(Re) Descubriendo a las clases trabajadoras (II.2.4)

2. De amigos y compañeros (4)

18. Del profesor de filosofía Robert Tallón (Olesa de Montserrat, 23 de mayo):
Más vale que nos pongamos a hacer esa tarea pedagógica (por aquello de economizar esfuerzos) con gente que no tiene «formación política» y que después acaba votando al PSOE, a Ciudadanos, al PP o incluso a Vox. La pregunta, para mí, sigue siendo la misma: ¿cómo llegamos a esa gente? Sólo se me ocurre a través de sindicatos, grupos en las redes sociales, acercarnos a ellos y hablarles en vez de evitarlos como a la peste (¡por idiotas!, en un sentido griego, si se quiere), etc. Quizá Sociedad Civil Catalana era la agrupación social que estaba en mejor condiciones de hacer esta tarea: ¿la hace? (no lo sé, es una pregunta sincera). ¿Realmente tiene capacidad para hacerla?
Con estos «federalistas» de «izquierda» tan «resabiados» me parece una pérdida de tiempo. No cambian su punto de vista por mucho que les demos argumentos, normalmente sólo lo hacen cuando se han pegado la torta: cuando pasan a ser marginales en sus respectivos partidos o cuando directamente se han ido o los han forzado a irse. Rabell y Coscubiela son algunos de los últimos casos más conocidos. Siento ser tan pesimista con las gentes de «izquierdas», pero cuando hablo con votantes de Podemos tengo la misma sensación que cuando hablo con un liberal de la «Escuela de Rallo», una feminista de corriente dominante, un conservador de los de pura cepa o un nacionalista catalán… están repletos de dogmas (y no tienen intención alguna de someterlos a crítica). Seguramente a todos éstos yo también les parezca un dogmático, no sé, por aquello de no saber ver la viga en el ojo propio. Los otros también tienen dogmas (¡quién puede estar libre de ellos!), por supuesto, pero al carecer de esa formación política viciada, considero que, a la hora de conversar con ellos, están más abiertos al cambio, una vez has roto la primera fase de «negación». Habría que leer, si los hay, estudios sobre esto que lanzo a modo de opinión poco fundamentada, pero tened en cuenta que esa «masa despolitizada», por decirlo así, es la que (o eso creo, habría que estudiar el tema a fondo) hasta ahora había estado basculando de PP a PSOE y viceversa según el ciclo político sin suponerles un trauma «ideológico».

En fin, ojalá, por el bien de todos, que el giro que ha dado Ciudadanos dé sus frutos (electoralmente hablando), porque es la única esperanza que tengo (a día de hoy) para que la ruptura artificial de «las dos Españas» (a la que ha contribuido muy mucho Pedro Sánchez y el anacrónico discurso guerracivilista de Podemos, no lo olvidemos. No es sólo cosa de la «derechona» ni de los nacionalismos periféricos), no se convierta en real (salvando las diferencias con el pasado, por supuesto). Me he ido por los cerros de Úbeda, lo siento. Estoy de un pesimismo… Saludos, Continuar leyendo «(Re) Descubriendo a las clases trabajadoras (II.2.4)»

(Re) Descubriendo a las clases trabajadoras (II.2.3)

II. De amigos y compañeros (3)

12. De la trabajadora social MIS (Barcelona, 25 de mayo):
Mil gracias a J., mil gracias por acordarse siempre de los de abajo y por ese recuerdo de sus clases que tanto me emociona porque la sensación como estudiante de nocturno que yo tenía era a veces esa, la que él explica: ¡desde qué hora estoy despierta para ir a trabajar y ahora aquí haciendo esfuerzos sobrehumanos para aguantar las clases de algunos profes inaguantables (otros no) que no tienen ningún interés por enseñar y que no valoran el esfuerzo que supone dormir 4 o 5 horas para poder acudir a sus clases después de 8 horas de trabajo, en algunos casos de duro trabajo! Siempre quedaba el consuelo de poder estar sentada, después de que la espalda y las piernas no aguantarán mucho más. ¡Cielos, qué consuelo de pobre! Volver a las tantas a casa, hacer la cena, recoger, hacer ejercicios para entregar al día siguiente, acostarte a las tantas, levantarte demasiado pronto, trabajar, comer, ir al instituto y vuelta a empezar… Pero teníamos las ganas de aprender, de seguir y volver a comenzar. Continuar leyendo «(Re) Descubriendo a las clases trabajadoras (II.2.3)»

(Re) Descubriendo a las clases trabajadoras (II.2.2)

II. De amigos y compañeros

4. Del profesor de filosofía jubilado Francisco Tauste (Barcelona, 22 de mayo):
Hola Salvador, te escribo en este momento álgido sobre lo que estamos viviendo día a día. Cuando Casado le lanza a Sánchez que va como pollo sin cabeza en realidad se está refiriendo a todo el sistema capitalista, como reconoce el propio Garamendi en un discurso acerca de lo que está pasando con todo el sistema productivo.Lo que ocurre es que quiere que le sigan saliendo las cuentas con tal de que esta nueva crisis la sigan pagando los de siempre.
Me gustaría presentar unos puntos que podrían definir cómo yo valoro la situación actual:
1. A veces en esta pandemia se confunden dos tipos de discursos: el discurso de la ciencia que funciona por ensayo y error y el discurso de la política que parte de la dialéctica amigo/enemigo. A veces incluso no se sabe a qué discurso hay que darle prioridad: al de la ciencia o al de la política, pero está claro que todos buscamos la salud de las personas, ergo…
2. El otro día en un café filosófico virtual aprecié un ambiente individualista contra el estado de alarma «que nos está quitando las libertades». Además se referían al tiempo presente como si nos trasladara al limbo. Con estos estados de opinión no es de extrañar que la derecha del barrio de Salamanca se exprese como lo está haciendo. En este asunto podríamos traer a colación la posición paradójica de Pilar Rahola que siempre está criticando la recentralización de estos estados de alarma . Y la considero paradójica pues, acto seguido, se refirió a Israel como el estado que mejor ha luchado contra el Covid-19. Y ya sabemos todos qué armas utiliza Israel.
3. No quisiera dejar de mencionar la polémica sobre la Reforma Laboral, que si su abolición ha de ser parcial o total. Mi respuesta es clara: ¿qué más da cuando todo el sistema está en cuestión?. Pero precisamente en estos momentos dificiles hay que reclamar lo que el reformismo nunca se atrevió.
Con salud, camarada, como en los viejos tiempos, hoy más que nunca, recibe un abrazo de Paco. Continuar leyendo «(Re) Descubriendo a las clases trabajadoras (II.2.2)»

(Re) Descubriendo a las clases trabajadoras (II.2.1)

[Crónicas sabatinas] ¡Por nuestro apoyo mutuo, por nuestra solidaridad! ¡Pensando en los más vulnerables!
(Re) Descubriendo a las clases trabajadoras (II.2.1)

II. Amigos y compañeros

1. Del secretariado de Juezas y Jueces por la Democracia (24.05.2020):

COMUNICADO EN DEFENSA DE NUESTRA COMPAÑERA AMAYA OLIVAS Continuar leyendo «(Re) Descubriendo a las clases trabajadoras (II.2.1)»

(Re) Descubriendo a las clases trabajadoras (II.3)

[Crónicas sabatinas] ¡Por nuestro apoyo mutuo, por nuestra solidaridad! ¡Pensando en los más vulnerables!
(Re) Descubriendo a las clases trabajadoras (II.3)

III. Lecturas

1. Eduardo Luque y Ramon Franquesa, “Los presupuestos de la vergüenza”. El Viejo Topo, junio de 2020.

2. Rafael Lamuedra, “Les llengües dels catalans.” https://www.eltriangle.eu/ca/opinio/llengues-catalans_106094_102.html.

3. Ferran Monegal, “Según TV-3 la ‘opción Torra’ es la buena.” https://www.elperiodico.com/es/tele/20200520/segun-tv-3-la-opcion-torra-es-la-buena-7969354. Continuar leyendo «(Re) Descubriendo a las clases trabajadoras (II.3)»

(Re) Descubriendo a las clases trabajadoras (II.1)

[Crónicas sabatinas] ¡Por nuestro apoyo mutuo, por nuestra solidaridad! ¡Pensando en los más vulnerables!
(Re) Descubriendo a las clases trabajadoras (II.1)

Para Ramón Quintana, Daniel Jiménez Schlegl y Marisa del Campo Larramendi, por su constante y solidario pensar y hacer, por su amistad fraternal.

[1. Manifestación trabajadores de Nissan. 2. Entrega de alimentos en la parroquia Santa Anna de Barcelona (centro de la ciudad)]

Nada podría ser peor que la vuelta a la normalidad.
Arundati Roy (2020) Continuar leyendo «(Re) Descubriendo a las clases trabajadoras (II.1)»

(Re)Descubriendo a las clases trabajadoras (I.3)

Crónicas sabatinas] ¡Por nuestro apoyo mutuo, por nuestra solidaridad!
(Re)Descubriendo a las clases trabajadoras (I.3)

III. Lecturas

[Varias personas recogen alimentos en la Asociación Vecinal de Aluche]

1. La Crida, sobre el nuevo PNC: «No hacen falta más partidos, sino más unidad». La formación surgida del grupo de Poblet aspira a un acuerdo con Units per Avançar para presentarse a las elecciones autonómicas.https://www.elperiodico.com/es/politica/20200514/reaccion-independentismo-crida-aparicion-partit-nacionalista-catalunya-7961389

2. Vicenç Navarro, “El redescubrimiento de la clase trabajadora como consecuencia de la pandemia.”https://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2020/05/14/el-redescubrimiento-de-la-clase-trabajadora-como-consecuencia-de-la-pandemia/ Continuar leyendo «(Re)Descubriendo a las clases trabajadoras (I.3)»

(Re)Descubriendo a las clases trabajadoras (I.2)

[Crónicas sabatinas] ¡Por nuestro apoyo mutuo, por nuestra solidaridad!
(Re)Descubriendo a las clases trabajadoras (I.2)

II. De amigos y compañeros

1. De Eduard Rodríguez Farré (13 de mayo de 2020):

Bona nit Salvador!
Sigo teniendo pendientes varios temas contigo (incineración, preguntas-entrevista …), pero lo dejo para más adelante. Hoy estoy estudiando el Informe preliminar sobre la prevalencia de la Covid-19 en España y un interesante artículo sobre la hidroxicloroquina + una falacia de la Generalidad de Cataluña (que no de Valencia).
El Informe de prevalencia indica que un 5% de españoles son seropositivos, es decir, sólo unos 2,4 millones, lo que me confirma -no lo digo para vanagloriarme- mi inferencia de hace una semanas a partir de datos publicados (te recuerdo la entrevista en ABC: https://www.abc.es/sociedad/abci-numero-casos-entre-cinco-y-diez-veces-superior-202003310030_noticia.html), de que probablemente las personas infectadas serían unas 10 veces superiores a las diagnosticadas.
El artículo que te envío del New England Journal of Medicine muestra en un estudio sobre 1.446 pacientes de Covid-19, con correspondientes controles, que la administración de hidroxicloroquina no hace absolutamente nada. Quizás habría que enviárselo a Oriol Mitja y a Torra i Plà.
Hay que comparar con la literatura científica mundial, donde hay ya bastantes publicaciones contradictorias sobre el efecto de este fármaco; ni en el mejor de los casos tiene un efecto significativo. El artículo que he mencionado antes es quizás el mejor. Claro que Trump dice que la hidroxicloroquina es fantástica y el remdesivir mejor (más que dudoso).
La coda que te incluyo es un texto de 7 de mayo del Boletín Recercat de la Generalidad Cat, que se envía con gran difusión. Indica, ¡oh prodigios catalanes!, lo siguiente (copio y pego): “Boletín RECERCAT. El primer ensayo clínico del mundo para frenar la transmisión de la Covid-19 se está haciendo en Cataluña”.
Y nada más por hoy.
A ver si hoy parece la señora de la República española en los sueños. Continuar leyendo «(Re)Descubriendo a las clases trabajadoras (I.2)»

Re)Descubriendo a las clases trabajadoras (I.1)

[Crónicas sabatinas] ¡Por nuestro apoyo mutuo, por nuestra solidaridad!
(Re)Descubriendo a las clases trabajadoras (I.1)

Para Juan Genovés (1930-2020), in memoriam et ad honorem. Por sus abrazos (y por mil cosas más).
Para Julio Anguita (1941-2020), un comunista democrático con pensamiento propio que nos enseñó a todos.

Antonio Gramsci (1891-1937), filósofo y dirigente del Partido Comunista Italiano, decía que: “El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos”. Las crisis de toda índole que la pandemia ha agravado, nos traen al presente las palabras del político sardo y, desde luego, nos obligan a reflexionar. El orden político-económico mundial representado por la civilización industrial en su desarrollo capitalista, nació por la confluencia de dos hechos: la revolución científico-técnica de finales del siglo XVIII y la democracia representativa como desarrollo alicorto de la Revolución Francesa, también de esa fecha. Esa génesis llevaba en sí misma el embrión de una contradicción agravada desde mediados del siglo XX; a saber, la incompatibilidad entre unos derechos predicables para toda la humanidad y la búsqueda de la ganancia personal como motor único del sistema. La agudización de este conflicto tiene dos fechas: 1948, Declaración de Derechos Humanos, y 1972 con la publicación de Los límites al crecimiento. En este sentido y desde la experiencia de las últimas décadas puede afirmarse que el viejo mundo, en su versión del neoliberalismo globalizado, se está muriendo.
Pero hay muertes y muertes. Y desde luego que ningún ingenuo piense que el óbito es sereno cual llamita que se extingue lánguidamente. El conflicto, las tensiones, los horrores incluso, son el cortejo que acompaña al moribundo. Y porque, también con él, se van nuestros hábitos de consumo y de valores con los que la cotidianeidad nos ha impregnado. Solamente la pronta aparición del nuevo mundo (si aparece) podría acortar el sufrimiento.
Pero no nos engañemos, el nuevo orden no vendrá cual Nacimiento de Venus del pintor Sandro Botticelli. Será -es- un parto con dolor, con ansiedades, contradicciones y también sufrimiento. Pensemos históricamente cuánto esfuerzo y cuánta lucha han costado el acceder, siquiera medianamente, a las conquistas democráticas y sociales que una parte de la humanidad todavía posee. Tampoco está asegurada la venida del nuevo mundo; entre otras cosas porque no viene si no se le trae. Y desde luego, a fin de no instalarse en una parusía laica, el mundo que se desea nace en el seno de este viejo, y está concretado en proyectos, plazos, programas y renuncias, aunque sean transitorios. La tarea es ardua, aunque tiene la subjetiva recompensa de dar sentido al existir. Se necesitan muchas parteras y muchos comadrones. Y además, una multitud de los viejos topos que describía Karl Marx.
Volvamos a Gramsci y a las palabras con las que comienza este artículo. Es posible, y hasta probable, que no se vea o no se quiera ver el fin de una época a pesar de los datos y evidencias de cada día. También es posible y probable que el nuevo orden o la nueva sociedad, sean considerados quimeras, delirios y ensoñaciones aunque la Historia nos demuestre cuántos cambios positivos para el ser humano fueron antes considerados locuras y disparates.
Pero lo que es evidente para nuestros ojos y oídos es que, en este claroscuro de España, estamos rodeados de monstruos.
Julio Anguita (2020) Continuar leyendo «Re)Descubriendo a las clases trabajadoras (I.1)»