Más sobre las elecciones andaluzas

La opinión de un amigo, 21/06/2022.

Una hipótesis sobre Andalucía (meramente subjetiva). Estaría bien mirar si existe (imagino que sí) algún estudio de autoubicación ideológica del votante socialista andaluz y poder compararlo a lo largo del tiempo.
Por el siguiente motivo: estaría bien mirar si el voto PSOE-A de las últimas décadas es realmente voto de izquierda, o bien si la gestión socialista andaluza abarcó sectores de centroderecha. Mi sensación subjetiva es que la segunda opción es más verosímil. De ser así, eso contribuiría a explicar algunas cosas.
Una posible explicación es que Moreno Bonilla haya sabido hacer una gestión de perfil bajo, manteniendo en lo esencial el estilo de gobierno del PSOE-A sin grandes exaltaciones derechistas (salvando el tema de la memoria por presión de Vox y algún detalle más). Estilo de gobierno que nunca se caracterizó especialmente por ser de izquierdas, sino por establecer una red clientela que el PP-A no ha tenido mucho problema en reproducir y mantener. Dicho en román paladino: ya gobernaba la derecha en Andalucía, de toda la vida. En todo caso habrá que ver los estudios poselectorales de transferencia de voto.
Por otro lado, los resultados no son incoherentes con el mensaje principal de la izquierda (al menos desde 2018): el «miedo a Vox», discurso a la defensiva y como conjuración del demonio. Pues bien, por un lado a Vox «se le ha parado» (con todas las comillas del mundo). Por otro lado, este discurso parece que le ha funcionado al PSOE hasta ahora (no tanto al espacio a su izquierda), pero no durará siempre. Y no olvidemos que la inflación tumba gobiernos.
El ciclo electoral parece ir en esa dirección. Caída libre del espacio de UP (que bascula hacia el antiguo espacio de IU), mantenimiento o ligera caída del PSOE, y disputa entre PP y Vox del voto de Ciudadanos.
Quedan por ver los efectos internos en el PP de estas elecciones: a Feijóo le ha salido el contrapeso a Ayuso que Casado intentó crear con Mañueco y que le costó la carrera política. Y a ver cómo reacciona Vox ante su primera derrota (la cara de Abascal el Domingo era un poema), y cómo se le percibe a partir de ahora. El voto volátil es así.
Por último: no menospreciemos el posible retorno al bipartidismo como posibilidad de cierre de ciclo electoral. El perfil moderado de Moreno parece haber encajado con una posible nostalgia de los años de «estabilidad» política. Veremos si Vox sigue siendo funcional a los grandes poderes económicos después de esto. Eso sí: la experiencia europea nos muestra que una vez que el monstruo ultraderechista sale de la caja, ya no se vuelve a guardar. Aquí hasta el último día no hay nada escrito.
Respecto a la izquierda: estoy de acuerdo en que toda división electoral es mala, pero no lo explica todo. Yo entiendo a Teresa y su necesidad de crear un espacio de izquierdas no dependiente del PSOE. El exceso de identitarismo andalucista, por el contrario, me estomaga. Pero lo que no tiene perdón es lo de IU Andalucía. Han hecho todo lo posible para quedarse con el espacio de Podemos en Andalucía, y para ello han clavado todas las cuchilladas necesarias contra Teresa, incluido el pactar con la derecha y la ultraderecha en el parlamento para mandarles al grupo de no adscritos, tratando de expulsarles de cada debate, de cada espacio de exposición mediática o de cada euro de financiación pública. La entrada de Yolanda a última hora para meter a los de Errejón cupularmente es solo un signo de los tiempos que vivimos: no existe la política de verdad, solo un cambio de cromos entre direcciones asustadas porque el espacio político mengua y con él los recursos para liberar a cada equipo. Esto es tristísimo pero es lo que hay.
Y por último: ¿cuándo podemos empezar a concluir de una vez que el gobierno de coalición es un auténtico fracaso? ¿Seguimos convencidos de que la reforma laboral ha acabado con la precariedad, o podemos empezar a constatar que aquí no ha cambiado nada? ¿Seguimos creyéndonos nuestra propia propaganda? En fin.
Preparémonos para la travesía, que será larga.
Ánimo,

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *