De amigos y compañeros. Sobre: Sacristán, China, Bildu, convocatoria delegación del gobierno, estatutos PCE

De amigos y compañeros.
Sobre: Sacristán, China, Bildu, convocatoria delegación del gobierno, estatutos PCE

I. En torno a un texto de Sacristán de 1972

1. De Joaquín Miras (20.11.2020):
Muchas gracias, S. Muy claro, muy clarividente de lo que estaba cociéndose e iba a sobrevenir. Sobre la denominada «cuestión nacional», en primer lugar, y sobre el disparate de la política de alianzas propugnada que entregaba el protagonismo a la burguesía, y en Cataluña, a la catalana. Muy importante su claridad ecológica en 1972, y el desarrollismo industrialista en que consistía el modelo socialista, sin alternativa de cultura material de vida. Es de admirar y alabar que no tenga complejo en considerarse miembro de una cultura nacional, además de dejar claro que España no es solo un «Estado» sino que ha creado rasgos culturales secundarios en toda la sociedad -un Estado es una institución política, es decir, una sociedad humana, no un territorio-. Creo que no debemos tener complejo alguno en denominarnos -o denominarme yo a mí mismo, español.
Por lo demás, los fenómenos de construcción étnica son constantes; en EEUU, es la etnia hispana, en la que se autoidentifican, cuando, fuera de EE UU son nicas, mexicanos, cubanos, etc. En Chile, son mapuches, pero esa etnia se fragua a comienzos del XX: en 1895 las 7 u 8 etnias indias chilenas son expulsadas del llano y obligadas a huir a os cerros -«¡cerros!» de los Andes-. Cuando bastantes decenios después pueden volver a la franja no montañosa, se han mezclado entre ellos, tras la huida caótica producida por la persecución, que ya no saben que eran, ni cuáles su diferencias culturales: mapuches.

Los comanches, que eran el horror de los apaches -los apaches piden al virreinato hacia mediados del XVIII protección y asentamiento, que se les otorga, y por eso saben cultivar, tejer, hablan castilla y se llaman Gerónimo y nombres así- luego tras la independencia y la ocupación USA, se los «desasienta»; los navajos han vivido de cuidad colosales rebaños de ¡ovejas!, y tejen con uso y telar manual esas coloridas mantas de lana de oveja, cultivan etc-, pues esos comanches, caballistas y llaneros es una etnia formada a comienzos del XVIII, o fines del XVII a partir de indios de los bosques del este, expulsados por los anglos, fundamentalmente -parece ser- shoshones, mezclados con otros.
Aquí, en este cortijo catalán, se han empeñado en que conformemos una unidad étnica a base de tratar de imponernos la suya supremacista, pues sea…

II. Sobre China

1. De Andrés Martínez Lorca (22.11.2020):
«Mientras la Covid-19 hunde la economía occidental, China anunciará en pocas semanas que ha erradicado la pobreza. Después de 40 años de reformas y crecimiento económico, después de una década de programas sociales, a final de año y a pesar de la pandemia, no tendrá pobres. Cada uno de sus 1.439 millones de habitantes ganará un mínimo de 500 euros al año y tendrá cubiertas sus necesidades básicas, un gran triunfo del presidente Xi, el emperador vitalicio».
De una crónica de Xavier Mas de Xaxàs en La Vanguardia de hoy que conviene leer («El paradigma roto»).
Dejémonos de estúpida ideología racista y anticomunista difundida por los medios a través de una mala literatura basada en la supremacía de la raza blanca y en la eternidad del capitalismo como nueva religión universal.
China enseña el camino acabando con la pobreza en el país más poblado del mundo. ¿Qué pasa mientras tanto con una buena parte de la población mundial sumida en la pobreza y sin sanidad pública en Brasil, en Egipto, en Nigeria, en Colombia… y hasta en los mismos Estados Unidos? Y no hablemos de «democracia» en esos y en otros países de todos los continentes, sin olvidar por supuesto la cabeza del imperio que no sabe al parecer contar sus votos.

III. Sobre Bildu https://www.eldiario.es/catalunya/politica/rosa-lluch-no-dudo-sinceridad-otegi-izquierda-aberzale-hechos-demuestran-han-alejado-violencia_128_6447013.html,

1. De SLA (21.11.2020):
Pues si es así, y no digo que no lo sea, estaría bien que algún día dijeran que los asesinatos de Yoyes, Lluch, Ordóñez, Miguel A. Blanco, Hipercor, Vic y tantos otros fueron actos de barbarie, y que los que señalaron con el dedo o empuñaron las armas no fueron héroes ni libertadores de nada.

2. De María Cruz Santos Santos (22.11.2020):
¿Y negar lo sagrado de la lucha? Es difícil. Yo pienso que lo importante es sobre todo lo que se hace. Bildu votando los presupuestos… Ese Bildu que se presentaba a las elecciones y dejaba vacíos los escaños del Congreso… No matan, van a las sesiones del Congreso, se comprometen en este momento que creo que es mucho más difícil de lo que nos imaginamos… me parece que es mejor hacer como si no nos diéramos cuenta. Los rencores y ni olvido ni perdón para el PP y VOX y el resto de la derecha (y no me refiero a Ciudadanos)

3. De José Luis Martín Ramos (22.11.2020):
La democracia obliga a aceptarlos. La moral y la ética les obliga a hacer algo más de lo que hacen. El problema es en parte lo que dices, pero también lo difícil que es aceptar una derrota. Porque al final, el estado y una mayoría de la sociedad vasca los ha derrotado. Los acepto, pero no miraré hacia otro lado; les seguiré haciendo el reproche de su falta de coraje para reconocer la derrota y su falta de ética para reconocer que su violencia no tenia ninguna justificación, ninguna legitimidad.

4. De Domènec Benet (22.11.2020):
Per descomptat, que uns ximples deixin de matar i deixin d’amargar la vida als que no pensen com ells, és una bona notícia. Ara bé, que a més els haguem de donar les gràcies, per aquí no passo (Por supuesto, que unos necios dejen de matar y de amargar la vida a los que no piensan como ellos es una buena noticia. Ahora bien, que además los tengamos que dar las gracias, por ahí no paso).

5. De Soledad Bengoechea (22.11.2020):
Se ha de tener en cuenta que, además de no pedir perdón, reciben a los presos de ETA que salen de la prisión con salva y aplausos. No digo yo que los reciban a pedradas, pero sí con indiferencia. Su postura estimula, sobre todo a los más jóvenes, a pensar que tenían razón, que estaban en prisión por culpa de un estado represor. ¿Cómo deben de sentirse las víctimas y los familiares de las víctimas ante esos espectáculos? ¿Cómo deben de dividir a los ciudadanos de los pueblos? Cuando con mis familiares de allí no me explican nada, no quieren hablar de ello. No hacen catarsis, se lo quedan dentro. Yo no sé hasta qué punto mis primos estuvieron involucrados, ellos o sus hijos… Silencio absoluto.
6. De María Cruz Santos Santos (22.11.2020):
No puedo «no perdonar» a quien nada me ha hecho personalmente. Puedo condenar, rechazar actos e ideologías. Puedo indignarme con quienes condenan a los inmigrantes y refugiados a una vida que es una condena y un riesgo que es inhumano, pero no puedo guardarles rencor.
Para quienes fueron víctimas debe ser muy fuerte verles por la calle, que toman un café a su lado y chocan con ellos en las librerías. Deben sentirse fatal cuando reciben a los excarcelados. Lo comprendo pero el rencor no lleva más que al desgaste inútil y sin futuro. Aceptando la política están aceptando su error aunque no verbalicen el pedir perdón. Y no lo harán. No es una cuestión de ideología o no es solamente de ideología. Es también una cuestión emocional y sicológica, ¿van a aceptar que todos sus esfuerzos fueron por algo malo? Es como aceptar que más valía que no hubieran vivido y eso no creo que haya mucha gente dispuesta a aceptarlo.
Con esto no quiero decir que acepte o bendiga lo que hicieron. Me parece execrable. No puedo, no puedo y no puedo entender que te pongas detrás de alguien a quien nunca has visto y le descerrajes dos tiros y luego irte a tomar un chato. No entiendo cómo puede funcionar esa cabeza. Pero no puedo quedarme en eso. Hay mucho que vivir y quedarse ahí es morir sin morir.

7. De José Luis Martín Ramos (22.11.2020):
El asesinato de la gente de Hipercor me lo hicieron a mí, el de las niñas de Vic, me lo hicieron a mí, el de Lluch -compañero mío y con quien tenía alguna relación- me lo hicieron a mí… No acabo de entender tu primera frase

8. De María Cruz Santos Santos (22.11.2020):
Sí, sí, nos lo hicieron a todos nosotros pero no fue algo dirigido especialmente a mí. Puede sentir dolor físico y desánimo infinito pero no puedo odiar.

9. De Soledad Bengoechea (22.11.20209:
Yo no puedo odiar a nadie. Me resulta imposible.

10. De José Luis Martín Ramos (22.11.2020):
Yo no odio. No perdonar, no es odiar. No les deseo ningún mal. No tengo ningún ánimo de venganza. Estas confundiendo los sentimientos. Tampoco pretendo excluirlos de nada de lo que ellos pidan.
No puedo perdonar lo que ellos siguen considerando que fue legítimo, porque hasta ahora no han dicho lo contrario. Son ellos los que excluyen el perdón y se conforman con la absolución que les dan sus confesionarios. Soledad nos explica que no solo les dan esa absolución sino que los siguen glorificando en público.
Y a mí si me hicieron daño cada vez que asesinaban. Se me encogió el corazón cuando lo de Hipercor. Me quedé estupefacto ante la maldad del atentado de Vic, viendo las niñas en el patio; tenían la edad de mis hijas. Me escocieron los ojos. Y lloré y no es metáfora cuando en la mañana del 20 de noviembre mi mujer me despertó diciendo que habían asesinado a Lluch. Y encontré particularmente abyectos los asesinatos de Yoyes, delante de su hija; del indefenso Fernando Múgica Herzog, que los defendió en los tribunales en los setenta y ochenta y cuya única “ culpa” fue ser el hermano de Enrique Múgica, al que no pudieron matar.
Así lo sentí; también por muchos policías, guardias civiles, chóferes, civiles, políticos…Y además ETA no cometía sus asesinatos solo contra unas personas concretas, lo hacían contra toda una parte de la sociedad, en la que yo estoy, de manera explícita, cuando decían que había que “ socializar el sufrimiento”.

11. De Soledad Bengoechea (22.11.2020):
Como siempre os doy el rollete. El día del crimen de Hipercor en el colegio al que iban mis hijos hacíamos la fiesta de despedida a los alumnos de 8º. Entre ellos estaba mi hijo. Entre las madres, una era médico en Sant Pau. Esa noche vino desencajada, temblorosa, hundida. Estaba en el hospital cuando llevaron a los heridos de Hipercor. Juró y rejuró que nunca podría perdonar a los criminales. Aquella tarde/noche me sentí avergonzada de ser vasca, y de que mi madre, cada vez que había un asesinato de la banda y el asesino no tenía apellidos vascos, me dijera: «Ves, ves, no son vascos, no pueden ser vascos».

12. De José Luis Martín Ramos (22.11.2020):
Lamento no tener a mano la tesis doctoral de Imanol Lizarralde, que de joven estuvo en los ámbitos de ETA como todos los jóvenes de su parroquia. Lo explicaba desde la perspectiva doctrinal y política. La tesis aludía al mal francés, doctrinalmente a Bourdieu y algún otro intelectual de la extrema izquierda francesa neoestalinista. Pretendía justificarse en la violencia de estado, con el “argumento” de que hasta entonces -comienzos de los noventa- solo los militantes de ETA y sus familias habían sufrido, y que tocaba ahora socializar ese sufrimiento, extenderlo a toda la sociedad. Curiosamente, la formulación principal de esa “doctrina” la hace la Ponencia Oldartzen, aprobada en las asambleas de Herri Batasuna, en 1995, en un momento de debilidad de ETA por las sucesivas caídas de las direcciones de Josu Ternera y Francisco Múgica Garmendia. Fue un discurso que contaminó toda la base del movimiento. Pero no perdamos de vista que las barbaridades de Hipercor, Vic y tantas otras -el asesinato de Yoyes, ordenado por Múgica Garmendia- fueron anteriores.

13. De José Luis Martín Ramos (22.11.2020):
Para aclarar. No es Bildu quien ha de hacer la autocrítica pública y, en mi opinión, pedir perdón por el daño causado, y no solo por el daño de las cínicamente consideradas acciones colaterales (la gran justificación del imperialismo y del estalinismo, que nunca deberíamos interiorizar). Bildu es una coalición que integra a Eusko Alkartasuna, que nunca estuvo en favor del terrorismo de ETA, y Aralar, la formación que impulsó Patxi Zabaleta que rechazó la ponencia Oldartzen y los asesinatos de Blanco…, lo que no era fácil. Se mantuvo en HB, contra ETA para no debilitar el distanciamiento hacia ETA. Tiene todo mi respeto por lo que hizo, que contribuyó a la derrota de ETA. El problema está en Sortu; el problema, para mí, lo tiene Otegui; el camino que emprendió fue positivo, pero tiene que acabar de recorrerlo. Tiene la autoridad para decir: nos equivocamos/se equivocaron, no había ninguna razón legítima para hacer lo que se hizo, ninguna razón moral; pedimos el perdón para todos y la reconciliación entre todos. Se ha de tener mucho coraje. Pero si el camino que emprendió no fue simplemente táctico, lo ha de tener y aceptar que habrá quien le considerará traidor. Es inevitable; pero en su mano está cerrar la puerta del pasado.

14. De José Luis Martín Ramos (22.11.2020):
Evitan usar el término condena, pero rechazaron claramente las pintadas, así como algo semejante que un grupo disidente de Bildu hizo en el domicilio de Abascal, y que comenta el artículo de El Pais que nos ha enviado Domènec. De todas maneras no condenar es algo que practican todos los grupos: el PP no condenó los escraches a la casa de Iglesias-Montero: Podemos tampoco condenó acciones contrarias, etc. etc.
Y sobre todo, esas acciones de hostilidad no tienen la entidad/gravedad que los atentados y los asesinatos

15. De Miguel Candel (22.11.2020):
Como no me llamo Otegi, reconozco con dolor y vergüenza haber votado a HB en aquellas europeas que cita Iñaki (¿las del 86, quizá?). Luego en 1987 ETA nos agradeció nuestra confianza a todos los izquierdistas catalanes con la bombita de HIPERCOR. Como recordaréis, la versión oficial de ETA y parte de la izquierda catalana (de aquellos polvos, estos lodos) fue echarle la culpa a la dirección del centro comercial y a la policía por no haber desalojado a tiempo, pese al aviso telefónico recibido. Ya se sabe, la culpa de la violación es de la chica por llevar minifalda…

16. De María Cruz San Santos (23.11.2020):
Bueno, mientras nos «estaba» el intercambio ha cambiado bastante.
Vuelvo a lo de José Luis y que confundo sentimientos:
Quizás sí. Me es imposible desligar rencor y odio. Con demasiada frecuencia para mi gusto, sale en este foro la expresión «ni olvido ni perdón» que me estremece porque es sentar la base para el enfrentamiento. Yo no olvido, no quiero olvidar porque necesito explicarme lo que está pasando y muchas cosas se adentran en siglos pasados y en cosas recientes. No olvido la injusticia de asesinos fríos que luego de destrozar más de una vida se incorporaban a una fiesta. Pero creo que el inicio de todo este hilo es Bildu. Sé que estaría con alguien de Bildu y estaría viendo algunos de los muertos porque no me acuerdo de todos, pero me parece fantástico que estén en el Congreso y no porque sea legal. También son legales los trabajos precarios y los desahucios y me revuelven las tripas. Me parece fantástico porque creo que es la mejor manera de que la próxima generación pida perdón. Y porque a los ex-presos se les hará una Ongui Etorri pero no se les da una pistola, ni se les convierte en instructores de nuevos terroristas. Pedir perdón puede ser una pura formalidad, pido perdón pero te sigo haciendo la vida imposible. Pido perdón porque es la única manera de que pueda prosperar. Pido perdón cruzando los dedos para negar la validez de lo que hago. Por eso prefiero ver como la gente actúa.
Y lo siento por las víctimas sobre todo porque nadie puede evitar que lo sean, como no se puede evitar el color de la piel. Porque verlos en la tele les debe reconcomer y porque para que todos salgamos adelante ellas se han de reconcomer y no es justo, no lo es en absoluto.

17. De José Luis Martín Ramos (23.11.2020):
Pero fuiste tú la que hablaste de odio, cuando nosotros hablábamos del reconocimiento, y aclaramos de quién, de la autocrítica y de la petición de perdón, un gesto moral que no está de más. No los odio, ni los odiaté si no dan ese último paso; pero creeré que si no lo hacen es un mal ejemplo para una sociedad que todavía sufre el pasado, un error político y un déficit moral.
Y nadie ha rechazado su participación política, ni el apoyo de Bildu a la investidura y a los presupuestos. Y también hemos aclarado que Bildu es una coalición, en la que hay quien no tuvo que ver con ETA y ya rechazó el terrorismo.

18. De José Luis Martín Ramos (23.11.2020):
Estábamos hablando de ETA, su nacionalismo y su terrorismo. Se abre otra cuestión, conectada pero diferente. Es otro debate, que puede hacerse. Solo dos cosas por mi parte. Condeno de la misma manera la violencia de estado, la guerra sucia y el mal comportamiento de fuerzas de orden. Y rechazo el otro nacionalismo, lo he dicho siempre en este foro. Pero rechazo que ni una ni la otra violencia se justifique en la del contrario. Esa justificación era la que hacía la ponencia de HB de 1995. Y es la que se ha hecho desde sectores, muy amplios, de la derecha real española.

19. De José Luis Martín Ramos (24.11.2020):
Eusko Alkartasuna firmó en su día el Pacto de Ajuria Enea y siempre estuvo en contra del terrorismo; Aralar lo mismo. Y condenaron los asesinatos y siempre, de manera constante, el uso de la violencia. No lo hizo HB, ni su sucesor Sortu; son los que siguen teniendo el problema de afrontar la autocrítica y de condenar o pedir el perdón. Como organización, porque personas de Sortu, han reconocido la necesidad de la autocrítica, como la hija de Santi Brouard, e incluso Pernando Barrena hizo una curiosa petición de perdón centrada en haber dado la imagen de insensibilidad hacia unos muertos, de tratar de manera diferente los muertos de unos y otros: «Nos ha faltado sensibilidad hacia las víctimas de ETA. Lo sentimos mucho». Algo es algo, pero le falto más que sensibilidad. No recuerdo que Otegui haya hecho algo semejante.
Bildu es una plataforma unitaria que tiene un programa/»estrategia» común, que excluye «las violencias»; en la medida en que es suma de diversos y que es formación nueva, y que las partes de ella que siempre rechazaron la violencia ya lo hicieron antes de constituirse Bildu, no es propiamente a Bildu la que tiene que pronunciarse sobre un pasado que no es el suyo, sino la parte que sí compartió, de la manera que fuese, ese pasado. Es un poco enredado, pero yo lo veo así. Creo que haber cambiado ETA y HB por Bildu, es una manera de decirlo, fue un avance fundamental y que hay que preservar su existencia -aunque no esté de acuerdo con ellos, como no lo estoy con los indepes de aquí- frente a las provocaciones que la acusan en falso de lo que no le corresponde.

Noticia del martes 24.11.2020: en el Congreso de Diputados, Jon Iñarritu, de Bildu, afiliado a Aralar, en respuesta a un diputado de Vox ha dicho, en la tribuna, que él condena y rechaza el asesinato de su familiar, como lo hizo once años antes. https://www.elplural.com/politica/jon-inarritu-bildu-diputado-vox-victima-eta-sigo-sosteniendo-condena-rechazo_253807102.

IV. Convocatoria de manifestación 2 de diciembre, Delegación del gobierno.

1. De Miguel Candel (23.11.2020):
En estos temas es imposible no tener compañeros de viaje indeseables. ¿Ha de ser eso impedimento para hacer el viaje? Si supiéramos que los indeseables van a ser mayoría, sí. Pero como eso es imprevisible (y probablemente siempre lo será), creo que no hay más remedio que correr el riesgo so pena de quedarse de brazos cruzados mientras la dictadura nacionali-secesionista sigue afianzándose convenientemente disfrazada de dictablanda (con blandos como Iceta arropándola).

V. Sobre el PCE https://www.cuartopoder.es/espana/partidos-politicos/2020/11/22/mauricio-valiente-pce-presente-hoy-decenios/,

1. De Antonio Navas (23.11.2020):
Marxismo-leninismo, ¡¡¡la hostia!!!

2. De José Luis Martín Ramos (24.11.2020):
Un paso incomprensible, que demuestra una ignorancia supina sobre quién ideó y por qué el marxismo- leninismo y que solo me explico en términos de bandera, pobre, del grupo que ha pasado a dirigir el PCE. Un paso además innecesario si se trataba de recuperar referencias. Los estatutos de Carrillo ya se habían modificado hace tiempo y en el penúltimo congreso del PCE ya se habia reintroducido la referencia explícita a Marx,Engels y Lenin ; en el ultimo congreso se sustituye esas referencias concretas por la aberración ideologica del “marxismo-leninismo”

3. De Antonio Navas (24.11.2020):
Tanto Enrique de Santiago como Mauricio Valiente provienen del PCPE, de sus juventudes; fuimos compañeros en los CJC, organización juvenil del PCC y posteriormente del PCPE, ambas organizaciones auspiciadas por el PCC. Probablemente si escarbamos más en el aparato del actual PCE encontrásemos algunos más.

4. De José Luis Martín Ramos (24.11.2020):
¿Erais todos tan “m-l”? Conocía el antecedente de Santiago, pensé que era algo remoto. Por lo que dices quizás no tanto. Y es posible que haya un “grupo de afinidad” en la actual dirección.
De todas maneras me suena a bandera instrumental, para mí desacertada; un mal síntoma.

5. De Antonio Navas (23.11.2020):
No me gustaría decir eso sin añadir distintas matizaciones, pero la verdad es que sí. Era nuestra seña de identidad, esa y nuestro prosovietismo acrítico. Eran más simbólicos -poco operativos-, que otra cosa. La concepción política cotidiana era mucho más abierta, era de unidad de los movimientos juveniles de todo el espectro de la izquierda, así como la del PCPE era de Frente de Izquierdas, en alianzas lo más amplias posibles, especialmente por la base. Mera declaración de principios, por otro lado, para lo que ya nacía como un grupúsculo sin fuelle y nunca pasó de eso. Rectifico. Sirvió de cantera de cuadros por lo que he ido viendo con el tiempo. Recuerda que Justiniano Martínez, Manolo Monereo, Moral Santín, creo también que Ángel Pérez, etc, etc, también provenían del PCPE.

6. De José Luis Martín Ramos (24.11.2020):
Para que todos entendáis lo que estamos comentando, os paso el texto pertinente de los Estatutos del PCE del XVIII, XIX y del XX Congreso:
El XVIII congreso, en 2019, mantuvo, más o menos, la fórmula de Carrillo, cuyo debate en falso agravó la crisis interna del PCE: Punto 3. «El PCE se basa en el marxismo revolucionario y en las aportaciones teóricas, políticas y culturales de las luchas y proyectos de liberación que tiene como objetivo la democracia plena, la supresión de cualquier formas de explotación y opresión y la emancipación universal del género humano».
En ese congreso José Luis Centella sustituyó a Paco Frutos.
En el XIX congreso, en 2013, se modificó ese punto, con un redactado más concreto respecto a los referentes de identidad del PC (el anterior redactado podía haberlo suscrito un PS algo radicalizado y escamoteaba la tradición comunista). Se aprobó el siguiente texto:
Punto 3. El PCE se basa en el marxismo revolucionario aplicando la obra teórica de Marx, Engels, Lenin y otros pensadores marxistas y en las aportaciones teóricas [seguía igual que en 2009 hasta] cualquier forma de explotación, opresión y dominación patriarcal…
Aparte de la redacción deficiente cuando se incluye lo de la «dominación patriarcal» y dejando aparte sutilezas teóricas, no me parece un mal redactado.
En el XX Congreso, 2017, en el que Enrique Santiago sustituye a José Luis Centella, el texto volvió a cambiarse, en un redactado que empeora innecesariamente la referencia de identidad:
Punto 3. El PCE afirma el socialismo como alternativa para superar el sistema capitalista y basa su análisis de la realidad y práctica política en las aportaciones del marxismo-leninismo y del socialismo científico, tradiciones que se enriquecen y renuevan constantemente e inspiradoras del pensamiento universal crítico….
La segunda parte de la primera frase de los anteriores puntos 3 pasaba a constituir un nuevo punto 4: «El PCE aprende igualmente de las aportaciones políticas y culturales y de la experiencia de otros pueblos, de sus luchas y proyectos de liberación….”
Por cierto hay otro detalle que no me gusta en las modificaciones del XX congreso. En los estatutos anteriores, en el punto 2, se señalaba que el PCE asumía su trayectoria «como parte del movimiento comunista internacional, aprendiendo críticamente de sus aciertos y de sus errores». Pues bien en el XX congreso han decidido comerse la palabra «críticamente» y dejan la frase en estos términos: «como parte del movimiento comunista internacional, aprendiendo de sus aciertos y de sus errores». No entiendo porque eliminan el «críticamente», cuando además se invoca al «pensamiento universal crítico» en el punto 3. Comparado con lo del marxismo-leninismo y el socialismo científico ésta puede ser una cuestión menor, pero abunda en una modificación poco feliz de los Estatutos de 2013.

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo, rebelión y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *