Notas, traducciones, conferencias, textos y artículos de Manuel Sacristán (1925-1985) publicados en la revista mientras tanto

Notas, traducciones, conferencias, textos y artículos de Manuel Sacristán (1925-1985) publicados en la revista mientras tanto

Fueran varias las referencias y reflexiones de Manuel Sacristán (1925-1985) en torno a una revista, heredera de Materiales, esencial para las izquierdas españolas (y no sólo españolas) durante muchos años, décadas incluso.

Él mismo ayudó a fundarla (también la dirigió hasta su fallecimiento) en 1979, junto con su esposa Giulia Adinolfi y otros compañeros y amigos. Inicialmente: Rafael Argullol, María José Aubet, Miguel Candel, Antoni Domènech, Paco Fernández Buey y Ramón Garrabou. En el tercer número se sumaron Ezequiel Baró, Enric Pérez Nadal, Víctor Ríos y Eduard Rodríguez Farré. Pocos números después se incorporarían, entre otros, Juan-Ramón Capella, Albert Recio o Miguel Angel Lorente. También compañeros más jóvenes. Enric Tello, Jorge Riechmann o Ernest Cañada por ejemplo.

Un primer ejemplo de las observaciones [1] del traductor de El capital sobre la revista. En diálogo con la publicación mexicana UnomásUno:

1. P. Hay algunos temas actuales que se abordan desde el marxismo: la ecología, la crítica a una ciencia económica y a una práctica política alejadas de la solución de la crisis general del capitalismo…
R. Soy director, en Barcelona, de una revista que se llama mientras tanto, de la que han salido doce números. La redacción de la revista es un grupo de personas de pensamiento marxista radical, en su mayoría procedentes del Partido Comunista y que principalmente se proponen trabajar la integración de los nuevos problemas de la civilización industrial en el pensamiento de la tradición socialista revolucionaria. En la práctica abordamos esa tarea en colaboración con los pequeños partidos marxistas revolucionarios, con grupos anarquizantes, con grupos ecologistas y antinucleares y con movimientos alternativos, como feministas, etcétera.

Continuar leyendo «Notas, traducciones, conferencias, textos y artículos de Manuel Sacristán (1925-1985) publicados en la revista mientras tanto»

Darwin, Marx y las dedicatorias de El Capital

Darwin, Marx y las dedicatorias de El Capital

Para Jaume Josa

Aquel que entienda al babuino contribuirá a la metafísica más que John Locke
Charles Darwin, cuaderno D, agosto de 1838.

[Óscar Carpintero me señaló amablemente el artículo de S. Jay Gould, que yo desconocía hasta entonces. Manuel Talens ha revisado el artículo con cuidado, me ha señalado erratas y errores, le ha dado forma y lo ha tratado con el mimo al que nos tiene acostumbrados. Gracias, muchas gracias a ambos]

Maestro, periodista, compañero y amigo de Marx, miembro del comité de correspondencia comunista de Bruselas entre 1846 y 1847 y de la oficina central de la Liga de los Comunistas, redactor de la Nueva Gaceta Renana entre 1848 y 1849, emigrado a Suiza en 1849 y a Inglaterra en 1851, Wilhelm Friedrich Wolf falleció en 1864. Tres años más tarde, su amigo le dedicaba el libro I de El Capital, la única parte que llegó a publicar en vida, con las siguientes palabras [1]: «Dedicado a mi inolvidable amigo, valiente, fiel, noble luchador adelantado del proletariado, Wilhelm Wolff. Nacido en Tarnau el 21 de junio de 1809. Muerto en el exilio en Manchester el 9 de mayo de 1864″
El sentido texto de Marx nos conduce a una historia paralela sobre las dedicatorias de su gran clásico, historia en la que el autor de El origen de las especies, cuyo doble aniversario celebramos este año [2], está muy presente. Vale la pena recordarla en pocas líneas.
Norte de Londres, 17 de marzo. Marx había fallecido tres días antes. Su amigo, camarada y colaborador Friedrich Engels le despedía con un emotivo discurso en el cementerio de Highgate. Entre los asistentes, dos científicos naturales [3], el químico Schorlemmer, profesor en Manchester, un antiguo compañero político de Marx y Engels que había combatido en Baden en el levantamiento de la revolución de 1848, y el biólogo darwinista E. Ray Lankester [4]. El autor de La situación de clase obrera en Inglaterra, como en su día apuntara el gran marxista italiano Valentino Gerratana, unía probablemente por vez primera los nombres del amigo desaparecido y del científico británico:»De la misma forma que Darwin ha descubierto las leyes del desarrollo de la naturaleza orgánica, Marx ha descubierto las leyes del desarrollo de la historia humana Continuar leyendo «Darwin, Marx y las dedicatorias de El Capital»

El monopolio de las mentiras

La última sabatina intempestiva de Gregorio Morán: “El monopolio de las mentiras” https://www.vozpopuli.com/opinion/monopolio-mentiras-boris-johnson-donald-trump_0_1254475754.html. «Boris Johnson sigue la estrategia que llevó a Donald Trump a la Presidencia de los Estados Unidos y ha hecho de las mentiras una política de Estado».
Abre con estas palabras:
El diputado conservador Boris Johnson recorrió Gran Bretaña con un autobús donde se podía leer algo así como: “Cada día damos a la Unión Europea 350 millones de libras”. Dado que se trataba de una información rotundamente falsa fue denunciado y llevado a los tribunales. La magistrada Anne Rafferty, con ese desparpajo que suelen usar los jueces para conciliar sus ideas con las leyes, rechazó seguir adelante con el procedimiento y exclamó admirada de sí misma, y quizá también de su acendrado sentido del humor ‘british’: “Nos ha convencido, lo ha logrado y desestimamos la petición de comparecencia”. La mentira acababa de ser legalizada entre los monopolistas de la verdad.”

Artículos, notas, traducciones y cartas de Francisco Fernández Buey publicados en la revista mientras tanto

Artículos, notas, traducciones y cartas de Francisco Fernández Buey publicados en la revista mientras tanto

Papeles de relaciones ecosociales y del cambio global

Para los lectores/as y autores/as de una revista imprescindible

Totalmente de acuerdo [con Jaume Botey]. Te pongo un ejemplo: en el año 79 u 80, en la redacción de Mientras Tanto tuvimos una discusión sobre el tema de la miseria, el hambre, la calle. Empecé a plantear cómo veíamos y qué alternativa teníamos al problema de la pobreza en la calle. Es muy llamativo. Ves en TV gente que te pregunta: ¿y usted qué hace cuando se encuentra a la entrada del metro de Madrid o de Barcelona una multitud de pobres que piden?, ¿qué hace usted? Para mí, la definición respecto de «qué hace usted» es mucho más importante que la manifestación teórica de los principios ideológicos. Es decir, ¿qué hace un marxista ante esto? Pues puede hacer dos cosas. La primera, si es un leninista estricto, puede hacer lo que hizo el Lenin joven: «nada de dedicarse a la alfabetización de los campesinos, porque lo que nos interesa es profundizar las contradicciones que llevaran…». La conclusión de eso hace tiempo que la sé, y Lenin cuando se estaba muriendo también: empezar a alfabetizar a la gente 20 años después, en condiciones mucho peores que las de 20 años antes y diciendo que no puede haber socialismo con analfabetos.
Mi punto de vista es que no hay cultura laica que dé respuesta a los grandes problemas de la humanidad, la pobreza, la droga, la emigración, etc.. ¿A dónde lleva una reflexión como esta? Pues a una consideración sobre los movimientos religiosos de hoy día: ¿por qué la religión, a pesar del momento tan reaccionario como el que hay, presenta tanto atractivo para tanta gente pobre? Pues porque por lo menos atiende los problemas verdaderamente graves para una parte importante de la humanidad. Igual desde la otra perspectiva: ¿por qué hay tanto fundamentalismo en el mundo? Pues porque el fundamentalismo religioso es, si queremos lo podríamos llamar como lo llamaba Marx, «el suspiro de la criatura oprimida». ¡De acuerdo! Pero hay momentos en los que atender el suspiro de la criatura oprimida es más importante que la duda eterna y evidentemente más que el poder establecido.
Francisco Fernández Buey (2012)

Un breve apunte sobre el autor, innecesario, seguramente y también sobre mientras tanto.
Profesor de metodología de las ciencias sociales en las universidades de Barcelona y Valladolid, catedrático de Filosofía Moral y Política en la Universidad Pompeu Fabra, Francisco Fernández Buey (1943-2012), marxista y comunista democrático hasta el final de sus días, fue maestro de varias generaciones de profesores y estudiantes universitarios y de muchos ciudadanos y ciudadanas comprometidos con causas emancipatorias. Su firme compromiso poliético desde muy joven, su filosofar desde abajo, su ciencia y filosofía con conciencia, su activismo en el SDEUB, en el Sindicato Democrático de Estudiantes de la universidad de Barcelona, y en el Partido Socialista Unificat de Catalunya, el partido de los comunistas catalanes, le acarrearon persecuciones policiales y expulsiones de las que él nunca alardeó. La modestia y un interés filosófico profundo por todo lo humano, también por la Naturaleza maltratada y expoliada, fueron dos de sus características centrales junto con una total ausencia de sectarismo. Basta pensar en su profunda y dilatada relación con colectivos cristianos de base de los que siempre admiró su coherencia y su praxis.

Continuar leyendo «Artículos, notas, traducciones y cartas de Francisco Fernández Buey publicados en la revista mientras tanto»

En la muerte de Rafael Sánchez Ferlosio (1927-2019)

En la muerte de Rafael Sánchez Ferlosio (1927-2019)

Para MIS, que habló con él con naturalidad sobre el calor del mediodía, su escoba, su cubo y sus trabajos de limpieza en el palacete familiar: tres años después de aquel 2 de abril

Siguen ardiendo las pérdidas.

He visto al autor de El Jarama tres veces en mi vida (la última vez, en Coria del Río, con mi esposa-compañera, Mercedes Iglesias Serrano, con la que estuvo muy afable y simpático; conmigo -la verdad es la verdad la diga Agamenón, el porquero o el que suscribe- no tanto) y he hablado con él, en total, apenas 15 minutos en mi vida. Tal vez menos. De nada sustantivo.

No conseguimos entrevistarle cuando Pere de la Fuente y yo mismo preparamos el Acerca de Manuel Sacristán. Tampoco cuando, unos diez años después, Xavier Juncosa dirigió los documentales “Integral Sacristán” (Se los sigo recomendando). Continuar leyendo «En la muerte de Rafael Sánchez Ferlosio (1927-2019)»

Prólogo de César Rendueles a «El eclipse de la fraternidad» de Antoni Domènech

La editorial Akal ha reeditado (la primera edición fue en 2004, en Crítica) el libro de Toni Domènech: El eclipse de la fraternidad. Una revisión republicana de la tradición socialista.

César Rendueles ha escrito el prólogo para la nueva edición: «Auge y ocaso del republicanismo plebeyo»  (páginas 5-10).  Recojo dos de sus consideraciones:

1. «El eclipse de la fraternidad de Toni Domènech es una obra asombrosa e intempestiva, probablemente el ensayo en lengua española más importante en lo que llevamos de siglo.» [la suriva es mía]

2. «Esa forma de vínculo social a la que llamamos fraternidad -una paradójica solidaridad no impositiva, un sistema de compromisos y obligaciones que hacen más libres a los ciudadanos de una república-es en buena medida el subproducto de una serie de estrategias igualitaristas cuyo objetivo es conquistar la mayoría de edad política de los grupos sociales subalternos».

 

Nuestra historia. Número 7. «Los combates por la Historia de Josep Fontana»

Un número especial de Nuestra Historia dedicado a Josep Fontana. Con artículos, entre otros, de Gonzalo Pontón, Carlos Martínez Shaw y Juan Andrade.
Nuestra Histria, Número 7.

«Los combates por la Historia de Josep Fontana»

Los combates por la Historia de Josep Fontana[núm. completo en pdf]

Índice

Editorial

  • Número 7, Consejo de Redacción de Nuestra Historia. [pdf]

Dossier: Los combates por la Historia de Josep Fontana

  • Presentación: Josep Fontana en Nuestra Historia, José Gómez Alén. [pdf]
  • Josep Fontana hoy y mañana: su lugar en la historia de la historiografía, Carlos Forcadell Álvarez. [pdf]
  • Los objetivos compartidos. Nota de homenaje a Josep Fontana, historiador marxista y maestro de historiadores, Rosa Congost. [pdf]
  • El maestro en su biblioteca, Gonzalo Pontón. [pdf]
  • Josep Fontana como analista del presente: «El futuro es un país extraño», Carlos Martínez Shaw. [pdf]
  • Josep Fontana. La Historia ante el espejo, Juan Andrade. [pdf]

Continuar leyendo «Nuestra historia. Número 7. «Los combates por la Historia de Josep Fontana»»

El Banco de España y la concepción liberal de las pensiones

El Banco de España y la concepción liberal de las pensiones

Juan Francisco Martín Seco

Contrapunto-República de las Ideas

https://www.republica.com/contrapunto/2019/06/13/el-banco-de-espana-y-la-concepcion-liberal-de-las-pensiones/

Magnífico artículo -como todos los suyos- de un economista mucho más que economista.

Las palabras (vacías), los líos (y liantes) y las cosas (del querer, del comer y del vivir)

[Crónicas sabatinas] ¡Por una Barcelona fraternal! ¡Porque la limpieza y claridad de las palabras!

Las palabras (vacías), los líos (y liantes) y las cosas (del querer, del comer y del vivir)

Para Emiliana Claraco y los restantes 1.558 pasajeros el Sinaia q ue fueron acogidos por el presidente Lázaro Cárdenas. ¡Que viva México!

“El abrazo” (1976), Juan Genovés

Continuar leyendo «Las palabras (vacías), los líos (y liantes) y las cosas (del querer, del comer y del vivir)»

Subsunción formal y real, fordismo, trabajo productivo e improductivo

La nueva lectura de Marx de Michael Heinrich (XXIX)

Subsunción formal y real, fordismo, trabajo productivo e improductivo

Puede usted creerme, querido señor Kugelmann, que pocas veces un libro se habrá escrito bajo unas circunstancias más adversas; y realmente podría escribir unas historia secreta en torno a él, que ofrecería muchas, infinitas preocupaciones calladas, miedo y tormentos. Si los obreros tuvieran sólo una ligera idea del sacrificio necesario para realizar esta obra, que ha sido escrito única y exclusivamente en su beneficio, quizás demostrarían algo más de interés. Parece ser que los partidarios de Lassalle son los que con mayor rapidez han acaparado el libro, con el fin de estropearlo. Pero ni importa. (Jenny Marx, 24/12/1867) 

He servido durante treinta años y cuatro meses en las unidades más combativas de las fuerza armadas norteamericanas, de la infantería de la marina… Tengo el sentimiento de haber actuado en calidad de bandido altamente calificado al servicio de los big business de Wall Street y sus banqueros… He sido un rackeeter al servicio del capitalismo […] Cuando de tal modo arrojo una mirada hacia atrás, me percato de que podría incluso representar a Al Capone, pues él no pudo ejercer sus actividades de gángster más que en tres barrios de una ciudad, mientras que yo, en tanto marino, las he ejercido en tres continentes. (General Smedley Butler, el militar más condecorado en la historia de los USA, 1936)

Estamos en elquinto capítulo del libro: “El proceso de producción capitalista”, pp. 139-173. Seis apartados, el quinto de ellos: “Subsunción formal y real, fordismo, trabajo productivo e improductivo”, pp. 156-160.

La cita de Jenny Marx es un paso de una carta enviada el 24 de diciembre de 1867, el año de la edición alemana del primer libro de El Capital, a un gran amigo de la familia, el doctor Ludwig Kugelmann. La segunda la la he tomada prestada de Rodolfo Bueno: “Ditirambo a la candidez” http://www.rebelion.org/noticia.php?id=256097 .

El comentario del apartado del profesor Manuel Martínez Llaneza al final de todo. Con claridad y distinción aseguradas.

Marx habla de subsunción formal del trabajo bajo el capital cuando un proceso de trabajo, tal y como existe, se subordina al capital. La única diferencia con la situación precapitalista, en opinión de MH, consiste en que el trabajador o la trabajadora en lugar de trabajar para sí mismo lo hace para el capitalista. Las condiciones de coerción capitalistas “se expresan únicamente en el hecho de que el trabajador trabaja más tiempo del que es necesario para su conservación y el capitalista se apropia del plusproducto que surge de ello”. Sobre la base de la subsunción formal, añade nuestro autor, solo es posible la producción de plusvalor absoluto.

Marx habla de la subsunción real cuando el proceso de trabajo se modifica para aumentar la fuerza productiva. El proceso de trabajo se distingue ahora no solo formal sino realmente, es decir, en toda su organización y estructura, del proceso de trabajo precapitalista: el modo de producción capitalista crea la forma material de la producción que le corresponde. La subsunción real solo es posible sobre la base de la formal. Con la subsunción real del trabajo bajo el capital se hace posible la producción de plusvalor objetivo.

Hasta ahora, nos advierte MH, hemos supuesto en la consideración del plusvalor relativo que la extensión cuantitativa de los medios de vida necesarios para la reproducción de la fuerza de trabajo (los medios de vida necesarios para el trabajador y su familia) permanece inalterada, que el nivel de vida de la clase trabajadora no se modifica.

Pero esto, señala el filósofo alemán, no es necesariamente así. Su ilustración:

1. Partamos de una jornada laboral de 8 horas y de una tasa de explotación del 100%.

2. En este caso, la jornada laboral se descompone así: cuatro horas de tiempo de trabajo necesario (necesario para la reproducción del valor de la fuerza de trabajo) y cuatro horas de tiempo de plustrabajo (en el que se produce plusvalor).

3. Supongamos que la expresión en dinero del valor creado en las 8 horas es, en condiciones normales, de 160 euros.

4. El valor diario de la fuerza de trabajo será de 80 euros; el plusvalor diario será también de 80 euros.

5. Un nuevo supuesto: supongamos ahora que la fuerza productiva del trabajo se duplica en todos los sectores.

[En nota a pie de página escribe MH: “Se supone este enorme incremento solo para simplificar los cálculos siguientes”. No obstante, añade, si se comparan épocas que estén muy alejadas, “es muy posible que se haya podido duplicar la fuerza productiva”].

6. Con ese incremento generalizado de la fuerza productiva, los bienes se pueden producir por tanto en mitad del tiempo. Su valor, por consiguiente, queda reducido a la mitad.

7. El valor diario de la fuerza de trabajo se produce entonces en dos horas (no en cuatro). Su valor desciende de 80 a 40.

8. El plustrabajo aumentará entonces de cuatro a seis horas, de 80 a 120 euros.

9. Pero si bien se ha reducido el valor de la fuerza de trabajo (de 80 hemos pasado a 40), ahora de pueden comprar con 40 euros los mismos medios de vida que antes costaban 80. Luego, por tanto, el nivel de vida de los trabajadores permanecerá igual.

10. Supongamos también que, por luchas sindicales o por escasez de la fuerza de trabajo, los trabajadores logran recibir como salario no el valor creado en dos horas sin en tres. 60, en lugar de 40.

11. También en este caso habría caído el valor de la fuerza de trabajo (de 80 a 60) y el plusvalor habría aumentado una hora (de cuatro a cinco horas, el plusvalor será entonces de 100 euros, antes era de 80). Sin embargo, ahora habrá aumentado también el nivel de vida de los trabajadores.

12. Por consiguiente, señala MH, si el trabajador puede comprar hoy con 40 euros lo que antes compraba con 80, como tiene una disposición de 60 euros, puede aumentar entonces en un 50% (20 de aumentorespecto a 40) sus medios de vida.

13. Con terminología actual: los salarios nominales, es decir, expresables en dinero, habrán caído en un 25% (de 80 a 60 euros), los reales (lo expresados en poder adquisitivo) habrán aumentado en un 50%.

14. En resumen: el aumento de la fuerza productiva ha permitido que una elevación del nivel de vida de la clase trabajadora vaya acompañado de un incremento del plusvalor del que se apropian los trabajadores. La disminución del valor de la fuerza de trabajo y el incremento del plusvalor producido por la fuerza del trabajo significa que se ha incrementado la tasa de explotación: p/v y con ello la explotación de la fuerza de trabajo.

Por lo tanto, concluye MH, no son excluyentes al mismo tiempo una mayor explotación (mayor parte de la jornada laboral dedicada al plustrabajo) y una elevación del nivel de vida de la clase trabajadora q.e.d.

MH sigue con su ilustración abriendo otros escenarios:

15. Puede tener lugar una reducción de la jornada laboral: de 8 a 7:30 horas (por luchas sindicales por ejemplo, media hora de reducción).

16. Si la fuerza de trabajo sigue recibiendo 60 euros, el valor de tres horas de trabajo, quedan 4,5 horas de tiempo de plustrabajo en la nueva situación.

El plusvalor sería entonces de 90 euros (10 euros más que antes del aumento de la fuerza productiva).

[En nota a pie escribe MH: “Cuando disminuye el tiempo de trabajo, tiene lugar generalmente una intensificación del trabajo (se produce un mayor producto de valor en el mismo tiempo), lo que favorecería un aumento de plusvalor. Pero esto no se tiene en cuenta en el cálculo de nuestro ejemplo”]. 

Este último caso, corresponde (por lo que respecta a su tendencia) al desarrollo de los países capitalistas desarrollados. El hecho de que la clase trabajadora de estos países tenga un mayor nivel de vida y jornadas laborales más reducidas que hace, pongamos, 100 años, no significa en absoluto que la explotación haya disminuido o que haya desaparecido. Recuérdese que el concepto usado de explotación hace referencia a un estado de cosas en en cual los trabajadores crean un valor mayor del que reciben por salario. El grado de explotación, recuérdese también, no tiene que ver con el nivel de vida, malo, bueno o regular, sino con la tasa de plusvalor. Por consiguiente, infiere MH, “es perfectamente posible que la elevación del nivel de vida y la reducción del tiempo de trabajo vayan acompañadas de un aumento del plusvalor y de la tasa de plusvalor”.

La dinámica que se acaba de esbozar, matiza MH, basada en la producción de plusvalor relativo tiene un supuesto no explicitado hasta el momento: la gran mayoría de los medios de vida que entran en el consumo del trabajador han de ser producidos de manera capitalista. Mientras las familias de trabajadores produzcan ellas mismas una gran parte de sus medios de vida o se los compren a pequeños campesinos y artesanos, el aumento de la fuerza productiva en las empresas capitalistas da lugar a un plusvalor a corto plazo que solo provoca una pequeña disminución del valor de la fuerza de trabajo.

A lo largo del siglo XX se alcanzó un punto en el que la mayoría de los bienes consumidos por una familia de trabajadores se producían de manera capitalista. MH nos describe brevemente a continuación el fordismo y el taylorismo. No lo hacemos aquí. Luego añade: a pesar del aumento de los salarios reales, disminuyó el valor de la fuerza de trabajo y, las ganancias pudieron crecer. “La producción estandarizada a gran escala, el aumento del consumo de masa y las ganancias crecientes fueron de la mano durante casi dos décadas, y constituyeron una de las bases (no la única) del “milagro económico” de la época de posguerra.”

Nuestro autor define a continuación trabajo productivo en estos términos:

El fin del proceso de trabajo, considerado con independencia de su determinación económica formal, consiste en la producción de una determinado valor de uso. Desde el punto de vista del proceso de trabajo, el trabajo que crea valor de uso o participa de ello es trabajo productivo. Dado que el fin del proceso de producción capitalista consiste en la producción de plusvalor, desde el punto de vista del proceso de producción capitalista solamente el trabajo que produce plusvalor es trabajo productivo (sería trabajo productivo en sentido capitalista).

MH comenta que si un determinado tipo de gasto de trabajo se trata o no del trabajo productivo en sentido capitalista, no depende del carácter concreto de este trabajo sino de las condiciones económicas en que se realiza. Su ilustración: si hacemos una pizza y se la damos de comer a nuestros amigos o la comemos nosotros mismos, hemos creado un valor de uso, pero como no se vende, no es una mercancía propiamente; tampoco se ha creado valor o plusvalor. Mi trabajo ha sido improductivo desde un punto de vista capitalista.

Si vendo la pizza en la calle, en una fiesta, he producido una mercancía y valor pero no plusvalor. El trabajo sigue siendo improductivo desde el punto de vista del capitalismo.

Pero si se me contrata en un restaurante gestionado de manera capitalista y hago allí la pizza por la que pagan los clientes, he creador valor y plusvalor y, por tanto, mi trabajo ha sido productivo. Así pues, “el que mi trabajo sea productivo no depende del carácter del valor de uso producido, sino de que produzca mercancías que al mismo tiempo contengan plusvalor”.

Un ejemplo de servicios: en un teatro gestionado al modo capitalista, los actores son trabajadores productivos (como lo son los trabajadores de acero que trabajan en una empresa capitalista). Para el carácter de mercancía de una cosa tampoco desempeña ningún papel el hecho de que sea realmente útil y necesaria para la reproducción de la sociedad: un yate, un tanque o una película son mercancías si encuentran comprador. Y si se producen en condiciones capitalistas, todas esas mercancías serían trabajo productivo.

Para realizar trabajo productivo, tengo que ser trabajador asalariado; la inversa no es cierta: no todo trabajador asalariado es, sin más, trabajador productivo señala MH. Si soy cocinero en un restaurante a la manera capitalista, mi trabajo es productivo; si soy cocinero del capitalista en su esfera privada, en su casa pongamos por caso, siendo siendo trabajador asalariado pero no produzco mercancías sino valores de uso: la pizza no se vende en este caso, se la comen el capitalista y sus amigos. Luego, por tanto, no he producido valor ni plusvalor. Soy un trabajador asalariado improductivo.

Aquí se pone de manifiesto, con esto concluye MH este apartado, el sentido de la distinción productivo-improductivo:

1. Si estoy trabajando como cocinero en un restaurante, el dueño tiene que emplear tanto dinero para mi salario como si trabajara apara él de cocinero privado.

2. Pero el dinero que emplea para el funcionamiento del restaurante solo ha sido adelantado, y regresa a su dueño, si el restaurante marcha bien, acrecentando el plusvalor.

3. En cambio, el dinero que paga por mí como cocinero privado ha sido gastado. El dueño recibe por ello un valor de uso (mis pizzas) pero no dinero.

4. Para poder gastar dinero en un cocinero privado, el capitalista necesita el plusvalor generado por un cocinero bajo sus órdenes en el restaurante.

5. La cantidad de trabajo improductivo, no generador de plusvalía, que se puede permitir el capitalista, el dueño del restaurante, está limitado por la cantidad de plusvalor que producen los trabajadores productivos en el restaurante.

Hasta aquí el apartado 5º. El siguiente, el 6º y último del capítulo, lleva por título: “Acumulación, ejército industrial de reserva, depauperación”, pp. 166-173.

PS. El comentario que les anuncié del profesor Manuel Martínez Llaneza:

Es útil clarificar la diferencia entre grado de explotación y nivel de vida. Hay países del llamado tercer mundo en los que ser explotado se considera un privilegio porque la alternativa a un empleo precario es el hambre al haberse destruido casi cualquier forma de supervivencia precapitalista. También es necesario explicar por qué un aumento salarial o una disminución de la jornada de trabajo no provoca necesariamente la ruina de los capitalistas, siquiera sea para responder a esta insufrible campaña antisalarial que nos invade con las mismas simplezas que se empleaban en el siglo XIX contra la jornada de diez horas y en el XX contra la de ocho.

Es, pues, loable el intento explicativo de MH. Sin embargo, la presentación que hace se basa en unas cuentas no fundamentadas, lo que la convierte en un juego de números sin contenido. Por una parte, debido a su ya criticada concepción del valor, MH confunde el valor de la fuerza de trabajo (en horas) con su precio (en euros) y, en consecuencia, las expresiones de la tasa de explotación o de plusvalía en ambas unidades. Esto no es aquí muy importante. Marx también lo hace para simplificar su exposición; basta con adoptar la contabilidad en un sistema, dinero por ejemplo, porque, como he indicado, esto puede explicarse con la propia contabilidad burguesa ya que se trata del reparto de lo producido.

Lo que no se explica, y es lo que tiene interés no numérico, es cómo se realiza el punto “5. Supongamos ahora que la fuerza productiva del trabajo se duplica en todos los sectores”. Esa suposición tendrá que fundarse en algo. Si no se hiciese, como es el caso, se estaría haciendo referencia a la multiplicación de los panes y los peces, y no se necesitarían muchas cuentas para hacer comprender que, si hay más panes y más peces, el exceso puede repartirse de muchas formas, incluso mejorando algo la situación de los obreros. Es la fundamentación del sindicalismo.

En vez de poner un ejemplo forzado, que ilustra poco, sería mejor considerar, siquiera sea someramente, cómo se puede mejorar la productividad del trabajo, entre otras formas: adquiriendo o inventando máquinas, mejorando la formación de los obreros o usando el látigo contra ellos, robando materias primas a otros países manu militari, etc. Esto ilustra más la evolución del capitalismo imperialista que los juegos de números.

Por último, el concepto de “trabajo productivo” que expresa entiendo que no es el de Marx.; digo ‘entiendo’ precisamente porque no estoy seguro de entender lo que considera ‘plusvalor’, ya que siempre lo identifica con ‘beneficio’. Según Marx, el trabajo productivo se refiere a la fabricación de mercancías que se venden por el capitalista en un mercado; no sería trabajo productivo el de los trabajadores de un banco aunque produjera beneficios a los banqueros que los emplean y adelantan el sueldo. Es un tema delicado, creo que puede matizarse la concepción de Marx a la luz de la evolución posterior del capitalismo, pero también opino que lo correcto es trasladar con precisión lo que Marx expresó y manifestar en su caso la crítica fundada y las oportunas propuestas alternativas o completivas.