Una reflexión de Carlos Valmaseda sobre el gobierno hindú del BJP

Con conocimiento de causa, sabiendo my bien de lo que habla, una aproximación a la situación política hindú del intelectual y traductor de Espai Marx, Carlos Valmaseda.

Igual parece que tenga una fijación especial contra el gobierno indio, pero que el equivalente a VOX -o Junts- gobierne un país de 1.300 millones de personas genera unas dinámicas que creo que vale la pena conocer y denunciar. Ya os he comentado anteriormente, y lo hemos publicado en nuestra web, la dura campaña de intimidación y encarcelamiento que lleva en marcha desde hace unos años contra determinada izquierda, en general acusándolos de colaboración con los maoístas naxalitas. El maoísmo en sí no está prohibido, y en las recientes elecciones en Bihar, por ejemplo, una de sus fracciones, el PCI (M-L), consiguió en la coalición de izquierdas más diputados que los otros partidos comunistas (PCI, PCI-M…). Las que están prohibidas, lógicamente, son las organizaciones que apoyan la lucha armada, en una amplia zona de India que va desde Odisha -en Bengala, donde nacieron, fueron exterminados- hasta prácticamente Kerala, pasando por Telangana, Andra Pradesh, partes de Madya Pradesh, etc. La mayoría de sus miembros son adivasis, «indígenas», aunque los dirigentes no. La gran preocupación es que se forme alguna especie de bloque entre adivasis, sectores populares hindúes y dalits. Por eso han golpeado especialmente a los dalits de izquierda con el caso Bhima Koregaon, que como os decía podéis encontrar en nuestra web. El enemigo principal para los hindúes del BJP, de todas formas, siguen siendo los musulmanes, claramente convertidos en ciudadanos de segunda categoría por la imposición de la ideología hindutva. Muestra de ello son las recientes leyes contra la ‘love-yihad’, esperpéntica teoría según la cual los hombres musulmanes conquistan a jóvenes virginales hindúes para convertirlas a su religión y así acabar sustituyendo el hinduísmo por el islamismo en India. Puede parece ridículo, pero están deteniendo y encarcelando a gente por ello: https://en.wikipedia.org/wiki/Love_Jihad.
En los últimos meses el gobierno del BJP se ha buscado un nuevo enemigo: los campesinos, que siguen suponiendo el 50% de la población trabajadora en el país. Han promulgado tres leyes agrarias que tienen como principal objetivo la total liberalización del campo, que los campesinos entienden como una condena a muerte de su modo de vida en favor de las grandes multinacionales. Quizá hayáis seguido las enormes manifestaciones de protesta. Por cierto, como la mayor parte de las protestas se han producido en zonas de mayoría sij del Punjab y Haryana, al gobierno le ha faltado tiempo para acusarlos de connivencia con otros ‘terroristas’, los independentistas khalistanis sijs. Pero después de todo no dejaba de ser un asunto interno. El BJP tiene un ejército de trolls que controlan absolutamente el discurso en las redes sociales, y son muy susceptibles a la opinión extranjera. En las últimas semanas les produjo una enorme conmoción que Rihanna publicase un tweet en apoyo a los campesinos. Sí, esa Rihanna. Pronto le siguió otro de Greta Thunberg en la misma línea. Hasta ahí podíamos llegar. Por estúpido que pueda parecer, la policía emitió una especie de denuncia por «insurrección» contra la chica, lo que allí se llama una FIR. No le hice mucho caso más allá de constatar una vez más lo estrafalaria que puede ser la política india. Pero siempre tiene graves consecuencias para alguien: esta semana ha sido detenida una chica, la activista ecologista de 22 años Disha Ravi. La acusan de conspiración por haber suministrado lo que denominan una ‘caja de herramientas’ a Greta para desestabilizar el país. Tal cual. De momento le han caído cinco días de arresto. No significa nada. Es muy posible que se pase semanas, meses o años en esa situación. No sería el primer caso. Esperemos que el escándalo internacional haga que está vez se resuelva pronto.
Os paso la noticia en la prensa india: https://thewire.in/government/delhi-police-arrests-21-year-old-bengaluru-climate-activist-in-protest-toolkit-case y, en una clarísima muestra del ‘efecto Streisand’, en la BBC inglesa: https://www.bbc.com/news/world-asia-india-56060232

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo, rebelión y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *