Sobre América Latina. El esperancismo de José Luis Martín Ramos

Dos aproximaciones del autor de Historia del PCE a la situación política en América Latina (Perú, Chile especialmente).

1. Dos noticias. Una buena y otra medio buena.
La buena: Pedro Castillo confirmado como presidente del Perú. La medio buena: las primarias en Chile eligen a Gabriel Boric como candidato presidencial frente a Daniel Jadue del PC Chileno, por 60 a 40.
Veremos que da de sí la Presidencia de Castillo, pero para empezar es un revés para la derecha latinoamericana y el Departamento de Estado de EEUU. Este último está perdiendo el control del patio trasero. Desde México hasta Argentina los gobiernos de la derecha apoyados por EEUU, los importantes, se reducen al de Colombia, Ecuador, Brasil, Chile y Uruguay. Entre 2021 (noviembre) y 2022 (octubre) habrá elecciones en Chile y Brasil, con malas perspectivas para la derecha. En Brasil, Lula tiene opciones de ganar.
La noticia medio buena es que la candidatura de Boric es un albur; viene de las movilizaciones estudiantiles de hace diez años, con perfil como el de los de Podemos aquí, rivalizando siempre por el liderazgo con los comunistas. Tiene carisma entre el votante militante, el que vota en las primarias, pero también el tic conflictivo que genera ese uso del carisma. Veremos si puede ganar a una derecha que también se ha renovado generacionalmente y, si gana, si es capaz de pasar de líder carismático de un determinado segmento de población a líder político de conjunto de la izquierda que tendría que gobernar siempre en coalición.

2. A priori, Oscar Daniel Jadue me parecía un mejor candidato, no solo porque pertenezca al PC Ch, con el que puedo tener mayor afinidad que con las sucesivas organizaciones en las que ha actuado Boric. Era también por el perfil de Jadue y lo que ya ha demostrado ser capaz de conseguir: en 2012 ganó la alcaldía de Recoleta con un 42% de votos, arrebatándosela a la derecha que lo gobernaba desde que en 1992 ese barrio del área metropolitana de Chile fue constituido en municipio. Entonces el PC de Chile era solo la minoría mayoritaria del ayuntamiento. Lo han reelegido en 2016 y 2021, con el 56 y el 64% de los votos y convirtiendo al grupo municipal comunista en el mayoritario. No solo es un éxito de gestión y un éxito político, es la demostración de su capacidad de atracción de clases medias a una política popular de izquierda, no simplemente populista. Ojalá me equivoque pero no sé si Boric será capaz de generar esa atracción sobre la base de esa línea. Espero que el tiempo lo desmienta y que el PC chileno siga avanzando en la nueva configuración de la izquierda de su país. En estos momentos las dos formaciones en cabeza que van a competir por la presidencia es esa izquierda en la que se integra el PC chileno y los partidos surgidos de la movilización estudiantil de 2010 en adelante, y la derecha postpinochetista. La coalición que integra al Partido Socialista, la Democracia Cristiana y el Partido Radical está en la expectativa de voto en tercera posición a distancia de aquellas dos.

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo, rebelión y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *