«Sí, Mugabe es un héroe de la liberación africana» de Mark Aguirre

La nota de presentación de TopoExpress:
«En 1980 Robert Mugabe proclamó la independencia de Zimbabue. Recientemente fallecido, había sido expulsado del poder en 2017. La corrupción anida en Sudáfrica y Mozambique. ¿Qué ocurre con los movimientos de liberación nacional en el sur de África» 

En enlace: https://www.elviejotopo.com/topoexpress/si-mugabe-es-un-heroe-de-la-liberacion-africana/. Una de sus reflexiones (la cursiva es mía):

«Londres aceptó su derrota, al fin y al cabo eran los tiempos de la descolonización. Lo que no soportó fue la expropiación en el año 2000 de la propiedad de 6.000 granjeros blancos –se trataba de la mejor tierra de Zimbabue– para repartirla entre 245.000 agricultores locales. Tony Blair estaba tan furioso con la reforma agraria de Mugabe que se planteó invadir militarmente Zimbabue para cambiar el régimen. Mbeky, el presidente sudafricano que sucedió a Mandela, se opuso y lo contó en una entrevista con al-Jazira años después.
Las empresas de comunicación se inventaron el cuento de que la producción agrícola había colapsado con la reforma agraria. Los académicos demostraron que no era cierto. Acusaron a Mugabe de gestionar mal la economía, pero desde que fue expulsado del poder hace dos años el pan ha subido siete veces y las medicinas diez. Él no era el problema.
En realidad el país fue aislado. Sometido a sanciones. Castigado. Las inversiones y ayudas se detuvieron. El sector formal de la economía fue destruido. Nunca le perdonaron a Mugabe que cumpliese sus promesas anticolonialistas y expropiara a granjeros blancos que seguían siendo ciudadanos ingleses. Los logros que en educación y salud había conseguido el gobierno para la población negra en sus primeros años de independencia se hicieron insostenibles. A pesar de que Mugabe intentó llenar el vacío dejado por los ingleses con China, la escasez disparó la inflación y las colas. Desde entonces la economía no ha podido recuperarse.
Mugabe tuvo otro problema mas difícil de sortear que una reforma agraria que contó con el apoyo de la mayoría de la población. Frantz Fanon había hablado de ello en su obra Los condenados de la tierra: la imitación por parte de la nueva elite negra en el poder de la forma de vida de los colonialistas blancos. El Che Guevara había advertido que a los guerrilleros africanos les gustaban más las habitaciones de los hoteles que los campamentos.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *