«Sobre el linchamiento de Pablo Iglesias», de José Luis Martín Ramos

Una reflexión del profesor e historiador José Luis Martín Ramos sobre la situación política (madrileña) y sobre las críticas a Pablo Iglesias (Añado, al final, un comentario complementario suyo sobre el populismo y la confusión ‘opionadora’).1. Aprovecho lo que dices, que no comparto, para manifestarme en contra del linchamiento personal. Haga lo que haga Pablo Iglesias parece que siempre lo hace mal; y eso ni es justo, ni es cierto.
¿Saltarse las primarias? Vamos a ser serios. Ese es uno de los mantras falaces del PP. La decisión fue de la dirección de UP -no de Podemos- y obviamente eso significa cambiar el candidato que se eligió en primarias para las elecciones de septiembre de 2019; eso no significa que automáticamente se haya de ser en las siguientes. ¿De dónde se saca que iba a ser candidata Isa Serra sin una decisión previa de coalición, la que fuere? De hecho el PSOE ha estado a punto de cambiar su candidato y no lo ha hecho porque no le da tiempo; no encuentro una mejor manera de desacreditar al propio candidato y, por cierto, nadie se lanzó al cuello del PSOE por querer sustituir a Gabilondo. Con todo respeto, tanto Gabilondo como Isa Serra son candidatos débiles ante Ayuso, y así se de mostró en septiembre de 2019. PI no se está saltando nada y se ha de tener mucho morro, por parte del PP, para decir lo que dice:

https://www.eldiario.es/politica/cargos-pp-recriminan-iglesias-proclame-candidato-salte-primarias-preconizado_1_7312561.html

https://www.elconfidencial.com/espana/2021-03-15/pablo-iglesias-deja-el-gobierno-y-se-presentara-como-candidato-en-madrid_2991996/

Lo que ha hecho PI es plantear en una reunión de las direcciones la cuestión de la candidatura; Alberto Garzón la rechazó. El no ha impuesto nada de manera prepotente, en este caso. Incluso ha respetado la formalidad, aunque en este caso era ocioso: se presentará «si los inscritos quieren» ha dicho. ¿Dónde se salta las «primarias»? ¿Dónde el gesto autoritario?
¿Illa tuvo un gesto autoritario? El PP también le acusó de desertar del gobierno en plena pandemia.
Mal estamos si repetimos el argumentario demagógico y falso del PP.

2.  Nuestros extraordinarios opinadores políticos han aprendido a no distinguir. Y se han comido con patatas el abuso del término ‘populismo’ como etiqueta atributo que se cuelga en todas partes, para desmerecer desde luego a quien se le cuelga. En la historia de los movimientos políticos, el populismo no fue un simple adjetivo -peyorativo, insisto- sino una caracterización general, propositiva y no demagógica. Eso es lo que fue uno de los movimientos más importantes del XIX ruso, los narodniki. Y Lukács escribió que una de las componentes del pensamiento y la acción de Lenin era el populismo. Populista fueron también los proyectos políticos del primer Haya de la Torre y la propuesta y la gestión de Cárdenas. En ninguno de esos movimientos el populismo era un adjetivo circunstancial ni suponían demagogia. Pero no sé quien empezó a enredar diciendo que el fascismo -el italiano, el alemán- era populismo. Debería ser un politólogo estructuralista o aficionado a sustituir el análisis complejo por una especie de tabla periódica de términos a aplicar sobre la realidad.
El fascismo no es populismo. Pero hecha esa ecuación, la pereza intelectual y la manía clasificatoria y etiquetadora hicieron que al neofascismo posterior a la II guerra mundial y los nuevos proyectos antidemocráticos de la derecha y la extrema derecha se les haya colgado la etiqueta de populista. No son populistas, no defienden al pueblo contra el poder político y el poder social; todo lo contrario. La derecha liberal, que siempre estuvo en contra del populismo, le dio connotación peyorativa para usarlo contra sus competidores en la derecha y contra la izquierda. Y los politólogos y opinadores se tragan no solo el error de análisis, sino el engaño del etiquetado. Ayuso no es populista y tampoco lo es Vox. Y Pablo Iglesias es populista por seguidor intelectual de Laclau y Chantal Mouffe, no por sus gestos excéntricos.

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo, rebelión y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *