luz, al menos que no falte un poco de humor.

5. De Ernesto Gómez de la Hera (Barcelona, 26 de junio):
Hola Salvador: Hoy he leído tu crónica semanal, con el interés de siempre y hay algo que me ha llamado la atención hasta el punto de decidirme a enviarte este comentario. Naturalmente hay cosas de más enjundia e importancia, pero esto, repito, ha captado más mi atención.
Se trata del viejo artículo (2009) de Rafael Poch, que viene a cuento de ese presunto interés por los «condenados de la tierra» que parece haberse puesto de moda. Aunque por los términos que utilizo te resultará obvio que yo no veo que de ello vaya a derivarse algún avance para la libertad y la igualdad. Pero esto lo dejo para otra vez.
Lo que ha despertado mi interés ha sido una nota muy puntual del escrito. Una nota que es secundaria dentro del argumento del artículo de Poch, pero que me asombra que se describa con cierto aire de sorpresa: Me refiero al comentario de que Churchill no dedicó ni una frase, en los seis tomos de su historia de la IIGM, a la gran hambruna de Bengala.
Yo, en cambio, opino que es natural que no lo mencionara. Esos seis tomos podrían describirse, en realidad, como «Las heroicas hazañas de W. Ch. en el escenario mundial y su papel central en la Victoria aliada en la IIGM». Tratándose de esto es evidente que no convenía mencionar para nada lo ocurrido en Bengala, pues Churchill era perfectamente consciente de la tremenda mortandad que desencadenó el hambre («starvation» es el término acuñado en inglés) y de que, cuando el Secretario de Estado para la India de su Gobierno (Amery) le propuso hacer algo en plena hambruna, él (Churchill) contestó que eso sería darle demasiada importancia y como pedir perdón. Es decir, afortunadamente todos los muertos eran de tercera. Algo que responde totalmente al carácter de Churchill: un sempiterno imperialista que se vanagloriaba de haber nacido en el palacio de Blenheim.
Puede que algunos encuentren en esto motivo suficiente para «contextualizar» a Churchill, como se dice ahora. Pero si queremos contextualizar a Churchill de verdad, junto a esto y a otras muchas cosas, habrá que recordar que en la última semana de mayo de 1940, con la mayoría de su partido conspirando contra él, fue la persona que se mantuvo firme contra Hitler. Y aunque lo hizo sobre todo para defender el Imperio Británico, a la vez también salvaguardó un futuro mejor para todos.
Saludos cordiales y espero que pronto podamos vernos en persona.

6. Del profesor Andrés Martínez Lorca (Madrid, 28 de junio):
Las declaraciones de los mercenarios detenidos y las propias fuentes periodísticas norteamericanas confirman lo que era un secreto a voces: el golpista Leopoldo López, verdadero líder de la trama golpista de la oposición venezolana, ha coordinado el ataque marítimo a Venezuela desde la embajada de España en Caracas donde está alojado hace más de un año en calidad de «huésped» o «invitado», según los diplomáticos españoles siempre tan hospitalarios y protectores en estos casos.
¿Qué hace la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ante este escándalo?
¿Hay que bajar la cabeza y obedecer en silencio lo que ordene Donald Trump?
¿Qué haría el gobierno español si se produjeran ataques semejantes planificados desde la embajada de un tercer país por un opositor golpista?
Venezuela: Incursión marítima se planificó en embajada de España | HISPANTV

7. Del historiador José Luis Martín Ramos (Barcelona, 27 de junio):
Eso es una invención absoluta [https://www.lavanguardia.com/opinion/20200626/481953049813/guerras-civiles.html?utm_term=botones_sociales_app&utm_source=social-otros&utm_medium=social]. La gran y amplia mayoría de los vencedores se consideraron vencedores. Muchos de ellos hasta el final de sus vidas. Y no consideraron que tuvieran que arrepentirse de haber matado al anticristo, aunque los que tenían un mayor sentido moral lamentaron que también muriesen inocentes. Esa es mi experiencia de retoño de una familia fascista, falangista o requeté según los matrimonios. Los que no se sintieron vencedores fueron algunos de los que se sublevaron por oportunismo de clase, por ejemplo los nacionalistas catalanes y vascos no republicanos, regionalistas o carlistas, como Cambó; o por oportunismo monárquico, los Senillosa; y no se sintieron vencedores porque no consiguieron el botín que querían. Y tampoco se sintieron vencedores todos los hijos de los vencedores: los Pradera, por ejemplo.
Esa imagen del remordimiento es edulcorada, falsa; que olvida que el buen católico hunde el remordimiento en la absolución y los guerreros de la cruzada tenían la absolución de entrada. No es como el clérigo protestante de Bergmann, en Los Comulgantes, que no puede acudir a la absolución y ante el “ silencio de Dios” se revuelve entre el remordimiento de todas las culpas

Del 28 de junio:
Estos son los temas que le gustan a Zarzalejos [https://www.elperiodico.com/es/politica/20200627/partit-nacionalista-catalunya-jovenes-turcos-articulo-jose-antonio-zarzalejos-8016403], el de los políticos “templados”. Esta bien el análisis… y la pulla al muy oportunista Albert Batlle, ex-PSC, ex- cargo de confianza de CDC, democristiano converso y ahora pretendiente a aglutinar lo que quede entre el PSC y el procesismo; algo a la medida de su ambición pero no a la de sus capacidades… ni su nada sutil trayectoria. Marta Pascal y Carles Campuzano tienen el pedigrí de coherencia que se pide para estos asuntos.
Como dijo Salva, no los votaré nunca pero espero que les vaya bien.

Del 30 de junio:
Para mí es grave que el neofascismo esté triunfando en Perpignan y tenga recorrido en el sur de Francia. Y me da la impresión que la aventura pancatalanista lo que ha hecho precisamente es llenar la mochila del lepenismo.

8. Del filósofo Miguel Candel (Barcelona, 25 de junio):
Puedo asegurar y aseguro que las compañeras del PCE-IU que conozco, no precisamente antifeministas, están que trinan con esa ley, que socava por completo todos los avances de la lucha por la igualdad de sexos mediante el «hábil» expediente de negar la existencia real de los sexos. Se inserta de lleno en la peor filosofía posmodernista según la cual todo es subjetividad y construcción social. Idealismo llevado a su grado máximo de aberración. Si Hegel levantara la cabeza, los correría a golpetazos de edición en tapa dura, forrada en cuero y en tamaño cuarto de pliego, de «La fenomenología del espíritu». Necios insensatos.

Del 26 de junio:
Mira qué bonitas frases de Whitehead («Proceso y realidad»):
1. Si queremos un registro de experiencia no interpretada, debemos pedirle a una piedra que registre su autobiografía.
2. La filosofía es la autocorrección por la conciencia de sus propios excesos iniciales de subjetividad.

También del 26 de junio:
Doce leyes en ocho comunidades recogen ya la autodeterminación de género que cuestiona ahora una parte del PSOE”. Desde 2009, doce comunidades autónomas han aprobado leyes LGTBIQ+ y la mayoría recoge entre sus principios la autodeterminación de género. La primera ley autonómica que lo incluye en España fue aprobada por el Gobierno del PSOE e IU en Andalucía en 2014. El argumentario transexcluyente de una parte del PSOE ha puesto en alerta a colectivos trans, que anuncian movilizaciones.
Pues peor para las leyes. Si se puede cambiar la Constitución, con más razón se pueden cambiar las leyes (legalmente).

Del 29 de junio:
Querido Ángel:
Este espécimen cisgénero nada, pero nada, oiga, «queer» (es decir, anclado en el Pérmico anterior a la gran extinción), agradece sobremanera tu esfuerzo por arrojar luz (yo arrojaría otra cosa) sobre el tema. El maravilloso léxico que nos envías merece sin duda incorporarse al libro Delta de la Metafísica de Aris (-tóteles), pues su profundidad metafísica trasciende las fronteras del entendimiento humano.
Sé que sus redactores no precisan lecciones de nadie (suficientes maestros tienen ya al otro lado del Atlántico, allá por donde acaba el Canadá y empieza México, aquel gran país expropiado a cuatro indios ignorantes, que no sabían aprovecharlo, por unos piadosos y puros cisheteropatriarcas presuntamente asexuales vestidos de negro que, cansados de quemar brujas en Europa, habían decidido ver qué otras variedades de gente impía podían quemar en el Nuevo Mundo). Mas oso, sin embargo, hacer una humilde observación: el término «homofobia», atendiendo con rigor a la etimología de los elementos léxicos de origen helénico que lo componen, significa, literalmente, «odio a los semejantes», no lo que la FELGTB+ dice que significa. Quizá querían decir «homosexofobia», pero debido a la profunda alergia a los polisílabos que parece afectar a los descendientes de los pasajeros del Mayflower, decidieron los grandes maestres trans (-atlánticos) de la secta acortar el palabro en un un par de sílabas, con los deletéreos efectos semánticos arriba señalados.
Lo cual no empece para que Ángel  todo aquel que tenga humor para ello siga arrojando luz (o lo que sea) sobre tan apasionante tema.
MCS (no confundir con aquel «bastardo» llamado Miguel de Cervantes Saavedra)

Del 29 de junio:
No son pocos los expertos que dicen que la reducción de la diversidad biológica facilita el salto a los humanos de ciertos gérmenes habituales en los animales. Resulta verosímil, pero también es verdad que hay discursos en esa línea que recuerdan un poco el mito bíblico de Sodoma y Gomorra o el de las plagas de Egipto, por no hablar del del pecado original. Parece que no podemos vivir sin culpables, todo antes que aceptar que respecto de la naturaleza no sabemos de la misa la mitad y que la vida, como dice Hobbes, es «cruel, brutish, and short».

Del 1 de julio:
¿Libre elección de especie? No tan inimaginable: me han hablado de un tipo (o tipa, o tipe), supongo que norteamericano (del lado Norte de Río Grande), que afirma ser un gato y como tal exige ser reconocido. ¡Miau!
Un día de estos saldrá en «Crónica Popular» un artículo mío sobre el tema, aunque enmarcado en un planteamiento filosófico más amplio de crítica del neoidealismo posmoderno. Diga lo que diga Clara Serra, gran parte de las propuestas radicales en este terreno son neoliberalismo puro, ideología que no se reduce ni mucho menos a la esfera económico-financiera. Lo cual no nos ahorra el esfuerzo de distinguir los múltiples casos y variantes del asunto, pues entre toda esa faramalla hay, sin duda, ideas y reivindicaciones legítimas. Adelanto, sin embargo, que mientras la Sanidad Pública no cubra más ampliamente los gastos en odontología, por ejemplo, el cambio de sexo se lo habrá de pagar de su bolsillo quien quiera darse ese gustazo.

9. De la historiadora María Cruz Santos Santos (Barcelona, 30 de junio):
Habíamos quedado en que sé poco del fascismo.
Sí, siempre me he preocupado por todo eso que dices J. Yo no soy de filosofar, ya lo sabéis y no me voy a poner a citar a Gramsci. Para mí está claro que lo que el pueblo quiere es poder desayunar por la mañana. En 1919 se fundaron los Sindicatos Libres a la sombra del Gobierno civil y la patronal. Anduvieron a tiros con la CNT y reventaron huelgas. al llegar la Dictadura curiosamente no son organizaciones dóciles, presentan reivindicaciones, mientras la CNT, envuelta en la bandera de los principios -solo es aceptable la «acción directa»- pasa a la clandestinidad y deja de plantear reivindicaciones. Los Sindicatos Libres se llenaron de cenetistas, que, bien es verdad, volvieron al redil al proclamarse la República. La mayoría de personas lo que anhelan es el café de la mañana y la cerveza de la tarde. Y ya no las juzgo, bastante duro es vivir.
Lo que pasa es que no me había preocupado era de los protagonistas, que si Mussolini, que si Ciano, los famosos Cuadernos de Ciano, que tendría que haber leído… poco más. «Saló» de Passolini pero eso es una metáfora, grandiosa pero metáfora. De repente me encuentro con el nombre de unos de los fundadores de la «Unione Sindicale Italiana» como casi fundador de los fascios. Es el nombre que más me ha zarandeado. La USI se niega a reconocer a los soviets, fundarán la IWAM, son los anti-fascistas más que los socialistas. No es el único, hay muchos más. ¡Qué derrumbe es ese!
Por otro lado hay un grupito de historiadores de la CNT, demasiado «creyentes», hay que separarse de lo que estudias para poder ser objetivo. Más bien son «pestañistas». Cualquier día de estos me lo canonizan. Andan muy ofendidos porque José Antonio se entrevistó con Pestaña y, parece ser, que estos revisionistas escorados a la derecha, siguen reivindicando a Pestaña como falangista, puro invento. A mí me hacía un poco de gracia porque además también se entrevistó con Martínez Prieto, Largo Caballero… Al final Falange cayó donde tenía que caer. Lo que pasa es que esto me replantea algunas cosas y éstas son que la línea entre sindicalismo y FE o fascismo es muy tenue. Lo que no quiere decir que por eso deje de ser determinante, caer de un lado o del otro separa miríadas de años luz.
Bueno, en esto me entretengo mientras otros hablan de mascarillas.

Del 1 de julio:
La prostitución, como tantas cosas, es muy difícil. Si decimos «prostitución» y nada más, a mí me parece terrible. La lista de razones por las que me lo parece es muy larga, sobre todo porque se finje uno de los sentimientos por los que más vale la pena vivir, claro que también está aquello de ¿por qué le llaman amor cuando quieren decir sexo? Es cierto que existe una humillación de la persona pero, por otra parte, casi siempre hay momentos de humillación en cualquier profesión.
Creo que lo peor de la prostitución es que facilita la esclavización y el abuso de la persona que se prostituye. Claro que también existen, y así lo declaran, personas que les gusta prostituirse. No sé si hay que prohibirla en este caso. Me pasa como a J., que no sé nada de todas estas polémicas. El artículo [Clara Serra, https://www.sinpermiso.info/textos/que-esta-pasando-en-el-feminismo-espanol] creo que es confuso, no solo para los no iniciados, creo que mezcla muchos aspectos que ciertamente están relacionados pero no son exactamente lo mismo. De alguna manera confunde prostitución con transexualidad, no digo que sean lo mismo, mejor dicho, no son lo mismo y de ahí que no acabe de entender qué reivindica.
En algún momento parece defender aquello de que uno es del sexo que se siente. A mí, personalmente, me parece terriblemente peligroso cuando hay cirurgía por en medio y una gran equivocación en personas menores de edad. Pienso que es una de esas cosas que, con la mejor intención, puede provocar grandes desgracias porque convertirte en trans es demasiado irreversible. No sé si hay un seguimiento de quienes han dado el paso y si se han arrepentido posteriormente.

También del 1 de julio:
Reconozco que me pilla muy «out» y que debo vivir en un mundo cerrado. Lo que me extraña es que [Rabell] recurra a la autoridad de la OMS para decidir lo que se ve nada más nacer. Me choca, como me sorprende en el artículo de Clara [Serra], que parece confundir transexualidad con lo que en mi tiempo era las «Queens», que por cierto no necesitaban recurrir a la cirugía. Solo ayer se hablaba de una Mosso de Esquadra, trans, que recientemente se ha reintegrado en su puesto, en otro destino porque sufría mobbing por parte de sus compañeros por su condición. Luego no todo trans se pone minifalda plateada, pestañas postizas y se gasta cada día media barra de pintalabios.
También Clara, esta mañana no lo dije, pienso que al final acaba diciendo algo que no quería porque intenta decir muchas cosas en poco espacio. Al final parece como si todo «trans» ejerciera la prostitución. No sé, seguro que la confusa soy yo porque no sigo el tema pero desconfío de cosas que no parecen evidentes. Me reafirmo en que es un error hacer algo tan definitivo cuando se es muy joven. La adolescencia es tiempo de experimentar, de cambio, de no aclararse, de disgusto con uno mismo y de deseo de ser aceptado, de deseo de ser aceptado. Es fácil inducir a una joven o un joven -algo que tampoco se dice claramente, parece que solo los hombres sufran en su cuerpo- a convencerlo de que nació «en el cuerpo equivocado» (aquí haría un chiste pero me reprimo), no por interés, no con mala intención pero al final se puede empujar a un error que, insisto, es irreparable. No es como una relación que sale mal o una experiencia que deja mal gusto. Ahí, te quedas.

10. Del poeta y novelista Ricardo Rodríguez (Leganés, 30 de junio) (estrofas finales de “Las palabras debidas. Elegía”):

Porque te fuiste

llevándote los pasos de nuestra madurez

y un insoportable grumo de dolor,

como siempre,

porque el dolor fue siempre lo único que nos hurtaste.

Te fuiste

sin que pudiésemos hablar

sobre las miles de cosas que nos quedaban pendientes:

tantos errores que aún me debías reprochar.

Te marchaste como viniste al mundo,

sin molestar,

en tiempo de truenos y ofuscación,

igual que viviste,

guardando a todos

y sin pedir que a ti nadie te guardara.

Demasiada bondad,

en silencio, en soledad,

sin perturbar ni al aire que te envolvía.

Y así

¡maldita sea!

no hay derecho.

No habrá de cicatrizar

-qué bien lo sé-

y aunque al final cicatrizara

la herida abierta por tu ausencia

o quedase como recuerdo o remanso triste

con cuyo peso,

después de todo,

se sobrevive,

seguirá sin haber derecho

¿sabes?

y yo continuaré debiéndote la vida.