Sobre: Ildefons Cerdà, Rusia y el secesionismo, armas nucleares, tratamiento, pandemia, Colón y el catalanismo, izquierda y nacionalismo

De amigos y compañeros.
Sobre: Ildefons Cerdà, Rusia y el secesionismo, armas nucleares, tratamiento, pandemia, Colón y el catalanismo, izquierda y nacionalismo
I. Ildefons Cerdà

1. Del profesor Jordi Mir Garcia (28.10.2020):
Ayer vi el Sense Ficció dedicado a Ildefons Cerdà. Me quedé con ganas de mucho más. Me falta conocimiento, pero no interés. Seguro que por aquí hay mucha gente que sabe mucho de esto. Pero por si a alguien le interesa https://www.ccma.cat/tv3/sense-ficcio/el-revolucionari-que-va-canviar-barcelona-per-sempre-sense-ficcio-recorda-ildefons-cerda/noticia/3054020/ La dimisión de la junta directiva del Barça llevó a que no emitieran otro documental dedicada a la vivienda y los desahucios. A ver si lo vuelven a emitir… Sobre Cerdà, si alguien tiene recomendaciones será muy bienvenidas. Y sobre su «hija» Clotilde/ Esmeralda (de la que no se habla en el documental), alguien la ha trabajado. Yo apenas sé lo aprendido visitando la reciente exposición en el Palau Robert.  Cuidaros mucho.

2. Del profesor Iñaki Vázquez (28.10.2020):
Buenos días,
Estoy 100% de acuerdo contigo Jordi, el documental fue muy interesante. Personalmente me sorprendió el enfoque, desconocía las motivaciones salubristas de Cerdà,

3. Del historiador José Luis Martín Ramos (28.10.2020):
No vi el documental. En el origen las motivaciones de Cerdà fueron sociales, parte del estudio sobre las condiciones materiales de las clases populares, descubre el abismo que hay en expectativa de vida entre los trabajadores y los burgueses y piensa en una solución higienista para mejorarlas; su proyecto urbanístico no es el de las ciudades de boulevares de la burguesía (Paris) sino el de una ciudad aireada.
La burguesía catalana, maestra del transformismo, ha pervertido su proyecto para convertirlo en el gran negocio inmobiliario de la ciudad

4. De la historiadora María Cruz Santos Santos (28.10.2020):
Como siempre tiro una cosa y enseguida resulta que la necesito. A finales de los 80 se hizo una exposición brillante, mucho más completa y crítica que esa cosa edulcorada que nos pasaron ayer. La hizo Salvador Tarragó. Si lo llamáis para hablar de Cerdà, lo hacéis feliz. Algunas cosas que le colocaron en boca de Cerdà son de él. Después está Teresa Navas, adoro a esa mujer tan seria y trabajadora. Lo que ella no sepa, no lo busques, no se sabe. Magriñá también es un bun especialista. Además ahora está con eso de los políticos y no sé cómo lleva el estudio. Pero saber, sabe mucho más de lo que dijo.
No hubo una crítica a la ejecución del Ensanche. Las especulaciones se llevaron por delante buena parte, yo diría que la mayoría, de sus ideas. Había que construir, construir y habrían dejado los patios de manzana convertidos en chinatowns, si se les hubiera dejado. Tampoco se llevó a la práctica los servicios que había de haber cada 9 manzanas, si no recuerdo mal y…
En fin, os gustaría pero ya os aseguro que era muy, muy descafeinado.
Otra cosa que me faltó, comparar con los otros proyectos, el de Fontseré (otro gran personaje), el de Garriga y Roca, que solo lo sacan como resentido….

II. Sobre Rusia y Cataluña

1. De José Luis Martín Ramos (30.10.2020):
A. Realmente es una operación «fantástica» que se tendrá que comprobar y probar. Es importante que el atestado no exagere cosas porque eso lo inutiliza en sí mismo.
¿Puede haber sido? En esa literalidad, o en una dimensión menor, no es imposible. España cierra el Mediterráneo Occidental, tiene bases americanas -todavía tiene bases americanas- y es una pieza del juego geopolítico que se inició con las guerras de Irak. El apoyo de Rusia, las criptomonedas, eso es lo más probable de la información; sabemos que en los meses previos al otoño de 2017 se barajaron todas las opciones de apoyo internacional (EEUU, China), ¿por qué no Rusia? Lo lógico es que también hubiera contactos, iniciados de una parte y de otra. También había un informe interno sobre ejército catalán y juegos de guerra y sobre si los Mossos habían de intervenir o no o si su intervención era suficiente en una confrontación abierta.
En cuanto a los 10.000 «soldados», puede discutirse la cifra y desde luego la denominación, «soldados». Las potencias mundiales están interviniendo en conflictos locales, en los que compiten entre ellas, no a través de sus fuerzas armadas, lo que llevaría a una confrontación directa entre ellas que no quieren (la disuasión atómica todavía está activa). Lo hacen en Libia, en el Próximo Oriente, es decir en las dos zonas más conflictivas del Mediterráneo y su proyección oriental. Lo hacen a través de sus servicios secretos, que pueden actuar como asesores y también a través de combatientes mercenarios reclutados por «compañías de seguridad» que son los instrumentos privados o públicos de las potencias para intervenir y confrontarse, soslayando, en un secreto a voces hipócrita. la imagen de un enfrentamiento directo. La guerra de Irak consagró esa figura de las compañías de mercenarios. ¿Os acordáis de Blackwater? En estos momentos en Libia, a la vuelta de la esquina como quien dice, hay compañías para todos los gustos: la francesa Scopex, la estadounidense Reflex Response del ex-director de Blackwater, la Russskie System Bezopanosti, la turca Sadat International Defense. No es imposible y podría ser hasta probable que alguna de esas u otras compañías se haya ofrecido al «sanedrín» del proceso o a algunos de sus miembros que ya tiene experiencia de clandestinidad violenta (MDT) y a lo mejor de relaciones peligrosas en el pasado. Otra cuestión es si todo se quedó en los informes internos, en apuntes de moleskine, en charlas enfebrecidas o fue algo más allá.
B. Ya se sabe que los servicios secretos son muy fantasiosos y también muy poco imaginativos. Y los que les gustan los juegos de guerra también. Lo importante de todas maneras es no quedarse en los detalles sino en el fondo del asunto. En el actual escenario internacional la crisis del estado español no interesa ni a la UE, ni a Estados Unidos (bases), y tampoco veo en qué podría interesar a China.
C [¿Y a Rusia?] Esa es la gran pregunta. Desde los años cincuenta el gobierno soviético y el ruso tiene muy en cuenta las bases americanas en España. Fueron imprescindibles en el puente aéreo de la agresión a Irak y siguen siéndolo del control militar del Mediterráneo y del Golfo pérsico. Eso significa razones/intereses de injerencia contraria por parte de Rusia; lo que no determina la forma y el nivel de esa injerencia. En los setenta y ochenta estuvo muy interesada en mantener el control del PCE o de sus disidencias (apoyo logístico y financiero al PCC y al PCPE). Con la perestroika se relajó ese interés o se desplazó hacia otras formas. La desestabilización incontrolada del Oriente Próximo puede haber renovado el interés y la búsqueda de agentes nuevo de apoyo, porque los anteriores han desaparecido del mapa.

2 De José Luis Martín Ramos (31.10.2020):
Curiosas declaraciones de la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores. Las fantasías del informe de la GC, incluido el nombre de la operación, puede haber malogrado la investigación. A pesar de todo, parece que como dicen los gallegos, meigas haberlas hailas. Las elucubraciones y los juegos de guerra se produjeron; no pasaron a más porque las cúpulas de unos y otros no asumieron pasarlo al terreno de lo real.

3. Del presidente de Espai Marx Joaquín Miras (1.11.2020):
OK, José Luis, no lo había leído, muy interesante. Hay un punto de la historia de la división azul que es relativo. En ese río, la división azul sufrió una carnicería. Salía en un documental de familiares de soldados de la división azul muertos y cuyos cuerpos no habían sido devueltos ni se sabía de ellos, porque el mando no informó ni tan siquiera en qué operación o dónde habían desaparecido. Solo se tenía los cuerpos de los soldados enviados a -creo- Viena donde había un hospital para heridos y habían fallecido allí. Los familiares (el documental de TV) se enteraron por casualidad de que había un cementerio de españoles, en una zona por la que se habían enterado la DA había estado. Era una aldea ocupada por la DA, al otro lado del río, la margen próxima en dirección a Leningrado, y donde se habían fortificado para defender una cabeza de puente. Les dieron para el pelo, y mucho. Cuando la aldea quedó liberada, volvieron los habitantes, y se encontraron -lo contaba el hijo de uno de los campesinos- con el pueblo regado de cadáveres españoles, un peligro para la salud, así que los recogieron y los enterraron en un campo, con sus documentos en los bolsillos, sus fotos y cartas etc- y pudieron ser identificados. Pero no sé hasta qué punto fueron una gran freno para el ejército rojo…

4. Del actor e historiador “Guillermo de Baskerville” (2.11.2020):
Puede que TV3 esté dando la noticia sobre la “trama rusa”, para contribuir a presentarla como un deliro, no ya del X. Vendrell y del V. Terradellas, si no del juez J. Aguirre, porque este ha osado empapelar a tamaños patriotas nacionalcatalanistas. Eso es lo que está haciendo, sobre todo, el O. Junqueras.
Sin embargo, este actual asunto de la “trama rusa” sólo tiene una faceta de racionalidad: y es que no hay que ser trotskoestratega, ni ser muy leído, para dar por sentado que al régimen putinesco todo lo que sea debilitar y “enfollonar” la UE le interesa. Pero de eso a que la actual diplomacia rusa se haya molestado ni tan siquiera en escuchar a la “diplomacia catalana” secessionista, hay mucho trecho.
Lo que sí debe tenerse en cuenta, es que esa diplomacia putinesca es heredera de la soviética, y, consecuentemente, en sus archivos, en su experiencia histórica, y en su saber hacer cotidiano, deben tener muchísimo peso las enseñanzas que el cónsul ruso en la Barcelona de la Guerra Civil (Vladimir Antónov Ovséyenko), debió sacar y registrar acerca de las hostilidades del nacionalcatalanismo contra la II República Española y acerca de las discrepancias en la dirección de la guerra, que aquellos entendían, básicamente, como un atac a Catalunya.
O sea, los rusos, tratando de afers catalans, hace muchos años que ya saben con quien se juegan los rublos.

5. Del profesor jubilado Miguel Muñiz (2.11.2020):
Interesante confluencia de intereses teniendo en cuenta que el señor Soros, ha aportado recursos al desarrollo del catalanismo secesionista. Parece que el interés en neutralizar Europa (que no la UE) es compartido por varios poderes en presencia.

6. De Joaquín Miras (2.11.2020):
En el Crónica Global, donde se da un resumen mayor que el que proporciona La Vanguardia, de la opinión de Junqueras sobre la intervención rusa se puede percibir claramente que lo primero que hace es descalificar a Víctor Terradellas, que es a quien se le graba la conversación en la que se habla de eso. Porque no puede decir que sea una falsificación o un invento de la Guardia Civil o del juez. Y eso es lo embarazoso para Junqueras y la única manera de «reducir» eso es descalificar como idiota y como don nadie a Terradellas. Luego, en segundo nivel, va contra el juez. Pero el juez no lo ha inventado, está grabado https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/junqueras-terradellas-soldados-rusos-cataluna_401850_102.html

III. Prohibición de armas nucleares

1. Andrés Martínez Lorca (30.10.2020):
Los compañeros de Ecologistas en acción me hacen llegar este comunicado cuya difusión considero necesaria.
Un mundo sin armas nucleares es posible. La declaración de la ONU sienta las bases para ello. Ya sabemos que las fuerzas militaristas nacionales e internacionales, comenzando por la OTAN, se opondrán a este movimiento por la paz.
Más allá de las fronteras nacionales, nuestras sociedades deben apoyar este Tratado para asegurar la supervivencia humana en el futuro. Ya en los años 50 del siglo pasado Bertrand Russell alertaba de este peligro para la humanidad.

2. De Miguel Muñiz (30.10.2020):
El comunicado me parece importante, pero no en el sentido en que está redactado.
Es una muestra más de que están funcionando dos realidades paralelas: la geopolítica, que es dónde se deciden las cosas y se interviene sobre las vidas de millones de personas; y la de la ONU, que no tiene ninguna incidencia sobre la primera si se tocan intereses de las potencias.
Naomí Klein ya dejó en evidencia esta realidad en el libro «Esto lo cambia todo» contrastando los acuerdos sobre cambio climático de las COPs y la realidad de las emisiones que surgían de los acuerdos de la OMC.
Sobre esta situación dual y los intereses que la mantienen, habría mucho que debatir.

IV Tratamientos

1. Del médico de familia Antonio Navas (31.10.2020):
Aplicar Corticoides (dexametasona), antibióticos en caso de sobreinfección bacteriana, y anticoagulantes (heparina) se ha generalizado y forma parte del tratamiento protocolario de ciertas afecciones respiratorias severas (los corticoides y los antibióticos, – o los broncodilatadore, etc…) En el caso de la heparina es debido al conocido efecto protrombótico (formación de coágulos sanguíneos) que ocasiona el SARS-CoV2.
Respecto del remdesivir y tocilizumab, Alfredo hace unos días nos enviaba el artículo de The Lancet y el eco que se hizo la propia OMS del estudio más extenso disponible hasta el momento, en que se negaba toda evidencia a favor del uso de estos dos medicamentos; estos se están usando para el tratamiento de enfermos graves, para evitar el progreso de la enfermedad y evitar su entrada en la UCI. Es lo que yo sé. Tengo constancia directa escrita, que días después de la publicación del estudio mencionado, en mi hospital de referencia, Hospital de Viladecans, se seguían usando estos dos fármacos en dichos enfermos. No sé más.

V. Sobre el artículo: “Covid-19, autoritarismo e izquierda confinada». Si la izquierda consecuente no saca lecciones de su incapacidad para postular un modelo alternativo en la gestión de esta grave crisis, el futuro será desolador. https://www.elsaltodiario.com/coronavirus/covid-19-autoritarismo-e-izquierda-confinada

1. De Antonio Navas (3102020):
En primer lugar debo expresar mis limitaciones para evaluar muchos datos y referencias del artículo en cuestión. Hay cosas razonables, atendibles. Otras me resultan muy extrañas y contradictorias, incluso en ocasiones inauditas, cuando se comparan con la experiencia concreta, real, vivida cotidianamente, como ciudadano y como médico. Es extenso el artículo y no me detengo, por pereza, en citarlas.
En general, me parece muy, demasiada, «ideologizada» el conjunto de la reflexión. Pareciera que cualquier cosa que hagan los gobiernos del mundo, dado que casi todos son capitalistas, esté mal o tenga un trasfondo de intencionalidad política. Obvio por un lado, demasiado vago y abstracto por otro.
Me gustaría saber qué opinaban los dos autores al principio de la pandemia, cuando empezó a cundir el miedo y casi nada sabíamos. Porque entonces, recuerdo bien las críticas a diestro y siniestro, la cuestión era que los gobiernos iban tarde, lentos, que no aplicaban las medidas adecuadas, que no limitaron la vida social, las manifestaciones multitudinarias, etc. Algunas críticas se revelaron ciertas con el paso del tiempo: ha habido eventos masivos con gran poder de contagio y difusión de la enfermedad. Otras gratuitas, contradictorias en un mismo emisor de tales críticas con el paso del tiempo. Ahora, la mayoría de las críticas son en sentido inverso, también a diestro y siniestro. Todo eso no me huele bien y me huele a oportunismo científico y político.
Afirmar que ha habido una desproporción entre la amenaza y la reacción me parece un despropósito: mírese Brasil o USA. El confinamiento puede ser una manera, aceptemos que lo es, de ocultar las deficiencias de los sistemas sanitarios y de una avanzada concepción de la salud pública. Muy bien, pero había que hacer algo, porque eso no se improvisa en un día, en un año, ni en diez años. No me parece que la opción brasileña o estadounidense sea la mejor, por ejemplo, comparada con la europea.
Afirmaciones gratuitas como la de acusar a los «gobiernos» en general, de «confianza infundada en las cuarentenas y ceguera ante las consecuencias de las mismas», me parecen inventadas para apoyar sus tesis. No es la realidad que yo observo, al menos en Europa. Me parece evidente que no es así.
Afirman: «no hay pruebas de que las medidas tomadas en la primavera boreal hayan sido efectivas». En fin, que comparen a Alemania con Brasil o los USA. La clave estaría en los tests, lo más amplios posibles, pero a la vez focalizados (estar en misa y repicando, o sí pero no, pero sí, pero…) y el aislamiento selectivo de los casos detectados, en contra del aislamiento generalizado. Pues bien, ni la excelsa Alemania tiene capacidad actual para rastrear todos sus casos confirmados. Al socialismo llegaremos cuando nos pongamos todos de acuerdo, y a una sanidad pública, democrática, universal, superdotada y todo lo demás, llegaremos de aquí a un tiempo que no sabemos todavía, pero ahora había que hacer algo, además de debatir y empujar en el sentido correcto, los que estén dispuestos.
En España no existió un desbordamiento inusual de los hospitales y UCIS en el primer brote. Esta afirmación me retrotrae a mis tiempos de joven militante político. Tú ves una cosa en el mundo, la dirección del partido dice otra que no se parece en nada. Conclusión: tu mirada es muy limitada. El colectivo es más sabio. Lo aceptas. El problema surge cuando una vez tras otra, la mirada de la sabia dirección siempre es incoherente con el mundo real. Al final acabas fiándote de ti mismo para sobrevivir.
Pues eso es lo que yo vi y presencié: colapso, desbordamiento, desorientación, enfermedad, sufrimiento, muerte como nunca antes habíamos visto, como no había visto ninguno, ni los más veteranos, nunca antes, nunca; sanitarios cayendo por covid y por estrés a mansalva, gente muerta de miedo por lo que veía a su alrededor y no por lo que decía la tele.
Que el confinamiento salva vidas de la clase media pero hundirá más a las clases subalternas. Pues mirad, yo pienso que a las clases subalternas las hunde el capitalismo, no los confinamientos ni las cuarentenas.

2. De Antonio Navas (31.10.2020):
Quisiera aclarar que, efectivamente, los tests y el seguimiento de contactos es fundamental y la mejor medida. Pero hay que tener capacidad de hacerlo, medios materiales y humanos. Y cuando las cifras se desbordan, como ahora, ni siquiera Alemania llega a seguirlos a todos; ellos que son los que menos afectación poblacional tienen y de más camas y sanitarios por habitante disponen. Ahora, en Catalunya, se está produciendo un retroceso importante en el seguimiento, no solo de contactos de casos confirmados de covid, sino de sintomáticos diagnosticados, que durante el verano funcionó muy bien porque se llevaba desde los CAP. La causa es paradójica; ante la previsible avalancha del invierno se han habilitado centros externos de seguimiento y realización de PCR, para contactos asintomáticos, con más personal (sanitario, según nos dicen), y personal rastreador y de seguimiento adicional que no es sanitario. Resultado: el caos. Hay cosas que no es nada fácil improvisar. Se requiere personal formado con algo más que un cursito de 5 días e integración con las estructuras ordinarias de salud. En resumen: es muy fácil hablar de soluciones mágicas, futuras, hacer críticas generales en base a concepciones político-filosóficas y extremadamente difícil centrar el debate en cómo responder adecuadamente con los medios existentes hoy, ahora y aquí. A mí me cuesta hacerlo porque no soy un especialista en epidemiología. Pero me resulta fácil ver lo incongruente con la realidad y con la práctica cotidiana cuando estás en el frente de batalla.
Desde luego, podemos decidir que viviremos mejor relajando las restricciones para posibilitar la sociabilidad y el ejercicio democrático, que no es posible ejercer sin reunirse, que nadie se olvide. Pero entonces tendremos que asumir más muertes, que nadie se engañe. No es más bueno ni más malo,  es una decisión social colectiva. Tenemos que asumirla y me temo que no podremos echarle la culpa de sus consecuencias al capitalismo en abstracto. El sistema capitalista constituye la base del entramado social que hace a unos más vulnerables que a otros, pero está siendo jodido por la covid19 que está echando su economía por tierra y hundiendo a sectores productivos enteros. No veo el interés del capitalismo por una pandemia así por ningún lado, por ninguno. Al contrario, creo que al menos en Europa y Asia está luchando denodada y desesperadamente ante el riesgo de verse deslegitimado absolutamente por esta catástrofe sociosanitaria. ¿Por qué si no este giro espectacular en la política de gasto financiero de la UE?
Es decir, en resumen, veo el asunto completamente al revés que ciertos críticos de izquierda de la gestión de la crisis del covid.

V. Sobre la catalanidad de Colón

1. De Joaquín Miras (1.11.2020):
Y Virgilio era de Collblanch y todo el mundo sabe que la finca desde la que escribe cuando no estaba en Roma está a los pies del Puigmadrona, y Rovira i Virgili era pariente suyo como indican sus apellidos.
Pero en fin, al menos tiene de bueno que si Colón era catalán, y no genovés, pues entonces no era un imperialista fascista y colonialista, etc., y no hay porqué derruir su monumento, basta con ponerle un llaçet groc.

VI. Izquierda y nacionalismo

1. Del profesor e historiador Alfredo Iglesias Diéguez (2.11.2020):
Perdonad que llegue tan tarde al debate, en el que tampoco quiero entrar demasiado; simplemente me gustaría mostrar que como señala Paco Frutos y Salvador, se puede no ser nacionalista periférico y no ser nacionalista español…, nada más lejos de mi práctica cotidiana.
Desde mi perspectiva no solo existen nacionalismos… Existe el internacionalismo, que no es incompatible con la necesidad de gobernar un estado: esa experiencia la han tenido todas las revoluciones socialistas desde 1871 y, nos han enseñado mucho, los aciertos y también los errores.
El internacionalismo -que entiendo incompatible con el nacionalismo- nos obliga a gobernar y construir país con perspectiva de clase (y por supuesto de género, ecológica…) y a establecer sólidas alianzas internacionales, que favorezcan el desarrollo de los pueblos y un mundo solidario; el nacionalismo -eso nos lo ha demostrado la historia del capitalismo desde que surgieron los primeros estados nacionales, modernos, para entendernos, desde que salimos de la crisis del siglo XIV-, busca construir país con una perspectiva interclasista -nacional-, que siempre beneficia a la clase dominante y en los últimos 500 años no ha precisamente sembrado el mundo de paz y concordia.
Y otra cuestión paralela es, como en la construcción de un estado a lo largo de esos últimos 500 años ha influido la cuestión de la identidad nacional…
Pienso que en los últimos 500 años se han entrelazado varios procesos paralelos, en los que se han ido entrelazando movimientos sociales que lucharon por la igualdad y la libertad -esta es la lucha por la democracia-; dinámicas políticas para garantir la gobernación de los estados (‘constitucionalismo’, creación de instituciones políticas…); procesos de construcción de identidades nacionales que obedecieron a dos discursos diferentes (modernista y perenialista o primordialista) que las clases dominantes harán propios según conveniencia: Francia (modernista) y Alemania (primordialista) serían paradigmáticos, ahora bien, en cada caso surgirá la cuestión identitaria (y ahí tenemos a los nacionalismos centralistas y periféricos)…, pero siempre con un discurso central: la construcción de una identidad nacional, por eso siempre acaban identificando a la nación interclasista como objeto y sujeto político, por lo que el estado -esa máquina que transforma las luchas sociales en leyes-, bajo un estado nacional nunca será popular…
Ahí están y estuvieron las dificultades a las que se han enfrentado y enfrentan todas las revoluciones… El capitalismo lleva 500 años ensayando formas de gobierno que privilegien a la burguesía -y cuando la democracia le molesta acaba con ella-, no debe sorprendernos que la construcción de estados populares y plurinacionales sea difícil, pero no por eso hay que abrazar el nacionalismo de ‘izquierdas’ como solución.
Perdonad el rollo, de vez en cuando suelto peroratas que ni yo mismo entiendo, pero cuando las tengo escritas me da pereza borrarlas….

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo, rebelión y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *