(Página herida) Elogio de los resistentes

Estados Unidos es la nación de la libertad que solo da el tener dinero, de la prosperidad de unos pocos y, más bien, de la pesadilla para minorías y clase trabajadora en general. La realidad de buena parte de los ciudadanos que habitan la metrópoli económica de Occidente queda a diario eclipsada por la propaganda dedicada a sustentar, ya sea por omisión o sesgo, un sistema neoliberal que pese a su elevado coste social no hace más que entrar en una crisis tras otra. A pesar del agotamiento del modelo, que supone condenar no solo a la enorme masa de trabajadores sino a la tierra misma, quienes se siguen beneficiando del mismo continúan desplegando ardides sofisticados pata seguir justificando y enmascarando su verdadera cara: el capitalismo solo sobrevive a base de explotación; no solo de recursos sino también humana, Así, la esclavitud no solo se encuentra en el origen mismo de esta nación, sino en su mantenimiento, aunque parezca que todavía muchos no lo quieran ver.
Helena Villar (2021)

Me despedí la semana pasada y les vuelvo a dar la matraca. Discúlpenme. Me olvidé de algo muy importante, de dar las gracias, de elogiar lo que debe ser elogiado. Lo hago con esta página herida. Antes de ello:

1. Para cualquier persona de izquierdas (o incluso de centro o de derecha no fanatizada), las declaraciones del presidente Sánchez sobre los asesinatos en la frontera entre Nador y Melilla (y la ausencia de rectificación posterior) merecen total condena. Para ocupar lugar destacado en la historia universal de la infamia. Si sumamos a ello, su atlantismo sin fisuras, su siempre “sí, señor” al déspota “amigo americano” (Rota) y acompañantes, no parece que se pueda ubicar a Pedro Sánchez en ninguna casilla que tenga que ver con las tradiciones de izquierda, incluso en nudos básicos del humanismo y la comprensión-compasión.

2. Sobre la cita inicial: les doy la referencia de un libro que no deberían perderse: Helena Villar, Esclavos unidos. La otra del American Dream, Madrid: Akal, 2021. Verdades como puños. Con palabras de Chris Hedges, prologuista del ensayo: “Como deja claro Helena Villar en este libro, el sadismo define casi todas las experiencias culturales, sociales y políticas en los Estados Unidos”.

3. Sobre el tema que sigue estando en el centro de nuestras preocupaciones: algunas referencias esenciales en nota 1 (¡No se pierdan la entrevista a Michael Hudson!).

4. Por si se quieren divertir-sorprender un poco con la nueva “revolución teórica” del historicismo secesionista: Malta fue una colonia catalana durante 500 años [2].

5. En nota 3: sobre el asunto de las olimpíadas de invierno (y el manifiesto desprecio del gobierno de la Generalitat a la Comunidad de Aragón) y el IBEX35 y el procés (un artículo de un periodista imprescindible, Pere Rusiñol, el director de Alternativas Económicas). Añado una nota sobre la “autocrítica” de Gabriela Serra: ¡reconoce el silencio cómplice la CUP con el gobierno Puigdemont! ¡Nos hablaban de nuevas formas de hacer política, de veracidad, de transparencia,…!

6. Por lo demás, y según parece, hay una ofensiva del gobierno de la Generalitat para catalanizar la justicia .Cat. Una de las medidas: exigencia sine qua non del nivel C1 de catalán para concursar en Cataluña. Finalidad: dificultar, ahuyentar aspirantes que no sean de los “Países Catalanes”, expulsar a los que consideran jueces y fiscales españolistas-ñordos, y construir poco a poco una justicia sumisa al nacionalismo, una justícia de “casa nostra” que, por ejemplo, no se atreva a enjuiciar a una “gran personalidad catalana” como Laura Borràs.

Lo de hoy, lo olvidado en mi última página:
Para algunos de nosotros/as ha sido bastante fácil decir y escribir lo que hemos pensado y sentido en estos últimos años. Mi caso por ejemplo. Enseñante-funcionario de secundaria desde 1982, más tarde profesor-tutor en la UNED de Santa Coloma de Gramenet, jubilado desde 2017, nunca con aspiraciones políticas institucionales, no había nubes negras ni riesgos en mi horizonte. Aparte de insultos en redes y desencuentros inesperados con amigos de izquierda de “tota la vida”, ligeros problemas en mi departamento de trabajo y algunas discusiones tensas y desagradables, también dolorosas, en los claustros. Poca cosa si lo comparamos con otros casos. Plantar cara no era complicado para mí. Por lo demás, la fraternidad de amigos y compañeros, y también de organizaciones como ASIC/ASEC y AIREs, ayuda lo suyo en estas situaciones.
Pero la situación no ha sido ni es la misma para muchas otras personas. Su situación no era ni es la mía. Ni de lejos. La inestabilidad laboral les acompañaba y acompaña, o bien ambientes en empresas privadas en las que la hegemonía nacional-secesionista es muy notable. Se la jugaban, se la juegan. No era fácil decir NO en septiembre y octubre de 2017, o durante las movilizaciones del tsunami antidemocrático. Cualquier desacuerdo, por mínimo que fuere, era tildado de catalanofobia y españolismo. Y a pesar de ello, usando a veces nombres falsos (¡no quedaba otra!) muchos compañeros/as han sabido estar a la altura de difíciles circunstancias, han acudido a manifestaciones anti-secesionistas, no se han tragado los cuentos que nos han querido imponer, han denunciado atropellos, han defendido la fraternidad, no han repetido puerilmente los tópicos nacionalistas sobre España y su historia, se han alejado de toda cosmovisión simplista, se han movilizado, han estudiado, han organizado seminarios, han hablado de clases trabajadoras españolas y no de identidades de destino en lo universal, han dicho España (no Estado español, Sepharad o Madrid) y no les ha temblado el pulso ni la garganta. Y así siguiendo.
En síntesis, nos han enseñado, nos siguen enseñando, a vivir de pie. Tiene mucho mérito la forma en que lo han hecho, la manera en que lo siguen haciendo. Ni lo hemos olvidado ni lo olvidaremos. Gracias, compañeros, gracias.
Ni que decir tiene que un amplio sector de la izquierda española (la catalana incluida) ha querido desconocer la situación y apenas nada ha dicho ni dice de la inexistencia de una verdadera libertad de expresión en el país del pujolismo, arturismo y torrismo, en el país del Vivales o de doña Laura Borràs (¿para cuándo su dimisión?). Pero ya estamos acostumbrados: nos dejaron huérfanos y a la intemperie; apañaos como podáis, nos vinieron a decir.
Ahora sí: ¡buenas vacaciones y hasta la próxima! ¡Y no se pierdan la revista El Viejo Topo de septiembre de 2022 (tampoco la de julio-agosto)! Incluye un dossier dedicado a uno de nuestros imprescindibles: Paco Fernández Buey. Nos dejó, prematuramente, hace diez años.

Notas.

1) Rafael Poch de Feliu, “En esta guerra no hay parte inocente, aunque puede discutirse el nivel de responsabilidad de cada cual” https://rafaelpoch.com/2022/06/24/en-esta-guerra-no-hay-parte-inocente-aunque-puede-discutirse-el-nivel-de-responsabilidad-de-cada-cual/#more-985; Carlos Valmaseda, “Miscelánea (26/06/2022)”. https://slopezarnal.com/miscelanea-26-06-2022/#more-5242; Marc Vandepitte, “Guerra en Ucrania: por qué Biden está en apuros” https://rebelion.org/guerra-en-ucrania-por-que-biden-esta-en-apuros/; Michael Welch entrevista a Michael Hudson (¡no se la pierdan!) https://sinpermiso.info/textos/crisis-accidental

2) De A. Fernández. Es el nuevo “descubrimiento” de Jordi Bilbeny, el director del Institut Nova Història (INH). https://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2022-06-26/independentistas-malta-colonia-catalana_3450064/

3) «Ni puto caso a Zaragoza» o cómo el presidente del COE negoció los Juegos Olímpicos de Invierno en secreto con Artur Mas https://www.republica.com/deportes/ni-puto-caso-a-zaragoza-o-como-el-presidente-del-coe-negocio-los-jjoo-en-secreto-con-artur-mas-20220624-13111455539/, y Pere Rusol, “Cómo el Ibex alimentó el procés” La burguesía catalana fracasó en su intento de domar el desafío independentista, pero las grandes corporaciones del Ibex asentadas en Madrid inyectaron millones al núcleo nacionalista que lo lanzó https://www.eldiario.es/catalunya/ibex-alimento-proces_129_9101735.html.
Lo de Gabriela Serra: https://www.eltriangle.eu/2022/06/27/gabriela-serra-reconeix-el-silenci-complice-de-la-cup-amb-el-govern-de-puigdemont/

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *