(Página herida) Seis consideraciones

Le seguiría [a la muerte de Grimau], antes del asesinato de Enrique [Ruano], ocurrido posteriormente, en el año 1967, Rafael Guijarro Moreno, estudiante de Graduado Social de 23 años que militaba en las FAR (Grupo marxista escindido del PC al que haré mención más tarde). El 30 de enero de 1967, la policía irrumpió en su casa para efectuar un registro y detención. Conducido a la Dirección General de Seguridad, después de una tremenda paliza fue lanzado por la ventana para simular que se había suicidado tal como ya habían practicado los policías de la Brigada Político Social con Julián Grimau y volverán a hacerlo con Enrique Ruano, De nuevo, al dolor de la víctima, se unió la mentira de la propaganda oficial en particular, los periódicos ABC y Arriba que proporcionó una nota de inserción obligatoria en los periódicos “informando” que Rafael Guijarro se había suicidado lanzándose desde una ventana de su domicilio cuando se practicaba un registro.
Román Oria Fernández de Muniaín (2013)

Daniel Escribano ha publicado en sin permiso un artículo muy representativo de los análisis tesis y argumentos que defiende el soberanismo de izquierdas de .Cat. Léanlo si tienen ocasión. Les doy la referencia completa en nota [1] y les copio un paso para abrir su apetito crítico: “De entrada, recordemos que el carácter de lengua oficial del castellano en el conjunto del territorio estatal es una decisión unilateral del constituyente español (art. 3.1 CE), sobre la que los pueblos hablantes de otros idiomas no han podido pronunciarse más allá del reconocimiento de su lengua como idioma también oficial, pero cuyo rango jurídico ha sido degradado por vía legislativa o jurisprudencial.” Los énfasis son míos.
(En otro orden de cosas, tiene también su qué que una dirigente de Anticapitalistas, una formación de orientación trotskista, hablo de Teresa Rodríguez, dé este titular: “Un partido de ámbito estatal no puede defender los intereses de Andalucía”, Daniel Cela y Luis Serrano. https://vientosur.info/teresa-rodriguez-un-partido-de-ambito-estatal-no-puede-defender-los-intereses-de-andalucia/ Les copio el paso: P: Un partido de ámbito nacional no puede defender los intereses de Andalucía? R: No. P: ¿Por qué no? R: Hasta el momento no, un partido de ámbito estatal no puede defender los intereses de Andalucía. Porque seguimos con la misma brecha socioeconómica entre Andalucía y España que hace 40 años, cuando aprobamos el Estatuto de Autonomía. Luego los partidos centralistas que han gobernado no han tenido como prioridad reducir esa brecha).

La cita inicial: ocasión para recordar un asesinato, el de Rafael Guijarro Moreno, muchas veces olvidado y hablarles de un libro que no merece pasar desapercibido: Román Oria Fernández de Muniaín, 1968… fragmentos de una lucha para los indignados de hoy. Sevilla: Punto Rojo Libros, 2013 [2].

Les doy en nota algunas referencias sobre el tema que sigue estando en el centro de nuestras preocupaciones [3].

Las seis consideraciones:
1. “Escola per tothom/Escuela para todos” organizó el pasado domingo 12 de junio una hermosa y exitosa jornada familiar en el parque público de la Estación del Norte de Barcelona. No fueron pocas las familias que acudieron. Enhorabuena. ¡Hay que repetir! Paso a paso se hace camino.

2. Yolanda Díaz ha elegido a Xavier Domènech como asesor (con el aplauso público de los Comunes federalistas). Constato y recuerdo que el profesor (y ocasional político profesional) fue miembro fundador de Procés Constituent .Cat, una formación soberanista, y que nunca ha ocultado sus posiciones confederalistas (que, desde mi punto de vista, serían en España un paso casi seguro hacia la secesión de algunas comunidades, según tiempo, correlación de fuerzas, apoyos internacionales y conveniencia). ¿Más de lo mismo en lo que respecta a .Cat en la nueva aventura de Sumar? ¿Sumamos… o restamos?

3. Hace diez años ganó Artur Mas-CiU las elecciones autonómicas. Gobernó con el apoyo inicial del PP. Tras las masivas movilizaciones sociales del 11M en Cataluña, vino la apuesta secesionista. ¿Qué queda de todo aquello? Un país desgarrado, la hegemonía política del nacional-secesionismo, una cultura unilateral de país por su parte, reacciones puntuales del mundo no nacionalista… y la irrupción y éxito de la extrema derecha española (también en .Cat) que no sería lo que es ni de lejos.

4. Jordi Amat escribió el pasado 10/06/2022 [4] sobre el homenaje a Josep M. Fradera por su jubilación. Apuntaba cosas como las siguientes: “Cuando empezó a militar [PSUC], Fradera visitó al principal intelectual marxista del siglo XX español: Manuel Sacristán. ¿Cómo formarse como intelectuales? Su lección fue de exigencia y Fradera la interiorizó a fondo para construir una obra de historia comparada sobre los imperios que es de referencia internacional”.
¿Dónde se celebró el homenaje? En la Universidad Complutense. ¿Por qué en la Complutense y no en la Autónoma o en la Pompeu Fabra donde Fradera ha sido profesor durante muchos años?
Dirán que no es esencial y que los homenajes se celebran donde acuerdan los organizadores y el homenajeado. De acuerdo. Pero no les oculto que tengo una conjetura relacionada con las críticas y lejanía del autor de La nación imperial de las tesis, la atmósfera y servidumbres del nacional-secesionismo. ¿Marginación en las instituciones universitarias de .Cat de uno de los grandes historiadores e intelectuales catalanes de estas últimas décadas? No es imposible, no es una sospecha disparatada. Que el tiempo me refute.

5. Glòria Freixa, diputada de Junts, se quejó hace unos días en el grupo de trabajo del Parlament para analizar el impacto de la Covid-19 en las residencias que no puede llevar a un familiar (su tía abuela, 95 años) a un centro de día porque sus profesionales no hablan catalán. Su familiar, señaló, ya no recuerda el castellano (se sobreentiende que sí recuerda el catalán).
Dudo mucho de la exactitud de la descripción de la diputada y de que las trabajadoras del centro del día en cuestión (un gran porcentaje de ellas mujeres inmigrantes) no hagan todo lo posible, y algo más, para entenderse y entender a su tía abuela. No hay distancia insalvable entre dos lenguas tan próximas como el catalán y el castellano.
En todo caso caso, una buena respuesta la ha dado un amigo, Singuer Lin. La ha titulado “Hablar bonito”. Es esta:
El objetivo principal en forma de personas de la, digamos, ofensiva militante y catalanista per la normalizació lingüística.Cat, va quedando claro que es -que siguen siendo- sobre todo, los camareros, los dependientes de comercio, las cajeras de súpers (y de Abacus…), y el profesorado y el alumnado (de la enseñanza pública).
Por lo que se puede leer abajo, ahora se suma a esos colectivos uno que, en el Parlament català, acaba de ser señalado y acusado de manca de normalització lingüística: las cuidadoras de residencias de ancianos -mayoritariamente peruanas, ecuatorianas y bolivianas-, que son aquellas pacientes y precarias profesionales de las que Manuel Vicent escribió, hace veinte años, un precioso artículo titulado “Hablar bonito”.
Lo que no sabía MV (ni nosotros), es que “hablar bonito” en castellano a personas ancianas y dependientes, en Cataluña, no és normal i mostra una manca d’integració a Catalunya.
De entre las muchas y tristes consideraciones que del asunto se pueden hacer, me quedo con un apunte: el silencio al respecto de los llamados “sindicatos de clase” catalanes, la UGTC, las CC.OO. (CONC), y la CGTC.

6. Como recordarán, el pasado 30 de mayo el Gobierno de la Generalitat aprobó el Decreto Ley 6/2022, por el que se fijan los criterios aplicables a la elaboración, aprobación, validación y revisión de los “proyectos lingüísticos” de los centros educativos. Entre dichos criterios sobresale “la inaplicación de parámetros numéricos, proporciones o porcentajes en la enseñanza y el uso de las lenguas”. Era una forma de saltarse, un procedimiento acordado por Junts, ERC, Comuns y el PSC, la sentencia del 25%.
Albert Branchadell ha señalado dos críticas muy agudas. Se las copio. La primera es lingüística: “En primer lugar, sorprende que un decreto ley tan largamente meditado, que versa sobre lenguas, sea tan poco cuidadoso desde el punto de vista lingüístico. Quienquiera que fuese que lo redactó confundió la “no aplicación” (que es la expresión que debería haber usado) con la “inaplicación”. En buen castellano (y lo mismo sirve para el catalán) “inaplicación” significa “falta de aplicación”, es decir, falta de esmero, diligencia y cuidado en ejecutar algo. Es difícil creer que la elección del término sea deliberada, una suerte de guiño al poco esmero, diligencia y cuidado con que el decreto ley reconoce el carácter vehicular del castellano.”
La segunda es numérica y de inconsistencia: “la prohibición de parámetros numéricos supone un auténtico problema práctico a la hora de validar los proyectos lingüísticos existentes, porque muchos proyectos utilizan parámetros de ese tipo. Decir, por ejemplo, que una determinada escuela imparte en inglés “una materia” no lingüística es aplicar un parámetro numérico; explicar que el castellano se usa como medio oral de comunicación en Educación Física, a razón de “dos horas semanales”, también es un parámetro numérico; como lo es anunciar que durante “90 minutos semanales” se utiliza el inglés para desarrollar una parte del currículum de medio natural. Etc.”
Sin duda, prosigue el lingüista de la UAB, “el principal inconveniente de prohibir los parámetros numéricos en la enseñanza no universitaria es que resulta contradictorio con lo que el mismo Gobierno de la Generalitat está haciendo en la enseñanza universitaria. La semana pasada la consejera Gemma Geis presentó un plan para el “fortalecimiento” del catalán en las universidades, que incluye entre sus objetivos que en 2025 el 80% de las asignaturas de los grados financiados con fondos públicos sean impartidas en catalán.”
Aquí sí, aquí los parámetros numéricos cuentan.

En síntesis: tal vez el procés haya fracasado, pero el procesismo, su ideología, sus finalidades y sus prácticas siguen en perfecto estado de revista, con apoyos insospechados en ocasiones. La secesión y la hegemonía (política, económica y cultural) es el marco ideológico de los dirigentes de esta autonosuya.

Notas
1) Daniel Escribano, “»Lawfare» lingüística en Cataluña: el Parlament claudica ante el activismo judicial españolista.” https://www.sinpermiso.info/textos/lawfare-linguistica-en-cataluna-el-parlament-claudica-ante-el-activismo-judicial-espanolista

2) El autor ha tenido la gentileza de enviarme un ejemplar dedicado. Agradezco aquí su hermoso y fraternal detalle. Desconozco su dirección postal y e-mail. Les copio una nota de la pp. 116-117. Recoge muy bien el “espíritu” del libro: “En mi primera estancia en la cárcel, coincidí con mineros asturianos. Recuerdo la anécdota de uno de ellos, sobre el Jefe de a Brigada Político Social de Asturias. Me relató que en una ocasión, cuando él estaba haciendo funciones de vigilante-portero en una Asamblea autorizada de trabajadores abrió la puerta y se encontró con Claudio Ramos a quien le dijo que era un acto privado y que no se podía pasar. Con esta placa, le respondió Ramos, entro yo en España donde me sale de los cojones. Aquí no, le respondió, y e doy un portazo en las narices.”

3) Algunas referencias: 1. Carlos Valmaseda, “Miscelánea (13/06/2022)”. https://slopezarnal.com/miscelanea-13-06-2022/#more-5103 2. Vijay Prashad, “El ascenso de la OTAN en África” https://www.nuevatribuna.es/articulo/global 3. José Steinsleger, “Ucrania: neonazismo y rusofobia” https://www.jornada.com.mx/2022/06/01/opinion/015a2pol

4) Jordi Amat, “La lección de honestidad de Josep Maria Fradera”, El País, 10/6/2022.

5) Albert Branchadell, “Sin parámetros numéricos”. El País-Cat, 10/6/2022.

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *