Antología (esencial) de Manuel Sacristán Luzón

Sobre El Libro: «La antología de textos de Manuel Sacristán Luzón (1925-1985) que aquí presentamos procura reparar en alguna medida una injusticia intelectual, también política: hasta el momento, ningún libro o compilación de sus trabajos había sido publicado en Argentina. Continuar leyendo «Antología (esencial) de Manuel Sacristán Luzón»

“Y un día la droga se vendió ya con receta” de Carles Geli

Un nuevo libro del periodista Patrick Radden Keefe: El imperio del dolor, en el que denuncia los mortales engaños de la industria farmacéutica con los analgésicos opiáceos. “El mercado ha secuestrado la medicina en EE UU y la corrupción ya no se puede frenar”, señala el aclamado autor de No digas nada.

Continuar leyendo «“Y un día la droga se vendió ya con receta” de Carles Geli»

«Ni Marx ni Hegel han muerto», de Francesc Arroyo.

Ni Marx ni Hegel han muerto. Coinciden en las librerías diversos textos de inspiración marxista

Francesc Arroyo

El Pais, 29.01.2021

Pues parece que Marx no ha muerto y Hegel, tampoco. Hay quien sostiene que el verdadero marxismo, el que describe la economía capitalista, ha sido mejor comprendido por las patronales que por los partidos y sindicatos de izquierda. En el campo de la filosofía, en cambio, es la izquierda la que sigue mirando a Marx y Engels.
Coinciden en las librerías diversos textos de inspiración marxista. Así, las lecciones sobre dialéctica negativa de Adorno, un volumen sobre comunicación de Francisco Sierra Caballero, un texto de Manuel Sacristán, una antología de Iris Murdoch en la que se confrontan existencialismo y marxismo y un compilatorio de Emilio Lledó que, pese al título, ofrece mucho más, incluido el capítulo ‘Recuerdo del marxismo’. Finalmente, las conversaciones entre Canfora y Gustavo Zagrebelsky, sobre la política del presente.
El volumen de Adorno recoge diez de las 20 lecciones del curso 1965-66, grabadas y transcritas, y los apuntes para las otras diez clases, cuyas grabaciones no se conservan. Desarrolla la idea de que la dialéctica sólo puede ser negativa. “Dialéctica y teoría crítica son lo mismo”, en lo que coincide con Sacristán.
Pero Adorno va más allá. Apenas empieza la primera lección se pregunta si es aún posible la investigación en filosofía, un campo en el que, sostiene, importan tanto el proceso como el resultado. La filosofía es una actividad crítica, aunque “puede entre otras muchas funciones ejercer también la de idiotizar”, porque “hoy ya no es posible la presuposición positiva de que lo real es racional; es decir, de que lo que existe tiene un sentido”. Y añade: “Una filosofía que permaneciera ciega frente a esto y que (…) afirmara que, a pesar de todo, hay un sentido, me parece realmente inadmisible en un ser humano que no haya sido aún totalmente idiotizado por la filosofía”. El sentido del mundo, tras los acontecimientos vividos en el siglo XX, “es algo que ya no puede de ningún modo afirmarse”. De ahí que, a la pregunta de si “la filosofía es aún posible”, responda que, si lo es, tiene que ser como “sistema”, pese a los fracasos de los últimos intentos (Husserl, Heidegger) impotentes frente a Nietzsche.
Adorno busca evitar el pesimismo respecto al futuro, tras constatar que “el progreso de la historia” no es ya un dogma ni conviene pensar “en la revolución como algo inminente”. No es un llamamiento a la pasividad. Cabe pensar y actuar, siempre que no se piense que la función del filósofo es construir barricadas. Se ha malinterpretado, asegura, la tesis once de Marx sobre Feuerbach (“los filósofos hasta ahora han intentado comprender el mundo, la cuestión, sin embargo, es cambiarlo”): no es llamamiento a renunciar a la teoría porque “conviene no confundir la praxis con la pseudoactividad”, una afirmación que utilizaría más tarde contra algunas protestas estudiantiles de los sesenta.
El libro de Sacristán se divide en tres partes. La primera es una conferencia que pronunció en 1978 en la Fundación Miró de Barcelona, grabada por Juan Ramón Capella y Jorge Vigil. En su día se reprodujo en el número 2 de la revista Mientras tanto. La segunda es el coloquio posterior, que proporciona notable información sobre Marx como científico y sobre el contexto de su producción. La tercera parte son las notas añadidas al volumen por Salvador López Arnal y David Vila. Si el prólogo es breve, las notas son abundantes, meticulosas y de gran interés. Hilvanadas de otro modo, hubieran podido ser un libro independiente. Continuar leyendo ««Ni Marx ni Hegel han muerto», de Francesc Arroyo.»