Vindicación del principio de precaución (De omnibus dubitandum)

[Crónicas sabatinas] ¡Por un 2020 solidario, fraternal, de acercamiento, de apoyo mutuo, sin muros de separación!

Vindicación del principio de precaución
(De omnibus dubitandum)

Salvador López Arnal

En recuerdo del general Rafael de Riego (1784-1823)
Para Peter Schreier (1935-2019). «Dies Bildnis ist bezaubernd schön» (Die Zauberflöte). https://www.youtube.com/watch?v=U6NPBOTe9jQ

Como el nacionalismo catalán ha demostrado hasta la saciedad, ninguna concesión que se le haga será la última. De manera que, sin querer imitar a Casandra, malicio que por el plato de lentejas de algunas medidas sociales (que veremos en qué quedan) se acabará vendiendo la igualdad ante la ley de los ciudadanos españoles y poniendo el péndulo a punto para el gran bandazo hacia la derecha. ¡Que 2020 nos coja confesados!
Miguel Candel (2020)

Es posible que haya alguien, incluso muchos, que crean que la victoria pírrica de Pedro Sánchez en pos de su Presidencia en el gobierno es un triunfo de la izquierda. Además de una ingenuidad es un desconocimiento absoluto del personaje, pero sobre todo quienes así piensen están desdeñando que una negociación deja heridas que no es posible restañar. Demasiadas cosas se han ido diciendo para que al menos algunos no se las creyeran, pero sobre todo están los hechos. También puede ser pírrica esta victoria del nacionalismo catalán, pero tratándose de un horizonte tan opaco al menos sabemos una cosa, y es que la suerte está echada y esta es la enésima derrota de una izquierda que sólo puede gobernar si miente y enmascara sus mentiras con gestos grandilocuentes. Ni una ilusión, ni una idea, ni una verdad; todo filfa para asegurarse el presupuesto.
Gregorio Morán (2020)

Con la entrada de Unidas Podemos en el Gobierno las cosas pueden empeorar aún más. Formar parte de cualquier espacio institucional condiciona y coarta. El peor peligro es que al final se asuma la lógica de las instituciones y se trate de imponer a la base una especie de pensamiento único diseñado para hacerles cómoda la vida a los que ocupan dicho espacio institucional; sobre todo si, como ocurre en este momento, hay personalidades muy dominantes que ocupan u ocuparán esos cargos. También pueden surgir problemas en el otro lado. En la izquierda y en los movimientos sociales pululan siempre individuos cuya mayor preocupación es marcar su propio terreno, poner verde a sus colegas y generar tensiones, escisiones y todo tipo de capillitas. Individuos para los que lo urgente es siempre lo suyo y para quienes los demás son unos traidores o unos pacatos. La dinámica de un proyecto que trata de moverse entre los movimientos sociales y las instituciones está siempre en peligro de quedar dominada por estas dos perversidades. Y la primera participación de Unidas Podemos en el Gobierno, en un contexto de falta de reflexión, puede provocar muchos episodios, y muy malos, de esta índole.Albert Recio (2020)

Feliz 2020: ¡sigamos combatiendo por la igualdad, la justicia y la fraternidad!

¿Se entiende la alegría de muchos ciudadanos/as de izquierda por la investidura de Pedro Sánchez y el futuro gobierno PSOE-Unidos Podemos? Claro que se entiende. ¿Conmueve los cánticos ciudadanos: el pueblo unido jamás será vencido”? Conmueven. ¿Es esta opción la misma que tomó González en los años noventa pactando con Convergència-Pujol (como hiciera luego Aznar) y marginando y menospreciando a Izquierda Unida-Anguita? Desde luego que no, nada que ver. Sin embargo…

El ruido, los gritos, los insultos, la descortesía, las amenazas de una buena parte de la derecha, la ultraderecha y la ultra-ultra derecha (“el nacionalismo españolista, con su berrinche, ha dejado claro que para ellos España es la gran ubre de la que seguir mamando sin dar chapa”: Pedro Fernández, presidente de ACP), pueden generar, por contraposición, el silencio, la ausencia de crítica. ¡Cualquier cosa menos esa gente! Permanezcamos callados, no molestemos, no seamos moscas cojoneras. Apoyemos y punto. No hay otra.
No sería una buena actitud en mi opinión. Incluso en estas circunstancias conviene mantener viva la perspectiva crítica… y no olvidarse del principio de precaución en su acepción política. Recordemos también el aforismo baconiano, tan querido por Marx: De omnibus dubitandum. Hay que, conviene dudar de todo.
Por ello, por si necesitamos recordarlo, conviene ver o repasar la intervención de la representante de ERC Montserrat Bassa, en la sesión del pasado martes. Con esa fuerza política (y su cosmovisión anexa) se ha llegado a un acuerdo para la investidura. No valoro, me limito a describir. Añado: ¿se entiende también las dudas, la desconfianza, la alarma incluso, de la ciudadanía de izquierdas de .Cat contraria al nacional-secesionismo? ¿Quiénes nos apoyan, quiénes nos representan? ¿En Comú Podem? ¿Jaume Asens? ¿Pablo Iglesias, el mismo que desde la tribuna agradeció la ayuda y el comportamiento de los encarcelados? (Por cierto, el pasado miércoles, por si hubiera alguna duda y no hablo ahora de la diputada-comino Bassa, ERC lo dejó claro: no están comprometidos a ninguna gobernabilidad).
Item más: ¿se imaginan a un representante de una fuerza política de .Cat, la que sea, tanto da en este caso, que dijera en el Parlamento de Cataluña que la gobernabilidad de Cataluña le importa un comino, que él/ella no está para eso? Me esfuerzo pero yo no logro imaginármelo. No sólo sería un botifler españolista de m.3, le harían la vida imposible. Literalmente, no exagero.
El tuit en recuerdo del general Riego lo comparto. Las tres citas de hoy transitan por el mismo sendero: hablar y pensar críticamente, libremente, sin enmudecer, a riesgo de equivocarse (las tres son previas a la investidura). La estructura es la de las últimas semanas (con preámbulo esta vez).

A manera de preámbulo:
1. ¿Verdadero o falso? “TV3 encén [enciende] Twitter anunciant la reaparició de Pujol”. L’expresident parlarà [hablará] al ’30 minuts’ del 0,7% per a la cooperació al desenvolupament [desarrollo] (https://www.eltriangle.eu/ca/actualitat/poders/tv3-encen-twitter-anunciant-reaparicio-pujol_104638_102.html). Verdadero por supuesto. ¿Se imaginan una aparición de Rato, Bárcenas o Díaz Ferrán en TV1 (o cadena afín) hablando de la ayuda a los países empobrecidos? ¿A qué no? En .Cat es distinto, aquí todo es (nacionalmente) posible. El molt ex honorable, el gran manipulador del Principado, sigue siendo considerado un patriota, un “catalán de primera”, un idealista desinteresado, un constructor de nueva nación.
2. Sobre el lenguaje y el despropósito: el Parlamento de Cataluña avaló el pasado 4 de enero al President Torra y calificó de “golpe de estado” su inhabilitación por la Junta Electoral central. Así, pues, la resolución de la JEC fue un golpe de estado y lo sucedido en septiembre y octubre de 2017 fue una broma, un farol, una jugada de póker, una cosa de chiquillos malcriados. El lenguaje tiene amos. Es de toda evidencia.
3. Sobre el uniformismo lingüístico de TV3: mientras se retransmitía el pasado en directo el pasado 4 de enero el debate del Parlamento catalán sobre la citada resolución, iban apareciendo en un recuadro interior de la imagen frases del debate de investidura que se estaba celebrando en el Congreso de diputados. Todas las frases fueron traducidas al catalán, como si el espectador de TV3 no pudiera entenderlas en su versión original, en castellano, como si el castellano fuera un idioma impropio en la televisión pública catalana.
4. Gabriel Rufián: «El España nos roba es el peor eslogan de la historia. Es mentira y no sirve para nada». Rufián cargó contra ese slogan y contra el «no a todo» o el «cuanto peor, mejor». https://www.lasexta.com/noticias/nacional/gabriel-rufian-el-espana-nos-roba-es-el-peor-eslogan-de-la-historia-es-mentira-y-no-sirve-para-nada_202001045e10e43f0cf238684970ed44.html.
¿Así que el “España nos roba” (05.01.2020) es el peor slogan de la historia, es mentira y no sirve para nada? ¿No es un poco tarde para airear una “crítica” así tras años y años de machacar a la ciudadanía con “esas reflexiones”? Es falso, desde luego, pero ha servido para algo, para mucho incluso: para confundir a muchas personas, para sacar de ellas su peor yo; para intentar ganarse para “la causa nacionalista” a personas no muy informadas o desesperadas por su situación; para crear falsísimas (e insolidarias) ilusiones de mejora económica, etc. (Vean en el tercer apartado el comentario del machadiano Martín Alonso).
5. Causa tristeza (y mucha indignación) que la representante de la CUP use, como prenda política, una camiseta en la que se hace referencia a Pepa Flores. ¿Qué tendrá que ver la militancia de Flores en el Partido Comunista de los Pueblos de España con la CUP, un partido que tiene como programa esencial romper en tres ocasiones los pueblos de España, para aislar esas partes (o más tal vez), por (sin)razones etnolingüísticas, en un Estado propio y separado? ¿No es más bien la inversión?
6. ¿Dos ejemplos del pensamiento crítico de izquierdas? ¿Altas instancias del poder judicial? ¿Contra la democracia? ¿Preservar la dignidad? ¿Destituir arbitrariamente? ¿Nos pasa algo? ¿Pensamos con cabeza propia?

1. Notas previas
1. Una recomendación de Paco Báez (me sumo a ella): Jordi Ribalaygue, “La inquietud por el amianto se expande y se articula en Barcelona.” La inacción ante la sustancia tóxica hace aflorar reivindicaciones para erradicarla con seguridad. https://www.elmundo.es/cataluna/2020/01/06/5e13150521efa05b598b45d1.html
2. Insisto en la situación real de la sanidad pública catalana (recordemos los intentos de destrucción-limitación, anunciados explícitamente, de los gobiernos Artur Mas-Mas Colell-Boi Ruiz). Tomo pie en Jessica Mouzo Quintáns, “Las listas de espera sanitarias se ceban en las visitas a especialistas” https://elpais.com/ccaa/2019/12/29/catalunya/1577637310_197661.html. Destaco: en 2017, el gasto en Cataluña fue de 10.330 millones de euros, lo que le sitúa como la comunidad autónoma que dedica menos porcentaje de su PIB (el 4,8%), solo por detrás de Madrid. ¿La Dinamarca del Mediterráneo?
1
. Donde más se notan las listas de espera es en las consultas externas: han crecido un 15% en un año: ¡cerca de medio millón de personas esperan visita!
1.1. Los retrasos varían según la especialidad, pero llegan a alcanzar los 651 días (espera media para visitar al urólogo en el hospital de Terrassa).
2. En noviembre de 2019, un total de 492.694 personas estaban en lista de espera para consultas externas. Otras 181.969 estaban en la cola para entrar a quirófano.
2.1. 148.507 pacientes más aguardaban una prueba diagnóstica.
3. Toni Barbará, portavoz de la Marea Blanca de Cataluña. “Esto es un desgobierno absoluto. Solo se montan planes y reuniones ante cada problema, pero como no hay recursos, todo se queda en nada. La etiología del problema es siempre la misma: hay una infrafinanciación de la sanidad y una acomodación a esa falta de financiación”.
4. Un ejemplo: Eduardo Vellido, electricista industrial de 51 años, lleva casi dos años esperando una cita en la Unidad del Dolor del Hospital de Mataró. “Me diagnosticaron unas protrusiones discales y la traumatóloga me mandó a la unidad del dolor. En febrero [de 2020] hará dos años… Cuando fui al hospital a preguntar por mi expediente, si se había perdido o qué, me dijeron que no, que simplemente no era mi turno”. Le cuesta atarse los zapatos o subirse al coche; combate el dolor a base de Tramadol, un analgésico opioide que produce dependencia.
4.1. El caso de Eduardo no es una anécdota. El tiempo medio de espera para una consulta de otorrinolaringología en el hospital de El Vendrell es de 407 días; para acudir al urólogo en el Parc Taulí de Sabadell, la demora media era de 538 días. Salud sostiene que, de media, “una consulta ordinaria se mantiene en 63 días y en 32 para una preferente”.
5
. En algunas pruebas diagnósticas se repite la historia: la espera para una ecografía abdominal era, a octubre de 2019, de 92 días, un mes más que en diciembre del año pasado. El tiempo de espera para una ecografía urológica también ha pasado de 57 a 110 días y hay unas 4.000 personas más aguardando para ser atendidas. Salud apunta que, para una prueba ordinaria, la espera media es 51 días, y para la visita preferente, un mes. Sin embargo, los extremos se disparan: una ecocardiografía en el hospital Sant Pau i Santa Tecla de Tarragona se demora casi 300 días; en Figueres, 230; y en cualquiera de los dos hospitales de Terrasa, entre 200 y 300 días. Un TAC en el hospital Plató de Barcelona tarda un año y una resonancia magnética, 427 días.
6. “El problema está en que si no resuelves la base de la pirámide, se genera una desigualdad absoluta”, advierte Barbará en alusión a las listas de espera que arrastra también la atención primaria, puerta de acceso al sistema sanitario. Según normativa, una persona debería poder ver a su médico de cabecera en menos de 48 horas. La Marea Blanca ha denunciado que hay centros de salud, como en el barrio de Llefià de Badalona que tienen demoras de más de un mes.

7. La sanidad pública catalana aún no se ha recuperado de los drásticos recortes presupuestarios iniciados en 2011 (gobierno Mas, Boi Ruiz, Mas Colell). Los “tijeretazos” alcanzaron los 1.600 millones de euros en 2014. Desde entonces, las listas de espera no dejan de crecer y presentan una de las tasas más altas del Estado.

2. Nuevo gobierno y pactos

Tres aristas básicas; breves comentarios sobre cada una de ellas.
1. Primer nudo: acuerdo PSOE-UP.
No se posible resumirlo, son muchas páginas. No se trata (¡por supuesto!) de una alternativa al capitalismo pero las reformas acordadas (con puntas ecologistas) suponen un avance desde un punto de vista social y de izquierdas. Otra cosa es la posibilidad de su cumplimiento (parcial o total) teniendo en cuenta las políticas defendidas por los grandes poderes de la UE y sus aparatos de control, la correlación de fuerzas realmente existente en España (recordemos la minoría parlamentaria del futuro gobierno), los potenciales errores en el cálculo (optimista) de ingresos y la dificultad de obtener mayorías absolutas parlamentarias para modificar determinadas leyes (las más lesivas, anticiudadanas y antiobreras).
En cualquier caso, suenan bien, muy bien, formulaciones como las siguientes:
1.1.- Reforzaremos los instrumentos para reducir la desigualdad y mejorar la cohesión social en todo el territorio nacional [SLA: ¡no estatal!, ¡por fin!], mediante una mejora de las políticas de empleo, una política activa de vivienda, la protección de las familias, una estrategia nacional frente a la despoblación y el reto demográfico y la protección del estado de bienestar, con especial atención a las personas más vulnerables, y a los niños y niñas.
O como estas otras (hay una cierta ambigüedad, señalan algunas voces, en la anulación de la contrarreforma laboral del PP que será, si es, una derogación parcial):
Derogaremos la reforma laboral. Recuperaremos los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral de 2012. Impulsaremos en el marco del diálogo social la protección de las personas trabajadoras y recuperaremos el papel de los convenios colectivos. En concreto y con carácter urgente:
Subiremos el Salario Mínimo Interprofesional hasta alcanzar progresivamente el 60% del salario medio en España tal y como recomienda la Carta Social Europea. Se convocará la mesa del Dialogo Social al objeto de promover un acuerdo que será la base para la propuesta del Gobierno. Se creará una Comisión asesora del Ministerio de Trabajo y a disposición del Diálogo Social, compuesta por profesionales de reconocido prestigio, académicos y representantes de los sindicatos y empresarios, que estudiará la evolución del SMI. Para su análisis se tendrán en cuenta, entre otras cuestiones, el índice de precios de consumo, la productividad media nacional alcanzada, el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional, y la coyuntura económica general [SLA: esto último da para mucha argumentación contraria].
Hay más: subida de pensiones con arreglo al IPC para los jubilados; subida del IRPF a las rentas altas a partir de 130.000 euros (¡doña Pilar Rahola se pondrá otra vez de los nervios!); bajada de impuestos a Pymes y autónomos que facturen menos de 1 millón de euros; la Religión dejará de contar para la nota media y no tendrá asignatura alternativa (la Ética, hace años); compromiso para limitar el precio de los alquileres; una ley que blinde el “solo sí es sí” y más planes para la violencia machista; ley de cambio climático; revertir los límites temporales a las investigaciones judiciales aprobados por el gobierno Rajoy; asistencia sanitaria en casa y banda ancha para repoblar la España despoblada (no basta con eso, como es evidente); acuerdo por la eutanasia y para eliminar los copagos introducidos por el PP; aumentar el presupuesto para Cultura; homenaje a las víctimas del franquismo el 31 de octubre, y a los exiliados el 8 de mayo (dos fechas importantes para muchas familias trabajadoras, la mía por ejemplo); las casas de apuestas solo podrán abrir a partir de las diez de la noche, etc.
Sobre la política fiscal acordada, véase (¡vean, por favor!) este excelente artículo de Ricardo Rodríguez, “La moderada subida de impuestos de PSOE y Unidas Podemos” (https://www.eldiario.es/economia/impuestos-PSOE-Unidas-Podemos-moderacion_0_982351800.html). Una de sus reflexiones:
«Pongamos un ejemplo. La subida en IRPF de dos puntos de gravamen en la renta que supere los 130.000 euros de base liquidable general –pues es esto exactamente lo que se ha acordado– a una persona que alcance 140.000 euros de base le supondrán 200 euros más al año, esto es, 16,66 euros de subida al mes. Decir que un profesional cualificado que gane cerca de 12.000 euros mensuales va a dejar negocio, familia y amigos y va a salir corriendo a las Bahamas para ahorrarse no más de 20 euros de impuestos parece un disparate. Y la cuestión no es tampoco si quien gana 130.000 euros al año es o no es rico; estará muy por encima de la media de ingresos del país, y parece sensato que por ello se le pida un pequeño esfuerzo adicional, pues la Constitución no dice que sólo deban contribuir los ricos, sino que hemos de contribuir todos según nuestra capacidad económica. No hablamos de millonarios, desde luego, pero el mecanismo de la tarifa progresiva hará que hasta que no se alcancen rentas muy altas la subida sea bastante modesta.»

Sin embargo, y sin poder entrar en detalle (no tengo espacio), no se entienden bien puntos como el siguiente:
1.14.- Plan Estratégico de Formación Profesional Dual, incorporando a las empresas con fórmulas flexibles y creando consorcios con la participación de los agentes sociales y la comunidad educativa. Impulsaremos una nueva Ley de Ordenación de la FP que incluya una regulación específica de la FP Dual y que incorpore en todos los títulos un módulo de digitalización.
La FP dual es una estafa: una subordinación de la formación de los jóvenes al empresariado (trabajo gratuito, selección corporativa de “los mejores”; una inmersión-adoctrinamiento de los estudiantes en valores empresariales; un ataque claro y directo al papel del profesorado (capataces, oficiales o afines ejercerán sus funciones en algunos casos), etc. Incomprensible desde mi punto de vista.

2. La segunda arista: acuerdos PSOE-PNV
Conviene destacar los siguientes puntos (los restantes tampoco están por estar; el PNV no suele tejer sin hilo y negocia con quien sea: recordemos sus acuerdos anteriores con el PP del denostado y terrible Rajoy):
2. “Mantener una comunicación fluida con el Gobierno vasco en aras de evitar la judicialización de las discrepancias, que debe ser sustituida por el acuerdo político.”
Evitar “la judicialización de las discrepancias” suena entre bien y muy bien pero puede dar pie a acuerdos poco respetuosos con la legalidad. Los apaños políticos interesados pueden ubicarse en el puesto de mando.

4. “Impulsar, a través del diálogo entre partidos e instituciones, las reformas necesarias para adecuar la estructura del Estado al reconocimiento de las identidades territoriales, acordando, en su caso, las modificaciones legales necesarias, a fin de encontrar una solución tanto al contencioso en Cataluña como en la negociación y acuerdo del nuevo estatuto de la CAV, atendiendo a los sentimientos nacionales de pertenencia.”
«Reformas necesarias para adecuar la estructura del Estado al reconocimiento de las identidades territoriales” es formulación de altísima tensión. ¿Qué será eso de las identidades territoriales? Atender a “los sentimientos nacionales de pertenencia”, si conviene, convendría practicarlo en el conjunto de España y en sus subconjuntos propios. No hay, para hablar claramente, un único sentimiento nacional de pertenencia (si se tiene, la izquierda tenía antes otros “sentimientos primordiales”) en el País Vasco. No hay uno bueno y los demás malos, pésimos, fachosos o fascistoides.

9. “Acordar previamente con EAJ-PNV las medidas fiscales que el Gobierno quiera proponer a las Cortes, así como encauzar las discrepancias que puedan producirse en las relaciones en el ámbito fiscal o el financiero establecidas por el Concierto Económico.
Una exigencia que limita el margen de maniobra del gobierno de coalición. El PNV, no lo olvidemos, es una formación de derechas, no está por ninguna política fiscal progresista. Y por supuesto, el insolidario (e inadmisible) Concierto Económico en el puesto de mando.

3. La tercera arista: pacto PSOE-PSC-ERC.

Dudas: 1. ¿Parte visible de un acuerdo con más dimensiones ocultas? 2. ¿No resulta extraño que el acuerdo hable de la creación de una mesa entre gobiernos y que sean fuerzas políticas quienes lo suscriban?PSOE-PSC pueden hablar en nombre del gobierno de España (los de Unidas Podemos están entusiasmados), pero, ¿puede hablar ERC en nombre del gobierno .Cat cuando de hecho han sidos desautorizados por Torra-Puigdemont? 3. ¿Quién representará a los millones de ciudadanos de Cataluña contrarios a las posiciones nacional-secesionistas? ¿Torra y sus afines? 4. Es un acuerdo (parcial) sobre procedimientos. En cuanto a contenidos, recuérdese las “insinuaciones” o “sugerencias” del PSC: a) Indultos a los encarcelados. b) Reconocimiento de Cataluña como nación. c) Tratamiento fiscal singular (en la línea del concierto vasco) y d) Blindaje -la palabra se ha puesto otra vez de moda- sobre asuntos lingüísticos, culturales y educativos.

Con más detalle:
1. Observaciones sobre el “Acuerdo para la creación de una mesa entre el gobierno de España y el Govern de la Generalitat de Catalunya para la resolución del conflicto político.”
La formulación es ampliamente satisfactoria para ERC. Es su lenguaje, incluido el concepto “conflictos político”. Se habla de una mesa de gobiernos, ubicando a ambos gobiernos, por así decir, a la misma altura. Como si habláramos de una mesa de diálogo entre los gobiernos de España y Francia, como si el gobierno español no ejerciera ninguna función en Cataluña.

Las partes firmantes de este acuerdo constatamos que nos encontramos ante la oportunidad de desbloquear y encauzar el conflicto político sobre el futuro de Catalunya y establecer las bases para su resolución, pues hay voluntad de diálogo para alcanzar un acuerdo que nos permita superar la situación actual.
El tema es, pues, el futuro de Cataluña (de nuevo con ny escribiendo en castellano; nadie pide que se escriba España al hacerlo en catalán). Finalidad: acordar las bases para su resolución. Sin presencia de “gente molesta”: los ciudadanos catalanes no secesionistas. No están en la mesa de diálogo. El gobierno de la Generalitat representa solamente a una parte (nacionalista) de la ciudadanía.

El reconocimiento de esta oportunidad, y la voluntad y firmeza política expresada por ambas partes, permiten explorar y abordar la apertura de una nueva etapa basada en el diálogo efectivo, abierto y sincero y apostar por el reconocimiento y entendimiento institucional.
Puede ser leído (si leemos generosamente) como un alejamiento de la unilateralidad. En cualquier caso, ¿reconocimiento de qué, de quiénes?

Por todo ello, conforme a los principios de lealtad institucional y bilateralidad que rigen el marco político de relación entre el Gobierno de España y el Govern de la Generalitat de Catalunya, acordamos lo siguiente:
Lo de la bilateralidad es, obviamente, otra concesión. Lo de lealtad institucional, recordando lo pasado y vivido, es un firme propósito de enmienda, un mal chiste o una tomadura de pelo. Podemos elegir.

1. El reconocimiento del conflicto político y la activación de la vía política para resolverlo.
Partimos del reconocimiento de que existe un conflicto de naturaleza política en relación al futuro político de Catalunya.
Se repiten, afirman lo que ya han dicho antes. ¡Claro que hay un conflicto político pero no, como ellos afirman, entre Cataluña y España, sino entre la Cataluña nacionalista, y la no nacionalista y el resto de España. No es lo mismo.

Como cualquier conflicto de esta naturaleza, sólo puede resolverse a través de cauces democráticos, mediante el diálogo, la negociación y el acuerdo, superando la judicialización del mismo.
Más concesiones al lenguaje y a la perspectiva secesionista. Lo de “sólo puede resolver a través de cauces democráticos”, suscrito por quienes suscriben, suena a broma o, de nuevo, a tomadura de pelo. Superar la judicialización del mismo puede abrir puertas a políticas de la ilegalidad.

2. Creación de una MESA BILATERAL DE DIÁLOGO, NEGOCIACIÓN Y ACUERDO PARA LA RESOLUCIÓN DEL CONFLICTO POLÍTICO.
Más de lo mismo no sé cuántas veces usan la expresión “conflicto político”. Les interesa remarcarlo una y otra vez.

Por ello, adoptamos el compromiso de crear una Mesa de diálogo, negociación y acuerdo entre Gobiernos, que partirá del reconocimiento y legitimidad de todas las partes y propuestas y que actuará sin más límites que el respeto a los instrumentos y a los principios que rigen el ordenamiento jurídico democrático.
Otra concesión más. No se usa la palabra Constitución. Se habla de instrumentos y principios del ordenamiento jurídico. La palabra ‘democrático’ no está demás porque para ellos la Constitución española no es plenamente democrática al no reconocer el derecho de secesión. El diputado Nuet, en Radio Nacional, en la mañana del viernes 3 de enero, ya se encargó de señalar que no había que confundir ordenamiento jurídico democrático con “Constitución inamovible”.
Observemos: “de todas las partes y propuestas”. Se hablará, por tanto, del ejercicio del derecho de autodeterminación y de lo que haga falta al secesionismo.

Esta Mesa como instrumento político se sustenta en los siguientes principios:
1) Composición: el Gobierno de España y el Govern de la Generalitat de Catalunya. Se establecerán las delegaciones de forma paritaria y con los miembros que ambas partes decidan.
Cómo van a creerla si el gobierno .Cat, de Junts per Torra-Puigdemont, se opone podrán pensar. Más allá del circo, el teatro y las actuaciones, pantalla superada. Parece que ser que ya se han puesto en contacto ambas delegaciones gubernamentales.

2) Contenido: diálogo abierto sobre todas las propuestas presentadas. Todas las partes aportarán con libertad de contenidos sus propuestas detalladas sobre el futuro de Catalunya. Y se valorarán, debatirán y argumentarán las posiciones al respecto de cada propuesta.
Aparte de la retórica (muy gastada), otra concesión al nacional-secesionismo. Se hablará por tanto de referéndum de autodeterminación y de asuntos afines. Cuando hablan del futuro de Cataluña (de nuevo con ny) hablan del futuro de la Cataluña secesionista, la que juega esta partida que el secesionismo piensa y vive como efecto de “su lucha”. ¡Han podido arrodillar al gobierno del Estado!

3) Calendario transparente: la Mesa iniciará sus trabajos en el plazo de quince días desde la formación de Gobierno de España y establecerá plazos concretos para sus reuniones y para presentar sus conclusiones.
La presión es evidente. Tal vez por esos quince días (y otras consideraciones complementarias: la inmunidad de Oriol Junqueras) Sánchez ha retrasado un poco la formación del nuevo gobierno.

4) Seguimiento y garantías de cumplimiento: la Mesa establecerá mecanismos para garantizar el inicio y mantenimiento de su actividad y el cumplimiento de los acuerdos.
Los mecanismos de garantía ya se verán. Veremos si eso implica la intervención de “relatores” o alguna figura similar (como si estuviéramos en el Ulster por ejemplo).

En este espacio deberán buscarse acuerdos que cuenten con un apoyo amplio de la sociedad catalana.
«Apoyo amplio” de la sociedad catalana es poco decir. ¿Con su 47% o algo más ya es suficiente? Nada se dice, por supuesto que no, del conjunto de la sociedad española. Para ellos, la cosa va de soberanía plena. Lo que piense los ciudadanos del resto de España no importa un comino.

En este sentido, ambas partes se comprometen a impulsar la efectividad de los acuerdos que se adopten a través de los procedimientos oportunos.
Veremos en qué consisten esos procedimientos oportunos y qué significa aquí efectividad.

Las medidas en que se materialicen los acuerdos serán sometidas en su caso a validación democrática a través de consulta a la ciudadanía de Catalunya, de acuerdo con los mecanismos previstos o que puedan preverse en el marco del sistema jurídico-político.
¿Qué significa aquí “en su caso”? En cualquier caso, consulta a la ciudadanía de Cataluña, otra de las aspiraciones del nacional-secesionismo. Lo de pueden preverse en el marco del sistema jurídico-político, sin concretar, hace que se enciendan todas las alarmas.

Esta Mesa se coordinará con otros espacios de diálogo institucionales y parlamentarios ya existentes, que deberán potenciarse. Entre otros, la Comisión Bilateral Generalitat-Estado recogida en el Estatuto de Autonomía de Catalunya y la Taula de Partits existente en el Parlamento de Catalunya.
Por tanto, no es, como se ha dicho, una variante de la comisión bilateral Generalitat-gobierno nacional (no Estado como dicen). Se habla pues de tres actuaciones en este concierto, dos menores (comisión bilateral, mesa de partidos), y la importante, la Mesa de diálogo, publicitada por ERC como una conquista secesionista al Estado opresor.
Parece entre raro y ridículo que usen la expresión catalana Taula de Partits como si fuera el nombre de una entidad cuyo nombre no fuera traducible. Pero, en fin, ya no viene de eso.

En síntesis: como antes les decía, toda precaución es poca y toda duda es necesaria. No es por incordiar o por ser unos cuervos negros-muy-newgros. Es para estar alerta, para no ser aplastados por los destructores del demos común. Ese es su objetivo, no han renunciado a él (“Blindar la esperanza” -de Josep M. Vallès, Lluís Rabell y Victoria Camps, Grup Pròleg, https://elpais.com/elpais/2020/01/07/opinion/1578418711_340614.html- transita, en mi opinión (y sin una enmienda a la totalidad) por aguas demasiado próximas y acríticas.

[El rey de la externalización os desea un futuro de precarización laboral, largas listas de espera, mercantilización de los servicios básicos y, sobre todo, muchos beneficios empresariales.]

3. De amigos y compañeros

De Javier Pardo (05.01.2020):
«Así entre nosotros, esa mención a su abuela que vive en el barrio de Singuerlín de Santa Coloma de Gramenet, que el pasado 04.01.2020 hizo el Gabriel Rufián (GR) en el Congreso de Diputados (v. y oir abajo), ha conseguido que, en mi casa, este híbrido de “quillo santaco” y de “pijoaparte” del Carmelo -que es el GR-, dejará de ser vituperado sistemáticamente.
Y es que nuestros trabajos, el sindicalismo, o nuestra profesión docente, no se ha andado por los salones del virtuosismo y del “academicismo a la violeta”, qué va…Hemos tenido que bregar con la realidad, la que nos ha permitido conocer el Carmelo, Santa Coloma de Gramenet, la Barceloneta, Cornellà de Llobregat, Martorell, Sants, etc., y a tratar ahí a miles de personas y de adolescentes y no tan adolescentes, por lo que no nos debe extrañar que hayan surgido gentes como el GR, porque aquello de la película “Lo que el viento se llevó” (“¡Juro que no volveré a pasar hambre nunca más !”), no es algo ajeno a la susodicha realidad.
La vida real, pues, nos ha “regalado” el conocimiento de buena parte de la realidad de la clase obrera real (valga la redundancia) procedente de la emigración de los años 1950-1970, explotada en las fábricas y hacinada en Singuerlín, en El Fondo, en Ciudad Badía, en Bellvitge, en Sant Roc, en el Carmelo, en los siniestros lechos de las rieras de Terrassa o Sabadell, etc., etc…
Esa experiencia que nos llevamos algunos por delante, y que cientos de los nuestros y de los no tan “nuestros” no conocieron ni conocerán, de modo que cuando muchos de ellos, clasistamente, se rían y desprecien al GR, no verán en mi una sonrisa complaciente ni oirán mi acuerdo con ellos, porque ese menda para mí es sólo un peligroso y serio enemigo político; nada más y nada menos.
Buen año.»

Del arabista Andrés Martín Lorca:
«Te reproduzco el comentario que antes de las votaciones del Congreso y teniendo en cuenta el No de “Junts per Cat”, he enviado a La Vanguardia y que este diario me ha publicado:
«Primero las corruptelas económicas, después los recortes sociales, más tarde la declaración «literaria» de independencia y ahora votando con Vox contra un gobierno progresista desde el gallinero del Grupo Mixto.
A este paso el partido de Pujol, Roca, Durán i Lleida, Mas, Puigdemont y Torra pasará de la hegemonía a la irrelevancia.
El desprecio hacia las fuerzas democráticas españolas de amplio espectro que exhibe a diario la Sra. Borràs demuestra a las claras la verdadera naturaleza de su independentismo».

Del helenista Miguel Candel:
«Yo ya no sé cuál es mi partido. El PSC lo ha sido en alguna que otra elección reciente (como «refugio de pecadores», más que otra cosa), pero dudo que lo vuelva a ser mientras manden Iceta y Cía. Lo que sé es cuáles NO son mi partido. De momento, todos. En cuanto a soñar, tan sueño me parece lo que decía yo hace un rato como esperar que del pacto con ERC salga algo bueno. No creo que haya que repetir aquí la polisemia del término «diálogo»: las premisas para dialogar son tan importantes como el diálogo mismo, y hay premisas que predeterminan el resultado más que otras. Por ejemplo, hablar de diálogo «entre gobiernos» como si los interlocutores estuvieran en el mismo plano, lo que equivale a reconocer igual grado de representatividad a ambos. Eso sin contar que dialogar cuando uno de los dialogantes necesita como sea el acuerdo del otro (para formar gobierno, por ejemplo) no suele llevar a acuerdos igual de buenos para ambas partes, como demuestra la larga historia de pactos de investidura durante cuarenta años, historia que nos ha llevado a donde estamos. Y estamos en el punto fatídico en que la «cuestión social» pende de una «cuestión territorial» que lo domina todo, y la derecha (toda ella, la de allá y la de aquí: ¿oíste hablar de la «Ley Aragonés»?) aprovecha la segunda para sepultar a la primera.
Mientras tanto en Euskadi se oye: «¡Gooooool!» (Y eso que estos días no había fútbol…)
Un matiz a añadir: el pacto parece introducir una cuña entre JxC y ERC. A primera vista eso parece bueno («divide y vencerás»). Pero la experiencia demuestra que de esas divisiones (que vienen de hace tiempo) los susodichos (a diferencia de sus oponentes no independentistas) sacan más provecho que perjuicio, pues les sirven para entrar en un vibrante ejercicio de emulación (a ver quién es más independentista, oiga) que mantiene a sus bases movilizadas (aunque parte de la movilización se concrete en llamarse «botiflers» unos a otros). ¿No os recuerda esto el cuento del «policía bueno» y el «policía malo»? De momento los detenidos somos la mitad de los catalanes…»

Del profesor Martín Alonso, del colectivo Juan de Mairena (y a propósito del rechazo de Rufián del “España nos roba”):
«Escuché a Gabriel Rufián [GR] leerle la cartilla a Sánchez en el debate del pasado 5 de enero a golpe de hemeroteca. Tenía razón desde luego, estaba en los periódicos. Pero ¿cómo pudo decir sin inmutarse después de reprochar incoherencia a alguien que ‘el España nos roba’ es el peor eslogan? Aquí va mi hemeroteca para ponérsela como espejo.
Su primera intervención pública fue en febrero de 2014 en una charla de Súmate en el Centro Cívico de Trinitat Vella, apadrinado por Eduardo Reyes: «Nosotros soportamos el 10% [de déficit fiscal]. Y ustedes lo saben mejor que yo… Yo tengo un hijo, y les puedo asegurar que a mi no me pagan la beca. A todos mis primos de Jaén se la pagan, eh. Y se la pagamos nosotros, todos nosotros». Por las mismas fechas y en sus mismas palabras, Eduardo Reyes (Súmate): «A un barrendero le expliqué de qué manera podría llegar a cobrar más con la independencia, porque parte de sus impuestos no ser irían fuera… La verdad es que me miró reflexivo como si hubiera abierto una puertecita en su mente, me sonrió y me dijo que si era así pues él también estaba por la independencia». SLA recogió la imagen de Pere Aragonès con el cartel de la campaña de JERC de 2005: «Cada segon Espanya ens roba 450 euros. Prou expoli fiscal!».
Por entonces, Joan Puigcercós, secretario general de ERC y consejero de Gobernación con Montilla, escribía que había el modelo autonomista estaba agotado “por una razón muy sencilla: porque no nos permite vivir todo lo bien que podríamos”. Y seguía: “El actual sistema de encaje dentro del Estado español es un yugo que nos impide llegar a los niveles de bienestar y calidad de vida que serían justos para una sociedad dinámica y avanzada como la nuestra. España, sin tapujos, es un lastre para Cataluña”. (El Periódico, 16/09/2007). Es la teoría del lastre, sostenida igualmente desde el ámbito de Batasuna y en el mismo contexto del nacionalismo de los ricos, pese a lo cual continúan autodenominándose de izquierdas.
Dos años después, en el mitin de estreno de la campaña de 2009, Oriol Junqueras se refirió a un «déficit fiscal brutal, sin parangón en Europa», que suponía «entre el 10% y el 11% del PIB catalán». En el debate Borrell-Oriol en TV3 en 2016, cuando Borrell expuso lo exagerado de esas apreciaciones Oriol se escabulló; como si no fuera con él, que había sido un puntal en la difusión de esa posverdad. No sé cuánto peso tuvo ese hecho en el cambio de bastidor (frame, perdón) retórico de ERC. Seguramente lo tuvo mucho más eso que señala tu amigo. Como apunta un estudio del antropólogo M.A. de la UB, no publicado aún del que tomo alguna de las citas anteriores, una parte de la población de origen inmigrante asume esta visión del agravio redistributivo (envuelta en retórica meritocrática y otras formas no vergonzantes de supremacismo) pero se resiste a culpabilizar a las comunidades de origen. Parecería que los estrategas de ERC habrían visto aquí un obstáculo para el empeño de ampliar la base social y en consecuencia propusieron adoptar el bastidor del lenguaje democrático como marco central y abandonar el mantra del expolio fiscal. Creo que ese es un punto que puede explicar el giro de GR. Es interesante (y preocupante) ver cómo algunos de los hijos de migrantes han incorporado el relato de la injusticia redistributiva contrastando la dureza de sus condiciones de vida catalana (el ejemplo de Rufián) frente a la alegre vida atribuida a extremeños y andaluces (que Duran i Lleida resumió en aquella frase que recordamos). En fin, solo para mencionar que las hemerotecas tienen por lo menos doble filo. Desde luego GR se abstuvo de mencionar los recortes de su vicepresident… que se niega a llamarlos recortes. La reconversión relativa de Rufián es una forma de salario/anzuelo psicológico para ese caladero anhelado, en el que, por cierto, compite con el nacionalpopulismo de Vox (como el sueño de la razón produce monstruos, la inseguridad ecónomica alucina remedios mágicos). Pero esta reconversión opera en el espacio diseñado por Junqueras, de quien GR es una apuesta personal. De personaje desconocido se convirtió repentinamente en abanderado de un partido con 85 años de historia como repetía hasta la indigestión en el debate; con aquellas prestidigitaciones sobre un paro acordado con una empresa de la que no quería decir el nombre y otras oscuridades. Cosa inédita en ERC. Convertido en estrella rutilante, su ruta discursiva deberá seguir las ondas del mando a distancia para asegurar la pesca milagrosa que asegure el 50%. Este es el punto, por eso hay cambio de discurso pero no de objetivo.»

Del admirado compañero y luchador infatigable Paco Báez:
«
Hola, me permito sugerir la re-publicación, en el contexto del apartado «Golpe de Estado en Bolivia»: https://www.eldiario.es/internacional/Evo-Morales-Espana-Europa-dictadura_0_982702529.html
…y ello a pesar de que el señor Morales nos quiera recomendar la plurinacionalidad, como apetecible también para nuestro país. Lo cierto y verdad es que, a ellos, 36 nacionalidades reconocidas, no les ha servido para conseguir que el racismo/supremacismo de la única nacionalidad no autóctona, haya evolucionado lo más mínimo, desde los tiempos de la conquista, en plena expansión de nuestro imperialismo hispano, bajo tutela del Papa, y en co-encomienda con el otro imperialismo ibérico, el portugués.
En Bolivia, hasta el año 1953 (históricamente no tan lejano), los no «blancos» tenían prohibido caminar por las aceras, y al llegar a cualquier plaza, tenían prohibido atravesarla, teniendo que contornearlas, cuando acudían a ellas, para, en su perímetro, poder hacer sus compras, encuentros, etc.
A mi modo de ver, posiblemente, 36 nacionalidades no pueden servir, apenas, más que para crear una gran dificultad de gobierno, con consenso y sin disensiones.
En mi imaginación, me molaría una «República de los Estados Unidos de la Península Ibérica», formada por Andorra, Gibraltar, Portugal y España, con capital alternante, entre Barcelona, Madrid y Lisboa.»