Una reflexión de Javier Pardo sobre el 1º de Mayo

Un sabio y crítico comentario del amigo y compañero Javier Pardo sobre las celebraciones del 1º de Mayo en Cataluña y el uso de determinadas banderas que no son, propiamente, símbolos de la tradición.

Que el 1ro. de Mayo los sindicatos vaya cada uno empacado bajo sus banderas, yo diría que es una tradición, y que es universal. Lo mismo pasa en Madrid, que en París, Berlín, o Roma.
Pero que en Barcelona y en sus catalanes alrededores, las siglas de los sindicatos (UGTC, y CONC o CC.OO, p.e.) se pongan embutidas discretamente, en senyeres nacionalcatalanistes, preponderantes y desplegadas profusamente, eso es un preocupante y triste fet diferencial sindical català.
Recuerdo haber comentado este apabullante asunto “ético-estético” de las senyeres sindicals, en una manifestación de 1º de Mayo por la Vía Layetana -hace doce o más años-, con Paco Fernández Buey y SLA, por lo menos.
Con lo fácil que, en recuerdo del aniversario de La Commune de París (1871-2021), sería volver a los dos colores que entonces se impusieron, a saber:
El rojo, símbolo de la fraternidad, y que fue la bandera de los communards; o el negro, símbolo del duelo que, después de la semaine sanglante del 21 al 28 de Mayo de 1871, propuso Louise Michele.
Javier
01.05.2021

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo, rebelión y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *