Respuesta de Ernesto Gómez de la Hera al texto de José Luis Martín Ramos

El comentario del compañero Ernesto Gómez de la Hera al texto de José Luis Martín Ramos sobre las elecciones del 14F: «UNAS NOTAS SUSCITADAS POR LO DE J. L. MARTÍN RAMOS».

1.- Mucho antes habría que haber parado los pies al catalanismo, pues todo eso que se dice de él estaba siempre en él, aunque fuese “in nuce” antes de obtener el poder que tiene ahora. Hay que recordar que el primer chovinismo que los demócratas debemos combatir es el más próximo y los demócratas catalanes nunca han cumplido con este deber. Y ahora, en el momento del peligro, no parece que sus máximos representantes políticos (ECP y PSC) estén tampoco por la labor (ya veremos que dicen el día 15, cuando vuelvan a verse relegados al ostracismo).

2.- Los demócratas del resto de España siempre hemos combatido a los “monstruos” más cercanos, pero desafortunadamente ha habido, y hay, una parte muy importante que, en este trabajo, se ha creído eso de que “los enemigos de mis enemigos, son mis amigos” (basta ver las ideas que pululan, y la práctica que realizan, en Podemos y en el PCE “neoleninista”).

3.- Todo ello, unido, ha dado lugar a la presente situación de la izquierda superflua: carente de recursos movilizadores en la sociedad (echar la culpa a la pandemia es irreal, ya antes de ella las “movilizaciones” existentes eran más desfiles carnavalescos que manifestaciones reivindicativas). Ocultar esta verdad con las grandes herramientas que da estar en el Gobierno puede funcionar a corto plazo, pero las mentiras (la de la “gran labor legislativa” de hacer normas con escasísimo recorrido social, por más que la derecha se escandalice, o lo finja, y que afectan a muy pocas personas, mientras duermen el sueño de los justos los cambios laborales prometidos que beneficiarían a millones de trabajadores, pensionistas y parados) tienen las patas muy cortas. Peor aún, el recurso al avasallamiento de la oposición hará que, cuando la tortilla se vuelva (algo que sucederá más pronto que tarde, a causa de esa falta de recursos movilizados), la derecha haga lo mismo corregido y aumentado (lo que jamás hizo Rajoy con su mayoría absoluta), además de hacerlo con el apoyo, al menos por un tiempo, de una gran parte de las clases subalternas.

4.- De aquí proviene la irrupción de Vox y su apoyo creciente en las urnas. Es verdad que, como dice J. L. Martín Ramos, lo que hay que combatir son las raíces de su ascenso. Pero esto es justamente lo que no se está haciendo, como acabamos de escribir. Lo que se hace sólo convence a los convencidos de cada parte, pero no impide que Vox alimente cada día a la fiera más y más. Y debemos tener en cuenta una cosa: cuando la fiera crezca un poco más, no serán 50 quienes tiren piedras, serán muchísimos más, pues lo que representa Vox es importante en Cataluña (quizá el domingo no superen al PP y Ciudadanos, pero no sería nada sorprendente que lo hicieren), mientras que quienes les apedrean no existen fuera de aquí. Y es que es cierto que todos los fascismos tienen características comunes, pero son muy diferentes en cuanto a la fuerza que pueden obtener y el daño que pueden causar. Igual que son diferentes los procesos de fascistización, por más que el objetivo final sea parecido.

Barcelona, 12 de febrero del 2.021

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo, rebelión y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *