Tiempos difíciles: prudencia, solidaridad, serenidad

[Crónicas sabatinas] ¡Apoyo mutuo, apoyo mutuo, más apoyo mutuo!

Tiempos difíciles: prudencia, solidaridad, serenidad

Para Alejandro Nadal, in memoriam et ad honorem

Para Abel Jesús Ruiz Cillero (1942-2020), militar antifranquista de la UMD, in memoriam

Para los trabajadores y trabajadoras que siguen estando en primera línea. Por su compromiso, por su actitud ejemplar. https://www.youtube.com/watch?v=EqOB8T9VlzA&feature=emb_rel_end [Andrés Martínez Lorca:“El famoso poema “Asturias” de Pedro Garfias, muerto en el exilio mexicano, fue musicado por Víctor Manuel y es cantado en este vídeo por él mismo y por el cantaor flamenco Miguel Poveda. La Revolución de Asturias de 1934 con su fuerte represión militar dirigida por Franco y el posterior encarcelamiento masivo de mineros están presentes en estos versos de denuncia y solidaridad republicana.”].

[Lectura nacional-secesionista del lema: “Este virus” en amarillo: una referencia clara a Cataluña. “Lo paramos unidos”: la unidad y el unionismo español contra Cataluña y sus finalidades secesionistas]

La crisis económica y social que se dibuja abrirá ciertamente algunas oportunidades, hemos dicho, desde nuestra ligera ignorancia, que la pandemia contiene ciertas oportunidades de cambio, pero lo que va a abrir a corto plazo, y con toda certeza, es un sufrimiento humano enorme, y muy especialmente entre los más débiles, pobres y vulnerables. De la misma forma en que no es lo mismo el confinamiento en un piso-colmena del extrarradio que en una amplia villa con jardín, tampoco es lo mismo vivir con la mitad para los que tienen mucho, o suficiente, que para quienes no llegan a fin de mes o están en precario. Somos una sociedad dividida en clases.
Rafael Poch de Feliu (2020)

Estará solucionada [la pandemia] dentro de un año, más o menos, incluso sin vacuna. Dentro de un año se podría empezar a hacer vida normal. Habrá infecciones pero será más fácil controlarlas. Cuando empiece a bajar el número de contagios es importante no cantar victoria, no salir todo el mundo a la calle a hacer vida normal, porque es fácil que el virus vuelva a prender. Habrá que volver a la vida normal poco a poco y estar preparados para aislar a la gente de nuevo si es necesario… Sí, habrá otra pandemia, probablemente de gripe. Lo importante es poner ya presupuestos para frenarla. Los Gobiernos deben invertir contra las pandemias lo mismo que gastan en defensa. Para hacer la guerra con otros países o defendernos se gasta mucho dinero en armamento, tanques, torpedos, misiles, que al final no se usan, pero se consideran necesarios en el caso de que haya un ataque. Esto es igual, es casi más probable que nos afecte más una pandemia que una guerra. Debemos tener la capacidad hospitalaria y servicios en el caso de que haya una nueva.
Adolfo García Sastre (2020)

El estado de alarma impone la cooperación entre administraciones bajo un principio jerárquico y de lealtad institucional con el fin de optimizar los recursos y disciplinar a toda la sociedad en la contención de la epidemia. Ello no es incompatible con el funcionamiento descentralizado y es así como se está haciendo, aunque los separatistas lo demonicen con el argumento de que se está imponiendo un 155 encubierto. Si el sistema sanitario en Catalunya entra en colapso la semana próxima no será por culpa de Madrid tras 40 años de gestión autonómica. En realidad, temen perder influencia en la sociedad catalana y que se confíe más en el Gobierno de España que en el de la Generalitat para hacer frente al coronavirus. Con su victimismo sin tregua olvidan que solo unidos venceremos.
Joaquim Coll (2020)

Creo que el procés es la declinación catalana de la ola populista global y que dentro de él hay sectores, para así llamarlos, trumpistas, es decir de ultraderecha. Son sectores que se sienten cada vez más legitimados en decir lo que dicen porque nadie los condena y porque algunos dirigentes políticos dicen lo mismo o, como mínimo, les guiñan el ojo. Adaptando una frase de Ricardo Chueca sobre el interminable debate relacionado con si el franquismo es o no un caso de fascismo, podríamos decir que cada país da vida al populismo (o al nacional-populismo) que necesita. Para Cataluña ese populismo, o nacional-populismo, es el movimiento independentista.
Steven Forti (2020)

No es tiempo de monotema. Ni de deslealtad. Ni de insolidaridad. Ni del lío por el lío. Nada de eso.
Tampoco de silencio. Ni de gritos. Ni de hablar por hablar. Ni de inconsistencias que avergüenzan: PuigTorra exigen el “confinamiento total” y su gobierno ha tardado diez días en suspender las obras públicas que dependen de la Generalitat (En cambio, el Ayuntamiento de Barcelona suspendió las actuaciones en edificios municipales y en la vía pública horas después de la entrada en vigor del estado de alarma).
Vivimos otro tiempo.
Es tiempo de solidaridad (real); de hacer-más-que-decir; de entender (y vindicar) la salud como un derecho humano; de recordar (y homenajear) a los compañeros/as que han defendido tenazmente en estos últimos diez años la sanidad pública; tiempo de apoyo a los más necesitados; de informarse con rigor y de informar a su vez con conocimiento de causa; de repensar casi todo (todo lo sólido se está desvaneciendo en aire); de estar unidos y de defender la unidad bien entendida; tiempo de pensar en nuestras residencias para mayores, privadas algunas de ellas, públicas con gestión privada en otros casos; de pensar en las empresas públicas que han sido privatizadas; de aplausos (que no están de más) a los que están en primera línea de acción y de riesgo; de ayudar y no olvidar a los sectores más desfavorecidos y que más apoyo necesitan; de evitar fáciles clichés ideológicos que impidan pensar limpiamente; de dejar apartadas diferencias secundarias; de no hacer caso de los liantes; de reírnos (un poco) de los que se reían (desternillándose) de los que hablaban de economía planificada al servicio de la sociedad o de independencia económica para los sectores más esenciales o “estratégicos”; tiempo de recordar los desmanes neoliberales en sanidad que muchos quieren olvidar; de manifestar admiración por quienes merecen nuestra admiración; de tomar consciencia de la importancia esencial del mundo del trabajo y del esfuerzo de tantos y tantos trabajadores, especialmente de los sectores más olvidados, más explotados, menos considerados, incluso a veces despreciados. En fin, tiempo de mil cosas más. Ustedes lo saben, ustedes lo sienten, ustedes lo practican.

Por aquí, en Cat, las cosas, desgraciadamente, no han cambiado mucho: Jordi Salazar ha reunido las “profundas y solidarias reflexiones” de dirigentes y activistas del nacional-secesionismo .Cat. Si tienen acidez de estómago, tomen precauciones, pero vale la pena mira su trabajo https://twitter.com/PhilJordi/status/1240666154055630850. Según El Triangle, los de la ANC han amenazado con denunciarle. Esta nota puede ser un postre para ver su disparate: “Un concejal de la CUP anima a “toser en la cara” a los militares para que “se marchen y no vuelvan más”. https://www.20minutos.es/noticia/4194190/0/coronavirus-vic-toser-cara-militares/.
(Una observación del compañero Carlos Valmaseda (22.03.2020):
Dado que sigue la campaña indepe de “vamos a morir todos porque Madrid nos mata” -el Petri de Super3 dice que el ejército fue al Prat a echar productos químicos que maten al enemigo, es decir, los catalanes- y que siguen insistiendo en el cierre total y en el nosotros ya lo decíamos, vale la pena echar un vistazo a estos dos resúmenes sobre la actitud de la Generalitat justo hasta el día en que se echaron una vez más al monte:
Primera parte. Hasta 1 día antes de las declaraciones de Torra:
Segunda parte. El día antes de las declaraciones y ese mismo día:
https://twitter.com/ElFilldelaJoana/status/1241379765556260865
Y esto un primer repaso a las propuesta de Torra de “cerrar Cataluña”:
https://twitter.com/ElFilldelaJoana/status/1241503155050905600
El tuitero quiere hacer otro sobre “el confinamiento total”, pero aún no lo ha publicado.
No entro en si el gobierno español lo está haciendo bien pero sinceramente me alegro de que no esté todo ahora mismo en manos de esta tropa.”
Pueden mirar esto también esto: https://twitter.com/ElFilldelaJoana/status/1242373878296477697)

Hay que tener mucho pero que mucho rostro, el de Boi Ruiz, por ejemplo, uno de los destructores de la sanidad pública catalana (el encargado para la tarea por Artur Mas y Andreu Mas-Colell) para poder escribir -“La gestión de una pandemia” https://elpais.com/espana/catalunya/2020-03-22/la-gestion-de-una-pandemia.html- negro sobre blanco lo siguiente:
Nuestro sistema sanitario es robusto y lo podrá aguantar. Todos coincidimos en el discurso. Aun a sabiendas de que se encuentra estructuralmente al límite para dar respuesta a la demanda actual. Debe responder al incremento de la población y su mayor longevidad alcanzada gracias a la calidad de los servicios que presta y a la cronificación de muchas enfermedades antes de fatal pronóstico. No solo los recursos presupuestarios nunca han crecido al ritmo de las necesidades, sino que sufre aún, como todo el sector público, la crisis económica reciente.”
Recordemos: ¡Cataluña, junto con Madrid, son las dos comunidades españolas con menor gasto en sanidad por ciudadano/año!

Llegan incluso a esto: “¿’Bots’ del Govern para apoyar a Torra y el confinamiento total de Catalunya? El PSC pide a Twitter que investigue una campaña en defensa del ‘president’ ante el coronavirus.” https://www.elperiodico.com/es/politica/20200324/bots-govern-torra-coronavirus-7902675?utm_source=whatsapp&utm_medium=social&utm_campaign=btn-share

Pasemos página, no vale la pena seguir con estos liantes.

I. Sugerencias

1. Una entrevista muy recomendable, didáctica, clara donde las haya, sabiendo de lo que se habla. https://www.youtube.com/watch?v=e8-MSY7XPqQ&feature=youtu.be. Otra conversación también muy formativa: Entrevista de Verónica Fuentes a Luis Enjuanes (el mayor experto español en coronavirus); “Es muy probable que el SARS-COV-2 se atenúe y vuelva cada invierno, como la gripe” https://www.agenciasinc.es/Entrevistas/Es-muy-probable-que-el-SARS-COV-2-se-atenue-y-vuelva-cada-invierno-como-la-gripe

2. Muy útil para evitar las hipótesis o conjeturas arriesgadas de algunos teóricos y colectivos de izquierda: “¿COVID-19 se originó en laboratorio?” https://politica-china.org/areas/sociedad/covid-19-se-origino-en-laboratorio

3. Una conversación, elogiada por Carlos Jiménez Villarejo, con el científico barcelonés Miquel Porta: “Tras las consideraciones científicas, los políticos deben atender a otras sensibilidades» https://rebelion.org/cualquier-profesional-conoce-la-diferencia-entre-lo-que-sabe-y-como-se-gestiona-una-epidemia/

4. Un texto imprescindible: Carmen Cañada Gallego, “Volverán los abrazos”. https://rebelion.org/volveran-los-abrazos/ El comentario de Javier Pardo (21.03.2020):
Muchas gracias, Salva, por ese casi un “parte de guerra” de Carmen Cañada. Cuando esto acabe, más que nunca deberemos acordarnos de personas como Carmen, de la buena gente anónima, de los nuestros de verdad, de los de “infantería”, de aquellos que Antonio Gramsci llamó “clases subalternas”, y que ahora -con la pandemia del “Covid-19”- muchos y muchas están en en primera línea, exponiéndose, por causa de sus trabajos.
Sí, acordémonos, siempre, de todos esos que no son las “personalidades importantes” tan socorridas, por ejemplo, para confeccionar historias y manifiestos, y para organizar cónclaves.”

5. Rafael Poch de Feliu ha recordado en un artículo reciente (https://rafaelpoch.com/2020/03/21/el-imperio-y-el-capital-no-cierran-en-domingo/#more-440) el resumen de la situación de Patrick Cockburn: “Al fracasar en una respuesta coherente ante la amenaza y acusar a los extranjeros por su difusión, Trump ha arrinconado a Estados Unidos y socavado el papel hegemónico que ha desempeñado desde la Segunda Guerra Mundial. Incluso si Biden es el próximo presidente, en el mundo post pandemia Estados Unidos habrá perdido su indiscutible primacía”.

6. Juan Luis Cebrián (“Un cataclismo previsto” https://elpais.com/elpais/2020/03/21/opinion/1584787828_176852.html) nos recordaba algo que conviene retener para cuando llegue el momento del balance, las críticas y las reflexiones (los subrayados son míos)
En septiembre del año pasado, un informe de Naciones Unidas y el Banco Mundial avisaba del serio peligro de una pandemia que, además de cercenar vidas humanas, destruiría las economías y provocaría un caos social. Llamaba a prepararse para lo peor: una epidemia planetaria de una gripe especialmente letal transmitida por vía respiratoria. Señalaba que un germen patógeno de esas características podía tanto originarse de forma natural como ser diseñado y creado en un laboratorio, a fin de producir un arma biológica. Y hacía un llamamiento a los Estados e instituciones internacionales para que tomaran medidas a fin de conjurar lo que ya se describía como una acechanza cierta. La presidenta del grupo que firmaba el informe, Gro Harlem Brundtland, antigua primera ministra de Noruega y exdirectora de la Organización Mundial de la Salud, denunció que un brote de enfermedad a gran escala era una perspectiva tan alarmante como absolutamente realista y podía encaminarnos hacia el equivalente en el siglo XXI de la “gripe española” de 1918, que mató a cerca de 50 millones de personas. Denunció además que ningún Gobierno estaba preparado para ello, ni había implementado el Reglamento Sanitario Internacional al respecto, aunque todos lo habían aceptado. “No sorprende” —dijo— “que el mundo esté tan mal provisto ante una pandemia de avance rápido transmitida por el aire”.”

Un material complementario: entrevista de Nuño Domínguez al virólogo (experto en patógenos emergentes) Adolfo García Sartre: “El gasto anual en pandemia debe ser como el de Defensa” (https://elpais.com/ciencia/2020-03-24/los-gobiernos-deben-gastar-en-prevenir-pandemias-lo-mismo-que-en-defensa.html). Una de sus reflexiones:
Es muy difícil saber qué se podía haber hecho mejor. El principal problema no es tanto si las medidas de contención se han tomado antes o después. Esto viene de mucho antes. Se sabía que estas pandemias podían ocurrir. Sabemos que con la gripe suceden cada 20 o 30 años y que tienen una severidad parecida a la actual, pero no nos preparamos para ellas. No tenemos suficientes camas, ni personal, ni material. No es un problema del Gobierno de ahora ni del de antes, es de todos los Gobiernos. Tampoco es un problema de España, sino de todos los países. Nadie ha luchado para financiar esto. Esto explica por qué ahora tenemos que andar con medidas de contención tan severas para intentar evitar el colapso.”

7. Sobre la agitación política en torno al “confinamiento total” tiene interés el siguiente texto de Eduardo Bayona, “Por qué no es viable el “confinamiento total” de un país como España”. Los presidentes autonómicos de Andalucía, Catalunya y Murcia se ponen en evidencia al intentar agitar el panorama político en plena pandemia con planteamientos inconcretos, de dudosa viabilidad y que entrañan riesgos económicos y sanitarios de calado para la población y el sistema productivo. https://www.publico.es/economia/emergencia-coronavirus-no-viable-confinamiento-total-pais-espana.html

Veamos lo que comentan algunos amigos y compañeros.

II. Comentarios de amigos y compañeros

1. Desde Delhi, Carlos Valmaseda (25.03.2020):
Nosotros, en el Cervantes, llevamos cerrados desde el 13 de marzo. Ese fin de semana fue bastante frenético para nuestros profesores porque se decidió seguir las clases por Internet y estuvieron preparando todo el material y aprendiendo a usar el programa con el que trabajan, Zoom. La semana siguiente se dieron clases por internet pero con los profesores en el Cervantes, para comprobar que todo funcionaba bien y hace ya unos días que las hace todo el mundo desde su casa. Mientras escribo estas líneas mi mujer está en el estudio precisamente dando clase. Yo lo tuve más complicado porque no hay muchas cosas que podamos hacer cerrando la biblioteca. Algo vamos haciendo, promocionar la biblioteca electrónica, responder correos, retomar algún trabajo atrasado por internet… pero nada que ver con el ajetreo que tenemos normalmente. Hace unos meses creamos un grupo para hacer actividades en español y este domingo haremos una tertulia virtual, también a través de Zoom. Si funciona, me planteo hacerla cada día, para que los interesados puedan practicar algo de español.
Una vez cerrado completamente el centro, en una reunión de la embajada se decidió ofrecerlo como punto de acogida a los turistas que han quedado desperdigados por toda India y no tienen posibilidades ni de volver a España porque no hay vuelos, ni de encontrar hotel porque no los aceptan como huéspedes. No sé si finalmente ha llegado a ir alguien porque es un centro cultural y no tiene condiciones para alojar gente. Quizá hayan podido solventarlo de otra forma.
Respecto a la situación general, en India se decidió en un primer momento no hacer tests. Argumentan que en un país tan grande no tiene demasiado sentido. Por eso los datos tanto de morbilidad como de mortalidad son francamente dudosos: 10 muertos hasta ayer. Respecto al confinamiento, el planteamiento ha sido el que ya conocemos: tomar medidas pero “arrastrando los pies”. Como India es un estado federal la respuesta ha sido bastante desigual. En Kerala, donde gobierna una coalición comunista, es el primer lugar donde se hicieron tests con una cierta extensión y se impusieron medidas para paliar los daños económicos a los trabajadores. También se detectaron los primeros casos por la tradicional movilidad de la zona: millones de ellos trabajan en Oriente Medio. Es uno de los principales sostenes económicos de la región. En Delhi, el gobierno del AAP comenzó cerrando los centros de estudio. Fue entonces cuando nosotros decidimos cesar todas nuestras actividades y confinarnos en casa todo lo posible. El domingo pasado finalmente el gobierno central decidió hacer un toque de queda voluntario: Janata curfew lo llamaron. Literalmente significa “Toque de queda del pueblo”. Todos sabíamos que era solo un anticipo de lo que iba a venir y, efectivamente, esa misma noche la mayor parte de los estados decretaron un confinamiento total. Y ayer [23.03] el gobierno central hizo lo mismo por un periodo de tres semanas. Sin ninguna medida para paliar los daños económicos. Cabe recordar que la inmensa mayoría de la población son “daily wage workers”, es decir, que cobran al día. Modi propuso que los empresarios fuesen generosos y les pagasen y que los dueños de las viviendas no les cobrasen el alquiler, pero todo de forma voluntaria. Como la mayor parte son campesinos emigrantes la mayor parte se han vuelto a sus pueblos. Esperemos que no se hayan llevado el coronavirus con ellos. Como en todas partes, hay una mezcla de incredulidad y prevención. Imitando nuestro ejemplo, el domingo a las 5 se propuso desde el gobierno que la gente saliese a los balcones para aplaudir a los sanitarios. El problema es que la gente salió a la calle en grupo o en procesión para hacerlo… 🙂
Pero el confinamiento parece funcionar. Al menos en nuestro barrio las calles están prácticamente desiertas. Pasa algo curioso con el avituallamiento. Nosotros normalmente compramos por internet y el domingo pasado hicimos la compra habitual aun sabiendo que probablemente tardarían más de lo acostumbrado. Suele ser de un día para otro. Esta vez el slot de reparto nos tocó en miércoles. No obstante, ayer recibimos un mensaje informando de que por “motivos no previsibles” suspendían el reparto. Curiosamente ayer Modi animaba a que todas las compras se hiciesen por internet para evitar el contacto físico. Esta mañana en la página web donde compramos informan de que a pesar de que el gobierno recomienda el reparto a domicilio las autoridades locales no lo permiten, así que están en un cierto impasse intentando solucionarlo –https://www.bigbasket.com/: “Dear Customer, we are not operational due to restrictions imposed by local authorities on the movement of goods in spite of clear guidelines provided by central authorities to enable essential services. We are working with the authorities to be back soon.”
No olvido ni por un momento que somos unos privilegiados. Tenemos una casa grande, somos tres y cada uno está en una habitación con su ordenador y conectados a internet. Podemos lavarnos las manos cada vez que salgamos y comprar comida siempre que queramos -espero que no cierren las licorerías porque si no pronto me quedaré sin cerveza-. Pero la mayor parte de la población vive en casas muy pequeñas, con mucha gente, y en algunas ocasiones sin agua potable. Y ahora sin ganar nada de dinero. Eso durante un mínimo de tres semanas puede ser un golpe muy duro. Pero si no se frena la epidemia ahora las consecuencias pueden ser terribles. El sistema sanitario indio es similar al estadounidense: o pagas o te mueres. Y hay muchos que claramente tienen más dinero que nosotros así que en una situación de competencia, será mejor que no enfermemos…
Como curiosidad, ayer entrevistaron en la SER a mis mejores amigos aquí, Gustavo y Shubro, con los que ceno -cenábamos- todos los viernes. Veréis que su relato es similar a esto que os cuento: https://play.cadenaser.com/audio/1585089027_520904/

Una nota complementaria de Valmaseda, de 25 de marzo:
Complementando lo que os comentaba esta mañana os paso un enlace de los problemas de un “confinamiento total”. Aquí cuando se ponen, se ponen, así que no puede circular nadie, ni camiones ni trenes con el lógico desbarajuste que eso está ocasionando. Las autoridades locales son mucho más duras que las centrales:
https://indianexpress.com/article/coronavirus/trucks-stuck-rail-staff-stopped-online-delivery-staff-assaulted-essential-supplies-hit-hurdle/
Y aquí la policía no se anda con chiquitas. Ya os lo envíe el domingo pero os lo recuerdo: https://twitter.com/MaswakuMike/status/1241670733799006209
¿Por qué lo del eucalipto? Porque esta señora cree que llega eso que hay en el último libro de la Biblia, el eucalipto: https://twitter.com/diostuitero/status/1242477345438601217

2. Del amigo y compañero Ernesto Gómez de la Hera (les puede interesar: https://www.cronicapopular.es/2020/03/ernesto-gomez-de-la-hera-vindicar-un-estado-plurinacional-una-de-las-razones-que-llevan-a-la-izquierda-espanola-a-la-irrelevancia-politica/):
Hola a todos: Creo que, pasados ocho días desde la incitación de Salvador, todos debemos tener algo más claras las consecuencias de lo que está sucediendo, así como sus causas. Además pienso que, con todo el “tiempo libre” que nos deja la situación, también deberíamos empezar a concretar conjuntamente esas consecuencias. Más que nada como servicio necesario para la colectividad, ya que esta emergencia supondrá un aldabonazo real para nuestra sociedad. Y el calificativo de “histórico”, en esta ocasión, no es incorrecto.
A
sí pues, he aquí mi cuarto a espadas.
1.- Fuera de si el origen del virus es una mutación natural o causado por algún laboratorio biológico-militar (sólo cuatro estados tienen capacidad para esto y, por esta vez, creo que Israel no habría sido), lo fundamental es que, una vez surgido, la posibilidad médica de hacerle frente es directamente proporcional a la existencia de una sanidad pública con recursos materiales y humanos (y la nuestra, afortunadamente, todavía no había sido destruida del todo, pese a los esfuerzos de PP, PSOE, JxC, ERC y otros compañeros mártires).
2.- Cuando el clima, el tiempo transcurrido, las cuarentenas o la Virgen del Carmen, disminuyan (como ya ha sucedido en la República Popular China) las consecuencias sanitarias, no ocurrirá lo mismo con las económicas, ya que estas se prolongarán en el tiempo mucho más.
3.- Las medidas que se están tomando padecen de la inconsistencia que tiene toda economía no planificada. Y de la desconfianza y el miedo que producen unas circunstancias a las que nuestra sociedad nunca se había enfrentado. Las cadenas logísticas ya están muy tensionadas (como muestran la nota conjunta de ECSA y ETF, o la anterior de IRU, o lo que yo vi, el pasado viernes por la mañana, en la frontera entre Austria y Hungría [1]) y esto pronto afectará a suministros básicos, incluidos los alimenticios, lo que repercutirá gravemente en las posibilidades de mantener cierta unidad social.
4.- Esta vez el problema afecta a la economía productiva, pues no se trata de burbujas financieras (al margen del juego de apuestas a la baja que, quienes se pueden aprovechar de lo que pasa, están realizando en las bolsas). Es cierto que la economía productiva debe estar financiada y es posible que los medios para ello esté dispuesto a utilizarlos el BCE, así como la Reserva Federal, pero el consumo se va a deprimir mucho, por el empobrecimiento de mucha gente y por la desconfianza, así que la recuperación se dilatará en el tiempo.
5.- Más grave aún será la situación en un país, como España, donde la economía se basa en los servicios (y en gran medida en los servicios a turistas foráneos) y el tejido productivo depende de microempresas o de multinacionales que toman sus decisiones lejos de aquí. Las pequeñas empresas tienen complicado recurrir a los ERTE (por más que estos se hayan facilitado, para empresas y trabajadores) y optan por los despidos. Además carecen de recursos para subsistir, si su actividad se paraliza, lo que producirá muchísimas desapariciones (de esas empresas y de sus puestos de trabajo). En cuanto al turismo es muy difícil que se recupere otra vez lo de los viajes baratos y de mochila. Esto hará que el futuro sea más duro y cause más miedo.
6.- La emergencia causará, además, cambios muy serios en la percepción social de las cosas. Ciertas instituciones saldrán reforzadas (el poder real lo están ejerciendo los estados, no la UE o las autonomías españolas: lo que causa el pataleo constante de quienes están demostrando ser estúpidos y malvados a la par). La famosa e-economía saldrá muy malparada, a pesar del auge de las redes sociales en estos días. La economía real es la que produce bienes y los hace llegar fisicamente a la gente, en cambio el teletrabajo sólo es accesible a la administración de las cosas (y es imposible sin tener capacidades de gran velocidad en los domicilios, lo que no existe y es muy difícil de improvisar). Por si todo esto fuese poco, quedará también el temor constante a que surja una nueva emergencia sanitaria, aún más grave y mortal que esta.
7.- La percepción política, por otro lado, tendrá en cuenta que quienes nos mandan son incapaces de pensar con racionalidad, cuando carecen de un manual previo. El hecho de que sean los mediocres quienes ocupan los principales puestos de mando y que su principal idea sea la de mirar al de al lado, a ver que hace este, nunca habrá estado tan claro como ahora para millones de personas. Peor todavía es el hecho de que una crisis como esta favorece a los partidarios del ordeno y mando, ya que siempre es más fácil seguir a alguien por estúpidas que sean sus órdenes, que atender a una disciplina democrática que, aparte de obedecer, requiere reflexionar colectivamente.
8.- Lo que traerá esto políticamente, más allá de lo advertido, es muy difícil de saber, exceptuando el hecho de que los actuales gobernantes y sus opositores, están impostando la figura, haciendo creer que volveremos al “business as usual” en algún momento y tratando de que nos les hagan responsables de nada a ellos. En todo caso nosotros tenemos también una responsabilidad y debemos intentar no quedarnos en el papel de meros espectadores.
Saludos cordiales y espero vuestros comentarios desde el claustro.

Una aclaración complementaria de Ernesto:
1) ECSA es la patronal de los navieros europeos y ETF la Federación sindical del Transporte europeo. Hace dos días enviaron una nota conjunta a la UE pidiendo una serie de medidas, sobre todo en favor de los marinos, para facilitar que las cadenas logísticas no se rompan por mor de los problemas para cambiar tripulaciones o dejar bajar a tierra a los marinos, que imponen las circunstancias presentes (el 76% del comercio exterior de la UE y el 32% del intracomunitario, son por mar). IRU es la más grande asociación internacional de transportistas terrestres y ya la pasada semana solicitó medidas para no interrumpir los tráficos en las fronteras terrestres. Ellos se referían a los camioneros como coartada, aunque su pretensión era puramente empresarial.
A esto me refería yo personalmente. El viernes pasado, por la mañana, sin contar con nadie en Bruselas, Hungría empezó a controlar sus fronteras con Eslovenia y Austria. Mientras el acceso de Hungría a Austria no tenía ningún obstáculo (era mi dirección), el de Austria a Hungría ya contabilizaba colas de más de 10 kilómetros de camiones. Lo interesante, políticamente hablando, es que el jueves por la noche el telediario de la TV húngara (en un Budapest con vida normal y todo abierto, a diferencia de lo que ya pasaba en Viena) trataba la emergencia como una cosa que pasaba en el exterior (igual que hacía la TV franquista) y no les afectaba a ellos. Además la principal noticia era la visita de Orban a Moldavia y el establecimiento de una relación estratégica entre ambas “superpotencias”.

3. Del médico de familia concernido Antonio Navas, 23 de marzo de 2020:
Sí, efectivamente, al margen del error de “forma” haciendo un manifiesto [el Manifiesto de los 70], en vez de entrar en debate y análisis de datos por los canales científicos habituales. Pero no me refería a este aspecto del problema, sino a que es muy lógico que no se adopten medidas hasta que no hay un consenso científico elevado; y lo que se extrae de estas dos posturas es que efectivamente en este momento no existe claridad total sobre la mejor estrategia a seguir, y confío en que las medidas que se van adoptando no sean fruto de la negligencia deliberada de nuestros gobernantes, sino de las medidas que mayor consenso estén obteniendo en la comunidad científica competente en el tema.Y desde luego hay y habrá voces discrepantes, que quizás acaben demostrando la razón de sus argumentos. El debate seguirá durante mucho tiempo. Pero ahora, como siempre, una actitud ajustada a criterios científicos sólo puede ser la que mayor consenso concite en un momento determinado.

Un segundo texto, de 21 de marzo:
Está realmente bien el artículo de Benach (“La pandemia, detonante y espejo de la crisis de salud pública”, https://ctxt.es/es/20200302/Firmas/31445/coronavirus-estrategias-crisis-salud-pandemia-causas-china-eeuu-joan-benach.htm), especialmente por lo que a la discusión sobre políticas sanitarias y generales respecta; por la defensa de la recuperación y fortalecimiento de lo público. Por la alerta sobre lo que puede llegar a pasar en USA e Inglaterra si persisten en las tonterías que hasta ahora han dicho sus gobernantes, que ya empiezan a rectificar. Se podría discutir mucho y muy largo sobre todo ello, pero creo que casi todos nosotros lo haríamos dentro de esa línea, de ese carril.
Sí creo que se pueden discutir algunos datos sanitarios, o más bien reflexionar sobre su validez, y sobre lo que parece más importante en las discusiones generales de los medios durante estos días: establecer si el gobierno español (PSOE-Unidas Podemos) ha actuado tarde y mal, o sobre todo tarde.
En primer lugar no le veo demasiado el interés a esta cuestión. No me parece sustantiva. Sin duda, en la próxima epidemia global, la actitud de todo el planeta será muy diferente porque habremos aprendido todos.
Quizás con la excepción de Corea del Sur con la realización masiva de pruebas diagnósticas, con suficiente evidencia de que es una herramienta imprescindible para el control de la epidemia, todos los demás países lo han hecho mal, de acuerdo con las críticas emitidas en este artículo y en multitud de voces críticas que proliferan durante esta semana en los medios. Es curioso que las voces críticas han empezado a proliferar esta misma semana en los medios, no hace dos, ni tres, ni cuatro semanas. Cuando hasta este mismo Oriol Mitjà afirmaba campanudamente que era una infección leve hace un mes. No se solicita el confinamiento de un país ante una infección leve. Hasta hace tres semanas se afirmaba a diestro y siniestro que esto sería otra gripe A, el sentir común dentro del mundo sanitario era que esto se integraría como un resfriado común más en el acervo de virus que circulaban estacionalmente por el mundo. Creo que no estaba la cosa tan clara, ni tan evidente, ni los datos eran uniformes, ni sobre todo, disponíamos del caudal de datos que día a día, insisto en esta cuestión, día a día, se nos vienen encima como una avalancha y son extraordinariamente difíciles de evaluar. Esta dificultad de evaluación, y lo que es más importante, de consenso, ha ocurrido en la comunidad científica desde que empezó la crisis, sigue ocurriendo en estos momentos y seguirá, porque es la manera normal, habitual, correcta de proceder en la comunidad científica. Por eso, a no ser de que más adelante dispongamos de informaciones más contundentes, no entiendo las afirmaciones del tipo: “no se hizo caso a los científicos”. No se deben tomar medidas sobre avisos de sabios o personas cualificadas en la materia en bases a sus impresiones, o a los datos recogidos por su grupo de trabajo, sino por el consenso entre todos los grupos de estudio, académicos y de investigación implicados.
Lo datos sobre letalidad, contagiosidad, etc…no son reales porque son sólo estimaciones sobre la marcha en base a la capacidad de recogida de datos y procesamiento estadístico de los sistemas sanitarios. O bien datos importados en primera instancia de otras realidades socioculturales: China, sudeste asiático, etc.
Luego empezamos a incorporar las primeras estadísticas que nos llegaban de Italia , hace de ello muy poco, que van cambiando cada día que pasa. No sabemos ni la letalidad global, ni la contagiosidad en nuestro medio, puesto que efectivamente en España o Italia, y el resto del mundo, salvo Corea del Sur y algo China no se está haciendo de forma masiva la prueba diagnóstica. Y porque las poblaciones son diferentes en China y en Italia, y porque etc, etc… Por cierto, que yo haya leído, en un artículo publicado en el New England Journal of Medicine (que ha liberado todos los artículos publicados sobre el Covid19), la letalidad es mayor en el sexo masculino, no en el femenino.
Empezando por China, a pesar de que tras cuatro meses, insisto, cuatro meses, puesto que los primeros casos se produjeron en noviembre pasado. O bien podríamos rebajarlo a tres meses, desde diciembre, cuando ya se tiene constancia de que estamos ante una nueva entidad nosológica, China desde hace 3 días no presenta ni un solo caso registrado oficialmente de contagio intracomunitario. Habrá de verse cuando eso se consigue en España e Italia, por ejemplo, para comparar. Yo tengo la sensación de que más, y de que será así, de forma generalizada en el mundo “occidental”.
Me gustaría resaltar algunas expresiones del artículo: “no hay pautas claras de como actuar”, refiriéndose al “conocimiento limitado” que se tiene del asunto, por lo que yo explicaba más arriba. Es un virus nuevo del que se van conociendo sus características a medida que actúa, y las informaciones se suceden vertiginosamente y muchas veces de manera discordante y hasta contradictoria, como es habitual en el proceder científico y en las opiniones que emiten los especialistas. Desde esa premisa me resulta difícil saber como se puede valorar la premura o la tardanza en adoptar ciertas medidas. No es una afirmación retórica. Es que no soy epidemiólogo y no sé cómo se puede evaluar mejor de lo que se ha hecho la situación. Eso sí, contando con el consenso de la colectividad científica implicada.
Medidas, que debo decir, seamos sinceros desde la actitud concreta y real de cada uno de nosotros, y esto es imprescindible decirlo para evaluar a cada gobierno, también como espejo de la sociedad en que se asienta, ni siquiera los profesionales promedio, ni preveíamos, ni intuíamos, ni valorábamos 72 horas antes de las medidas que se implantaron tras la declaración de estado de alarma. Tan sólo 72-48 y hasta 24 horas antes, nos estábamos saludando, besando y abrazando como cada día de nuestras vidas, a pesar de ser el colectivo más consciente e informado sobre al evolución del dichoso SARS-CoV-2. No nos faltaba información, disponíamos de toda la que circulaba públicamente, y la seguíamos.

4. De “El Viejo Estilita”, 20 de marzo de 2020:
Querido P.,
De acuerdo, claro, con aplaudir y extender esa síntesis que recoges en tu último correo: “(…) es curioso que quienes arremeten contra el denominado «Régimen del 78», no comiencen por ponerse a desmontar y demoler este asunto del independentisme, sino que, muy por el contrario, proponen llevarlo hasta el suicidio final”.
Pero como todas las cosas elaboradas y escritas, al cabo de un tiempo pueden mejorarse en virtud del reposo en la “despensa”. Quiero decir, que a medida que pasa el tiempo, soy de la opinión de que los que somos activos -unos más que otros, sobre todo por la edad- contra los que nos conducen al desastre del secessionisme de Cataluña, no podemos andarnos (o sea, me incluyo) con expresiones como la de “es curioso que…”.
Porque ya no es “curioso”, y lo que debemos decir, y escribir, es que es un “crimen”. Y es de suyo que ese crimen lo cometan, contumazmente, los c. de 2.000.000 de nacionalcatalanistes que son fieles seguidores de la religión independentista, y es lógico que lo gestionen y administren los “3, 30, 300, 3.000, 30.000” miembros de la aristocràcia funcionarial del règim (cuyo naturaleza numérica tan lúcidamente caracterizaba, recientemente, Domènec B.).
Pero que ante ese crimen callen y nos dejen solos -día tras día, año tras año, y pase lo que pase- cientos y miles de profesionales (o ex) de la política de “izquierdas” en Cataluña, o miembros (o ex) de les forces de la cultura d’”esquerres” que fueron de los “nuestros”, y que saben de nuestros quehaceres y avatares; que callen (públicamente, políticamente) digo, y que, además, no nos den ni un apoyo por los bajines, eso no sé cómo debe calificarse con absoluta contundencia.
Mientras tanto buscamos el calificativo que esa gente se merecen, yo seguiré con lo que vengo haciendo con ellas y ellos desde hace tiempo: o no hacerles la pelota; o no saludarles ostentosamente, y que lo capten; o espetarles un despectivo “corte”, antes de darles la espalda. En resumen: “¡ni agua!”.
Ya sé que esas cosas, viniendo de mi, no afectan a su rango, estatus, alcurnia, porte, y pretendida superioridad; pero joderles seguro que les jode, y, como se dice, cuando menos, “les amarga el día”.
Y ante la pandemia vírica, camaradas y amigos: cuidaros, paciencia, apoyo mutuo, y mucha, mucha salud.

Un segundo escrito, del 21 de marzo:
LE TEMPS DES CERISES”, Y LA ESPERANZA LAICA
Hoy (21.03.2020), a las 20 h., voy a intentar hacer sonar -por el balcón del apartamento barcelonés en donde me resguardo de la pandemia- la canción “Le Temps de Cerises”, interpretada por Yves Montand (YM), y que abajo os pongo.
Y es que si YM la canta magníficamente, para qué mi compañera y yo vamos  a intentar emularlo, en nuestra “balcónica” salida vespertina como gesto de aprecio y reconocimiento a los profesionales sanitarios, a los repartidores de mercancías, a los trabajadores de los súpers y mercados, a los soldados de la UME, y a los guardias.
Porque en mi opinión, esa canción, hoy por hoy, es un oportuno compendio, cuando menos, de: canto a la primavera; espíritu de lucha y resistencia; y laica esperanza.
Salud, fraternidad, serenidad, y apoyo mutuo.
https://www.public.fr/Paroles-de-chansons/Yves-Montand/Chansons-populaires-de-France/Le-Temps-Des-Cerises

Un tercero, fechado el 22 de marzo:
CON JOSÉ LUIS LÓPEZ BULLA EN EL DIVÁN
En pocos y recientes días, se ha podido leer el fundamental, digamos, ajuste de cuentas de José Luis López Bulla (JLLB, v. su blog), con lo que canónicamente llama la “cuestión nacional catalana” (“CNC”); y también se ha publicado una caracterización mordaz de lo que algunos (muchos, muchísimos) llaman el “hecho diferencial catalán” (“HDC”), sobre el que Albert Soler ha escrito un sarcástico artículo en el “Diari de Girona” [“El fet diferencial contra el COVID-19” https://www.diaridegirona.cat/opinio/2020/03/20/fet-diferencial-contra-covid-19/1035316.html].
Como reconoce JLLB, estas cosas subrayadas en negrita han destrozado (a lo largo de los últimos cuarenta años, añado), el movimiento obrero organizado (en Cataluña, puntualizo).
Se puede comprobar, sin embargo, que la dinámica de ese destrozo no ha surgido ni crecido por “generación espontánea”. Todo lo contrario, tiene unos cimientos (digamos “teóricos”) que es fácil acreditar “notarialmente”, negro sobre blanco, releyendo las colecciones de archivo de los manifiestos, periódicos, y revistas de buena parte de las organizaciones catalanas antifranquistas y anticapiatacalistes, del periodo 1970 a 2010.
Si un estudiante quisiera hacer, pues, una investigación como la arriba indicada, yo lo orientaría hacia lo que más conocí, o sea, hacia las colecciones de hemeroteca y archivo del diario “Treball” y de la revista “Nous Horizons”, ambas órganos oficiales del “PSUC”, partido este que a pesar de la indiscutible grandeza moral y política que emana de su lucha antifranquista y anticapitalista, llevó siempre en su seno una inverosímil contumacia en la defensa del “HDC”, y en la prédica de la “CNC”.
Expresiones estas que el virtual estudiante investigador al que me refiero, seguro encontraría muchísimas veces (en los órganos referidos arriba), embutidas dentro de textos, laudatorio y apologéticos con la “CNC” y con el “HDC”.
¿ De qué sirve este, digamos, regreso al pasado, evocado en virtud de rebuscar entre los “viejos papeles”…? En mi caso (y, tal vez, en el de muchos compañeros y camaradas) sirve y serviría de freudiana “neurosis de transferencia“, que es el primer paso para “purgar la culpa” por el inmenso error histórico de haber sustentado (que, en mi caso, fue por poco tiempo) la desvariada creencia (y su insensata prédica) en el “HDC”, y en la “CNC”.
Salud, y sensatez.

5. Del historiador José Luis Martín Ramos (22.03.2020):
Leí a Zarzalejos y me sorprendió su ingenuidad; estoy de acuerdo con Rabell, el nacionalismo independentista no está difuminándose. No solo es el comportamiento de Torra, sino el de su gente y el de tantos y tantos que se expresan en las redes. Dijo el de la Sexta: han cambiado “el España nos roba” por “España nos mata.”
En la línea de su otro tema de reflexión hay un par de temas que me preocupan. La insistencia en identificar keynesianismo, estado de bienestar e, implícitamente, política de izquierda, política socialista. El estado de bienestar no es exactamente una propuesta de Keynes, pero lo más importante es que el keynesianismo es una política liberal, no socialista. Cierto que una minoría de alumnos de Keynes quisieron situarlo en el campo de la izquierda (Joan Robinson), pero el más coherente de ellos lo que hizo fue completar el giro y sustituir keynesianismo-liberalismo social por marxismo: Maurice Dobb
El segundo tema. Economía de guerra, siendo lo que sea, no es más que eso. No es más que maximizar la intervención del estado en la toma de decisiones productivas y de consumo. Ni siquiera exige cambios sustanciales en la propiedad. Pero esa intervención del estado da una imagen equívoca de socialismo de estado -no solo en “beneficio” del nacional-populismo- que ha sido la peor deformación del socialismo en el siglo XX.

Una reflexión complementaria de 25 de marzo:
Salvando muchísimo las distancias y solo como recordatorio de una experiencia de otra guerra, ésta de verdad.
En el inicio de la guerra civil española cada quien (comités, gobiernos regionales, incluso organizaciones) buscó por su cuenta comprar y fabricar armas; y desde luego distribuirlo en su radio de acción. Resultado los fabricantes, contrabandistas y falsificadores, hicieron su agosto, encareciendo el producto de manera exponencial y haciendo posible todas las picarescas (también los sobornos y comisiones de la época); y lo poco y caro que se compró y se produjo se distribuyó atendiendo los intereses particulares, abarrotando las retaguardias urbanas de la República de armas prescindibles y no concentrándolas en los puntos calientes de los frentes.
Es la selva del mercado, ante la que hay que responder con centralización y prudencia y no poniendo por delante el “qué hay de lo mio”, que es la invitación directa a la especulación.

6. Del arabista Andrés Martínez Lorca (22.03.2020):
La actitud pública de los pujolistas y consortes en estos dramáticos momentos los desnuda por completo. Así eran y así son.
El neoliberalismo que tan excelentemente practicaron ellos (como sus colegas del PP en la Comunidad de Madrid, Valencia, etc.) hace agua ante la pandemia y la precariedad social. Tienen miedo a que la tormenta sanitaria y la posterior recesión económica y precariedad laboral engendren un huracán social que se los lleve por delante, en Cataluña, en España y en otros países europeos.
Malos tiempos para estos canallas de guante blanco, nacionalistas catalanes de derechas, nacionalistas españolistas y neofranquistas de Vox, todos ellos enemigos de lo público, al tiempo que saquean lo público cuando están en el poder (nacional, autonómico, provincial o local).
El proyecto escondido de la oligarquía dominante, y en primer lugar del rey y del Ibex 35, es torpedear el gobierno de coalición PSOE/UP (que puede consolidarse si salimos decentemente de la pandemia) y hacer posible un gobierno “de concentración PSOE/PP con el que “salvar” a su España, es decir, a la oligarquía financiera y a su clave de bóveda, la monarquía borbónica, de una política socialdemócrata mil veces peor que el Covid-19. (Hasta la SER, tan “progresista”, enseña la patita).
Apunta en esa dirección esta crónica política, inusual en el corral gallináceo de la prensa española:
Juan Tortosa, Guerra al coronavirus… ¡y al gobierno de coalición! https://blogs.publico.es/juan-tortosa/2020/03/21/guerra-al-coronavirus-y-al-gobierno-de-coalicion/

7. Del amigo Friedrich E. (24.03.2020):
Ya me extrañaba a mí que los “CDR” dejaran pasar esta oportunidad para salir en los “medios” y en las “redes”, y con ese objeto convocan (a las 21 h. de hoy) -a la ciudadanía nacionalcatalanista- a una “cacerolada” por la discordia y contra la “Unidad Militar de Emergencia”.
Ciudadanía (y “ruralía”) convocada, que, me barrunto, es precisamente la que, a las 20 h., no sale estos días a los balcones a aplaudir a los que, en momentos pandémicos, otros muchos les reconocemos y les agradecemos su trabajo.
A esperar, pues, que el “equipo antimilitarista habitual”, los Pepe Beunza, Arcadi Oliveras, David Fernàndez, Pilar Rahola, A. Dante Fachín, Joan B. Cullà, Gabriela Serra, Antoni Baños, etc., etc., (“equipo”, salvando las diferencias entre ellos), dé cobertura mediática y moral a esa “cacerolada”.
Camaradas, amigos, nosotros nos “oiremos” hoy a las 20 h., momento en que nos “conectaremos” a través de la “larga cadena inalámbrica” de la fraternidad y del agradecimiento.
Salud, mucha salud.