Artículos, notas, traducciones y cartas de Francisco Fernández Buey publicados en la revista mientras tanto

Artículos, notas, traducciones y cartas de Francisco Fernández Buey publicados en la revista mientras tanto

Papeles de relaciones ecosociales y del cambio global

Para los lectores/as y autores/as de una revista imprescindible

Totalmente de acuerdo [con Jaume Botey]. Te pongo un ejemplo: en el año 79 u 80, en la redacción de Mientras Tanto tuvimos una discusión sobre el tema de la miseria, el hambre, la calle. Empecé a plantear cómo veíamos y qué alternativa teníamos al problema de la pobreza en la calle. Es muy llamativo. Ves en TV gente que te pregunta: ¿y usted qué hace cuando se encuentra a la entrada del metro de Madrid o de Barcelona una multitud de pobres que piden?, ¿qué hace usted? Para mí, la definición respecto de “qué hace usted” es mucho más importante que la manifestación teórica de los principios ideológicos. Es decir, ¿qué hace un marxista ante esto? Pues puede hacer dos cosas. La primera, si es un leninista estricto, puede hacer lo que hizo el Lenin joven: “nada de dedicarse a la alfabetización de los campesinos, porque lo que nos interesa es profundizar las contradicciones que llevaran…”. La conclusión de eso hace tiempo que la sé, y Lenin cuando se estaba muriendo también: empezar a alfabetizar a la gente 20 años después, en condiciones mucho peores que las de 20 años antes y diciendo que no puede haber socialismo con analfabetos.
Mi punto de vista es que no hay cultura laica que dé respuesta a los grandes problemas de la humanidad, la pobreza, la droga, la emigración, etc.. ¿A dónde lleva una reflexión como esta? Pues a una consideración sobre los movimientos religiosos de hoy día: ¿por qué la religión, a pesar del momento tan reaccionario como el que hay, presenta tanto atractivo para tanta gente pobre? Pues porque por lo menos atiende los problemas verdaderamente graves para una parte importante de la humanidad. Igual desde la otra perspectiva: ¿por qué hay tanto fundamentalismo en el mundo? Pues porque el fundamentalismo religioso es, si queremos lo podríamos llamar como lo llamaba Marx, “el suspiro de la criatura oprimida”. ¡De acuerdo! Pero hay momentos en los que atender el suspiro de la criatura oprimida es más importante que la duda eterna y evidentemente más que el poder establecido.
Francisco Fernández Buey (2012)

Un breve apunte sobre el autor, innecesario, seguramente y también sobre mientras tanto.
Profesor de metodología de las ciencias sociales en las universidades de Barcelona y Valladolid, catedrático de Filosofía Moral y Política en la Universidad Pompeu Fabra, Francisco Fernández Buey (1943-2012), marxista y comunista democrático hasta el final de sus días, fue maestro de varias generaciones de profesores y estudiantes universitarios y de muchos ciudadanos y ciudadanas comprometidos con causas emancipatorias. Su firme compromiso poliético desde muy joven, su filosofar desde abajo, su ciencia y filosofía con conciencia, su activismo en el SDEUB, en el Sindicato Democrático de Estudiantes de la universidad de Barcelona, y en el Partido Socialista Unificat de Catalunya, el partido de los comunistas catalanes, le acarrearon persecuciones policiales y expulsiones de las que él nunca alardeó. La modestia y un interés filosófico profundo por todo lo humano, también por la Naturaleza maltratada y expoliada, fueron dos de sus características centrales junto con una total ausencia de sectarismo. Basta pensar en su profunda y dilatada relación con colectivos cristianos de base de los que siempre admiró su coherencia y su praxis.

Han sido muchos los libros publicados por uno de los grandes conocedores de la obra de Marx en nuestro país. Conviene destacar aquí: Marx (sin ismos), La gran perturbación, Leyendo a Gramsci (traducido recientemente al inglés) y Albert Einsten. Ciencia y conciencia. Sus prólogos, presentaciones, notas, traducciones y artículos son muy numerosos. Está por hacer una relación completa de todos ellos.

Gran escritor, filósofo de la cabeza a los país, buen conocedor de la ciencia contemporánea (no sólo de las ciencias sociales), Francisco Fernández Buey fue, además de todo ello, un degustador de buena poesía, un gran crítico literario y un lector sin igual. No es casual que tres de sus grandes maestros, como él mismo reconoció en muchas ocasiones, fueran José María Valverde, Emilio Lledó y, sobre todo, Manuel Sacristán.

Mientras tanto, heredera de una revista publicada anteriormente, Materiales, empezó a editarse a finales de 1979 (su primer número en noviembre-diciembre de ese año) y siguió publicándose hasta 2012, hasta el número 122-123 (sigue editándose en formato electrónico: http://www.mientrastanto.org/). Fue una revista de gran influencia político-cultural en amplios sectores de las izquierdas durante bastantes años, una revista de filosofía y ciencias sociales que no renunció a la publicación de artículos o reflexiones del ámbito de las ciencias naturales (el papel del científico franco-barcelonés Eduard Rodríguez Farré fue esencial en este nudo). Tres eran sus motivaciones básicas: una profunda renovación del ideario comunista, también de sus consideraciones sobre procedimientos y métodos de lucha, y generar materiales de estudio para una alianza entre el movimiento obrero y los entonces llamados nuevos movimientos sociales: feminismo, ecologismo, pacifismo y antimilitarismo. Los tres colores de la revista -rojo, verde, violeta- respondían a esta finalidad de aproximación. La mayoría de los miembros del consejo de redacción estaban vinculados a estos movimientos. Por ejemplo, al CANC, al Comité Antinuclear de Cataluña.

En el editorial del número 1 podía leerse: aunque convencidos de que las contradicciones aludidas en Materiales se habían agudizado, se sentían “un poco menos perplejos (lo que no quiere decir más optimistas)” respecto de la tarea que era urgente proponerse para que “tras esta noche oscura de la crisis de una civilización despuntara una humanidad más justa en una Tierra habitable, en vez de un inmenso rebaño de atontados ruidosos en un estercolero químico, farmacéutico y radiactivo”.

La tarea, que, en su opinión, no se podía cumplir con agitada veleidad irracionalista “sino, por el contrario, teniendo racionalmente sosegada la casa de la izquierda”, consistía en renovar la alianza ochocentista del movimiento obrero con la ciencia. Podía ser que los viejos aliados tuvieran dificultades para reconocerse pues los dos habían cambiado mucho: “la ciencia, porque desde la sonada declaración de Emil Du Bois Reymond -ignoramus et ignorabimus, ignoramos e ignoraremos-, lleva ya asimilado un siglo de autocrítica (aunque los científicos y técnicos siervos del estado atómico y los lamentables progresistas de izquierda obnubilados por la pésima tradición de Dietzgen y Materialismo y Empiriocriticismo no parezcan saber nada de ello); el movimiento obrero, porque los que viven por sus manos son hoy una humanidad de complicada composición y articulación”.

La tarea se podía ver de varios modos según el lugar desde el cual se la emprendiera: consistía, por ejemplo, “en conseguir que los movimientos ecologistas, que se cuentan entre los portadores de la ciencia autocrítica de este fin de siglo, se doten de capacidad revolucionaria”; consistía también, por otro ejemplo, “en que los movimientos feministas, llegando a la principal consecuencia de la dimensión específicamente, universalmente humana de su contenido, decidan fundir su potencia emancipadora con la de las demás fuerzas de libertad”; o consistía también en que las organizaciones revolucionarias clásicas comprendieran “que su capacidad de trabajar por una humanidad justa y libre tiene que depurarse y confirmarse a través de la autocrítica del viejo conocimiento social que informó su nacimiento, pero no para renunciar a su inspiración revolucionaria, perdiéndose en el triste ejército socialdemócrata precisamente cuando éste, consumado su servicio restaurador del capitalismo tras la segunda guerra mundial, está en vísperas de la desbandada; sino para reconocer que ellos mismos, los que viven por sus manos, han estado demasiado deslumbrados por los ricos, por los descreadores de la Tierra”.

Todas esas cosas se tenían que decir muy en serio. La risa venía luego, cuando se comparaba la tarea necesaria con las fuerzas disponibles. Sus fuerzas alcanzaban “sólo para poner cada dos meses noventa y seis páginas a disposición de quien quiera reflexionar con nosotros acerca de todo lo apuntado.” Quienes de verdad tenían la palabra eran “los movimientos potencialmente transformadores, desde las franjas revolucionarias del movimiento obrero tradicional hasta las nuevas comunidades amigas de la Tierra. Sólo cuando unas y otras coincidan en una nueva alianza se abrirá una perspectiva esperanzadora”. Mientras tanto, finalizaba el editorial, intentarían entender lo que pasa y allanar el camino, por lo menos el que había que recorrer con la cabeza.

Lo allanaron. Enseñaron, sigue enseñando, a varias generaciones de activistas sin olvidar la calidad académica de las notas, artículos y traducciones publicados. El papel que desempeñaron los autores de “Panfletos y materiales” (Sacristán) y de La gran perturbación (FFB) fue esencial. Sin ellos la revista no hubiera tenido la importancia que tuvo.

Un año después del fallecimiento de Francisco Fernandez Buey (1943-2012), elaboré, junto con su amigo y discípulo Jordi Mir Garcia, una bibliografía provisional (pusimos mucho énfasis en el adjetivo) de su obra para la revista mientras tanto, para el número extraordinario (el 119) dedicado al autor de Leyendo a Gramsci.

Muchas cosas quedaron en reserva, por comprobar e investigar. Dejando aparte los libros escritos, editados o presentados, no era, no es fácil, rastrear los innumerables artículos, también traducciones y poemas, que FFB escribió y publicó a lo largo de su vida. La incompletud de nuestro trabajo era evidente; también algunas erratas (de mi responsabilidad). Conviene subsanar la situación y corregir equivocaciones.

Este es un primer intento por mi parte. Pretendo con él dar cuenta de todos los artículos, notas, traducciones y cartas que FFB publicó en mientras tanto, una revista que el autor de La gran perturbación hizo suya, muy suya, durante años y años, desde el número 1 hasta el 89 (el lector/a observará que no hay ninguna aportación directa del autor desde el número 87).

Los miembros fundadores de la revista -así aparece en su primer número de noviembre-diciembre de 1979, p. 113- fueron: Giulia Adinolfi, Rafael Argullol, María José Aubet, Miguel Candel, Antoni Domènech, Paco Fernández Buey, Ramón Garrabou y Manuel Sacristán Luzón. En el 3º se sumaron Ezequiel Baró, Enric Pérez Nadal, Víctor Ríos y Eduard Rodríguez Farré. Pocos números después se incorporarían otros nombres. Entre ellos, Juan-Ramón Capella, Albert Recio o Miguel Angel Lorente. También personas más jóvenes. Enric Tello, Jorge Riechmann o Ernest Cañada por ejemplo.

FFB permaneció en el consejo editorial [1] de mientras tanto hasta el número 89, pero no figura como tal, ni de ningún modo, a partir del siguiente número. Se fue, se alejó de la revista, dejó de publicar en ella. La razón: un fuerte desencuentro en el consejo tras la publicación en la editorial de El Viejo Topo de Manuel Sacristán, M.A.R.X. (edición del que suscribe, presentación de Jorge Riechmann, epílogo de Enric Tello [2]) y el tratamiento del libro y, sobre todo, del trabajo del editor, en mientras tanto. Concretamente por la nota editorial, “La obra de Manuel Sacristán: lecturas actuales”, y la reseña, “Lecturas de breviario”, escritos ambos publicados en el número 89.

He dividido la relación en tres apartados: 1. Sus aportaciones, sin dudas sobre ellas. Están firmadas o la autoría fue confirmada en su día por el autor 2. Los textos dudosos, algunos de los cuales tengo la convicción que fueron escritos por él. 3. Escritos sobre su obra.

Los textos seleccionados tienen la siguiente estructura: número de la revista, fecha (no siempre completa) y aportaciones del autor. Al final de todo, indico los artículos que se publicaron sobre su obra en los últimos números de la revista. Óscar Carpintero transcribió una conferencia suya de 1996 que se publicó en el número 122-123.

Agradeceré cualquier corrección por parte de los lectores/as (salarnal@gmail.com). También cualquier ayuda sobre sus escritos en otras revistas y publicaciones.

I

Aportaciones de FFB

Número 1, noviembre-diciembre de 1979

“Italia y nosotros (Sobre algunas valoraciones reciente de la situación italiana)”, pp. 93-105 (fechado en agosto de 1979).

“Fin del desencanto, ¿final del encantamiento?”, pp. 9-11.

“A los lectores y suscriptores de la revista Materiales”, p. 113 (firmada por Giulia Adinofi, Rafael Argullol, María José Aubet, Miguel Candl, Antoni Domènech, Paco Fernández Buey, Ramón Garrabou, Manuel Sacristán Luzón).

Participación en la discusión colectiva de la Carta de la Redacción redactada por Manuel Sacristán.

Número 2, enero-febrero de 1980

“Adiós y gracias, Giulia”, p. 4.

Número 3, marzo-abril de 1980

“Abstención y particularismos; dos aspectos de la crisis social española”, pp. 12-16.

“Sobre la crisis y los intentos de reformular el ideario comunista (I)”, pp. 91-114.

Número 4, mayo-junio de 1980

“Entre el secreto y el espectáculo”, pp. 3-7 (junio de 1980).

“Sobre la crisis y los intentos de reformular el ideario comunista (y II)”, pp. 43-77 (Primero de Mayo de 1980).

Número 5, 1980

“Respuesta a Josep Maria Fradera”, pp. 20-24.

Número 6, 1981

“Viejos aires de Italia: misericordia y radicalismo interclasista”, pp. 13-16.

Colaboración en “A propósito del congreso del PSU de Cat”, pp. 3-8 (firmado como “La redacción” y escrito por Manuel Sacristán, previa discusión colectiva de los redactores de la revista”).

“La segunda reunión de suscriptores de mientras tanto”. Firmado: la Redacción, p. 121.

Número 7, 1981

“Carta de la Redacción”, pp. 3-12. Firmado por La Redacción, 20 de marzo de 1981.

“La pobreza en la calle (Variación sobre un tema de Brecht)”, pp. 13-16, 3 de marzo de 1981.

Revistas. Información sobre el número 15 del BIEN, p. 125.

Número 9, 1981

“Parabellum”, pp. 17-23, 10 de octubre de 1981 (con Juan-Ramón Capella) [3]

Número 10, diciembre de 1981

“La oposición a la OTAN, el movimiento pacifista y las perspectivas de la izquierda española”, pp. 35-51 (diciembre de 1981).

Nota de presentación de “Dos cartas desde Polonia”, p. 15.

Número 11, abril de 1982

“Carta de la Redacción”, pp. 3-5, 7 de marzo de 1982 [firmado La Redacción]

“Notas sobre el movimiento obrero europeo ante la cuestión polaca”, pp. 33-52, marzo de 1982.

Número 13, noviembre de 1982

“Carta de la redacción”, pp. 3-14, 12 de octubre de 1982,

“Las opiniones de Karl Marx sobre arte y literatura”, pp. 33-53.

Número 14, febrero de 1983

“Carta del colectivo editor de mientras tanto”, pp. 153-154 (firmado mientras tanto).

Número 16-17, agosto-septiembre de 1983

“Nuestro Marx”, pp. 57-80.

Número 19, julio de 1984

“Evolución de las opiniones de Karl Marx sobre Rusia (I)”, 101-135

Número 20, octubre de 1984

“Evolución de las opiniones de Karl Marx sobre Rusia (II)”, pp. 84-131.

Selección de la cita de Bartolomé de Las Casas, p. 144.

Número 22, febrero de 1985

“Carta de la Redacción”, pp. 3-18, diciembre de 1984 (firmado como La Redacción)

“Bienvenido, Mr. Ratzinger”, El extremismo discreto, p. 141.

Numero 23, mayo de 1985

“La iniciativa de Togliatti en 1954. Acerca del peligro de guerra nuclear”, pp. 77-86.

Selección de cita de P. Togliatti, p. 139

Número 24, septiembre de 1985

“Último adiós al amigo inseparable”, pp. 3-5.

“En el centenario de su nacimiento. El viejo Lukács como teórico político”, pp. 14-18.

Selección de la cita de Manuel Sacristán, p. 141 (también contraportada)

Número 25 1/2, febrero de 1986

“¿Y por qué no disolver democráticamente al pueblo?”, pp. 7-18 (12 de enero de 1986)

Número 26, mayo de 1986

“Carta de la redacción”, pp. 3-14, 1º de mayo de 1986 (firmado mientras tanto)

“Apunte para un diálogo entre insumisos”, pp. 61-81 (con Víctor Ríos)

Número 28, noviembre de 1986

“Las razones de Albert Einstein (I)”, pp. 23-40.

Traducción de “Seis cartas inéditas de Antonio Gramsci. Presentación de Valentino Gerratana”, pp. 113-124.

Número 29, marzo de 1987

“Estudiantes en la calle”, pp. 17-22 (con Juan-Ramón Capella).

“Las razones de Albert Einstein (II). Su filosofía moral y política”, pp. 23-40.

Selección de la cita de la página 135: “Petición de los procuradores de las Cortes al emperador Carlos V en las Cortes de Madrid de 1528” (también contraportada).

Número 30-31, mayo 1987

“Presentación”, p. 3 (firmado como “El colectivo editor de mientras tanto”).

“Su aventura no fue de ínsulas, sin de encrucijadas”, pp. 57-79.

Número 32, octubre de 1987

“Castilla-León: granero y basurero nuclear d España”, p. 3-9.

“Las razones de Albert Einstein (y III)”, pp. 25-54.

Selección de la cita de Albert Einstein, p. 155 (también contraportada).

Número 33, diciembre de 1987

“Marxismos e ideología”, pp. 119-124, 20.10.1987

Número 34, primavera de 1988

“¿Fue realmente el movimiento del 68 un comienzo”?, pp. 3-8, 5 de abril de 1988.

“Sobre la Universidad, desde Ortega y Sacristán”, pp. 19-37, marzo de 1988.

Número 35, octubre de 1988

“Carta de la redacción”, pp. 3-9 (firmado mientras tanto),

Número 36-37, invierno 1988/89

“Carta de la redacción. La huelga general, la clase obrera y la política”, pp. 3-16, diciembre de 1988, firmado “la redacción de mientras tanto”

“La universidad veinte años después: mercantilización y coroporativismo”, pp. 37-59, 1º de diciembre de 1988.

Número 38, primavera de 1989

“El marxismo ante la crisis de civilización”, pp. 59-72, Barcelona y Valladolid, otoño de 1988.

Nota de presentación correspondencia Novales-Sacristán, p. 155 (firmado como “La redacción de mt”).

Número 40, primavera de 1990

“Al final de una historia, con sombrío optimismo”, pp. 37-46 (con Víctor Ríos), 8 de enero de 1990.

Número 41, verano de 1990

“Programas sindicales, intereses obreros y reivindicaciones ecologistas en la lucha por un mundo habitable”, pp. 31-56.

Número 42, septiembre-octubre de 1990

“Volver a empezar”, pp. 18-22, 21 de mayo de 1990.

“Con quién y cómo hacer ‘la cosa”, pp. 77-97, mayo de 1990,

Número 43, noviembre-diciembre de 1990

“Como marineros que han de reparar su nave en alta mar”, pp. 12-17, 21 de octubre de 1990.

Número 44, enero-febrero de 1991

“Dos razones más para cambiar de vida”, pp. 11-16, 20 de octubre de 1990.

Número 47, noviembre-diciembre de 1991

“1917 desde 1991”, pp. 3-4.

“Una nueva izquierda para un final de siglo”, pp. 15-19, 1 de noviembre de 1991.

Número 50, mayo-junio de 1992

“Ideas para un enfoque socialista ecológicamente fundamentado”, pp. 15-34.

“Barry Commoner, un científico con conciencia de especie y conocimiento del valor de la ciudadanía”, pp. 123-130, marzo de 1992.

Selección de la cita de Bartolomé de las Casas, p. 153.

Número 51, septiembre-octubre de 1992

“En memoria de Octavi Pellissa”, pp. 3-4 (sin firma).

“Consideración sobre ‘el mejor de los mundos posibles”, pp. 85-106.

Número 52, noviembre-diciembre de 1992

“El trecho que va del dicho al hecho”, pp. 3-9.

“Las virtudes del marxismo”, pp. 57-64.

Número 53, enero-febrero de 1993

“Sobre la historia en los tiempos sombríos. A propósito de la reflexión historiográfica de Josep Fontana”, pp. 125-137, febrero de 1993.

Número 55, septiembre-octubre de 1993

“Carta de la Redacción”, pp. 3-11 (firmado La Redacción).

“Euskadi, España (Desde Cataluña)”, pp. 31-36.

Número 56, diciembre 1993-enero 1994

“Rusia, el golpe de Estado del 4 de octubre y la democracia”, pp. 19-22.

Número 63, otoño 1995

Presentación Homenaje a Manuel Sacristán, p. 25-28

“El marxismo crítico de Manuel Sacristán”, pp. 131-154.

Selección de la cita de la entrevista de Jordi Guiu y Toni Munné a Manuel Sacristán, p. 169 (y contraportada).

Número 65, primavera de 1996

“Marcha contra el paro”, pp. 3-7 (texto leído por FFB el 19 de abril de 1996 en la concentración final de la marcha contra el paro).

Número 66, verano-otoño de 1996

“En la muerte de José María Valverde”, pp. 27-32.

Número 70, otoño de 1997

“Sobre la crisis de Izquierda Unida”, pp. 3-14 (octubre de 1997).

“Ernesto Guevara, ayer y hoy”, pp. 35-42.

Selección de la cita -”Contra viento y marea”- de Ernesto Guevara de la contraportada.

Número 78, otoño de 2000

“Recuerdo de Valentino Gerratana (1919-2000)”, pp. 20-26, agosto de 2000

Número 81, verano de 2001

“Sobre el anteproyecto de Ley de Universidades”, pp. 24-29, mayo de 2001.

Número 85, invierno de 2002

“Sobre la desobediencia civil”, pp. 25-54.

“Sarajevo y Europa”, pp. 83-86.

Número 122-123, 2014

“Universidad crítica y sociedad civil”, pp. 223-236 (Transcripción de Óscar Carpintero, conferencia de FFB impartida en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Valladolid en la primavera de 1996).

II. Dudas

Número 10, diciembre de 1981

“Tercera reunión de suscriptores de mientras tanto”, pp. 11-12 (firmado: La Redacción)

Numero 15, mayo de 1983

“Llamamiento de la campaña por el desarme y la desnuclearización”, pp. 157-160.

Numero 23, mayo de 1985

Correo de los lectores, pp. 127-129.

Número 25 1/2, febrero de 1986

“Carta de la Redacción”, pp. 3-6 (firmado mientras tanto)

Número 32, octubre de 1987

“El extremista discreto. Cultura y supositorios”, pp. 145-147, marzo de 1987 (firmado por N. Lomas).

Número 33, diciembre de 1987

“El extremista discreto. Modesta proposición para acabar con el paro y el hambre”, pp. 129-131 (firmado “Serrallonga”).

Número 70, otoño de 1997

“Pluralismo y coherencia en IU hoy”, pp. 133-142 (Documento aprobado en el Consejo Político Federal del 19/4/1997 por 87 votos a favor y 1 abstención).

Número 71, invierno de 1998

“Carta de la redacción”, pp. 3-5 (sin firma), enero de 1998.

Número 87, verano 2003

En la muerte de Manuel Vázquez Montalbán”, p. 148 (firmado La redacción de mientras tanto).

III. Sobre FFB, tras su fallecimiento en 2012

Número 118, 2012

Paco Fernández Buey (1943-2012), in memoriam”, por La redacción de mientras tanto (probablemente Juan-Ramón Capella), pp. 5-8.

“La recepción del pensamiento de Gramsci en España (1956-1980)”, por Giaime Pala, pp. 39-50.

Número 119, 2012

Presentación de la redacción de mientras tanto, pp. 5-6.

Artículos de Rafael Argullol, Jaume Botey, Ascensión Cambrón, Albert Corominas, Manuel Cruz, Javier Delgado, Elena Grau, Violeta Ibáñez, Isabel Ribera, Jordi Mir Garcia, Agustín Moreno, Javier Muguerza, Jacobo Muñoz, Jaime Pastor, Jorge Riechmann, Pablo Ródenas Utray, Vera Sacristán, Joaquim Sempere, Ángela Sierra González, Enric Tello y Salvador López Arnal

“Cuestión de palabras” por Jorge Riechmann, p. 203 (presentación y traducción de “El comunismo es el término medio” de Berltolt Brecht).

Cita de FFB, p. 205.

De su filosofar, de su forma de concebir la filosofía de la praxis, de su no sectarismo, dice mucho este comentario (de la entrevista que Jaume Botey le hizo en 2011, ya enfermo, para Iglesia viva). Es justo finalizar con esta reflexión:

El diálogo cristiano-marxista o el encuentro con Garaudy y otros que en el momento de la crispación representaban la corriente más dialogante, para mi no era un diálogo teórico, siempre fue como un diálogo práctico, ético-político. Así lo veía también Manolo. El diálogo es fundamental en el momento en que te estas encontrando cotidianamente con gente que tienen otras perspectivas y que a pesar de eso los sientes como hermanos. No se trata tanto de buscar argumentos para saber qué tenemos que criticar o como tenéis que defender la religión sino de buscar formas para trabajar juntos.

Notas.

1) La crítica del autor, aparecida en El País, el 25 de octubre de 2003: “Para otra lectura de Manuel Sacristán” https://elpais.com/diario/2003/10/25/babelia/1067037433_850215.html

2) A partir del número 70 se distingue entre “Consejo de redacción de esta entrega” y “Consejo editorial”. Anteriormente, entre “Colaboradores” y “Consejo de redacción”.

3) Un comentario al artículo de FFB: Íñigo Gurruchaga, “Carta de Euskadi. A Paco Fernández Buey y a los compañeros de mt”, mientras tanto, n.º 10, diciembre de 1981, pp. 19-22.

Fuente: Papeles de relaciones ecosociales y cambio global, núm 144, 2019, pp. 165-176.

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo, rebelión y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *