Miscelánea (21/06/2022)

Del compañero Carlos Valmaseda, de Espai Marx

1. Marea rosa 2.0.
Ayer lo apuntaba José Luis: este es el mapa político actual en América Latina. A la anterior oleada de gobiernos progresistas se le llamó ‘marea rosa’ porque muchos eran considerados ‘poco rojos’. A ver qué tal ahora. Petro plantea una transición ecológica sin extractivismo, pero veremos en qué queda una vez empiece a gobernar…
Fuente:
https://twitter.com/DenisRogatyuk/status/1538693788931080192

Por cierto, en Ecuador siguen las movilizaciones. Además de las cuentas que os pasaba el otro día, vale la pena echarle un vistazo a la Red Prensa PopularEC: https://twitter.com/rpp_ec
Ayer esta manifestación en Riobamba, por ejemplo: https://twitter.com/rpp_ec/status/1539033324060086273. Han pasado de tres a seis las regiones en las que se ha impuesto el toque de queda.
También podéis seguir la cuenta de la principal organización indígena, la CONAIE, aunque el Señor no los ha llamado por el camino de la música: https://twitter.com/CONAIE_Ecuador/status/1538839080636600322 «Policía, policía, mi vidá; no te lleves a Leonidas, mi vidá…». Leonidas es el líder de la CONAIE que fue detenido la semana pasada. Y luego liberado, aunque no creo que la canción haya sido la causante.

2. La provocación de Lituania en Kaliningrado
Siguen las reacciones desde Moscú al corte del tráfico ferroviario con Kaliningrado: «La Encargada de Negocios de Lituania fue convocada al Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, se le dijo que si el tránsito de mercancías a la región de Kaliningrado no se restablece totalmente, Rusia se reserva el derecho de tomar medidas para proteger sus intereses nacionales.» https://twitter.com/Levi_godman/status/1538833188188987392

Parece que Borrell estuvo implicado en la decisión de Lituania: Ministro de Relaciones Exteriores de Lituania «La prohibición del tránsito de mercancías a la región de Kaliningrado se introdujo después de consultas con la Comisión Europea y bajo su liderazgo.» https://twitter.com/ErnestoSuidry/status/1538863194856468480

Parece, por cierto, que Gran Bretaña está planteando crear una nueva alianza militar con Polonia y los países bálticos, independientemente de la OTAN, que les debe parecer demasiado tibia. https://twitter.com/visegrad24/status/1488559819665649674. En el documento que aparece en el tuit, el ministro de exteriores de Ucrania se refiere a ellos como «sus verdaderos amigos». Supongo que habréis leído que el nuevo jefe de las fuerzas armadas británicas acaba de arengar a sus soldados para que se preparen para una 3ª Guerra Mundial en Europa contra los rusos:
Fuente: https://twitter.com/politblogme/status/1538451097748111361

Los polacos, por su parte, a partir del día 27 darán dos opciones a los refugiados ucranianos en edad militar -entre 18 y 60-: volver a Ucrania para enrolarse o salir a un tercer país. Es una petición de los ucranianos:

https://twitter.com/AZmilitary1/status/1538122174900445184

3. ¿Están los EEUU preparándose para una guerra con Rusia y China?

Es lo que se preguntan desde la organización No Cold War. Esta es la traducción de su último boletín. Vuelvo a recordar que en el documento original hay varios enlaces.
https://nocoldwar.org/news/briefing-is-the-united-states-preparing-for-war-on-russia-and-china

¿Están los EEUU preparándose para una guerra con Rusia y China?

La Nueva Guerra Fría se está intensificando rápidamente, con graves consecuencias para la población de todo el mundo. Nuestra serie, Briefings, ofrece los datos clave sobre estos asuntos de interés mundial.

La guerra en Ucrania demuestra una escalada cualitativa de la voluntad de Estados Unidos de utilizar la fuerza militar. En las últimas décadas, Estados Unidos lanzó guerras contra países en desarrollo como Afganistán, Irak, Libia y Serbia. En estas campañas, Estados Unidos sabía que disfrutaba de una superioridad militar abrumadora y que no había riesgo de represalias nucleares. Sin embargo, al amenazar con incorporar a Ucrania a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Estados Unidos estaba dispuesto a arriesgarse a cruzar lo que sabía que eran las «líneas rojas» del Estado nuclear de Rusia. Esto plantea dos preguntas: ¿por qué ha emprendido Estados Unidos esta escalada, y hasta dónde está dispuesto a llegar en el uso de la fuerza militar no sólo contra el Sur Global, sino contra grandes potencias como China o Rusia?

El uso de la fuerza militar para compensar el declive económico

La respuesta al «por qué» es clara: Estados Unidos ha perdido en la competencia económica pacífica frente a los países en desarrollo en general y China en particular.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), en 2016 China superó a Estados Unidos como la mayor economía del mundo. En 2021, China representaba el 19% de la economía mundial, frente al 16% de Estados Unidos. Esta diferencia no hace más que aumentar y, para 2027, el FMI prevé que la economía china supere a la estadounidense en casi un 30%. Sin embargo, Estados Unidos ha mantenido una supremacía militar mundial sin parangón: su gasto militar es mayor que el de los siguientes nueve países que más gastan juntos. En su afán por mantener el dominio mundial unipolar, Estados Unidos está sustituyendo cada vez más la competencia económica pacífica por la fuerza militar.

Un buen punto de partida para entender este cambio estratégico en la política estadounidense es el discurso pronunciado por el Secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, el 26 de mayo de 2022. En él, Blinken admitió abiertamente que EE.UU. no busca la igualdad militar con otros Estados, sino la supremacía militar, en particular con respecto a China: «El presidente Biden ha dado instrucciones al Departamento de Defensa para que mantenga a China como su principal desafío, para garantizar que nuestros militares se mantengan a la vanguardia». Sin embargo, con estados armados nuclearmente como China o Rusia, la supremacía militar requiere alcanzar la supremacía nuclear, una escalada por encima de la actual guerra en Ucrania.
La búsqueda de la primacía nuclear

Desde principios del siglo XXI, Estados Unidos se ha retirado sistemáticamente de los tratados clave que limitan la amenaza del uso de armas nucleares: en 2002, Estados Unidos salió unilateralmente del Tratado de Misiles Antibalísticos; en 2019, Estados Unidos abandonó el Tratado de Fuerzas Nucleares Intermedias; y, en 2020, se retiró del Tratado de Cielos Abiertos. El abandono de estos tratados reforzó la capacidad de Estados Unidos de buscar la supremacía nuclear.

El objetivo final de esta política estadounidense es adquirir la capacidad de «primer ataque» contra Rusia y China, es decir, la capacidad de infligir daños con un primer uso de armas nucleares contra Rusia o China hasta el punto de impedir eficazmente las represalias. Como ha señalado John Bellamy Foster en un estudio exhaustivo de esta acumulación nuclear estadounidense, incluso en el caso de Rusia -que posee el arsenal nuclear no estadounidense más avanzado del mundo- esto «negaría a Moscú una opción viable de segundo ataque, eliminando efectivamente su disuasión nuclear por completo, mediante la «decapitación»». En realidad, la lluvia radioactiva y la amenaza de un invierno nuclear de un ataque de este tipo amenazaría a todo el mundo.
Esta política de primacía nuclear ha sido perseguida durante mucho tiempo por ciertos círculos dentro de Washington. En 2006, la principal revista de política exterior de Estados Unidos, Foreign Affairs, afirmó que «probablemente pronto será posible que Estados Unidos destruya los arsenales nucleares de largo alcance de Rusia o China con un primer ataque».  En contra de estas esperanzas, Estados Unidos aún no ha sido capaz de lograr una capacidad de primer ataque, pero esto se debe al desarrollo de misiles hipersónicos y otras armas por parte de Rusia y China, no a un cambio en la política estadounidense.

Desde sus ataques a los países del Sur Global hasta su mayor disposición a entrar en guerra con una gran potencia como Rusia, pasando por el intento de conseguir la capacidad de primer ataque nuclear, la lógica que subyace a la escalada del militarismo estadounidense es clara: Estados Unidos emplea cada vez más la fuerza militar para compensar su declive económico. En este período extremadamente peligroso, es vital para la humanidad que todas las fuerzas progresistas se unan para hacer frente a esta gran amenaza.

4. Más sobre las opciones de Occidente en Ucrania
Os he pasado anteriormente la traducción de algún artículo del exdiplomático indio M.K. Bhadrakumar. El último me parece un buen estado de cuentas tras las visitas de los líderes europeos a Zelenski la semana pasada: https://www.indianpunchline.com/west-at-inflection-point-in-ukraine-war/

Os paso la traducción automática. Hay muchos enlaces en el artículo, pero como todos están en inglés, si los queréis ver tendréis que ir al artículo original.

Occidente en un punto de inflexión en la guerra de Ucrania

Henry Kissinger predijo hace unas tres semanas que la guerra de Ucrania estaba peligrosamente cerca de convertirse en una guerra contra Rusia. Fue un comentario premonitorio. El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, declaró en una entrevista de fin de semana al periódico alemán Bild am Sonntag que, en opinión de la alianza, la guerra de Ucrania podría durar años.

«Debemos prepararnos para el hecho de que podría durar años. No debemos dejar de apoyar a Ucrania. Aunque los costes sean elevados, no sólo por el apoyo militar, sino también por el aumento de los precios de la energía y los alimentos», dijo Stoltenberg. Añadió que el suministro de armamento de última generación a las tropas ucranianas aumentaría las posibilidades de liberar la región del Donbass del control ruso.

El comentario significa una mayor implicación de la OTAN en la guerra, basada en la creencia no sólo de que Rusia puede ser derrotada en Ucrania («borrar a Rusia») sino que el coste no debería importar. Los jefes de la OTAN suelen seguir el ejemplo de Washington, y Stoltenberg hablaba apenas quince días antes de la cumbre de la alianza en Madrid.

Curiosamente, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, en un artículo de opinión para el Sunday Times de Londres tras una visita sorpresa a Kiev el viernes, prácticamente complementó las palabras de Stoltenberg, subrayando la necesidad de evitar la «fatiga de Ucrania». Johnson señaló que, con las fuerzas rusas ganando terreno «palmo a palmo», era vital que los amigos de Ucrania demostraran su apoyo a largo plazo, lo que significaba garantizar que «Ucrania reciba armas, equipos, municiones y entrenamiento más rápidamente que el invasor».

Johnson esbozó «cuatro pasos vitales para reclutar tiempo para la causa de Ucrania». En primer lugar, dijo, «debemos asegurarnos de que Ucrania reciba armas, equipos, municiones y entrenamiento más rápidamente que el invasor, y crear su capacidad para utilizar nuestra ayuda». Segundo, «debemos ayudar a preservar la viabilidad del Estado ucraniano».

Tercero, «necesitamos un esfuerzo a largo plazo para desarrollar las rutas terrestres alternativas» de Ucrania para que su economía «siga funcionando». En cuarto lugar, y de manera crucial, debe levantarse el bloqueo ruso de Odessa y otros puertos ucranianos y «seguiremos suministrando las armas necesarias para protegerlos».

Johnson admitió que todo esto requiere «un esfuerzo decidido… que dure meses y años». Pero el imperativo de reforzar la capacidad del Presidente Zelensky para hacer la guerra es también vital para «proteger nuestra propia seguridad tanto como la de Ucrania». Stoltenberg y Johnson hablaron después de que el ejecutivo de la UE recomendara el reconocimiento oficial de Ucrania como candidata a ingresar en el bloque (que se espera que sea refrendado en una cumbre fijada para el 23 y 24 de junio).

Mientras tanto, las fuerzas rusas no dejan de cosechar éxitos tácticos en la región de Donbass y en la estabilización de la línea del frente en otros sectores. Los combates más intensos tienen lugar en la zona de Severodonetsk-Lysichansk y en los alrededores de Slavyansk, pero la situación también es tensa en la región de Kharkiv y en las regiones de Mykolaiv y Kherson, en el sur.

Las fuerzas rusas están golpeando las infraestructuras militares y las concentraciones de equipos de las fuerzas ucranianas. Según el Ministerio de Defensa ruso, sólo en los cinco días transcurridos entre el 13 y el 17 de junio, según la versión rusa, parece que han muerto 1.800 soldados ucranianos y se han destruido 291 piezas de equipo militar y 69 objetos de infraestructura militar.

Una derrota en Donbass será catastrófica para Zelensky, ya que la destrucción de sus mejores unidades militares desplegadas allí prácticamente deja las regiones del sur como fruta fácil para las fuerzas rusas. También para la OTAN, su posición internacional se verá seriamente erosionada. El viernes, dos veteranos de guerra estadounidenses detenidos en el frente de Donetsk fueron expuestos en la televisión rusa pidiendo ayuda a sus familias. Se pueden esperar más imágenes de este tipo en los próximos días.

Johnson escribió de forma alarmante que la Doctrina Putin arroga a Rusia un derecho eterno a «recuperar» cualquier territorio jamás habitado por los eslavos y esto «permitiría la conquista de vastas extensiones de Europa, incluidos los aliados de la OTAN». Esto es una hipérbole. Para recuperar sus territorios del este y del sur, los ucranianos tendrán que librar una larga guerra, pero también dependerán críticamente de la enorme ayuda militar, financiera y económica de Europa. Por otra parte, la unidad europea es frágil y se está produciendo una «fatiga».

Tampoco existe una visión coherente sobre el objetivo final de la OTAN. Ucrania es un agujero negro indigno de un Plan Marshall. No es de extrañar que Alemania se muestre muy circunspecta a la hora de malgastar sus recursos en Ucrania.

Por último, la profundización de la crisis económica en Occidente -la alta inflación y el coste de la vida y la creciente probabilidad de recesión- está a las puertas como el aullido de los lobos en un país de las maravillas del invierno. La opinión pública europea ya no se pone sentimental a la vista de los refugiados ucranianos. La coartada de que Putin es el responsable de todo esto no se sostiene. Fundamentalmente, las economías occidentales se enfrentan a una crisis sistémica. La complacencia de que la economía estadounidense, basada en la moneda de reserva, es impermeable al aumento de la deuda; que el sistema de petrodólares obliga a todo el mundo a comprar dólares para financiar sus necesidades; que la avalancha de bienes de consumo baratos de China y la energía barata de Rusia y los Estados del Golfo mantendrán a raya la inflación; que las subidas de los tipos de interés curarán la inflación estructural; y, sobre todo, que se pueden gestionar las consecuencias de dar un martillazo de guerra comercial a un complejo sistema de redes en la economía mundial – estas nociones quedan al descubierto.

Cuando las prensas de imprimir dinero zumbaban en Europa y Estados Unidos, nadie se sentía incómodo por los defectos estructurales del sistema. En una bruma de fanfarronería ideológica, la Administración Biden y su socio menor en Bruselas no prestaron la debida atención antes de sancionar a Rusia y su energía y recursos. Europa está mucho peor que Estados Unidos. La inflación en Europa es de dos dígitos. Es posible que ya haya comenzado una crisis de la deuda soberana europea.

La aceleración de la crisis inflacionaria amenaza la posición de los políticos occidentales, ya que se encontrarán con una verdadera ira popular una vez que la inflación se coma a la clase media y los altos precios de la energía destruyan los beneficios de las empresas.

¿Cómo detener la debacle política que se está desarrollando a fuego lento tanto en Europa como en Estados Unidos? La forma lógica es obligar a Zelensky a ir a la mesa de negociaciones y discutir un acuerdo. La narrativa de continuar el desgaste contra las fuerzas rusas durante los próximos meses, para infligir daño a Rusia, no ayuda a los políticos europeos. Mariupol, Kherson y Zaporizhzhia han caído. Donbass podría también, pronto. ¿Cuál es la próxima línea roja? ¿Odessa?

Paradójicamente, la larga guerra en Ucrania sólo podría funcionar en beneficio de Rusia. El discurso del presidente Putin en el SPIEF de San Petersburgo el viernes muestra lo minuciosamente que Moscú estudió el sistema financiero y económico occidental e identificó sus contradicciones estructurales. Putin es experto en utilizar el peso y la fuerza de sus adversarios en su propio beneficio, en lugar de oponerse directamente al golpe. La sobreextensión de Occidente puede acabar siendo su perdición.

Ahí es donde se encuentra el verdadero punto de inflexión hoy en día: si las contradicciones estructurales de las economías occidentales han madurado hasta convertirse en desorden. Putin considera que el futuro de Occidente es sombrío, golpeado simultáneamente por el retroceso de su propia imposición de sanciones y el consiguiente aumento de los precios de las materias primas, pero carente de agilidad para desviar los golpes debido a las rigideces institucionales.

La gran pregunta hoy es en qué momento Rusia tomará represalias contra los países implicados en el negocio del tráfico de armas en Ucrania si aceleran ese camino. Los ataques aéreos de los aviones rusos del pasado jueves contra los grupos terroristas militantes que se refugian en la guarnición estadounidense de Al-Tanf, en la frontera sirio-iraquí, pueden haber transmitido un mensaje.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

5. Nueva entrada en el blog de Turiel

Con la vida ajetreada que lleva ahora, ha tenido bastante desatendido su blog. En su última entrada ha decidido reemprender las publicaciones con un resumen de cómo ve él la situación en este primer semestre de 2022. El título es todo un spoiler: «Crónica del caos».
Crónica del caos – Junio de 2022

6. La gran simplificación

En el vídeo con la entrevista a Pedro Prieto del otro día, este recomendaba al final como posible futuro entrevistado a Nate Hagen, el vicepresidente de Solomon Brothers y Lehmans Brothers, ni más ni menos, que cayó del caballo -antes del 2008, si no sería trampa- y se fue a una granja y a dar clases en la universidad de Minnesota. Precisamente Pedro y el tuitero ‘Cuesta abajo’ https://twitter.com/bajando_el_pico, acaban de corregir los subtítulos en español del vídeo con la teoría que lleva años defendiendo Hagens, esto es, que vamos hacia una Gran Simplificación ante la reducción de energía: The Great Simplification – Full Movie

7. Combustibles
-Las importaciones de gas licuado ruso han aumentado un 56% en el pasado año. Beijing también está aumentando las compras de energía de Irán. https://twitter.com/thesiriusreport/status/1538775651364257792. También las de petróleo un 55%, hasta 1.98m bpd (barriles por día) https://twitter.com/thesiriusreport/status/1538752960116711424

-En Pensilvania no van a poder cosechar porque no hay diesel. Y el poco que hay está por las nubes. -Suerte que quedan por allí los amish-. https://twitter.com/EdgarOcampoTll1/status/1538729533888659459

-¿Recordáis la gráfica sobre cómo caían en picado las reservas estratégicas de petróleo de los EEUU?
Pues en el BOE también acaban de publicar que se van a reducir las reservas españolas en tres días, de 89,4 a 86,4 días. Con el mismo objetivo, intentar contener un poco los precios.

Fuente: https://twitter.com/HRAnaBarba/status/1538812313414811649

-El paripé de intentar evitar el cambio climático ha terminado:
Alemania se prepara ante una posible escasez de gas natural. Entre otras medidas, poner a funcionar 10,000 MW de centrales carbo-eléctricas. https://twitter.com/EdgarOcampoTll1/status/1538737745308303360

Y también Holanda vuelve al carbón: «Holandeses reactivan uso de carbón en medio de la escasez de gas ruso.

Se modificará inmediatamente una ley que obligaba a las centrales eléctricas de carbón a funcionar a un máximo del 35% de su capacidad para limitar las emisiones de CO2″. https://www.bloomberglinea.com/2022/06/20/holandeses-reactivan-uso-de-carbon-en-medio-de-la-escasez-de-gas-ruso/

Y los austríacos… : «Hace dos años, Austria se convirtió en el segundo país de Europa que eliminó el carbón de su red eléctrica. El domingo por la noche, el gobierno ordenó a una empresa eléctrica de propiedad estatal que preparase una central de carbón en estado de inactividad para volver a funcionar». https://twitter.com/JavierBlas/status/1538827798890037256

No es algo exclusivo de Europa. Como dice Javier de Blas, volvemos a la Declaración de Tokio de 1979, por la que se impulsó al máximo la producción de carbón.

Fuente: https://twitter.com/JavierBlas/status/1538640332065280000

7.2. Sí, estaba en mi mensaje de Combustibles de hoy: Países Bajos, Alemania y Austria, de momento. Pero lo de Alemania no es ninguna novedad. Tras el fracaso de Energiewende no ha parado de crecer el consumo de carbón para generar electricidad. En un hilo de hoy, Javier Blas, que por otra parte como periodista de Bloomberg especializado en combustibles obviamente está a favor de que siga creciendo su consumo, se ríe precisamente de los verdes alemanes y su recién descubierta pasión por el gas de fracking: Fuente: https://twitter.com/JavierBlas/status/1539177421399896064

8. Jorge Riechmann.

En la caza de brujas por el acto de Scientists Rebellion frente al congreso hoy le ha tocado pasar por comisaría a Jorge Riechmann: https://twitter.com/JorgeRiechmann/status/1539180113249587201

9. Fuera los coches de nuestras ciudades

Un hilo con datos que desconocía, aunque luego te parecen obvios, sobre la influencia de los coches en nuestra sociabilidad: «¿Y si te digo que en las calles con más tráfico de coches la gente hace menos amigos? ¿Y si te digo que las calles con más tráfico aumentan el individualismo y el repliegue al hogar? ¿Y si te digo que en las calles con más coches es muchísimo más difícil organizarse?»
Como muestra, esta imagen de interacciones en tres calles con diferencias en la cantidad de tráfico.
Este y otros datos en el hilo:https://twitter.com/euklidiadas/status/1538485635136339969

Recomiendo el hilo, pero también otra cuenta que impulsa el mismo tuitero: https://twitter.com/RecuperarCiudad

10. Situación militar

Todavía no hay parte ruso en ‘Guerra en Ucrania’.

Este es el mapa a las 00:00 del día 21: https://twitter.com/War_Mapper/status/1539035935043727362

Y aquí os paso el mapa animado de Rybar de los días 18 y 19: https://twitter.com/Levi_godman/status/1538965830863622144

Una noticia especialmente estomagante es que en la prensa otanista presentan el bombardeo sobre la población civil en Donetsk como si lo hubiesen hecho los rusos. No es la primera vez, pero me indigna siempre: https://twitter.com/RWApodcast/status/1538863543545696264

Entre las novedades militares, destacar que los ucranianos han alcanzado con misiles, probablemente otanistas, tres plataformas marítima de extracción de gas en el Mar Negro:

Continúa el incendio en la plataforma dañada en Crimea
Senador Kovitidi: El incendio en la plataforma de Chornomorneftegaz dañada en Crimea continúa

La empresa Chornomorneftegaz en el Mar Negro – RIA Novosti, 1920, 21.06.2022
MOSCÚ, 21 de junio – RIA Novosti. El incendio de la plataforma Chornomorneftegaz, dañada por los bombardeos ucranianos, no cede, el fuego se ha extendido al pozo, declaró a RIA Novosti la senadora de Crimea Olga Kovitidi.

«El fuego en la torre no cede, intentamos acercarnos en barco, pero fracasamos. El fuego se ha trasladado al pozo, los intentos de apagarlo continúan», dijo Kovitidi.

El 20 de junio, el ejército ucraniano atacó tres plataformas de perforación de Chornomornaftogaz instaladas en el yacimiento de Odessa, en el Mar Negro. Un total de 109 personas estaban en las plataformas. El ataque dejó tres personas con quemaduras y heridas de metralla y siete desaparecidos. El personal ha sido evacuado.
https://ria.ru/20220621/krym-1796931036.html

Y termino con un hilo larguísimo en el que se analiza, desde el punto de vista militar más que desde el político, la guerra en Ucrania a partir de 2014. Es muy útil para conocer los antecedentes de la situación actual:
https://twitter.com/alexero6/status/1538485235440132097

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *