”UCRANIA EN VENTA” por Javier Pardo

Pues a tenor de la noticia que publica la “Australian National Review”, que informa acerca de un fondo de inversión americano estadounidense que ha comprado ya (desde el inicio en febrero de 2022 del conflicto bélico en Europa Oriental, instigado por la OTAN y con Rusia presta a “entrar al trapo”) 17 millones de hectáreas de terreno agrícola ucraniano, si se me permite la comparación (y si no se me permite, me da igual), es como si el gobierno de España (antes dicho, sin precisar, “del estado”…) se hubiera vendido la tercera parte de la superficie de España (antes se pedía perdón por pronunciar esta palabra, pero yo no).

¡Qué diferencia este brutal agreement capitalista contemporáneo (la inefable “Monsanto” anda por en medio) basado en comprar la tierra ucraniana, si se compara con la, digamos, generosa (con la URSS, sobre todo) “Ley de Préstamo y Arriendo” de 1941, en virtud de la cual el Congreso de los EE.UU y la administración del presidente F. D. Roosevelt (con Eleanor Roosevelt, moviendo influencias entre bambalinas…), mandó suministrar, durante la II GM a la dicha URSS, armamento, equipamiento militar, material sanitario, y medicinas, por un total de 11,3 millones de dólares, deuda que fue condonada! (Hasta Stalin reconoció que habían ganado la guerra a los nazis gracias a esa ayuda, y que encima le salió gratis).
Comparado, pues, con lo anterior, ese Zelenski presidente actual de Ucrania, que tanto se autoadula y se hace fotografiar (como su mujer en “Vogue”, que no le va a la zaga, y sin que rechiste nadie “antipatriarcalistamente”), es un “vende patrias” (la suya).
Ahora sólo queda por conocer el precio (“lo que vale el peine”, que decía Miguel Candel) al que se han vendido esos millones de hectáreas de tierra de Ucrania, y si ha habido en ese país algo del estilo del “3 per cent”, y quién se lo habrá metido en el bolsillo.
Javier Pardo
Barcelona, 28.07.2022

Autor: admin

Profesor jubilado. Colaborador de El Viejo Topo y Papeles de relaciones ecosociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *