«¿Qué mosca le ha picado a Macron?» de Rafael Poch de Feliu

Otro excelente del periodista e historiador Rafael Poch de Feliu. Les dejo la referencia: https://rafaelpoch.com/2019/12/11/que-mosca-le-ha-picado-a-macron/#more-381. Abre con estas palabras

«¿Qué mosca le ha picado a Emmanuel Macron? De repente el presidente francés se ha puesto a cuestionarlo todo en Europa. El tope del 3% para los déficits presupuestarios, el estúpido y asfixiante dogma de la austeridad alemana, la intervención occidental en Oriente Medio, “un error desde el principio de este siglo”, dice, que comienza con Irak, salta a Libia y llega a Siria, la geopolítica americana en Europa, con su “histeria” contra Rusia y su Otan en “muerte cerebral”. En lugar de eso habría que “reflexionar, con Rusia”, sobre “una arquitectura de confianza y seguridad” para el continente… Muchas cosas para una sola entrevista (a The Economist, el 7 de noviembre).
Las declaraciones no gustaron a Trump. “Desagradables y muy insultantes”, dijo. Y tampoco a Merkel, que las calificó como “juicio radical”. Merkel y Macron están en plena pelea por el liderazgo en la Unión Europea. No es que el “eje franco-alemán” no exista: es que hay un enfrentamiento público y abierto. Su balance es ambiguo puesto que todas las medidas que Macron ha propuesto hasta ahora, el presupuesto para la zona euro, sus pasos para una reforma de la UE o el impuesto digital, por citar tres de ellas, han quedado en agua de borrajas. Sin embargo, Merkel está de capa caída, en prejubilación, su sucesora designada, Annegret Kramp-Karrenbauer, dejémoslo en Señora KK, augura en cuanto a capacidad lo que sus iniciales anuncian, y además, y sobre todo, Alemania está en recesión por lo que su medicina ya ni siquiera tiene el prestigio que le daba la apariencia de funcionar bien en el propio país aunque fuera a costa de los demás.»

La (aparente) paradoja que comenta: «El presidente francés avanza posiciones en Europa mientras se agrava su bancarrota interior.»

Cierra así:
«Francia tiene el sistema de pensiones mejor del continente (no hay apenas jubilados pobres en Francia, a diferencia de Alemania), porque su gente se lo ganó haciéndose respetar. Y ahora parece que no les da la gana ceder como se ha hecho en otros países. Parece que está llegando la gota que desborda el vaso. “La retraite, on s´est battu pour la gagner, on se battra pour la garder”, dice el sindicato CGT. Pero no se trata de los sindicatos, sino de la gente, algo mucho más grave para el establishment.
Lo hemos dicho muchas veces: En Francia la acción popular directa tiene una legitimidad histórica que se desprende de su historia social, la más rica y exitosa del continente. Si en Francia no cambia nada, en la UE no pasará gran cosa. Con los gilets jaunes ya tuvimos una señal de “pueblo organizado”. Ahora se perfila el espectro de una convergencia de luchas y malestares sectoriales y populares. Si eso cuaja, no Francia, sino toda la UE se tambaleará, porque por poco que se escarbe en el Elíseo se llega siempre a Bruselas, a la Europa de las finanzas (esa estafadora que nos desplumó en 2008) y a las grandes corporaciones. A toda una lógica de vida en la que lo humano es un factor económico y no al revés. Por todo eso, el pulso de Francia es fundamental y la mosca de Macron anecdótica.»

Destaco sus últimas palabras: «A toda una lógica de vida en la que lo humano es un factor económico y no al revés.»

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo y Papeles ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *