Página herida. «La izquierda debate»

[Matilde] piensa en su situación que apenas ha cambiado. Su inquietud y penoso deambular cesó. Su paso es más firme y ha ganado en ritmo. Por lo demás, los alimentos han mejorado poco en casa y el ambiente, en general, sigue siendo el mismo. Su concepto de la vida no ha sufrido variación, al contrario. Su definición de la sociedad: “los que suben en ascensor y los que utilizan la escalera interior”, se ha consolidado. No se llega a una definición tan concreta sin una larga experiencia de la humillación y del dolor; sin antes haber tocado, haber sopesado el valor de cada una de esas dos mitades. Dos mitades que en un principio aparentan un solo cuerpo que no hubiera sido dividido aún: un solo cuerpo sólido, indivisible. Solo en apariencia, porque la división existe: la división existe desde el principio, desde el origen de los siglos. Pero es que los pequeños ojos débiles, acostumbrados a las penumbras míseras, no conocen más que una de las mitades y no pueden comparar.
Luisa Carnés (1934)

La referencia completa de la cita: Luisa Carnés, Tea Rooms. Mujeres obreras, Xixón: Hola de Lata, 2016, p. 77 (epílogo de Antonio Plaza). Les recomiendo su lectura: ¡no les defraudará! Un apunte complementario al final y un hilo de enlace con el tema de esta página herida.

Dos observaciones iniciales:
1. Estaba a punto de elegir como título: “Jornada de debates de la izquierda no nacionalista”. Hubiera sido un error. En una situación como la de Cataluña (no hablamos del Sahara, ni de Palestina, ni de Angola o Mozambique en los años setenta del pasado siglo), no puede existir propiamente una izquierda que sea nacionalista.
2. En .Cat las cosas siguen más o menos igual: se desconocen la remuneraciones de Pilar Rahola por su intervenciones en la televisión pública TV3; Carles “el Vivales”, un político marcadamente neoliberal y fanáticamente nacionalista, felicita a Anna Gabriel (CUP) por su nuevo nombramiento en un sindicato suizo; Borràs y Ribó revisan la historia de la Asamblea de Cataluña, sus puntos programáticos y el papel del PSUC [1]; en la web de Quin Torra, M. Carme Carmona i Cornet defiende que Heribert Barrera (el bilingüismo representa la desaparición de Cataluña como nación, más ataques a los migrantes y cien barbaridades más) sea considerado un referente de Cataluña; tildan a Marc Álvaro -¡a Marc Álvaro!- de traidor a la causa (“Quan assolim la independència haurem de fer neteja d’impresentables com ell!”); no es imposible que el tripartito patriótico de .Cat (ERC-Junts-CUP) aprueben los nuevos presupuestos; la incomprensible (muy comprensible por otra parte) ofensiva contra el castellano (con la Plataforma de la Lengua en vanguardia) sigue en pie (subvencionado) de asedio y monolingüismo excluyente [2]; se sigue usando el concepto ideológico de “lengua propia” para hablar del catalán (el castellano sería lengua impropia o no propia); algunas voces, el profesor Iván Teruel entre ellas, denuncian que quieren crear en .Cat un sistema de delación a los profesores que usen el castellano en sus clases, etc. etc. El pan suyo (nada nuestro) de cada día.

Pasemos página, vienen días, sábados de izquierda.
El sábado 13 concentración en Madrid, a las 12 horas en la Puerta del Sol, “Blindar las pensiones en la Constitución”. ¡Acudan si está a su alcance! En Barcelona, la “Marea pensionista” convoca a una manifestación, Plaza Cataluña-Plaza Sant Jaume, dentro de una jornada estatal (¡mecachis con estatal!) en defensa de las pensiones públicas.
(También el sábado 13, Jornada “Un siglo de comunismo en España”. Biblioteca Histórica de la UCM “Marqués de Valdecilla” Calle Noviciado, 3 (Madrid). Entre las actividades, presentación del libro “Un siglo de comunismo en España” coordinado por Francisco Erice. El domingo 14, a las 12 h., se inaugura en Santa Coloma de Gramenet (una ciudad trabajadora pegada a Barcelona por el norte), C/. Milà i Fontanals, 38, el Centro Social “14 d’abril”. El compañero Paco Téllez, un verdadero y muy auténtico imprescindible, es mi informante).
Dos semanas después, el sábado 27 se celebra en Barcelona, en el Pati Llimona (Carrer del Regomir, 3), la I Jornada ISCAT (Izquierda solidaria de Cataluña). Está organizada por ASEC/ASIC (Asamblea de la esquerra(izquierda) de Cataluña). “Izquierda solidaria” toma su nombre del artículo de septiembre de 2018 de Paco Frutos (¡se le echa en falta!), Xavier Marín y Carlos Jiménez Villarejo: “La respuesta de la izquierda solidaria” [3].
Lo previsto para ese día de encuentro, análisis y celebración al que estamos todas y todos invitados:
Tres debates por la mañana, tres platos fuertes, de “rabiosa y urgente actualidad”:
1. “La izquierda contra el nacionalismo”. Ponentes: Antonio R. Santamaría, Javier Marín y José Luis Oyón. Moderador: Vicente Serrano.
2. “Transición energética…y recibo de la luz”. Ponentes: Joaquim Coll y Eduard Rodríguez Farré. Moderadora: Sandra Tirado.
3. “Organización territorial del Estado: centralismo versus federalismo”. Ponentes: Armando Fernández Steinko y Guillermo del Valle. Moderador: Luis Caldeiro.
Descanso y comida.
Por la tarde, el cuarto debate: “Feminismo y última legislación generista”. Ponentes: Marina Pibernat, Silvia Carrasco y Maite Gallego. Moderadora: Ángela Herrero.
A continuación, de 17 a 18:30, presentación de El Jacobino y de 18:30 a 19:30 entrega del Premio ISCAT 2021.
¡Nada sobra, todo de interés! ¡Como en los viejos tiempos! ¡Acudan, anímense!
Sin olvidarme de nadie, déjame que destaque la presencia del gran científico franco-barcelonés, Eduard Rodríguez Farré.
Apoyan el encuentro el Partido Feminista de España (PFE), el Partido Socialista del Trabajo (PST), el Colectivo Juan de Mairena, Federalistes d’Esquerres (Fd’E), Alianza de la Izquierda Republicana de España (AIREs) y Centro Izquierda de España (dCIDE). Colabora SCC.
Las personas premiadas este año -¡en la diana, mayor acierto imposible!- son: Lidia Falcón O’Neill y Carlos Jiménez Villarejo, ex aequo. El presidente del jurado ha sido el profesor Miguel Candel y el secretario Antonio-Francisco Ordóñez Rivero [4].
Resérvense el día. ¡Nos vemos el sábado 27!

La cita inicial está bien traída en mi opinión: la jornada parece tener como uno de sus objetivos centrales alimentar una cultura de izquierda solidaria, de apoyo mutuo, cultura en la que la situación, sentimientos y finalidades de las clases trabajadoras catalanas (y las de España en su conjunto) ocupen un lugar destacado. Como en la obra de Luisa Carnés.
Una información sucinta sobre ella (la tomo de la solapa interior del libro referenciado): Luisa Carnés (Madrid, 1905-México DF, 1964) nació en el seno de una familia obrera en el madrileño barrio de Las Letras. A los 11 años (a la misma edad que mi hermana, unos 40 años después) entró a trabajar en un taller de sombrerería (en una fábrica de cafeteras en el caso de mi hermana), y también desde muy joven comenzó a escribir. En 1928 vio publicada su primera obra, Peregrinos de calvario, una colección de narraciones breves, a la que seguiría la novela Natacha (1930), ambientada en un taller textil similar al que ella tan bien conocía. De lo vivido en su nuevo trabajo como camarera en un salón de té saldría Tea Rooms. Mujeres obreras (1934), recibida calurosamente por la crítica de la época, que destacó de ella su carácter innovador y su fuerza narrativa.
Con el estallido de la guerra civil, Carnés se centró en su labor de periodismo militante. Derrotadas las fuerzas de la II República, tuvo que exiliarse y recaló en México. Allí siguió escribiendo y trabajando como periodista hasta su prematura muerte, a los 59 años de edad [5].
Constantino Bértolo habla de ella -es una de las obras elegidas- en su, también imprescindible, ¿Quiénes somos? 55 libros de la literatura española del siglo XX, Cáceres: Periférica, 2021, pp. 58-60. Nuestro gran crítico literario, marxista comprometido, finaliza su exposición con estas palabras: “Es una novela que no le tiene miedo al qué dirán, ni al “es política”, ni al “no es neutral”, ni al “vehicula una tesis” ni al “propone una visión socialista del mundo”, entre otras muchas cosas. Tampoco los redactores de la Biblia tuvieron miedo a eso y ya vemos: nadie duda de que la Biblia sea una de las cumbres de la literatura universal. Tea Rooms no pretende llegar a tanto, la única fe que exige es la de creer en lo que vemos. Algo bastante más difícil de lo que parece”.
¡Creer en lo que vemos (mirando como hay que mirar, no de cualquier manera)! El programa de la hora.

Notas
1) Al hablar del cuarto punto de la AdeC, “Coordinar aquestes accions amb les organitzacions democràtiques dels altres pobles de l’estat espanyol”, Borràs lo desposeyó, por arte de magia, de cualquier referencia al conjunto de España. El que fuera secretario general del PSUC (y tiempo después presidente de Iniciativa) no hizo mención alguna al papel clave del que fuera su partido en la formación y evolución de la AdC.
Señala Marc Andreu en su excelente nota informativa que tuvieron que ser el democristiano Joan Vallvé y el pujolista Miquel Sellarès quienes reconocieran el papel de CCOO en la unidad del antifranquismo y cómo gente de lo que después sería CiU -con algunos socialistas y el líder del FNC Joan Colomines- lograron vencer el anticomunismo de la mayoría de partidos y de “algunas personalidades”, empezando por Jordi Pujol e incluyendo a ERC y a no pocos socialistas. “No se puede hablar de la Assemblea sin citar la importancia de los comunistas”, Sellarès dixit, que fue el primero, si no el único, en citar nombres clave como el que fuera secretario general del PSUC Antoni Gutiérrez Díaz (el Guti), el del independentista-ecosocialista Joan Armet o el del socialista Raimon Obiols. Sellarés comentó, y está autorizado para hacerlo por su cercanía, que el Pujol de los 70 tenía la tentación de entenderse mejor con Martín Villa que con la Assemblea. Recordó lo que es de toda evidencia para los que vivimos aquellos años: el independentismo era entonces absolutamente marginal (no el catalanismo ni el nacionalismo, muy presentes en algunos sectores de la Asamblea, incluyendo a colectivos del PSUC).
Véase también: Pedro Lopez Provencio, “Altres catalans, sindicalisme i autodeterminació” https://www.eltriangle.eu/2021/11/09/altres-catalans-sindicalisme-i-autodeterminacio/
2) Joaquim Coll, “En la inmersión todo es mentira.” https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/inmersion-todo-mentira_561684_102.html
3) https://www.eldiario.es/opinion/tribuna-abierta/carta-izquierdas-hablemos-catalunya_129_2754194.html
4) Más información en: 1. http://www.asec-asic.org/2021/09/17/primera-jornada-iscat/ 2. http://www.asec-asic.org/2021/11/05/premio-iscat-2021/ 3. http://www.asec-asic.org/wp-content/uploads/2020/03/ACTA-DEL-FALLO-DEL-PREMIO-ISCAT-2021.pdf
5) Para mayor detalle, véase el excelente y documentado epílogo de Antonio Plaza, pp. 197-248.

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *