«No tomarás el 155 en vano» de Lluís Rabell

Un buen artículo (con muchos temas apuntados) de Lluís Rabell que merece ser leído con atención y espíritu crítico: https://lluisrabell.com/2019/09/21/no-tomaras-el-155-en-vano/ Una de sus reflexiones

«Vale la pena recordar todo eso porque, al coincidir en el tiempo, se asocia el 155 con las acciones penales emprendidas contra los dirigentes del “procés”. Y son dos cosas muy distintas. Una vez más, los discursos de la derecha española pidiendo “un 155 permanente” –pretensión, como hemos dicho, totalmente inconstitucional– se retro-alimentan con el relato independentista que denuncia en dicho artículo una máquina de guerra contra las libertades catalanas. Aunque distorsionada por lo envenenado del conflicto, la función constitucional del 155 es, muy al contrario, la de restaurar el ordenamiento autonómico. No nos cansaremos de recordar que la “Ley fundacional de la República” dibujaba un régimen autoritario, netamente regresivo en materia de garantías democráticas.
La izquierda alternativa, todo hay que decirlo, contribuye bastante a esa confusión. Decir, como Ada Colau, que “nunca formaremos parte de un 155” no significa nada: el 155 no es ninguna coalición. Como tampoco está acertado Pablo Iglesias cuando, corrigiendo unas declaraciones en que se decía dispuesto a admitir su aplicación si estuviese en un gobierno de coalición, afirma rotundamente que el recurso al 155 es en todo caso “inaceptable”. Sería bueno aclarar el mensaje a las puertas de unas nuevas elecciones. No. El problema no radica en el 155, sino en la necesidad de abrir una perspectiva al conflicto territorial. Y eso empezará por abordar con serenidad el escenario que dibuje la sentencia. Habrá que reconducir tensiones y, sin duda, atender a las situaciones penales de dirigentes cuya participación en una solución dialogada resulta indispensable.
Pero la convivencia requiere que los derechos de toda la ciudadanía sean respetados. El independentismo no puede repetir la tropelía que cometió en septiembre de 2017. Fueron muchas personas, singularmente entre las clases populares, las que se sintieron agraviadas y expulsadas de la catalanidad. La izquierda no debería denostar las leyes, si no quiere dar a entender que sería admisible “volver a hacerlo”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *