Homenaje a Gabriel Jackson en Barcelona

[Crónicas sabatinas] Hay hombres que luchan un día y son buenos. / Hay otros que luchan un año y son mejores. / Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. / Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindiblesBertolt Brecht]

Homenaje a Gabriel Jackson en Barcelona

Para Mario Bunge (1919-2020), por su rigor, por su filosofar profundo y sólido.
Para Juan Eduardo Zuñiga (1919-2020), por sus relatos imperecederos.
Para don Antonio Machado (1875-1939) y Giulia Adinolfi (1930-1980), 81 y 40 años después.
Y, por supuesto, para Gabriel Jackson (1921-2019) [https://www.youtube.com/watch?v=czK-8s1jBV4.]

Pujol es el político más importante de Cataluña del siglo XX.
Jaume Sobrequés (2020)

La idea de una rebelión popular catalana existe solo en libros de propaganda nacionalista. La de 1705-1714 fue una guerra como cualquier guerra civil, una guerra de represión. Pero no fue una rebelión popular. Es una réplica de la imagen liberal de la resistencia del pueblo español contra los franceses. El hecho de que la mitad de los catalanes, o puede que más, estuviera de lado de Felipe V se omite deliberadamente de estos libros de Historia.
Henri Kamen (2020)

La gran visibilidad y poder del independentismo catalán no radica en el apoyo de una mayoría, sino en el apoyo de las clases dominantes social y culturalmente. Los intereses de clase y la identidad cultural se combinan evolutivamente para dar una coartada moral a quienes han adoptado el independentismo, donde resultan inseparables las reivindicaciones culturales y las fiscales (éstas más o menos camufladas). El último objetivo de las élites catalanas que impulsan la independencia sería para Piketty crear un paraíso fiscal, al igual que los partidarios del Brexit en Inglaterra, en un contexto de creciente movilidad del capital. El “síndrome catalán”, pues, resultaría de la incapacidad de las fuerzas políticas, especialmente la socialdemocracia, para trasladar al nivel transnacional la lucha por la igualdad […] El autor considera que el independentismo catalán (u otros social-separatismos) no hubiera sido tan fuerte con una Europa más potente en sus elementos distributivos, y señala de esta manera la forma de superar síndromes como el nuestro con el consentimiento, si no el entusiasmo, de una gran mayoría. Para superar el síndrome catalán hace falta un proyecto ambicioso impulsado desde diversas partes (y no, una “oferta de Madrid”), que pueda compartir una gran mayoría de la sociedad catalana, no sólo las clases medias que se pueden sentir más o menos catalanistas. El social-federalismo de Piketty señala el camino.
Francesc Trillas (2019)

No hay sociedad inmune a la estupidez. Nosotros que nos enfrascamos en ella durante siglos sí podemos tener al menos la audacia de proclamar que el conservadurismo reaccionario que marcan los nuevos tiempos no viene de los neofascistas, unas tribus con más ambición que talento, sino de la resurrección de las leyendas identitarias. Adentrarnos en ellas obliga a revisar creencias muy simples pero muy asentadas. Para pasmo de los esquemas de otro tiempo no es la economía lo que provoca la revuelta de los jubilados y los precarios que otrora apoyaban opciones progresistas. Si hay algo en lo coinciden todos los analistas es que la economía británica no irá mejor, sino que sufrirá un castigo. ¿Entonces qué es? Algo hacia lo que nunca mostramos demasiado interés desde la tradición enciclopedista o revolucionaria, moderada o radical: el sentimiento de pertenencia.
¿Qué es la identidad nacional? Si dijéramos que un carnet del que nos provee el Estado ofenderíamos a millones de individuos que se sienten españoles, e incluso conforme la definición se va limitando de volumen, son sobre todo orgullosos catalanes, vascos, andaluces, gallegos, asturianos e incluso de León, última señal de identificación. En ocasiones, como asturiano me he preguntado si tal y como va el territorio convirtiéndose en Parque Natural para especies en extinción no quedará más que la añoranza de haber sido algo en tiempos pasados. Pero estamos tocando heridas de pieles sensibles, porque apelar a los pasados para construir identidades modernas es digno de una secta religiosa o de un club de ancianos. Reconozco que no tengo ninguna sensación identitaria de español más que cuando leo los periódicos, cuando soporto estupideces o cuando debo cruzar pasos fronterizos y me piden el pasaporte.
Pero, egolatrías aparte, el problema no es individual, es de sociedad, y más en concreto de esa sensación tan bien alimentada por los poderes autóctonos de que la patria está por encima de todo, como lo afirma el lema que preside, o presidía, los cuarteles de la Guardia Civil. Todo por la patria. La identidad en las sociedades modernas se ha convertido en un virus con difíciles antídotos antes de que nos arruine la vida. Por eso es más grave el fenómeno británico. El país que dio el mayor genio del teatro ahora ovaciona a un payaso. Una lección que cabe estudiar y cuyas secuelas nos tocarán en lo más vivo: las libertades y la democracia. Lo contrario de los referéndums.
Gregorio Morán (2020)

Un regalo-recomendación: discurso de Lourdes Oñederra, pronunciado el pasado jueves 20 de febrero. https://www.youtube.com/watch?v=HnoWdfaD0zE&feature=youtu.be. Un comentario del compañero Ángel Martínez:
“Os mando el enlace del discurso de una amiga, Lourdes Oñederra (escritora, catedrática de Fonología y académica de la Real Academia de la Lengua Vasca), pronunciado el pasado jueves en el homenaje a Fernando Buesa, con motivo del XX aniversario de su asesinato y del de su escolta, Jorge Díez.
Discurso que ha levantado ampollas en determinadas sectores, pero que, a otros, hoy nos reconcilia con el género humano, y como dice nuestro amigo Martín Alonso en un texto de agradecimiento al discurso… “Muchas gracias por esta inmensa lección. Por ese ejercicio supremo del magisterio que remite a la única identidad que merece ser atendida porque es la que nos constituye como humanos, como personas con dignidad, la identidad moral (Jonathan Glover)”.

Les supongo informado de la composición de la “mesa de diálogo” y del primer encuenbtro del pasado miércoles 26 de febrero. Es más que evidente (y es punto nodal) que muchos ciudadanos catalanes no nacionalistas no podemos sentirnos representados. En absoluto. Un desequilibrio evidente. Los representantes nacionalistas sólo representan a los suyos, a los nacional-secesionistas. Por lo demás, y para evitar desenfoques o ensoñaciones, ERC, el ahora “sector moderado” del nacional-secesionismo, agitó hace muy pocos días a sus fieles afirmando que la independencia .Cat está al caer. El sector “intransigente”, el clan CP y afines, ha organizado un encuentro de los suyos el próximo 29 de febrero, en Perpignan, en la que llaman “Catalunya Nord” (Para la interpretación de esta primera reunión: Iñaki Gabilondo, El primer paso hacia nadie sabe dónde”. Con la preocupación por el coronavirus, que crece, y por la economía, que tiembla, el jeroglífico catalán sonaba ayer como algo extraño y extemporáneo, como un disco rallado. https://elpais.com/elpais/2020/02/27/la_voz_de_inaki/1582788802_559116.html).

La primera cita es la más significativa: lo ha afirmado recientemente (mediados de febrero) un historiador nacional-secesionista ex dirigente del PSC. Con perdón por el símil taurino: el ex molt honorable Jordi Pujol, el corrupto confeso, nos dejará algún día y saldrá por la puerta grande con dos orejas y un rabo y con honores de “hombre de Estado”. ¿Exagero? Al tiempo. Las otras citas transitan por senderos críticos.

La estructura: la de estas últimas semanas.

1. Notas previas.

1. Publicidad de la Generalitat de Cataluña, El País-Cataluña 22.02.2020, p. 3.

Catalunya, primera

destinació turística de l’Estat

#Setmilionsimig

Front: Instituto Nacional de Estadística (INE)

Generalitat de Catalunya                   7,5 milions de futurs

Cataluña. ¿primera destinación turística del Estado? ¿De qué Estado? ¿De los jueces, abogados, profesores, médicos, comisarios… que trabajan en el Estado español? ¿No cabe decir, no es posible decir, “Primera destinación turística de los ciudadanos españoles”?

2. Salario medio de los barceloneses (2018): 30.807 euros. Renta media de los ciudadanos del área metropolitana de Barcelona: un 6,1% menos. Media del conjunto de Cataluña: un 13,5% menos. Media del conjunto de España: un 23,4% menos. (¿Ejemplos de la opresión nacional sobre .Cat?)
Salario más elevado: residentes del distrito de Sarrià-Sat Gervasi: 47.396 euros; residentes de Ciutat Vella y Nou Barris: unos 22.400 euros (un 50% menos).
Número de barceloneses mileuristas en 2018: 25,9% (en el caso de las mujeres 29,2%; menores de 30 años: 53,4%).
Salario medio de las mujeres barcelonesas: 27.203 euros (un 21,2% inferior al de los hombres: 34.534 euros).
Salario medio en el sector financiero y de seguros: 55.700 euros: tres veces más que el salario medio de la Hostelería y los Servicios Sociales.

3. De los nuevos presupuestos del gobierno de la Generalitat: se prevé una inyección directa de 525 mil euros a Òmnium Cultural y otros 135 mil a la Plataforma per la Llengua (el colectivo que investiga en qué idioma hablan en el patio los escolares catalanes).

4. “Abertis presenta un ERE que afectará a 175 trabajadores/as en la autopistas catalanas. El expediente se ejecutará sobre los empleados de tres filiales de la consesionaria (Acesa, Invicat, Aucat)”. Sin hacer ninguna apología del ludismo, pero desde la perspectiva de los trabajadores, no desde el punto de vista del consumidor-egoísta-racional: ¿está claro para qué sirven las nuevas máquinas con las relaciones de producción y propiedad realmente vigentes?

2. Homenaje Gabriel Jackson

El colectivo Juan de Mariena ha organizado un homenaje en recuerdo del gran historiador norteamericano, ciudadano barcelonés durante muchos años. Este sábado por la mañana, 29 de febrero, cuando ustedes probablemente vean esta sabatina, se estará celebrando. En el Centre Cívic Teresa Pàmies (calle Urgell, 155, Barcelona; L5, Hospital Clínic). Tanto la escritora catalana, como su compañero, Gregorio López Raimundo, estarían felices por la iniciativa.
Han dividido el acto en tres bloques: 1. Gabriel Jackson, persona. 2. Gabriel Jackson, historiador. 3. Gabriel Jackson, activista. Son muchos los familiares y amigos que intervendrán. Entre ellos: Katherine Jackson (su hija), Carmen Negrín (nieta del presidente republicano), Ángel Viñas, Gonzalo Pontón, Joan Botella, Francesc de Carreras,… Otros invitados han excusado su asistencia y han enviado textos para su lectura. Paul Preston, Julián Casanova y Sebastian Faber son algunos de estos últimos.

Desde la perspectiva de nuestra temática, es justo recordar aquí algunos de los textos y reflexiones del autor de La República española y la guerra civil.
En un artículo de hace 24 años, 12 de enero de 1996 (“Matices catalanes”), comentaba nuestro historiador:
Desde el 8 de septiembre vengo preguntándome, y preguntando a mis amigos, sobre los sentimientos lingüísticos de una parte considerable de la opinión pública catalana que no está fielmente representada por ninguno de los cinco partidos que compitieron en las recientes elecciones. En aquella fecha, como parte de la celebración anual de la Diada, di una conferencia en el Ayuntamiento de Barcelona titulada Sobre cultura lingüística y nacionalismo. Mi tesis general era que Cataluña, a través de su sistema escolar, y con una administración equitativa de la Ley de Normalización, tiene una oportunidad muy favorable de crear una auténtica sociedad bilingüe; que, igual que la transición a la democracia tras la muerte de Franco ha surgido como un modelo para muchos países de Latinoamérica y Europa del Este salidos de una dictadura, la convivencia de los idiomas y de las culturas catalana y castellana podría proporcionar un modelo más afortunado de bilingüismo que las situaciones que existen en Canadá o Bélgica.”

Añadía:
Uno de los efectos secundarios sorprendentes de mi conferencia fue la cantidad de llamadas telefónicas de gentes que no me conocían personalmente, y la cantidad de comentarios de tenderos locales que sí me conocen, para decirme que agradecían escuchar a alguien decir cosas que piensan desde hace tiempo pero se sienten reacios a expresar en público. Después de 12 años viviendo en Barcelona, sé bien que muchas personas, especialmente entre los intelectuales y los políticos, sienten emociones muy intensas en torno a la cuestión lingüística. Pero me sorprendió que tantas personas me dijeran que yo expresaba cosas que. ellos no podían decir “sin quedar mal”, o que incluso les podían perjudicar en su vida profesional.”

No se olvidaba Jackson de la “realidad real” de la situación:
Hay dos dificultades políticas generales que afectan especialmente a los profesores y funcionarios, pero que en alguna medida afectan a todas las personas del sector económico de los servicios. Una de ellas es la diferencia sabida pero no reconocida entre la letra de la ley y la administración preferida de dicha ley mientras CiU esté en el poder. En teoría, se supone que los dos idiomas deben enseñarse y emplearse por igual, pero de hecho el esfuerzo nacionalista es dar una preferencia clara y constante al catalán, con la justificación extraoficial (victimista) de que el catalán sigue siendo el idioma desfavorecido incluso después de más de una década de normalización. Por eso, los profesores que quieren realmente usar los dos idiomas son vistos con malos ojos por la Administración. Un resultado práctico es que las escuelas empresariales y universidades tienen que enseñar castellano a los alumnos procedentes de institutos locales.”

Finalizaba con las siguientes palabras (que también hago mías):
En mis conversaciones con intelectuales catalanes. he notado otro rasgo curioso y desgraciado. Casi nadie habla del bilingüismo como un enriquecimiento cultural, como una oportunidad de hablar, leer y escribir en dos idiomas. Casi toda la discusión gira en torno a presiones competitivas y diferencias entre “ellos” y “nosotros”. Sin embargo, la mejor oportunidad de que Cataluña sea una sociedad europea singular, próspera y culta está precisamente en la colaboración voluntaria de sus dos culturas lingüísticas. Y en el seny de sus ciudadanos de a pie, frente al esnobismo cultural de gran parte de su élite.”

En un artículo posterior, 5 de diciembre de 2000 (¿Somos todos nacionalistas de algún tipo?”), Jackson se expresaba así:
En los 16 años que ya llevo viviendo en Barcelona he mantenido muchas conversaciones con amigos catalanes que profesan algún tipo de nacionalismo catalán o un cierto grado de catalanidad. Mi actitud con respecto al tema lingüístico, que es el que he discutido con más frecuencia, ha sido que creo que una sociedad bilingüe supone una forma de enriquecimiento para todos sus habitantes; que, por lo tanto, estoy a favor del uso tanto del catalán como del español como idiomas de uso en todos los niveles del sistema educativo, pero que en la mayoría de las cuestiones económicas, sociales y políticas relativas a la calidad de la vida humana, así como en las decisiones importantes que se deben tomar en una sociedad democrática, el nacionalismo supone una complicación innecesaria para una situación ya compleja de por sí. Actitud que muchas veces ha suscitado la réplica, en un tono de amistosa exasperación, de que “todos somos nacionalistas de algún tipo, tanto si lo reconocemos como si no”.”

En su texto, apuntaba, iba a intentar ser todo lo incluyente que le fuera posible sobre su propia “identidad”. Invitaba al lector a valorar si efectivamente él era inevitablemente un nacionalista de algún tipo. Tras describir partes sustantivas de su biografía comentaba:
Llegado a este punto me pregunto y pregunto a todos los lectores: ¿hay alguna variante de nacionalismo oculto en esta lista de experiencias, emociones y compromisos personales? En concreto, si creo que a los niños catalanes les beneficiaría contar tanto con el catalán como con el español como lenguas de uso en la escuela, ¿me convierte eso en un espanyolista? Y si creo que la separación entre Iglesia y Estado en EE UU y la libertad de inmigración en Estados Unidos son ejemplos deseables de medidas políticas a largo plazo, ¿me convierte eso en un nacionalista estadounidense?”

Nuestro músico mozartiano pensaba que el verdadero problema era que, cuando a la gente le preocupaba ante todo su nacionalidad o identidad étnica particular, empezaba a examinar cada pronunciamiento político y cada acontecimiento local en busca de las implicaciones para dicha identidad.
Con ese estado de ánimo, todos los debates sobre impuestos, o sobre líneas de trenes de alta velocidad, o sobre adjudicaciones del agua, o sobre derechos de gestión de costas, o sobre subvenciones a los museos de arte o las salas de conciertos, etcétera, se convierten automáticamente en debates que implican a “nuestra cultura” y a “nuestra identidad”. Al decir esto no pretendo achacar, en absoluto, ninguna responsabilidad especial a las sensibilidades catalanas. Cuando estoy en Madrid me veo defendiendo a Cataluña contra unos prejuicios ridículos, y cuando estoy en Barcelona tengo que recordar a los amigos que Franco ha muerto y que Madrid es la sede de un Gobierno elegido democráticamente.”

Concluía así su argumentación:

“No tengo ni idea del porcentaje de personas que, como yo, piensan que su identidad consiste en sus creencias políticas y morales, en sus preferencias estéticas, en sus gustos y aptitudes acumulados y en las muchas imágenes de sus primeros años de vida que han establecido esos principios y esos gustos, la mayoría de los cuales no tienen nada que ver ni con la raza ni con la nacionalidad. Probablemente el porcentaje será muy pequeño. De otro modo, los nacionalismos no tendrían ni remotamente la fuerza que tienen. Pero, a menos que exista algún elemento de nacionalismo oculto entre los componentes de mi identidad personal, tengo que insistir contundentemente en que no todos somos nacionalistas de algún tipo.”

En “Propuestas para una izquierda democrática” (5 de marzo de 1998), nuestro gran, informado y sutil melómano comentaba:
La izquierda debería darse cuenta de que el nacionalismo político en la Europa contemporánea favorece a la derecha. Cuando Italia luchaba por liberarse de Austria y de los papas, cuando los griegos luchaban por su independencia contra el imperio turco, cuando los pueblos de Europa central y del Este luchaban contra los imperios reaccionarios de los zares, los Hohenzollern y los Habsburgo, el nacionalismo fue por lo general progresivo en sus resultados. Lo mismo puede decirse de España, cuando los nacionalismos vasco y catalán lucharon contra el caciquismo y contra una monarquía falsamente llamada “constitucional” a finales del siglo XIX; y, por supuesto, cuando se resistieron, en formas limitadas, a la dictadura de Franco. Pero, hoy día, esos nacionalismos representan oligarquías conservadoras que luchan por un privilegio especial contra el primer Gobierno democrático y descentralizado estable de la historia de España. La misión de la izquierda es contemplar las cosas desde el punto de vista de la solidaridad humana, en lugar de competir por votos con la derecha apoyándose en mitos y resentimientos nacionalistas.”

Volvamos la vista atrás: en “Sobre Cataluña y España” (17 de junio de 1983), unos ocho años después de la muerte de Franco, tres años después del retorno de la Generalitat de Cataluña, el autor de la biografía de Negrín comentaba:
“En la abundante literatura de los últimos cien años sobre las relaciones entre Cataluña y el resto de España cabe distinguir, al menos, tres grandes tipos de posiciones. Una es, primordialmente, de carácter económico, y subraya el hecho de que desde los comienzos de la Edad Media el pueblo catalán había mostrado mayor aptitud para el comercio y la navegación que los habitantes de la meseta castellana. Destaca la importancia de las industrias del cuero, la cerámica y los metales, y también de la construcción naval desde aquellos tiempos a la actualidad. Entonces, a partir del primer tercio del siglo XIX, Cataluña pasó a convertirse en la zona más industrializada de toda España con el desarrollo de la producción textil. Por añadidura a todas estas actividades, los catalanes también se habían distinguido como empresarios y comerciantes al por menor en el resto de la Península y en América Latina”

Un segundo tipo de interpretación subrayaba los factores políticos y sociales.
“Cataluña entró en la historia como una provincia periférica del imperio carolingio y nunca estuvo dominada, aunque sí ocupada por los musulmanes. En los siglos XIII y XIV la Corona de Cataluña y Aragón llevó a cabo su propia Reconquista del valle del Ebro, las Baleares y Valencia, y estableció una red muy amplia de puestos comerciales y bases navales en el Mediterráneo, sin excluir el norte de África. Bajo los Habsburgo y los Borbones, España, unificada desde 1479, había sacrificado o al menos subordinado los intereses de Cataluña a las posiciones dinásticas e imperiales del Gobierno central. En el período 1639-44, contra la autoridad dictatorial del conde-duque de Olivares, y nuevamente durante la guerra de Sucesión, 1700-1714, los catalanes trataron infructuosamente de liberarse del dominio castellano.”

Además de los factores políticos reseñados, esta interpretación, comentaba nuestro flautista mozartiano, subrayaba las diferencias entre Castilla y Cataluña en materia de derechos de propiedad y herencia y la fuerte influencia de las tradiciones legales y sociales francesas en Cataluña. La tercera serie de interpretaciones destaca las diferencias lingüísticas:
El catalán es una lengua romance que, al igual que el francés, el castellano, el italiano o el portugués, posee una literatura y una gramática propias. Los sucesivos Gobiernos españoles han tratado de ignorar o suprimir esta lengua haciendo del castellano la única lengua reconocida para toda clase de actividades públicas, pero los catalanes no han dejado, por ello, de hablar siempre su propio idioma. Las fronteras lingüísticas del catalán apenas han variado unos kilómetros en un millar de años, y la lengua ha mostrado unos grandes poderes de asimilación para los recién llegados, hasta la inmigración masiva de trabajadores procedentes del resto de España desde fines del siglo XIX. Por añadidura, una lengua es portadora de una cultura histórica y constituye en sí misma un vehículo de procesos mentales, de forma que para muchos de los catalanes cultos la utilización del castellano comporta todo un planteamiento mental que no surge de manera espontánea.”

El punto de vista de Jackson era que, de las tres interpretaciones, la tercera era, con mucho, la más importante en los años ochenta del siglo pasado e incluso de cara al futuro.
España, considerada como un todo, ha cambiado más económicamente desde 1960 que en en los últimos siglos. La industrialización, la urbanización, la europeización, la influencia del turismo, del Mercado Común, de las multinacionales y de la experiencia de los trabajadores españoles en el extranjero ha reducido enormemente el contraste entre Cataluña y el resto de España. Hace un siglo podía decirse que las únicas zonas de España que poseían una clase media urbana digna de tal nombre eran el País Vasco y Cataluña, que Castilla y Andalucía eran abrumadoramente agrícolas y ganaderas, y que Madrid era un centro administrativo y comercial pero no una ciudad industrial. Hoy existen clases medias urbanas e importantes centros industriales en toda la Península. Con respecto a la interpretación puramente política, diré qué la larga dictadura del general Franco redujo las diferencias entre Cataluña y otras partes de España”

Por lo demás, añadía Jackson, el franquismo había reprimido todo tipo de heterodoxia en lo político, en lo cultural y en lo social, y lo había hecho no sólo en Cataluña. Y, al mismo tiempo
gran parte de la burguesía catalana colaboró con la dictadura alentando a sus hijos a hablar castellano, por lo que no hay razón para pensar en Cataluña como una unidad homogénea de cultura en resistencia contra el Gobierno central durante el período 1939-75. En relación a un pasado político más dilatado, no creo que la vasta mayoría de los españoles hoy vivos, habitantes de Cataluña o de fuera de ella, esté profundamente preocupada por los conflictos de los siglos XVII y XVIII. La mayor parte de los habitantes de un país está interesada en su propia experiencia o lo que han oído contar a sus padres o a sus abuelos, pero, a menos que hablemos de estudiosos de la ciencia política, es muy poco probable que aquella masa sienta preocupación por lo que ocurrió hace, al menos, medio siglo.”

La memoria de los catalanes de aquellos años abarcaba, a lo sumo, el recuerdo de la Lliga de Prat de la Riba y Cambó, de la Esquerra de Macià y Companys o de los comienzos de la autonomía en la II República y la represión franquista.
“Y a la luz de esos recuerdos los catalanes sentirán, al menos provisionalmente matizaba, un cierto optimismo en relación a la obra de la Monarquía democrática y parlamentaria desde 1977. Por las razones antedichas, creía que el problema de la lengua era el verdaderamente crítico en las relaciones entre Cataluña y el resto de España.
Y se trata de una cuestión que es sencilla en principio y ardua en la práctica. Creo que los parámetros siguientes serían esenciales para alcanzar una auténtica convivencia: 1. Todo el mundo tiene derecho a servirse de su propia lengua, no sólo en su hogar, sino en todas las actividades públicas, comerciales o profesionales. 2. Nadie tiene derecho a imponer su lengua al vecino. 3. La competencia y la dignidad profesionales exigen que los educadores, médicos, abogados y funcionarios sean capaces de comunicarse en la lengua que sea preciso con sus alumnos, pacientes, y conciudadanos. 4. La sociedad catalana considerada en su conjunto, pero muy especialmente la de Barcelona y su provincia, en la que vive en proporción abrumadora la masa de inmigrantes, debiera caracterizarse por la práctica de lo que se ha calificado de bilingüismo pasivo. Es decir, aquel por el que todo el mundo pueda, sin necesidad de hablar, leer o escribir una segunda lengua, comprender lo que se le dice en catalán o castellano.”

La realización de estos objetivos requería un esfuerzo educativo.
En la actualidad, tan sólo unas cuantas escuelas públicas con alumnado de las dos lenguas utilizan el catalán como principal vehículo de enseñanza [SLA: 37 años después, la situación como es sabido ha cambiado radicalmente: es en todos los institutos y escuelas, con absoluta marginación del castellano en algunos casos]. Es sabido que los niños aprenden una lengua con mucha mayor facilidad que los adultos. Si entre las edades de 6 y 14 años todos los niños recibieran la mitad de la enseñanza en cada una de las dos lenguas, Cataluña se convertiría en una verdadera sociedad bilingüe. Un programa de esa índole requeriría una dotación de profesorado mucho mayor que la actual, aunque, técnicamente, no sería difícil que los maestros de lengua castellana adquirieran una moderada capacidad de hablar catalán. Es cierto, sin embargo, que, psicológicamente, se presentan grandes resistencias. Hasta 1977, con la excepción de los años de la República, el castellano ha sido la única lengua que en los tiempos modernos se ha considerado apta para la vida pública en Cataluña, y de manera inconsciente los catalanes no españoles, a menos que sean vascos o gallegos, se resienten de que alguien les exija que empleen cualquier lengua que no sea el castellano.”

Sin embargo, insistía el autor de Memoria de un historiador, había sólidas razones éticas y prácticas para que se tendiera a esa sociedad bilingüe.
Por la otra parte existe el riesgo de que la hostilidad de los catalanes hacia Castilla convierta a Barcelona en la capital de una provincia aislada lingüísticamente en vez de una gran ciudad española y europea. En lo que concierne a los inmigrantes, están todas las cuestiones asociadas con la integración y la movilidad social hacia arriba, puesto que el catalán es la lengua de la mayor parte del liderazgo económico e intelectual del país. Por todo ello, la capacidad para servirse de las dos lenguas es una ventaja evidente no sólo para los profesionales, sino para administrativos y personal de servicios de todas clases. La rica literatura y capacidad expresiva de ambas lenguas convierte en un placer y en una importante forma de enriquecimiento cultural el conocimiento de las mismas, y puesto que se hallan fuertemente emparentadas entre sí, no constituye un gran esfuerzo aprender las dos, incluso en la edad adulta.”

Pero, en cualquier caso, apuntaba, la solución del problema lingüístico requería “grandes dosis de buena voluntad y un esfuerzo deliberado por superar los estereotipos cuasi racistas que tienden a incrustarse en todos los problemas de esta índole en cualquier parte del mundo”. La buena voluntad, como es sabido, no ha hecho acto de presencia; los estereotipos sí.
Finalizaba Jackson su reflexión con estas palabras:
Yo insistiría en que la solución es tan sencilla como ardua, pero subrayaría que, por todas las razones expresadas en este artículo, la condición sine qua non para la convivencia es la consecución de esa sociedad de bilingüismo pasivo en la que todo el mundo comprenda, sin musitar comentarios despectivos, lo que se le dice tanto en catalán como en castellano.”

Fueran muchas las enseñanzas, en este y en tantos otros ámbitos, de este verdadero maestro en la Academia y fuera de ella, un verdadero maestro de ciudadanos/as, un historiador e intelectual muy sólido al que una vez llamó Pujol a su despacho en la Generalitat. Cuando Jackson empezó a hablar, el molt ex honorable le interrumpió inmediatamente y le soltó, con toda la descortesía del mundo, que no le había mandado llamar para que le contara su impresión y concepción de Cataluña sino para que escuchara sus palabras y su visión del país. La suya, no la de él. Así que silencio y a tomar nota. Hablaba el “Jefe”.

Les dejo con una música que a él, a pesar de su gusto por lo clásico, probablemente no le hubiera disgustado: “Jarama Valley / Bandiera Rosa – The Laggan” https://www.youtube.com/watch?v=l_Ql-iLRnKs&list=RDl_Ql-iLRnKs&start_radio=1

3. De amigos y compañeros

De la historiadora M. Cruz Santos Santos:
“No se dice la verdad porque conviene mantener o consolidar intereses. Ya he dicho en el foro que la emergencia climática claudica ante una sola frase: “Això són peles”. No es muy filosófico, no está bien estructurada, no representa un esfuerzo de reflexión pero tiene más fuerza que todos los que acudieron a Madrid. No estoy de acuerdo en que haya de ser así pero es lo que veo. Aquí en este foro ya se han enviado suficientes artículos que demuestran que se nos dirige la mirada hacia un punto mientras por detrás muchos factores del cambio climático siguen desatendidos y en progresión geométrica en su explotación. En muchos sitios las cañitas para la Coca-Cola han sido cambiadas por otras de papel, nadie me ha explicado cuánto contamina hacer papel resistente a la humedad.
Hablas de política [Jordi Mir, https://elpais.com/ccaa/2020/02/23/catalunya/1582479396_337545.html] y te centras en lo que tenemos delante mañana, tarde y noche, el proceso. Siento ser tan radical pero las tergiversaciones que leo y escucho por parte de los que “a la mesa llevan la autodeterminación” son tan grandes… No, no pueden decir la verdad. No pueden decir que esa defensa férrea de los derechos es solo de los derechos de esos poquitos que están en prisión. No pueden decir que lo están por no hacer caso de la Constitución, del Estatuto y de sus propios asesores. No pueden decir que están dispuestos a que los ciudadanos voten pero parece que no lo están tanto a que se debata en el Parlament (jornadas de septiembre de 2017), ese mismo Parlament tan sagrado cuando se trata de la figura del relator.”

Una entrevista de María García Allen a Henri Kamen: “La historia de España es una sucesión de ‘fake news'” El último libro del hispanista inglés afincado en Barcelona es ‘La invención de España’.https://www.elconfidencial.com/cultura/2020-02-24/henry-kamen-la-invencion-de-espana-entrevista_2467443/. El comentario de ‘Friedrich E.’:
Muchas gracias, Salva, porque Henry Kamen (HK) es un hispanista de enorme interés, al que, probablemente, no le habrá gustado el titular de arriba, ya que él lo que sostiene primordialmente (como puede leerse), es que todos los nacionalismos contemporáneos europeos se radican en el s. XIX, y lo hacen sobre la base de relatos románticos y de leyendas.
Me permito recordar una intervención “de rabiosa actualidad” que hizo HK; tan “rabiosa” como que tiene que ver con los asuntos de la casa nostra.
Se trata de la ponencia-conferencia que presentó, y leyó, el 7 de septiembre de 1990 en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona, a propósito del Acte commemoratiu de l’11 de setembre de 1714, y que tituló 1714, la fi de la nació catalana?
Esa conferencia, y ese acto, marcaron un hito en la deconstrucción de la, digamos, “historiografía” nacionalcatalanista (¡en 1990 y en pleno régimen pujolista!), porque, entre otras cosas, HK argumentó que “(…) la guerra de 1714 no fou tan solo una lluita dels nacionalistes catalans contra el felipistes, sinó de catalans contra catalans”.
Puede leerse la referida conferencia, porque se publicó entera en el Quadern de “El País” del 13.09.1990.”

De la Elisenda, de Port de la Selva:
NACIONALISMO DE FUTBOLÍN, Y CORTES DE TRÁFICO EN “LA MERIDIANA”
¿Sabéis por qué ayer, martes, 25 de febrero de 2020, el corte cotidiano y puntual de la avenida “Meridiana” de Barcelona (v. https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/caso-violencia-meridiana_321941_102.html), lo hicieron a las 20 h. los nacionalcatalanistes del equipo patriótico habitual, en vez del horario puntual de las 21 h. que practican desde hace cuatro meses y medio…?
La respuesta “natural”, que ayer os hubieran dado unos cuantos millones de catalanas (y de catalanes), era que “hoy hay fútbol”, en el bien entendido -para los que no residen en Cataluña, o no son futboleros- que al oír esta expresión, es evidente que, quien lo dice, quiere manifestar rotundamente que “juega el Barça, y punto”.
Y es que ayer martes 25 F, este mencionado club -del que hay quien dijo que “es el simbólico brazo armado de Cataluña”- jugaba a las 21 h. contra el “Napoli” y, por cierto, lo hizo con la ausencia, en la tribuna del estadio napolitano, de determinadas “personalidades de izquierda”, de los que han sustentado y promovido esta extendida e intocable idea del “brazo armado, etc., etc…”.
“Personalidades” que -dicho sea de paso-, en los últimos años, algunas han cogido aviones selectos, para ir a ver jugar al “Barça CF” en Berlín, Londres, o Roma, como Rafael Ribó o Francesc Baltasar, porque con esto del “nacionalismo catalán de futbolín” (como en la vida, y en los ejércitos y en los “brazos armados “) todavía hay clases.

De Oriol Solé Altamira, “La Diputación de Barcelona admite que subvencionó a fundaciones afines a Convergència para “proyectos no justificados””. La Guardia Civil aporta al juez un nuevo informe que incrimina a Francesc de Dalmases, actual diputado de JxCat, en el cobro de subvenciones irregulares. https://www.eldiario.es/catalunya/politica/Diputacion-Barcelona-subvenciono-Convergencia-justificados_0_999150722.html. El comentario de Joaquín Miras:
El debate sobre las diputaciones es siempre complejísimo. Es cierto que muchos pequeños ayuntamientos no pueden hacer frente mediante sus recaudaciones impositivas a los gastos de obras y servicios, y necesitan de los fondos provinciales previstos para eso y de los funcionarios capaces de diseñar tales obras: las diputaciones provinciales. No deja de ser sin embargo verdad, que son unas fondos particularmente opacos y favorecen los usos arbitrarios para hacer clientelismo. En lo que hace a Cataluña, que CIU, con el asentimiento de todas las demás fuerzas, no tratara de buscar alternativas a unas fuentes procedentes de instituciones «provinciales», cuando ha trabajado sistemáticamente en la abolición de los otros rastros de la administración del estado -¡hizo desaparecer los números del registro personal de los funcionarios, por ejemplo!-, da qué pensar. O bueno, que sospechar…”

Una segunda observación del historiador José Luis Martín Ramos:
La acumulación de instancias territoriales intermedias no deja de ser sospechosa. El sentido común diría que la institución de Consejos Comarcales tendría que haber asumido esa asistencia “redistributiva” de los ayuntamientos. El fin de las diputaciones provinciales fue un objetivo de la izquierda, creo recordar, junto con la reclamación de una política territorial redistributiva y de una nueva ley electoral que, para las elecciones al Parlament de Cataluña, podía considerar el distrito único, el que mayor representatividad proporcional asegura. Que las Diputaciones hayan seguido en pie no ha sido solo responsabilidad de CiU y asentimiento del resto; por lo menos, en cuanto a lo que yo sé, el PSC fue beligerante en el mantenimiento de la Diputación, porque dominaba la de Barcelona y desde ella financiabaa sus redes clientelares y sus cuadros.”

4. Sugerencias de la semana

1. María Jesús Cañizares, “La justicia obliga a la Generalitat a ofrecer educación bilingüe a 1.500 alumnos”. Quince autos cautelares y cuatro sentencias dictadas en 2019 y 2020 ordenan impartir el 25% de horas en castellano, según el balance de Impulso Ciudadano y AEB con motivo del Día de la Lengua Materna. https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/justicia-obliga-generalitat-ofrecer-educacion-bilingue-1500-alumnos_320102_102.html

2. Joaquín Romero, “¿A qué espera Rafael Ribó?”. https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/zona-franca/espera-rafael-ribo_319757_102.html

3. Jordi Mercader, “El mediador como excusa para no hablar.” https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/mediador-excusa-no-hablar_319937_102.html

4. Cristian Segura, “La terra és plana… a Catalunya”. https://cat.elpais.com/cat/2020/02/20/cultura/1582186869_119391.html?prm=enviar_email

5. Borja de Riquer i Permanyer, “El porqué de la amnistía”. https://www.lavanguardia.com/opinion/20200220/473665507304/el-porque-de-la-amnistia.html. Una observación elemental:
Que un historiador, el del artículo, se pase por el forro los contextos históricos diferentes de 1931/1936, 1977 y 2020 es “de traca i mocador”. No piensa históricamente el presente, piensa políticamente la historia. Se escuda en ella para apoyar su posición política. Hace eso de “mira lo que se hizo, se puede volver a hacer”. Y además la falsea: la amnistía de 1931 fue fruto de una ruptura política en España; la de 1977 fue uno de los pactos de la transición; la de 1936 respondió al intento de cierre de un conflicto general: fue votada prácticamente por todos (izquierda y derecha) y permitida, en esas condiciones, por la constitución republicana. Nada que ver con la situación actual. Nada. ¿Qué ciega a un historiador de la altura, conocimientos y reconocimiento de Borja de Ríquer? La respuesta es inmediata.”

6. Elena Burés, “La Urbana destapa la violencia independentista en la Meridiana que Buch esconde.” La policía pide a Interior prohibir los cortes en la principal arteria de entrada y salida a Barcelona para evitar un conflicto ciudadano. https://cronicaglobal.elespanol.com/vida/urbana-destapa-violencia-independentista-meridiana-buch-esconde_320477_102.html

7. Antonio Fernández, “La ANC exigirá a JxCAT y ERC la unilateralidad en sus programas electorales”. Paralelamente, creará un ‘comité de notables’ encargado de dirigir la estrategia conjunta del independentismo en el futuro cercano. https://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2020-02-22/anc-exigira-jxcat-erc-unilateralidad-programas-electorales_2466123/

8. María Jesús Cañizares, “Las tretas de eurodiputados independentistas para esquivar una condena”. Terricabras, Tremosa y Maragall, acusados de injurias, endosan el pago de una indemnización a las asociaciones que apoyaron su campaña contra Sociedad Civil Catalana. https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/tretas-eurodiputados-independentistas-esquivar-condena_319721_102.html

9. Raúl Pozo, “Antonio Tajani: “Si Cataluña se independiza, se muere”. El expresidente del Parlamento Europeo, seguro de que la Unión Europea nunca integraría una región separada de España. https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/antonio-tajani-si-cataluna-independiza-muere_320921_102.html

10. Arturo Puente, “Los 398 viajes que han realizado los altos cargos del Govern de Torra”. Los responsables políticos de la Generalitat visitaron 121 destinos en el extranjero, con un gasto total de más de un millón de euros. https://www.eldiario.es/catalunya/politica/MAPA-costado-viajes-Govern-Torra_0_997750434.html.

11. Marc Andreu, “La última misa clandestina de Josep Benet”. Torra convierte el centenario del senador de la Entesa dels Catalans y padre del concepto ‘un sol poble’ en un acto independentista y de homenaje a Pujol.https://elpais.com/ccaa/2020/02/20/catalunya/1582230493_505409.html. El comentario de Friedrich E.:
Asunto:“La última misa clandestina de Josep Benet”
Leyendo este artículo-noticia se constata que el nacionalcatalanismo (el digamos “serio”, el de derecha y extrema-derecha, porque el de izquierdas es tragicómico), puede ignorar los servicios que le prestaron el PSUC y sus “compañeros de viaje” (como Josep Benet).
Por lo demás, la presencia perpleja en ese acto de Raimon y de su mujer Analisa, queda bastante retratada en las líneas finales. Y es que si este cantante hace unos años dijo aquello de jo ja no sé qui són els meus, ahora, a propósito del recuerdo de Josep Benet, habrá comprobado la catadura moral de buena parte de los que se supone que fueron sus meus.”

12. Puigdemont controla la mesa de diàleg. Cola Elsa Artadi i el seu ex cap de gabinet. https://politica.e-noticies.cat/puigdemont-controla-la-mesa-de-dialeg-129126.html. Artadi no es miembro del gobierno catalán.

13. “Jordi Sánchez aprovecha un permiso penitenciario para ir a TV3. La cadena lo presenta como “preso político” en el TN mediodía de este domingo.” https://politica.e-noticies.es/jordi-sanchez-aprovecha-un-permiso-penitenciario-para-ir-a-tv3-129117.html

14. Lluís Rabell, “Optimistas bien informados” https://lluisrabell.com/2020/02/21/optimistas-bien-informados/

15. Gregorio Morán, “Barcelona no es de fiar”. https://www.vozpopuli.com/opinion/barcelona-ayuntamiento-colau-seguridad-violencia-mobile_0_1330068089.html

16. María Jesús Cañizares, “Pérez-Díaz: “Cataluña no habría existido sin sus millones de charnegos” El doctor en Sociología por la Universidad de Harvard rechaza llamar colonos a quienes “vinieron a trabajar como pudieron”, porque posiblemente fueron explotados “durante un tiempo””. https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/perez-diaz-cataluna-no-existido-millones-charnegos_320948_102.html

17. También: Entrevista a Henri Kamen. “Los borbones, tras vencer en 1714, enriquecieron Cataluña”. https://www.lavanguardia.com/lacontra/20200225/473765778460/los-borbones-tras-vencer-en-1714-enriquecieron-a-catalunya.html

18. Jesús García, “Las dos finales del Barça que acorralan al ‘síndic’”. Rafael Ribó omitió en el Parlament un segundo vuelo gratis por la Champions de 2009 en Roma y minimizó su relación con el empresario Jordi Soler, al que invitó a su casa. https://elpais.com/ccaa/2020/02/23/catalunya/1582480848_338126.html

19. Pere Ríos, “El Parlament votará si Pujol debe devolver a Hacienda los 885.651 euros que defraudó.” https://elpais.com/ccaa/2020/02/24/catalunya/1582572373_363128.html

20. Nuevo caso de violencia en la Meridiana. Un manifestante fue agredido después de que un motorista intentara rebasar el corte de tráfico de los independentistas. https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/caso-violencia-meridiana_321941_102.html

21. Josep M. Oller, Albert Satorra y Adolf Tobeña, “Evolución y legados de la aventura secesionista en Cataluña” https://conversesacatalunya.cat/es/exlusiva-inedito-estudio-sobre-las-caracteristicas-del-independentismo/

Todo tiene su fin, también esta larga sabatina. Una invitación, resérvense la mañana si pueden: presentación del último libro del profesor Andrés Martínez Lorca, Tomás de Aquino, Exposición de la Política de Aristóteles.


El acto tendrá lugar el próximo día 12 de marzo, jueves, en la Sala de Grados de la Facultad de Letras de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), a las 10:00 horas. Acompañarán al autor tres profesores de la Facultad; el latinista José Martínez Gázquez y los medievalistas Jaume Mensa y Alexander Fidora.

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo, rebelión y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *