Paracuellos y Santiago Carrillo

Respuesta de José Luis Martín Ramos a Francisco Martínez Joyos. “Carrillo y las matanzas de Paracuellos en la Guerra Civil”.

El tema cansa. La adjudicación a Carrillo de participación o complicidad en el tema data de finales de los cincuenta, cuando había pasado a ser el máximo dirigente del PCE. No existe ninguna documentación conocida, ninguna, que lo involucre a él, ni a las JSU ni al PCE. Julius Ruiz es un historiador que destaca por su absoluta falta de crítica a la documentación franquista, que da crédito habitualmente y utiliza sin mayor filtro en mejor servicio de su rabioso anticomunismo. Es uno de esos tantos temas que pueden quedan indefinidamente por resolver y por ello siguen alimentando especulaciones, que tampoco se detienen nunca porque la especulación prescinde por definición del documento. La versión más probable, a la vista de la documentación, es que fue una decisión de un agente soviético en relación con los grupos de milicianos socialistas, comunistas y anarquistas de Madrid; está apuntado ya en los reportajes de Ehrenburg, Viñas le siguió el hilo y Volodarsky – historiador ruso especialista en servicios- le dio verosimilitud. Carrillo llega a la Consejería de Orden Público de la Junta de Madrid cuando la operación está en marcha; no ha partido de él la iniciativa. Dicen que lo sabía; eso es como decir nada: muchos lo supieron, algunos estarían de acuerdo y otros no. Estamos en una lucha a muerte cainita. El testimonio de Schlayer tampoco significa nada; en cualquier caso también puede leerse en el sentido de que Carrillo no estaba de acuerdo, o particularmente entusiasmado. Esto es tanta especulación como la afirmación contraria. También Companys sabía de los asesinatos de retaguardia, Claudi Ametlla le reprochó que no lo parase. Eso es más fácil de decir que de hacer. Companysintentó pararlos. No se consiguió hasta meses después en Cataluña, hasta diciembre; las sacas en Madrid se pararon en un mes.
¿Fue Companys culpable por omisión? Eso es una infamia, como lo es la afirmación de que lo fuese Carrillo.

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *