La desafinada y casina aria de los tres tenores .Cat

Páginas de la herida
La desafinada y cansina aria de los tres tenores .Cat

Para Diego Moreno Ramos, in memoriam et ad honorem. Por su ejemplo, por su honestidad.

Lo he explicado otras veces, Torra ha sido el décimo presidente de la Generalitat, institución que, nombre aparte, nace en abril de 1931. La Generalitat, denominación de un sistema político contemporáneo de autogobierno autonómico que incluye ejecutivo y legislativo elegidos democráticamente, no tiene en absoluto nada que ver con la Generalitat medieval y moderna. Pretender una línea de continuidad es una proyección nacionalista para reforzar una interpretación ideológica de la historia.
Tan absurdo, como si en la lista del senado italiano incluyeron a los senadores de la Roma antigua.
José Luis Martín Ramos (2020)

Una nota de Carlos Jiménez Villarejo cierra esta página.
«La vida sigue igual”, cantaba Iglesias (Julio) hace muchos, muchos años. Un disparate conservador y poco dialéctico en mi opinión de joven… Pero tal vez don JI tuviera algo de razón.
Tras el triunfo de Nadal el pasado domingo en Roland Garrós, Rufián tuiteó: “En este 2020 se agradece algo inalterable. A seguir haciendo historia @RafaelNadal”. ¡Seguir haciendo historia…! Uff, de acuerdo, excesivo, ¡estamos cansados de tanta ‘historia’! Pero siendo un pelín generosos, sin usar el microscopio electrónico crítico esta vez, ¿está tan mal el comentario? ¿Lo pasamos por alto y ya está?

Pues no, ni por esas. Desde posiciones alejadas del nacional-secesionismo se escribieron comentarios del siguiente tenor: “zampabollos”, “golpista”, “bufoncete”, “es la antítesis tuya”, “gordopilo”, “garrapata”. Desde posiciones nacionalistas .Cat, y en mayor número y variedad, ”idiota”, “absurd”, “imbècil”, “tontaina”, “ñordo desgraciat”, “miserable”, “tonto del cul”, “macarra”, “piltrafa mental”, “ultraespanyolista”, “escòria humana”, “immundícia humana”, “llepaculs [lameculos]”.
Como pudo comprobar Rufián (que debería tomar nota: para muchos de los ‘suyos’, él no es de los suyos; es y seguirá siendo un ñordo de nacimiento, de habla y de ubicación social), en este 2020 hay otras cosas también inalterables: ¡los tuits a cara de perro!
Vayamos ahora a los tenores .Cat., otro nudo inalterable.

Algunas discográficas hicieron su agosto y no siempre la excelencia artística se ubicaba en el lugar más destacado, pero aquellos archiconocidos tres tenores (entre ellos un catalán, Josep Carreras) cantaban bien (¡muy bien!) y no repetían una y otra vez la misma aria.
Los tres tenores .Cat -Puigdemont, Mas, Torra- son otra cosa. Recuerdan el misterio de la Santísima Trinidad: tres (aspirantes a) “divinidades” distintas, incluso de dos formaciones políticas “enfrentadas” (por el momento), y un solo Dios –independència, independència, independència- verdadero. Se repiten cansinamente, no hay apenas variaciones: la misma aria desafinada e irresponsable, el eterno retorno de lo mil veces dicho y repetido.
El espectáculo, la performance, que montaron en Perpignan el pasado 9 de octubre (el día que el Jefe del Estado visitó Barcelona) es un ejemplo de este decir y repetir y repetir. ¿Cuál fue el mensaje? Que España, el Estado español, Madrid, los Borbones, los jueces, los fiscales, la policía, el gobierno, “los españoles todos” no cesan en su represión. Que la única solución verdadera “para la libertad del pueblo de Cataluña” es la independencia que ellos representan y defienden mejor que nadie. Que no hay otra, que no hay más, y que hay que seguir por el camino emprendido. Més lluny, molt més lluny!
Mas llegó a decir, con todo el rostro (que es mucho en su caso), que “los tres fuimos elegidos legalmente y democráticamente. Los tres hemos cumplido los mandatos de los ciudadanos recibidos en las urnas y el Parlament y los tres hemos sufrido o sufriremos persecución judicial o económica.” ¿Lo suyo fue persecución o fue más bien otra cosa? ¿Mandatos de los ciudadanos recibidos en las urnas? ¿El mandato de incumplir leyes y normas? ¿El mandato de menospreciar a más de la mitad de los ciudadanos de Cataluña? ¿Estos son los mandatos que recibió el ex presidente que se mofó en sede parlamentaria de los niños gallegos y andaluces por su forma de hablar castellano?
Refiriéndose a Felipe VI, Puigdemont habló del rey “que ha intentado perjudicar a los catalanes, que ha alentado la fuga de empresas y que alentó la represión de octubre de 2017”. No es que uno sea un felipista borbónico reconvertido, muy pero que muy lejos de esa opción, pero ¿a qué catalanes ha perjudicado directamente Felipe VI en cuanto a catalanes? ¿Qué represión alentó en 2017? ¿Felipe VI ordenó las actuaciones de los jueces y del gobierno Rajoy? ¿Las empresas que huyeron de .Cat consultaron al Jefe del Estado antes de tomar su decisión?
Torra, por su parte, llegó a hablar de causa general del estado contra el independentismo. ¡Causa general del Estado! ¿Sabrá Torra realmente lo que fue la Causa general del fascismo, impulsada -le recuerdo- por el ministro de (in)Justicia franquista don Eduardo Aunós, un catalán por cierto, el 26 de abril de 1940 contra “la dominación roja”? ¿Por qué comparan lo que no es comparable? ¿Para ir de mártires y antifascistas y hacer lo que les viene en gana? ¡Y lo dice él, precisamente él, el de las bestias con rostro humano, el que insultó a muchos ciudadanos-trabajadores que han luchado mil veces más que él y que probablemente, en algunos casos, fueran hijos o nietos de personas represaliadas por la verdadera Causa general fascista!
Los falsos tenores leyeron finalmente un manifiesto en inglés, francés y catalán (no en castellano que ¡es un idioma de fachas, axioma común de los nacionalismos .Cat!) en el que denunciaban “el conflicto político con el Estado español por querer ejercer el derecho de autodeterminación”. Lo hicieron, como decía, en tierras francesas, en Perpignan. ¿Por qué no pidieron de paso al Estado francés que les permitiera ejercer ese falso derecho (en su caso) en la que llaman “Catalunya Nord”? ¿No hay “conflicto político” en este caso?
Así, pues, la vida sigue igual para los tenores y el nacional-secesionismo. Pero están introduciendo, eso sí, alguna variante en la que conviene reparar: las elecciones de 2021, afirman una y otra vez (y no solo son sus voces de mando), tienen que ser plebiscitarias y tienen que demostrar a la opinión pública internacional que el número de votantes favorables a la independencia es superior a los votos de “los otros”.
Olvidan, sin olvidar, cosas esenciales: que las elecciones de febrero de 2021 serán elecciones para constituir el Parlamento autonómico de Cataluña; que no existen elecciones plebiscitarias cuenten lo que cuenten y digan lo que digan; que ellos no son nadie para cambiar las reglas del juego (¡otra vez!); que ya fueron derrotados en las elecciones autonómicas de 2015, elecciones que ellos mismos intentaron convertir en plebiscitarias; que un asunto tan nimio en comparación con la formación de un nuevo muro-Estado como la aprobación de una nueva ley electoral exige el apoyo de cuando menos los ⅔ de los diputados, no del 50% (+ 1 voto) de los participantes (que no del censo). Etc. etc.
Por si tuviéramos alguna duda de las finalidades de su ‘discurso’, este es el titular de una entrevista reciente a Elsa Artadi, una de las políticas profesionales más fieles a Puigdemont y a los sectores hiperventilados del nacional-secesionismo: “Buscamos las grietas para hacer más débil al Estado” (https://elpais.com/espana/2020-10-10/elsa-artadi-buscamos-las-grietas-para-hacer-mas-debil-al-estado.html). De eso se trata, de debilitar al Estado desde posiciones neoliberal-secesionistas. Lo fundamental es montar pollos a España, sin calibrar consecuencias: ¡cuanto, tanto mejor! (“Obsesión adolescente y falsamente revolucionario”: así se expresó Manuel Sacristán en una conferencia de 1983 con la que inaugur peor ó el curso en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona): “Algunos atisbos políticos-ecológicos de Marx”).
¿Qué sectores sociales, a día de hoy y en nuestras difíciles circunstancias, podrían salir más perjudicados de este debilitamiento del Estado? Elemental querido Watson: ni la señora Artadi, ni los sectores sociales que representa, sino los sectores más desfavorecidos de nuestra sociedad a los que acechan mil demonios, diez mil preocupaciones y un millón de inseguridades.
En la nueva-vieja apuesta nacionalista se da por supuesto que en las próximas elecciones, dada la situación que probablemente vivamos, la movilización de los sectores no secesionistas será menor, que hay que sacar partido de su desmovilización, que los suyos son más fieles, que hay que aprovechar los malos momentos del adversario-enemigo, que ellos tienen mejores condiciones socioeconómicas, más tiempo y están más organizados, que ya han encontrado un motivo para movilizar a sus seguidores: Ara és la nostra!
La cosa, digan lo que digan, no va de plebiscitos pero no estaría nada mal darles de nuevo una lección. No hay senderos prefijados ni resultados predeterminados. También nosotros debemos y podemos movilizarnos, y podemos seguir plantando cara. Una consigna para ello: ¡estamos hasta aquí, del COVID, de las injusticias, de las desigualdades, de las exclusiones… y del nacional-secesionismo destructor!

Sugerencias
1. De amigos y compañeros (Pandemia, Elecciones, India, Filipinas, etc; José Luis Martín Ramos, Joaquín Miras, Adrià Casinos, Antonio Navas, Alfredo Caro Maldonado, Carlos Valmaseda, Jaime Ramajo): http://slopezarnal.com/sobre-elecciones-pandemia-india-filipinas-extremadura-y-la-peticion-de-perdones/#more-1406
2. Joaquim Coll, “La trampa del 50%” https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/trampa-50_392475_102.html
3. Jordi Amat, “Acertar con el diagnóstico”. https://www.lavanguardia.com/opinion/20201008/483925635197/acertar-con-el-diagnostico.html
4. Luis Caldeiro, “8 de octubre de 2017.” https://www.eltriangle.eu/es/opinion/8-de-octubre-de-2017_107549_102.html
5. 1. Blanca Cía, “Badia del Vallès, Salt, Torres de Segre y Batea, a la cola de renta per cápita en Cataluña.” https://elpais.com/espana/catalunya/2020-10-07/badia-del-valles-salt-torres-del-segre-y-batea-a-la-cola-de-renta-per-capita.html 5.2. Ricard López, “El independentismo triunfa en los municipios más ricos de Cataluña.” JxCat, ERC y la CUP sumaron la mayoría de los sufragios en siete de las diez poblaciones con mayor renta media de la comunidad en las pasadas elecciones municipales y generales de 2019. https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/independentismo-triunfa-municipios-mas-ricos-cataluna_393654_102.html
6. Lluís Rabell, “El precio de la pólvora” https://lluisrabell.com/2020/10/10/el-precio-de-la-polvora/
7. Francesc Valls, “Promesas, hechos y desobediencias.” El ‘procés’ ha lanzado al independentismo a apoyar en Cataluña una legislación social progresista, que utiliza como reclamo político pero no desarrolla. https://elpais.com/espana/catalunya/2020-10-10/promesas-hechos-y-desobediencias.html
8. Marcos Ondarra entrevista a Adolf Tobeña: «Vox es el regalo envenenado que el secesionismo catalán ha hecho a España» https://www.elespanol.com/espana/politica/20201012/adolf-tobena-vox-envenenado-secesionismo-catalan-espana/527447653_0.html
9. Marcos Lamelas, “Puigdemont amenaza con retirarse de la campaña si Borràs insiste en ser candidata”. https://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2020-10-13/puigdemont-amenza-retirarse-campana-borras-candidata_2783891/
10. A. Fernández, “Puestos clave y sueldos astronómicos: los ‘cachorros’ de Puigdemont llegan al Govern.” https://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2020-10-10/talibanes-generacion-administracion-catalana_2784127/

La nota de Carlos Jiménez Villarejo:
A propósito de la obra sobre el «Guti» L’optimisme de la voluntat
Acaba de publicarse una obra sobre el dirigente histórico del PSUC A.Gutiérrez Diaz. Reconocemos el valor y la necesidad de la misma, que actualiza la gran obra política que llevó a cabo, singularmente en la Transición de la dictadura a la democracia. Pero la obra omite una parte esencial -y excepcional- de su actividad politica durante el franquismo. El «Guti» impulsó y coordinó la constitución en 1968 de una célula comunista en el seno del Poder Judicial, es decir, integrada por jueces, fiscales y secretarios judiciales, unos seis inicialmente, afiliados, por tanto, al PSUC. Celula, que celebró durante aproximadamente seis años, reuniones periodicas – quincenales o mensuales- con la constante presencia del entonces Secretario General, G.Lopez Raimundo, o de el «Guti». Además de las actividades profesionales y las que se derivaban de nuestro compromiso político, como la colaboración con Radio España Independiente o la presencia en la Assemblea de Catalunya, como representantes de Justicia Democratica. Siempre, desde la más absoluta clandestinidad. Es más, uno de nosotros asistió al III Congreso del PSUC en Lisieux (Francia) a finales de 1972.
Por todo ello, es de lamentar que, como consecuencia de dicha omisión, no sean mencionados compañeros históricos de aquel común compromiso, como José María Mena, Enrique Molina, Antonio Carretero (estos dos últimos fallecidos) y Luis Valentin, destacado jurista, quien fue propuesto como candidato del partido a las primeras elecciones al Parlament, resultando elegido Diputat.

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo, rebelión y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *