(Página herida) Dolor en rojo sobre fondo gris (y II)

A las personas que cuidan.

No podemos escapar del lenguaje. Cierto, los especialistas pueden aislar el idioma y convertirlo en
objeto. Mas se trata de un ser artificial arrancado a su mundo original ya que, a diferencia de lo que ocurre
con los otros objetos de la ciencia, las palabras no viven fuera de nosotros. Nosotros somos su mundo y ellas
el nuestro. Para apresar el lenguaje no tenemos más remedio que emplearlo. Las redes de pescar palabras
están hechas de palabras.
Octavio Paz, El arco y la lira (1967) [1]

En primer lugar, eso de que el ‘procés’ está acabado no es cierto, mírese por donde se mire. Sigue vivo, muy vivo, adopta otras formas, ensaya otros caminos, pero los nacionalistas no son más moderados, el nacionalismo nunca es moderado, siempre quiere más, aprieta las clavijas hasta la victoria final. El atolondrado intento de 2017 era obra de fanáticos con escaso seso y ningún conocimiento de cómo funciona el mundo de hoy, en especial la UE. Se quedaron solos, tuvieron que replegarse momentáneamente, pero sin bajas apreciables, es más, con el ánimo renovado. Por tanto, el proceso sigue: de golpe súbito se ha pasado a golpe lento, del imposible asalto al poder se vuelve a la fase de ‘nacionalización’ de Cataluña, a aumentar las bases del independentismo y desanimar a los contrarios, ir expulsándolos poco a poco. A la relativa ‘derrota’ de entonces le siguen sacando partido: victimismo, odio a España, desobediencia al derecho, superioridad moral del nacionalismo. Siguen controlando el Parlamento y el Gobierno de la Generalitat, la mayoría de los medios de comunicación, la escuela, buena parte de las instituciones de la sociedad civil, las zonas de la Cataluña rural. Conservan los nacionalistas la moral de victoria, el ímpetu del ganador. También la desfachatez.
Francesc de Carreras (2021)

(Fuera de tema y entre paréntesis: 1. Hay numerosos motivos para desconfiar y criticar al CNI. Por supuesto. Pero no parece que las estrategias judiciales de Villarejo (liarla parda) pueden ser una fuente aceptable para ello. 2. Lo que están ocurriendo en los Mossos tiene un nombreviejo y conocido: depuración política, seguir organizado un cuerpo policial de ideología secesionista al servicio del poder y las aspiraciones nacionalistas sin controles que molesten. 3. Las declaraciones de Garzón: “contaminan el suelo, contaminan el agua y luego exportan carne de mala calidad de animales maltratados” La contaminación la causa la generación de purines (excrementos mezclados con agua) que cargados de nitratos van a parar a unas balsas que, al ser vaciadas, diezman los terrenos agrícolas y contaminan a los acuíferos. El problema es especialmente grave en una de las comunidades que más carne de cerdo produce (Cataluña): según criterios europeos, 7 de cada 10 acuíferos (el 70%) están contaminados).

Me había quedado en este punto. El vivir de Miguel, su esfuerzo, su compromiso, su Ser, su estar-en-el-mundo, su decir (no podemos escapar del lenguaje, como señalaba Octavio Paz, pero podemos humanizarlo, fraternizarlo), su excelencia humana, destacan con fuerza sobre el fondo gris que hemos vivido en estos últimos años (y seguimos viviendo) en .Cat. Es ese fondo gris del que nos habla Francesc de Carreras. Pueden haber cambiado las tácticas y estrategias políticas, las alianzas (Quo vadis Comunes?), los acuerdos nomimales para instituciones sin cambios sustantivos (la práctica usual del PSC), la correlación de fuerzas (real o aparente) en el seno del secesionismo,… pero la atmósfera político-cultural (con la complacencia y apoyo en ocasiones de la izquierda hegemónica), base de casi todo lo otro (junto con los intereses de clase, las distopías y las bien o mal calculadas apuestas geopolíticas), sigue siendo exactamente la misma. Peor incluso.
Siete ejemplos, entre setecientos posibles:
1. Observen el desprecio con el que se expresó la que debe ser la segunda o tercera autoridad de Estado en Cataluña: Todos estos castellanos que tienen el castellano como lengua, van a una escuela y aprenden catalán y castellano…”. Son declaraciones de la molt (des)honorable Laura Borràs en el programa El café d’idees de TVE, el 13 de diciembre de 2021. ¡Todos estos castellanos…! ¡Otra expulsión del ágora fetén .Cat! [2] ¡Como cuando siendo profesora de la UB, de filología catalana además, firmó aquel manifiesto en el que se tildaba a nuestros padres y abuelos de colonizadores lingüísticos! Para ella, para muchos de los suyos, “los otros” (Miguel Muñiz, yo mismo, algunos de ustedes probablemente), no somos propiamente catalanes sino castellanufos, españoles de m., ñordos o murcianos-andaluces-aragoneses que vivimos en Cataluña. Solo ellos son catalanes de debò .Cat.

2. Hèctor López Bofill, concejal de Junts a Altafulla, también profesor la UPF (hubo polémica en la universidad con una intervención estelar, otra más, de Xavier Sala i Martín), escribió un tuit que no tiene desperdicio: “Contradicciones independentistas 1: Se admite resignadamente que mueran casi 25.000 personas de covid-19 y nos genera un terror absoluto que muera alguien como consecuencia de un conflicto de emancipación nacional” [3]. En un subidón, más que comprensible y razonable, una amiga filósofa-historiadora hizo una sugerencia: “Desde el principio buscan mártires, pero por el momento hay pocos voluntarios. López Bofill tendría que romper esa pasividad quemándose a lo bonzo en el Fossar de les Moreres.”

3. Catalunya Ràdio y TVE sigue en perfecto estado de revista nacionalista tras los acuerdos gubernamentales con el PSC sobre cargos institucionales. Josep Burgaya [4] lo ha explicado así: “Designaciones aparte, se mantiene un modelo, especialmente en la televisión, donde se confunde público con gubernamental. Mucho mentar todo el mundo al ejemplo de la BBC británica, pero nadie está dispuesto a desplegarlo”. El sesgo político de los informativos y de la programación en general, sostiene el profesor de la Universidad de Vic, “han llevado a que tanto la Catalunya Ràdio como TV3 sean un instrumento de construcción de relato y activación del independentismo, desoyendo y desconsiderando la, al menos, mitad del país que no participa de esta fantasía”. Una parcialidad y una instrumentalización política que “avergüenza y sobre la cual se pueden poner ingentes ejemplos…” No exagera: vean (es decir, ¡no vean!), por ejemplo, ‘Bricoheores’ (Peyu y Jair Domínguez). Avergüenza a cualquier ciudadano/a no cegado, pero, lo real es muy real, TV3 sigue penetrando profundamente (en algunos casos, es casi la única fuente de información) entre grupos sociales afines al nacional-secesionismo. Su concepción del mundo, sus ideas, sus prácticas, se alimentan de lo que allí ven y oyen. Un nudo esencial del entramado nacionalista. No basta -¡aunque muy bien, por fin!– con el cambio de Vicent Sanchis.

4. Creo que el autor lo borró poco después. Pero vale la pena hacer referencia a ello.

Ante la imagen y la información que puede verse abajo en el tuit -“Alexa, nacida a las 00.00 en Barcelona es el primer bebé del año en Cataluña”- el comentario del tal “Jordi” fue el siguiente: “Un año más y por seguir con la tradición, el primer “catalán” del año no es catalán. Y también como cada año, el consejero de turno irá a llevar el ramito de flores (y a preguntar si tienen la paguita al corriente), en una conversación en castellano. ¡Aquí cada uno hace lo que le da la gana! ¿Quién nos pagará la jubilación?”.
Aparte de la curiosa unión de temas (incluido el de la jubilación y el de la paguita), ¿desde qué clase de identidad excluyente, desde qué ideología, desde qué marco conceptual, desde qué valores, desde que “deshumanidad”, desde qué actitud de chulería y prepotencia puede alguien escribir una cosa así? ¿Se puede hablar o no de racismo?
Puede parecer una exageración mía, tal vez lo sea, pero una buena parte de las huestes del nacional-secesionismo tiene esa concepción del ser catalán. Esa es la Cataluña que aman; los catalanes puros, los verdaderos catalanes, son ellos. Los otros somos no catalanes, españoles, andaluces, africanos, moros, sudacas, chinos o rumanos que vivimos en Cataluña.

5. Les parecerá imposible (a mí me lo parecía de entrada) pero fue así. En TV3, en un concurso para niños [5], un presentador reprendió, y se rió cuando menos en una ocasión, de algunos de los participantes por responder unas preguntas en castellano (no les salía la palabra trigo en catalán, blat, ni tampoco pajarita, corbatí). Sucedió el sábado 8 de enero, en el programa Atrapa’m si pots (Atrápame si puedes) que presenta Llucià Ferrer. El tal Ferrer preguntó a una niña: «¿Qué pieza de ropa generalmente masculina se lleva alrededor del cuello con un nudo en la parte de delante?». «Una pajarita», contestó la niña. Ferrer: «Pues, Queralt, no te la puedo dar por buena porque pajarita no es en catalán. Te podría haber dado por válido la corbata, la corbata de llacet o de llaç, o corbatí. Y ya sabéis que aquí las respuestas las hemos de hacer en catalán para hablar bien también nuestra lengua. Por tanto, me sabe mal pero estos 40 puntos, no».
¿Qué hubiera dicho Ferrer si un niño hubiera respondido password y no paraula de pas para referirse a contraseña por ejemplo? ¿Le hubiera reprendido, se hubiera mofado?

La intransigencia ha sido celebrada, como era de esperar, por el entorno del Vivales, el expresidente fugado de la Generalitat. Josep Lluís Alay, su jefe de Oficina, ha dedicado «una gran ovación» a Ferrer al considerar que «no se ve a menudo tanta coherencia en nuestra televisión, TV3. Así, sí«.
¿Qué pasaría, que se diría en .Cat, si en una televisión de Huesca, Murcia o Teruel, por ejemplo, el presentador de un programa parecido reprendiera y no admitiera la respuesta de un niño -¡estamos hablando de niños/as!- porque en lugar de responder adiós hubiera dicho adéu, señalando que no es palabra castellana? ¿No nos parecería un intransigente, una persona sin cintura, alguien que a estas alturas no entiende las influencias que unos idiomas ejercen sobre otros, cercanos en sintaxis y geografía?

6. En algunos pirulís de Barcelona puede verse este cartel: “La escuela en catalán, pero ¿el bar de abajo en castellano?” (En el vértice superior izquierdo: “Los niños y los jóvenes tienen derecho a vivir en catalán.” ¿Quién se lo impide?).
Los firmantes: Plataforma per la Llengua, InterSindical, USTEC y Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans.

¿Cómo interpretarlo? Las palabras de un compañero: “Un cartel que invita a la presión social para el uso exclusivo de la lengua catalana, en la escuela y fuera de ella (el bar como epítome de las relaciones sociales más allá del ámbito interno de la familia)”. Es decir, algo más, mucho más, que la defensa de la oficialidad del catalán, una propuesta abiertamente totalitaria.
Y en la firma, les recuerdo, dos organizaciones que han penetrando entre el profesorado .Cat y otra entre el estudiantando.
De las prácticas y finalidades de la Plataforma de la Llengua (subvencionada, y entre sus apoyos: la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet) recordemos sus encuestas (no legales) sobre la lengua que los niños y niñas hablaban en el patio, en las horas de recreo.

7. Les hablo ahora de un Instituto próximo a Barcelona ciudad, no les puedo dar más detalles (lo cual es más que significativo de los retrocesos en libertades reales que estamos viviendo en .Cat). Firman un comunicado contra la aplicación de la resolución judicial del 25% todo el profesorado del centro excepto dos profesoras/es. El director las llama al día siguiente de manera separada. Les acusa de que no hacen bien las guardias. Es falso… pero ¡qué importa! ¿Se imaginan el destino de estas dos profesoras/es el próximo curso si no son funcionarias? ¿Conjeturan cuál será su situación a partir de ahora? ¿Quién se atreve a decir lo que piensa…si lo que piensa no encaja en el excluyente marco del nacional-secesionismo?
Sin olvidarnos de las encuestas que se pasaron en diciembre en algunos institutos catalanes a los alumnos de 3º de ESO preguntándoles, por ejemplo, por el idioma en el que se dirigen a sus profesores fuera del aula (o en el aula) o el acuerdo de las direcciones de tres centros de secundaria, Sarrià de Ter, Celrà y Salt, que han manifestado que mantendrán «de forma íntegra» su proyecto lingüístico con inmersión en catalán. ¿Alguien se atreve a levantar la mano y decir que “nosaltres no son d’exie món” de fanatismo lingüístico y construcción nacional(ista) separadora?
El gobierno de la Generaltat por su parte, siempre a la altura de las circunstancias de su clientela nacionalista, aprobó el pasado martes [6] un acuerdo para “proteger jurídicamente” al sector del profesorado partidario sin fisuras del catalán como única lengua vehicular. Ni el 25% ni historias: ¡todos a pasar por el aro… menos ellos, eso sí, empezando por el conseller de Educación que lleva a sus hijos a una escuela (privada, no sé si concertada) multilingüe!
Dejémoslo, alejémonos del fondo gris. Desanima, entristece, enrabia. Cada vez más. Sobre todo ante silencios sonoros de gentes que, se supone, deberían hablar bien alto.
Volvamos a Miguel Muñiz, también al resto de compañeros/as fallecidos. Como les decía en la página anterior, ¡que no habite en ellos nuestro olvido! Con los versos imperecederos, los versos finales del “1936” de Luis Cernuda:

Por eso otra vez hoy la causa te aparece/ Como en aquellos días:/ Noble y tan digna de luchar por ella./ Y su fe, la fe aquella, él la ha mantenido/ A través de los años, la derrota,/ Cuando todo parece traicionarla./ Mas esa fe, te dices, es lo que sólo importa.
Gracias, compañero, gracias/ Por el ejemplo. Gracias por que me dices/ Que el hombre es noble./ Nada importa que tan pocos lo sean:/ Uno, uno tan sólo basta/ Como testigo irrefutable/ De toda la nobleza humana.”

Les dejo de nuevo con Silvio Rodríguez (a Miguel le gustaba): https://www.youtube.com/watch?v=5Mvmw1H2NHM

Notas
1) Tomado de Federico Mare, Ensayos misceláneos, Mendoza: Ediciones Culturales de Mendoza-El Amante Universal, 2021, p. 159.
2) Dicho sea de paso: las declaraciones de la señora Borràs o de gente próxima cada vez nos rozan menos, somos absolutamente indiferentes a sus comentarios. Como aquella canción de Luz Casal: “No me importa nada” https://www.youtube.com/watch?v=of8ETuCYqfc
3) https://www.eltriangle.eu/2021/12/29/qui-de-junts-advoca-per-assolir-la-independencia-anant-mes-enlla-de-la-democracia/
4) JB, “Catalunya y los medios” https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/cataluna-medios_586189_102.html
5) Alejandro Tercero, “TV3 impide contestar en castellano a los niños en un concurso. El presentador de ‘Atrapa’m si pots’, Llucià Ferrer, da por nulas las respuestas de los menores y les advierte de que «aquí» utilizar el español «sí que no»” https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/tv3-impide-contestar-castellano-ninos-concurso_587116_102.html.
6) https://elpais.com/espana/catalunya/2022-01-04/el-govern-aprueba-proteger-juridicamente-a-los-profesores-ante-los-ataques-por-el-catalan.html

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo y Papeles de relaciones ecosociales.

Un comentario en “(Página herida) Dolor en rojo sobre fondo gris (y II)”

  1. SOBRE EL ATOLLADERO CATALÁN: ¿UN RETORNO A LA CAVERNA?

    Entre el arcaico atavismo reaccionario de la pequeña comunidad tribal y el actual reflotamiento espurio, en clave estratégicamente identitaria; agresivamente autovictimizadora, del más rancio irracionalismo nacionalista, sólo puede haber solapamiento y mutuo reforzamiento monolítico frente al sempiterno imaginario agresor exterior: la involutiva catarsis colectiva del tótem y el tabú se imponen. Nunca espacios para el diálogo, la reflexión, el librepensamiento o siquiera el reconocimiento desapasionado de la diversidad. Pues la verdad revelada por el mito no ofrece réplica, ni admite alternativa posible. Los campos vienen dados en este maniqueismo cruzadista: o estás con nosotros; los puros, virtuosos y victimizados, alumbrados con la todopoderosa luz de la razón absoluta. O estás con ellos: los bastardos, infames, sucios, contaminadores y verdugos. Hoy, las instituciones catalanas son el reflejo deformado de la imagen más regresiva del irredento complejo de superioridad ( como siempre, bien matizado por el complejo inverso) de buena parte de la sociedad catalana. No nos engañemos. De que los oligárquicos prestidigitadores del son unos infames enterradores de pluralidades y convivencia,s no cabe duda. Como tampoco de que sus motivos no responden, salvo en algún puñado de fanáticos exaltados quizás, al ámbito político, social y económico, sino principalmente a los intereses partidistas, personales y de casta, inconfesables. Pero ellos sólo han recogido la semilla – precipitadamente, es verdad, por mor de las imperativas circunstancias propias y corruptelas desbocas, con ínfulas autoesculpatorias- plantada pacientemente durante casi cuarenta años por el pujolismo y sus directos o indirectos aliados. Si este sistemático ejercicio de extrañamiento ( con todos los previsibles resortes afectivos-pasionales: autoexaltación acrítica, mitificaciones, victimismos, construcción de un enemigo externo, odios, etc.- como cauce de consenso y mistificación hegemónica, en complementario refuerzo del montaje institucional a contrapelo del conjunto de instituciones españolas), es porque se les ha dejado. Esto se ha hecho pacientemente, día a día, durante demasiado tiempo como para que la sociedad no hubiera podido reparar en las consecuencias y horizonte que esta vía opuesta a la concordia cívica y a la coherencia democrática como país plural significaba. Pero, al cabo, el retorcido y aberrante producto de ingeniería política, social y cultural que es hoy Cataluña, se hizo con la complicidad y complacencia de no pocos, y el culpable silencio de los más. Fue la propia sociedad catalana, o sus garantes más , sin contestación del resto de traumatizados habitantes, la primera consentidora y, en no pocas ocasiones, directa animadora, por activa o por pasiva, de esta infamia. El estado, mientras, manejado por intereses partidistas , sin visión de largo alcance ni proyecto de país, cuando la cohesión y armonización territoriales eran uno de sus primeros imperativos, dejó hacer con total laxitud. Arrastrando al resto de la sociedad española al culpable consentimiento: ¿por absurda compensación frente al previo centralismo asfixiante de la dictadura? No parece que fuera tanto esto, como la temerosa dubitativa improvisación y los meros intereses partidistas de turno ( en cuanto a los ingenuos posicionamientos de la izquierda mayoritaria española si que pesó este planteamiento. Como, incomprensiblemente, sigue condicionando el complaciente posicionamiento frente al actual reaccionarismo secesionista e incluso apoyo a las más intolerantes y excluyentes expresiones del nacionalismo catalán. Cual es el caso de la actual falsa y estéril polémica de la lengua). Miremos al pasado, a determinadas tendencias y pugnas dialécticas entre fuerzas abiertas e integradoras frente a corrientes cuajadas de prejuicios; atavismos particulares; innovación y resistencias al cambio; el papel de la acomplejada y prepotente burguesía catalana en contraposición a la maltratada inmigración interna; el peso de las viejas tradiciones; de la iglesia; la relación con el poder oligárquico dominante en España, su torpe y contraproducente integración territorial y negación de la pluralidad lingüístico-cultural en la contemporaneidad; etc.; etc. Si no tomamos perspectivas históricas, sociológicas e incluso antropológicas, nunca podremos discernir sobre el por qué ni el cómo del actual atolladero catalán dentro del complejo laberinto español. Entre todos hemos de parar este delirante retorno a la caverna: ¡Qué no desciendan otra vez las tinieblas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *