Anotación sobre nuestra responsabilidad de Carlos Valmaseda (con un comentario de Miguel Candel)

Una aguda observación del compañero de Espai Marx, Carlos Valmaseda, sobre nuestra responsabilidad respecto a las futuras generaciones. Ubico el comentario de Miguel Candel al final de su nota.

Históricamente parece que la tendencia es en todo el mundo a la reducción de la natalidad, sin la necesidad de forzar controles de población. Eso que en historia me enseñaban como ‘transición demográfica’. Había leído que, sin otros factores interviniendo, quizá nos estabilizásemos en los 9.000 millones, pero no recuerdo la fuente. Pero de acuerdo con esta tendencia, si las cosas siguiesen como hasta ahora, en unas generaciones nos quedaríamos sin lituanos, húngaros y portugueses, por ejemplo, y posiblemente los países africanos, que son los últimos que crecen, también frenarían su natalidad.
El problema es que parece no ser suficiente para compensar nuestra desmesura en el consumo, especialmente de un tercio de la población mundial -nosotros entre ellos-. Pero además se me plantea una duda derivada: ¿no tenemos alguna responsabilidad con los no nacidos? Cuando recordamos cada año el día de la ‘sobrecapacidad’, el día en el que hemos gastado el ‘presupuesto’ anual de recursos sostenibles del planeta -por dudoso que pueda ser el cálculo-, lo que consumimos hasta final de año lo hacemos fundamentalmente a costa de lo que no dejaremos para el futuro -en España este año fue a finales de mayo-. Por no hablar por supuesto de la increíble e inconmensurable deuda financiera, que también se la dejamos a ellos. Esta simplemente espero que la acabarán ignorando, haciendo tabla rasa. Pero lo que hayamos destruído en el medio ambiente y el cambio climático que hayamos producido, les pesará como una losa.
¿Debemos ignorar esta responsabilidad?

El comentario de Miguel Candel:
«Está claro. Yo no hago un juicio de valor, sino de hecho. No digo que no haya que pensar en los no nacidos que podrían nacer, sino que ellos, por razones obvias, no cuentan como parte de la opinión general sobre el asunto, lo que crea un sesgo a favor del mantenimiento del statu quo. El decrecimiento no vendrá por las buenas, sino por las malas (como casi todo en la historia del «progreso» humano).»

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *