(Página herida). Incumplimientos, trucos, trasfondo.. y mucho cansancio

[…] Hice además una alusión a los problemas de Cataluña. Expliqué que poco antes, con ocasión de la entrega en Madrid al profesor Ricardo Méndez del Premio Geocrítica el 14 de octubre de 2015, con la presencia del rector de la Universidad Complutense Dr. Carlos Andradas, aproveché la ocasión para hacer una propuesta de colaboración entre dicha institución y la Universidad de Barcelona con vistas a recomponer los puentes del diálogo, de la concordia y el entendimiento entre Cataluña y el resto de España, entre todos los pueblos de España.
Tras mi intervención [octubre 2015], el rector, Didac Ramírez, no reaccionó como yo esperaba. Podía haber dicho que si la Universidad Complutense hacía algo, él mismo tomaría alguna iniciativa para contribuir a restaurar los puentes de diálogo. En lugar de ello hizo una declaración explícita de carácter nacionalista; dio a entender que mirar a Iberoamérica era mirar al pasado y que él mismo y la UB prefieren mirar al futuro y a Europa. A lo que añadió, con referencia a Cataluña, que los pueblos deben ser respetados y escuchados. Es decir, que esa reacción del rector, que afirmó que su familia era de origen andaluz, me hizo ver que no había fácil solución, y que el futuro de Cataluña y del conjunto de España es problemático.
Horacio Capel (2019)

La cita inicial (que a nadie sorprende) es una excusa para llamarles la atención sobre unas memorias, las del profesor Horacio Capel, director de la revista Geocrítica (de la que tanto aprendimos), que no merecen pasar desapercibidas [1].

Sobre el asunto que sigue estando en el centro de nuestras preocupaciones les doy en nota [2] la referencia a un libro reciente y a dos artículos imprescindibles de Rafael Poch de Feliu y Andy Robinson. También a una entrevista a Fernando G. Jaén Coll.
Sin entrar en el asunto de los juegos olímpicos de invierno de 2030 y sin olvidarnos de la perspectiva ecológica, convendría que alguien describiera los pasos, declaraciones, manifestaciones y marcada prepotencia del gobierno de la Generalitat (y sus apoyos anexos). No es de extrañar la “insubordinación” y desacuerdo del gobierno aragonés.
Esto no puede ser verdad: https://sociedad.e-noticies.es/el-claustro-de-la-pompeu-pide-vetar-el-castellano-en-las-comunicaciones-140940.html.
Así están las cosas en .Cat: “El conseller de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray [3], ha vuelto a amenazar a los profesores que utilicen una lengua diferente a la que conste en el proyecto lingüístico del centro en sus clases. Así lo ha dicho en el desayuno Nueva Economía Fórum, donde ha explicado que la inspección educativa hará un seguimiento y un acompañamiento para asegurar el cumplimiento del decreto lingüístico en las aulas. «La fiscalización no me gusta, pero si una vez hacemos el seguimiento vemos desajuste en el cumplimiento, tomaremos las decisiones oportunas«. Los profesores temen una ‘caza de brujas’, rencillas y «chivatazos» por utilizar otro idioma en el aula” [4]. ¿Se imaginan el ambiente que va a imperar en algunas escuelas e institutos? ¿Se imaginan la situación del profesorado que “se atreva” a usar el castellano en sus clases? (No se pierdan el sabio e informado comentario del amigo “Singuer Lin” que les facilito en nota [5]).
Una distinción, muy oportuna, del helenista y traductor Miguel Candel. “NO es verdad que «curricular» signifique lo mismo que «vehicular». Este segundo término aplicado a una lengua quiere decir que ésta se utiliza como «vehículo» de transmisión de conocimientos, o lengua de aprendizaje; «curricular», en cambio, significa que la lengua así calificada forma parte del currículo o plan de estudios como una asignatura más. Dado que la tan cacareada nueva ley catalana no fija ningún porcentaje en el uso vehicular de las lenguas, los partidarios de mantener la política actual pueden escudarse en el hecho de que el castellano ya es «curricular» (como asignatura) y que no están obligados a más en virtud de la nueva ley.” En la diana. De vehicular, el castellano como instrumento de transmisión y aprendizaje, nada de nada.
Nuestro asunto: crónica de un incumplimiento anunciado sobre el que no entro en detalles. No vale la pena, es perder tiempo, energía, sosiego y vida (acaso lo que pretenden). El gobierno de la Generalitat (ERC + Junts), como era de esperar, se ha sacado un nuevo conejo (en forma de ley) de la chistera para incumplir, con el apoyo de los Comunes (¿era también de esperar?) y las incomprensibles vacilaciones del PSC, la sentencia del 25%.
Nadie que se aproxime con limpieza de mirada y análisis, y conocimiento de causa, al asunto puede sostener que impartir una asignatura troncal en castellano, matemáticas, por ejemplo, represente un ataque y desprecio al catalán, dificulte o impida su conocimiento, o, en términos patrióticos (los suyos), sea un menosprecio al país, a su historia, al ser catalán, a Cataluña, etc. etc.
¿Luego entonces? La explicación: nos guste o no, desde la cosmovisión nacional-secesionista (¡el procés no ha muerto y está tan vivo como hace años!). son considerados axiomas, postulados, puntos de partida indiscutibles, afirmaciones como las siguientes:
1. “A casa nostra” hacemos lo que nos da la gana, sin que nadie nos tosa ni diga ni pío, y menos instancias de la “justicia española”. Nosaltres som una nació!
2. Más allá de la cooficialidad oficial, impuesta por el Estado español, el bilingüismo es un desastre nacional para Cataluña.
3. La única lengua vehicular en la enseñanza debe ser el catalán, el idioma propio del país, el idioma que nos catalaniza a todos.
3.1. De esa forma, piensan, se consegue que todos los niños y niñas (y jóvenes) entiendan que el idioma natural de .Cat, más allá de las lenguas usadas en familias o colectivos, es el catalán, idioma del país y de prestigio, el idioma que cuenta.
4. Eso sí, no solo es correcto sino que está muy bien, es moderno y es un avance que algunas asignaturas (naturales, por ejemplo, aunque sean troncales) se impartan en inglés (además de las horas de inglés) aunque sea en detrimento de la inmersión completa en catalán que se dice defender.
4.1. La “excepcionalidad inglesa”, señalan, no representa ningún ataque. Tres horas más en español, sí, es un agravio con todas las de la ley.
5. No importa lo que rija realmente (la no inmersión) en muchas escuelas concertadas y en escuelas privadas. Las familias que llevan sus hijos a esas instituciones “son de los suyos”. No hay que atosigarles. Como si no pasara nada, como si todo fuera consistente.
6. La marginación del castellano, el total predominio del catalán en el sistema educativo, ayuda a cultivar la hispanofobia, nudo central, in crescendo, de la ideología nacional-secesionista. España es una cárcel para Cataluña; los españoles nos aprisionan y oprimen.
7. Educar en catalán y sólo en catalán (y en inglés) es pensar en las futuras generaciones. Poco a poco se conseguirá un país con ciudadanos “a la altura de las circunstancias (nacionalistas)”. El tiempo va a nuestro favor.
8. Los derechos y las desventajas de los niños y niñas de familias castellanohablantes no rigen en esta ecuación. El concepto nacionalista de país está, debe estar siempre, en el puesto de mando. Si hay daños, son inevitables.
9. Toda modificación de la actual inmersión es un paso atrás, una cesión al enemigo español. Y al enemigo ni agua… ni consideración.
10. El enfrentamiento, el lío por el lío, la desconsideración de todo lo que venga de “instituciones españoles” es su ABC, el punto central de su estrategia de separación y destrucción del demos común (con los daños colaterales que sean necesarios; no hay cambios sin fracturas).
Y hay más. Por ejemplo, el castellano es una lengua de ñordos que hablan algunos botiflers. Así siguiendo, hasta el infinito y más allá. No les canso más.
Y hay poco arreglo, poca posibilidad de entendimiento, de búsqueda de acuerdos. No hay recepción de mensajes no coincidentes. Basta escuchar atentamente a cualquier representante de la Plataforma per la llengua, por ejemplo [6]. ¿Convencerles? ¿De qué?
Eso sí, mientras tanto: “Cataluña elimina el 11% de las plazas escolares públicas y fuerza a las familias a matricular a sus hijos en la concertada”. Cataluña no cubre la demanda existente de plazas en la red pública en el periodo de preinscripción para el curso 2022/23 [7].
En definitiva, agotamiento, desasosiego, cansancio, mucho cansancio, y ganas de enviarlo todo a la porra, y más con la que está cayendo. ¿No les parece?
No me hagan caso, debemos seguir plantando cara. ¡Que se cansen ellos!

Notas
1) Horacio Capel, Azares y decisiones. Recuerdos personales. Aranjuez: Ediciones Doce Calles, 2019.
2) Augusto Zamora R., De Ucrania al mar de la China, Madrid: Akal, 2022. Rafael Poch de Feliu, “Lo que nos va explicando sobre la guerra” https://rafaelpoch.com/2022/05/24/lo-que-nos-van-explicando-sobre-la-guerra/#more-971; Andy Robinson, “Doctor Strangelove en Estonia” https://ctxt.es/es/285/Firmas/39807/Andy-Robinson-guerra-industria-belica-Tallin-Biden-Boris-Johnson.htm. Añado: Entrevista a Fernando G. Jaén Coll: https://vk.com/video-210982902_456240949
3) Sus hijos van a una escuela privada concertada donde no se practica la inmersión y el castellano es una de las lenguas vehiculares.
4) Noelia Carceller: “Cambray amenaza con tomar «las decisiones oportunas» si un docente usa la lengua que quiera en clase”. https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/cambray-amenaza-profesores-lengua_681071_102.html
5) Del compañero Singuer Lin: “Amenazan bastos (con impunidad)”:
Esta (v. abajo), digamos, faceta amenazante del procés, por Decret de 1996, ha sido y ha estado susceptible de ser aplicada, sin que se activara como ahora quiere hacer Gonzàlez Cambray.
Desde esa fecha se instaba -por Decret- a que todos los IES (desaparecía la terminología IB e IFP), aprobaran sus Consejos escolares y sus Claustros del profesorado, los específicos PCC, PEC, y PLC (respectivamente proyectos curriculares, educativos, y lingüísticos de centro). Y a partir de la aprobación -centro por centro-, cada IES y su profesorado, debían ceñirse al PCC, PEC y PLC, que en el archivo quedaba.
Que en los IES (públicos) catalanes haya habido laxitud, o que haya habido rigor en comprobar si cada profesor acata o acataba esos Projectes (pongamos, p.e., claro, el PLC), pues habrá dependido de “quién sabe”, o de “según”, o del “territori” (en el bien entendido de que entre IES de Barcelona y su área metropolitana, e IES de comarques, el asunto debe ser muy diferente).
Ya podemos imaginar cuál es la plantilla y esquema unificador.Cat, con el que se habrán elaborado -a lo largo de estos 26 años- los PLC  de los IES públicos catalanes, cuya sanción última han tenido las Delegacions Territorials y la Inspecció edcucativa.
Y considérese que todo esto es mucho más procés, tiene mucho más calado, que las manifestacions de “coros y danzas” de los 11 S.Cat y que los “cambios de color” que dice P.
Ahora, pues, Gonzàlez Cambray dice (literalmente), que “se saquen de los cajones los PLC” y se apliquen sin contemplaciones, caigui qui caigui (caiga quien caiga).
A ver qué profesores que imparten la docencia en castellano, o en bilingüe, de IES de Cataluña (por ejemplo de Filosofía o de Educación Física, hasta donde conocí), se atreven -sin la USTEC ni los sindicatos “de clase” que les amparen, y en contra de la Inspecció- a no atenerse, estrictamente, al PLC normalitzador de su centro, sabiendo que Gonzàlez Cambray y el Govern dicen que van a por ellos.
Me temo, pues, que ante el presunto desarrollo represivo del asunto contra determinados profesores, los jerifaltes y asalariados del PSC, Comuns, CONC (CC.OO), CGTC, y UGTC, le pondrán sordina y ninguneo.
Con lo que, una vez más, la, digamos, “izquierda” de Cataluña, se alineará, “impasible el ademán”, con la derecha y la ultraderecha nacionalsecessionista.Cat.; y más me temo lo que no harán desde “Madrid”, desde el Gobierno (de una parte de España).
Singuer Lin
01.06.2022
https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/cambray-amenaza-profesores-lengua_681071_102.html
6) Nada que ver, cuando se escucha sin prejuicio y animadversión, a las tesis y argumentos expuestos por miembros de Escuela para todos. Nada que ver con la catalanofobia.
7) Emma Zafón y Gessamí Forner: https://www.elsaltodiario.com/educacion/catalunya-elimina-11percent-plazas-escolares-publicas-fuerza-familias-matricular-hijos-concertada,

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *