(Página herida) La nueva presidencia de Junts: más de lo mismo…o incluso peor

Limitarse no es renunciar, es conseguir.
José Bergamín

El Parlament aprueba por amplia mayoría la ley sobre el uso de las lenguas oficiales en la escuela” [1]. Los partidos secesionistas, el PSC y En Comú Podem, unidos de la mano (con matices no decisivos) han sacado adelante la norma (la respuesta institucional a la sentencia del 25%) que define al castellano como idioma “curricular”. La nueva ley mantiene al catalán como única lengua vehicular pero otorga al castellano por primera vez, así se señala en la prensa, el rango de lengua “curricular”. Insistamos en lo evidente: curricular no equivale a vehicular y el castellano ya era curricular previamente (como el inglés o el francés por ejemplo).

La nada insustantiva cita inicial, nada que con la ideología nacional-secesionista que peca siempre que puede por hybris, por ausencia de límites, es mera excusa para recomendarles el libro del que la he extraído, la nueva edición (revisada y ampliada) de un clásico del ecosocialismo (ahora descalzo) español: Jorge Riechmann, El socialismo puede llegar solo en bicicleta, Madrid: Los Libros de la Catarata, 2022. El profesor, poeta y activista añade al pensamiento de Bergamín una observación de Remo Bodei: “Se trata de jugar dentro de los condicionamientos, incluso fortísimos, pero para alcanzar determinados fines gracias al conocimiento detallado de los mismos” (Destaco de paso el capítulo V del libro: “La ecología de Marx (y Engels”). Imprescindible para los interesados en los clásicos de la tradición -¡Riechmann no es olvida de Engels!- y en la obra de Manuel Sacristán Luzón, otro clásico).

Del tema que sigue estando en el centro de nuestras preocupaciones les apunto en nota [2] algunas sugerencias. Incluyo el último libro de Pascual Serrano.

Sobre la presidencia de Junts: les propongo un experimento mental, a la Einstein. ¿Es mucho, poco o nada probable un escenario político-cultural como el que les cuento a continuación? Supongamos que, con plena consciencia de ello, una fuerza política española eligiera para la presidencia de su organización a alguien que hubiera firmado un manifiesto en el que se insulta a los miembros de las familias catalanas que durante los años sesenta y setenta, pongamos por caso, se vieron obligadas a emigrar a otras comunidades españolas por necesidades económicas o asuntos complementarios, haciendo además gala el elegido (o la elegida) de ininterrumpida catalanofobia, insultando políticamente a las instituciones de Cataluña y a su gobierno siempre que tuviera ocasión.
¿Sería probable una cosa así en la España de 2022? A mí me parece casi imposible. Duraría cinco nanosegundos en el cargo, el rechazo sería unánime y generalizado. ¿Y VOX dirán? Pues tampoco lo veo del todo, aunque, de ser así, recuerden la calificación política que solemos usar para designar el ideario político y las prácticas de la formación abascalista: extrema o extremísima derecha (a veces fascismo duro y neoliberal).
Pues bien, algo parecido a lo que les he descrito es lo que han elegido los militantes de Junts en un congreso o encuentro reciente celebrado, ¡échenle narices!, en Argelès-sur-Mer, unos de los campos donde malvivieron los republicanos españoles exiliados tras la derrota de 1939. No es que Puigdemont fuera un santo celestial, nada de eso, pero tal vez doña Laura Borràs, recordemos los asuntos de “presunta corrupción” de su etapa como directora del Ramon Llull (algunos analistas hablan de ella en términos de futuro cadáver político), sea su discípula más aventajada, superando a su maestro en ocasiones.
En síntesis: una rama muy importante del nacional-secesionismo, con mucho mando en plaza, se muestra, como era de prever, tan hispanofóbica y chulesca como siempre. ¿Algo nuevo bajo el sol en .Cat? Nada en mi opinión. Desde su punto de vista, contra peor, muchísimo mejor.
Pero he aquí que Paola Lo Cascio [PLC], una politóloga, una intelectual muy sólida de la que siempre se aprende, se muestra mucho más optimista y matizadora que yo en un artículo publicado estos días en El País: “Muerta Convergència, viva Convergència”. ¡No se asusten! PLC, afortunadamente, nada tiene que ver con el partido pujolista.
Dentro del panorama de las noticias de las últimas semanas, señala, “quizá haya pasado algo desapercibido el último tramo del proceso de reconfiguración del antiguo espacio convergente”. Cuando estamos a diez años de la decisión de Artur Mas de adoptar la reivindicación independentista, nos recuerda, “puede decirse que con el congreso de Junts celebrado estos días se empieza a cerrar la parábola de las turbulencias vividas por este espacio en una década”. ¿Se empieza a ceerar? ¿Qué se cierra exactamente?
Para PLC, en lo que ella llama el simulacro de congreso de Argelès, “la tradición convergente simbolizada por Jordi Turull se ha impuesto claramente ante los “independientes” de Laura Borràs”. No sólo Turull, un pujolista de pedra picada (se habla de él como el octavo hijo de don Jordi y doña Marta) fue el más votado (Laura Borràs quedó tercera, detrás de Anna Erra), “sino que el grueso de los dirigentes propuestos para la ejecutiva por parte de la presidenta -muchos ellos con predicamento en las redes- han tenido resultados bastantes descriptibles”.
Lo que, según PLC, “hace pensar que (habrá que ver después qué nivel de éxito tendrá la operación), estamos ante una reconfiguración de marca convergente es la fórmula y la proporción de los ingredientes que connotan el partido”. De Argelès, en la interpretación de PLC, “sale un partido de centro derecha, con presencia en el territorio, vocación de poder institucional e independentista, que, a la hora de la verdad, es la forma que en los últimos diez años ha ido adoptando el grueso de la narrativa nacionalista pujolista de toda la vida”.
Cojo de nuevo el hilo. No es que la tradición pujolista no tuviera ingredientes nacional-secesionistas, pero más allá de disputas internas por comas, puntos o puestos de relevancia y bien remunerados en el partido y en las instituciones, no es fácil ver esa distancia sustantiva a la que alude PLC entre lo que, a día de hoy, representan don Turull y doña Borràs. Pujol los creó y ellos se juntan de una u otra forma, con tensiones o plácidamente. ¿Dos caras, aparentemente desarmónicas, para llegar mejor a los diferentes sectores sociales que se mueven en los alrededores de Junts? ¿Alguna novedad sustantiva en el proyecto nacional-secesionista? Nada o muy poco en mi opinión. Lo de casi siempre. Todo esperanza de fraternidad es bana.
Les dejo con dos noticias recientes. 1. María Jesús Cañizares, “Así evitará la UB el castellano: Traducción simultánea y comisarios lingüísticos”. El rectorado quiere reclutar profesores para una prueba piloto que, mediante un sistema informático, evitará las «disfunciones» que implica cambiar de idioma en clase. https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/propuesta-ub-evitar-castellano-traductores-comisarios-linguisticos_681992_102.html 2. “El claustro de la Pompeu pide vetar el castellano en las comunicaciones”. El rector y ex diputado de Junts pel Sí, Oriol Amat, decidirá si da luz verde a la moción aprobada. https://sociedad.e-noticies.es/el-claustro-de-la-pompeu-pide-vetar-el-castellano-en-las-comunicaciones-140940.html.
La pregunta se impone: ¿se comprende, no digo que se comparta, la antipatía profunda que se está generando contra el catalán entre jóvenes y familias castellanohablantes? ¿No les alarma la situación a los nacionalistas? Creo que no. Usan el catalán como línea de demarcación entre los que para ellos son los buenos catalanes y los ñordos y botiflers.
¡Me olvidaba! Un artículo que merece lectura: Joaquim Coll, “Guerra de propaganda con las inversiones” https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/guerra-propaganda-inversiones_684818_102.html (el asunto es importante porque de nuevo está siendo usado por el nacional-secesionismo para agitar con el ”España nos roba”). Coll abre así: “La historia no se repite, pero se le parece y es maestra de vida, se afirma a menudo. Pues bien, ni el Ministerio de Transportes que dirige la catalana Raquel Sánchez, exalcadesa de Gavà, ni la delegación del Gobierno en Cataluña, con Maria Eugènia Gay al frente desde hace medio año, parecen haber aprendido mucho del pasado. Recordemos que el procés fue precedido por un bombardeo de propaganda desde el conglomerado mediático y político nacionalista sobre el déficit fiscal y la falta de inversiones del Estado en Cataluña, con cuestiones también muy concretas como los peajes o el mal estado de las Cercanías de Renfe”. Su crítica (que comparto): “Por todo ello, resulta decepcionante el tono cabizbajo con la que desde el Gobierno de España se ha admitido la crítica general a partir del mal dato de la inversión no ejecutada en 2021, cuando en una perspectiva de siete años, desde 2015, “Cataluña figura como la Comunidad Autónoma en la que se ha ejecutado un mayor volumen de inversiones en términos absolutos y también la que ha sido más favorecida a la hora de confeccionar los PGE”, tal como explicaba el periodista de Crónica Global Raúl Pozo el pasado 3 de junio. Pese a que solo se ha ejecutado el 50% de lo inicialmente previsto, un dato calcado de la medida estatal, Cataluña se sitúa en cabeza con 3.970 millones, seguida de Andalucía, Castilla y León y Comunidad de Madrid. Es lamentable que no se peleen políticamente los datos, en su lado positivo.”

Notas

1) Àngels Piñol, Marc Rovira, El País, 9/6/2022. https://elpais.com/espana/catalunya/2022-06-08/el-parlament-aprueba-por-amplia-mayoria-la-ley-sobre-las-lenguas-oficiales-en-las-escuelas.html

2) Carlos Valmaseda, “Miscelánea (7/6/2022)”. https://slopezarnal.com/miscelanea-7-6-2022/#more-5031; José Luis Martín Ramos, “Rusia no es un país imperialista” https://slopezarnal.com/rusia-no-es-un-pais-imperialista/#more-5029; Michael Hudson, “El mundo después de Ucrania” https://slopezarnal.com/el-mundo-despues-de-ucrania-por-michael-hudson/#more-5027. Pascual Serrano, Prohibido dudar. Las diez semanas en que Ucrania cambió el mundo, Madrid: Ediciones Akal (A fondo), 2022.

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *