Sobre Bolonia

Del profesor emérito, Miguel Candel.

Mi experiencia universitaria antes y después de Bolonia me permite anticipar que, por malo que sea el sistema educativo ruso, será mejor que el europeo post-Bolonia. En su momento me hinché a escribir, junto con unos pocos «aguafiestas» como Vera Sacristán y Carlos Fernández Liria, sobre el malhadado asunto sin que nadie nos hiciera el más mínimo caso. Eso sí, pasados unos pocos años, algunos compañeros empezaron a darnos la razón.
Viví un hecho que no por anecdótico resulta menos significativo: con ocasión de la renovación de un programa de máster de filosofía, la comisión evaluadora, tras martirizarnos a base de exigencias y objeciones de todo tipo, tardó muchísimo en dar el visto bueno (no lo dio hasta septiembre, siendo así que la matrícula en los máster empieza con carácter general en julio). Apenas obtenida la aprobación, me apresuré a colgar el programa de dicho máster en la web de la UB. Inmediatamente recibí una llamada de Gestión Académica diciéndome que dónde iba yo: que lo que había que anunciar antes de nada no era el programa de materias, etc., sino la lista de las «competencias» que supuestamente adquirirían los inscritos… Pues bien, si comparáis las «competencias» que ofrecen, pongamos, diez programas de máster diferentes (ciencias y letras por igual) encontraréis que el 60% de las «competencias», como mínimo, son las mismas en todos ellos. O sea que a un estudiante que quiera estudiar Derecho le puede parecer que obtendrá la misma formación si estudia Lingüística románica o Historia de América. Brillante, ¿no? Pues eso, señores, es el núcleo duro de las directrices de Bolonia. Porque, en línea con la pedagogía posmoderna, no se trata de aprender contenidos, sino simplemente de aprender a aprender. Onanismo pedagógico, lo llamo yo.

Miguel

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *